¿Qué quieres encontrar?

8
Cómo cuidar nuestra salud mental

Cómo cuidar nuestra salud mental

Cuidarnos y priorizarnos ha sido este año nuestro objetivo. Gracias al proyecto #LaHoraDeCuidarse con DKV Salud hemos ido
explorando todos los aspectos que nos impedían dedicarnos tiempo de calidad. La rueda de la vida, ejercicio que os propusimos con la coach Paz Gómez, cierra círculo con su última fase y pilar de todo nuestro bienestar: la salud mental.

Si no cuidamos bien nuestra salud mental, difícilmente podremos estar bien. Poner el foco en qué necesitamos, asumir que no podemos con todo y pedir ayuda, sin miedo y sin tabúes es fundamental y es lo que nos propone hoy Ana Kovacs, psicóloga perinatal con su post.

Además con #LaHoraDeCuidarse, DKV Salud ha preparado una guía que recoge estos consejos que podéis ver AQUÍ.

Cómo te has sentido en el proceso de #LaHoraDeCuidarse

Además, te vamos a pedir que evalúes cómo te has sentido este año en relación al cuidado que te prestas, si has conseguido priorizarte un poco más y cómo te hay ayudado #LaHoraDeCuidarse. Asimismo os invitamos a que nos dejéis vuestras sugerencias en los comentarios para el próximo curso ofreceros más herramientas y contenidos de interés.

  • Deja tu impresiones en nuestra encuesta AQUÍ.

encuesta

¡No te llevará más de un par de minutos!

Depresión y otras alteraciones emocionales tras el parto

ana-kovacs

*Podéis seguir a Ana Kovacs en Facebook, Instagram, Twitter y en su blog.

La depresión postparto afecta alrededor de un 15% de las mujeres tras el parto. Aunque es posible que haya muchos más casos que las estadísticas no recogen debido al tabú que supone expresar malestar, tristeza o inseguridad en un momento tan trascendental en la vida de una mujer. Un momento donde todos esperan verte plena y desbordante de felicidad porque “todo ha salido bien”. Por esto es frecuente que algunas mujeres se muestren sonrientes frente a la sociedad pero después se escondan para llorar.

Por otro lado, no todos los estados anímicos bajos significan “depresión”. Existe la llamada “tristeza postparto” que se da hasta en el 80% de los casos, fruto de un proceso de adaptación tras el encuentro con el bebé y la nueva realidad; y que puede durar unas semanas.

Y otras veces encontramos en la consulta madres angustiadas, desbordadas, que sienten mucha ambivalencia (“lo quiero más que a nadie pero a veces no lo soporto”), inseguridad y culpa por no estar completamente felices en su maternidad.

Con todo lo que esto acarrea en el día a día: desencuentros en la pareja, conflictos en la crianza, sensación constante de insatisfacción, de no estar a la altura, agotamiento generalizado,… Y el placer en la maternidad está ausente.

Todo aquello que nos produzca malestar psíquico, que interfiera en nuestro funcionamiento del día a día o en el cuidado del bebé es suficiente para solicitar ayuda psicológica. Porque, además, tiene impacto sobre la salud del bebé.

Así que cuando llegan a consultar han conseguido lo más difícil: plantearse qué hacer con lo que les ocurre y desde ahí construir un escenario nuevo en el que re-situarse y sentirse mejor. Con su entorno y, sobre todo, con ellas mismas.

estres-madres

Combatir el estrés

El estrés es una reacción que se pone en marcha cuando percibimos que una situación amenaza nuestro bienestar y no tenemos recursos suficientes para hacerle frente. Los desencadenantes “más famosos” del estrés son los cambios vitales en la vida de una persona: uno de ellos es el nacimiento de un hijo.

Nos afecta a nivel individual pero también a la esfera familiar y social. Y encima nuestras condiciones para hacer frente al cambio son más complejas: falta de sueño, cambios en la alimentación, el ritmo de vida, la incorporación al trabajo, encargarse de otros niños…

Ante esta nueva situación tenemos que hacer un sobreesfuerzo y nuestro cuerpo nos avisa que nuestro bienestar está en peligro.

