¿Qué quieres encontrar?

3
La Butaca Morada con Nerea Pérez de las Heras

La Butaca Morada con Nerea Pérez de las Heras

Estrenamos nueva sección en nuestro blog, estrenamos ‘La Butaca Morada’ , un rincón para hablar, debatir, comprender y entender el feminismo y lo haremos con mujeres que nos inspiran y de la que aprendemos mucho. La primer de ellas ha sido Nerea Pérez de las Heras, periodista, humorista y escritora cuyo libro “Feminismo para torpes” es una de mis lecturas imprescindibles sobre feminismo. De la mano de nuestra compañera Marta Hernández llega esta primera entrevista con la que hemos disfrutado mucho y esperamos que lo hagáis vosotras.

Dale al play, Malamadre

El análisis de Marta Hernández

Feminismo para torpes. Qué acierto. Y qué útil saberse torpe y querer ponerle remedio, ¿no?

marta

Reconocerse ignorante es encontrar la llave que hace días, semanas o años perdimos tras la cómoda, y nunca más logramos recordar su paradero. Denominarse ignorante es dejar la puerta abierta y no necesitar llave ni timbre ni permiso para entrar. Proclamarse ignorante es perder aposta las llaves que nos obligaron a guardar con vilo y usar nuestras propias manos como moneda de cambio. Desde las hebras de la ignorancia audaz, trepan las llamas y la didáctica de los menos torpes; el arte de aprender a desaprender. Y de pronto, recuerdas la cómoda, las llaves y el sentido.

Desaprender. Camino sosegado, voraz, vertiginoso. Inmersas e inmersos en una sociedad mal acostumbrada que rompe en furia si se tocan los “esto se ha hecho toda la vida y no ha pasado nada”, que se ofende por la ofensa de las antiguas voces mudas, que se le atraganta el juicio amparando supuestos que jamás olieron la inocencia, que esperan a manos vacías y bolsillos rebosantes, por temor a perder lo que no han tenido ni tendrán. Pero ahora las librerías conocen estanterías repletas de palabras de lucha, firmas de mujer y anónimos en cuarentena. Ahora las calles hablan cada dos, las floristerías no han dejado de existir y la esperanza ha cambiado de gama cromática.

¿Por qué las personas que tratamos de cambiar las cosas deberíamos parecer inofensivas, si no lo somos?

nerea-perez

Se cuestionaba Nerea entre sus líneas. Y cuánta certeza. Si levantas los decibelios hasta tal “extremo” que se te escuche; molestas, incomodas, pesas. Esto va de que no te quejes. Y si lo haces, que sea con voz dulce, melosa y pausada, mientras sirves una copita de Moet Chandon y mantienes la sonrisa fosilizada en la cara. Y claro, ante tales expectativas, nosotras, soberbias, cautas, reactivas; arrancamos la venda que nos sesga y nos quiere poco y mal, mansas y dóciles, asertivas y mudas.

Feminismo para Torpes, es una especie de manual de instrucciones escrito por esa amiga de pelazo al viento, dosis de ingenio extra, botas de tacón grueso negras y risa contagiosa, que todas querríamos cerca. Nerea recorre el mundo sin tapujos ni gafas sucias, escribe cartas al tío que le hace manspreading en el metro cada día, practica la sororidad extrema entre amigas y desconocidas, hace coaching de la mano de la mismísima Lola Flores, desmonta las pataletas del club del “ya no se puede decir nada” y dedica 37 páginas a esas infinitas cosas que parecen feministas pero no lo son.

La cura a la ignorancia es la certeza de serlo y la fortaleza de querer paliarlo. El remedio son estanterías exhaustas de nombres de mujer y una butaca morada amiga, cerca. El feminismo baila en todos los idiomas leídos posibles. Y qué bien. Que bien mirar a los lados y estar rodeada de mujeres valientes que saben que no pueden con todo, porque no deben, que no renuncian ni se rinden, que seguras de sí empuñan con fuerza la vida cada día de la suya, que se revuelven contra el silencio, que inspiran y aspiran a todo cuanto desean, que destapan y arropan; y que con fe ciega bailan al son de esta guerra fría.

>> Y vosotras Malasmadres, ¿conocíais a Nerea Pérez?, ¿qué os ha gustado más de su entrevista? Os esperamos en los comentarios.

Han comentado...

  1. Me ha gustado mucho y yo veía Sabrina con 15 o 16 años y no me perdía ni un capítulo y quería ser una bruja como ella, aunque nunca me plantee nada, ahora lo veré de otra manera

  2. Hola,

    Yo no la conocía hasta que te ví el libro, lo tengo ahí en la mesita esperando su turno ya que tengo otros sobre feminismo primero. ¡Se me acumulan los libros jefa! Me gustó mucho la entrevista

  3. A mi también me gusta cocinar y coser y limpiar me relaja, esto si que es guilty guilty pleasure feminista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más