Por este motivo es especialmente importante elegir con cuidado qué cantidad de tareas hacemos, qué funciones vamos a asumir y, sobre todo, de qué manera estamos dispuestas a afrontarlas.

“Simple: tengo que hacerlo todo. Porque si no, nadie lo hace”, suele ser una respuesta frecuente.

Si los listados son infinitos, queremos ocuparnos de hacer y supervisar todo y con un “certificado de calidad” intachable, lo más normal es que acabemos desbordadas.

Y después nuestros hijos e hijas se encuentran con una madre tan desgastada que no tiene fuerzas para leer un cuento, hablar con paciencia o sentarse a jugar.

Es decir, el modo que tengamos de afrontar los conflictos y todo aquello que queremos hacer va a determinar que lo percibamos como una carga, y no tanto el número de tareas.

Deberíamos preguntarnos entonces “¿quién elabora ese listado que nunca se termina?”, ¿por qué cuando puedo descansar prefiero
seguir haciendo cosas?” . En el centro de la respuesta estamos cada una de nosotras: que asumimos gran número de funciones y actividades dando por sentado que los demás no pueden o no quieren.

Es necesario que pongamos el foco en nuestras decisiones, asumiendo que en cada elección hay una pérdida. Cuando estoy trabajando no puedo atender a mis hijos o hijas, cuando los dejo con alguien porque quiero salir no estaré con ellos durante un rato. Y cuando estoy con ellos, no puedo atender a otras muchas cosas.

Dejar a un lado el papel de mamá omnipotente (esa que todo lo puede) nos obliga a hacer lugar a los demás, a trabajar en equipo. Nos ayuda a disminuir la angustia, eliminar la culpa y disfrutar un poco más: de lo que estamos haciendo y de los lugares en los que estamos.

cuidar-salud-mental

Cuidar de nuestra salud mental, una prioridad

  1. Escucha tus necesidades: es legítimo desconectar, tener tiempo en soledad, salir sin hijos… Porque cuando te alejas puedes coger impulso para volver con más ganas.
  2. Cuida de ti misma. Tu salud mental es una prioridad, no esperes a que los demás “lo noten” o “se den cuenta”. Tomar las riendas disminuye la ansiedad y aumenta el bienestar.
  3. Acepta ayuda de los demás. Deja espacio para que los demás actúen y decidan (a su manera). El mejor ejemplo que podemos darle a nuestros hijos es mostrarles una mamá imperfecta, con límites, que no es capaz de estar en todas partes.
  4. La maternidad es un camino que se construye poco a poco, donde hay mucho recorrido para adaptarse, acertar, equivocarse y rectificar.
  5. Que sea maravilloso no significa que sea perfecto. Busca tu propio modo.

Y vosotras Malasmadres, ¿cómo hacéis para cuidar vuestra salud mental?, ¿qué temas os gustaría que tratáramos el año que viene en #LaHoraDeCuidarse?

Han comentado...

  1. Yo la verdad estoy mejorando con pilates, con vuestros posts y siendi mas egoista
    Un beso y gracias

    1. Hola Anya,
      no digas que es egoísmo porque no lo es…ánimo y a seguir cuidándonos.
      Un abrazo!

    2. Gracias guapa, nos alegra que te esté sirviendo #LaHoraDeCuidarse y estoy con Alba no eres egoísta, simplemente te cuidas.

      Un beso enorme.

  2. Hola,

    la verdad es que tras el parto todo se complica, está el bebé, los cambios hormonales de nuevo, la vuelta a la rutina y el trabajo… puff, la verdad es que vivimos en un mundo saturante, si se hace con cabeza y se compagina con ejercicio y con la pareja o la familia se lleva mejor..

    Besos!

    Anabel

    1. Sin duda, cuidarnos es fundamental, un rato para nosotras nos carga la batería.

      Un abrazo enorme

  3. Yo estoy desbordada. Mis padres viven a 3000 km. Mi marido tiene unos turnos de trabajo complicados y anque me ayuda con TODO yo noto que me estoy desbordando. No tengo amigos con los que salir , no soy de aquí y no tengo con quien compartir. Además trabajo. Como no tengo con quién dejar a la niña , no puedo apuntarme a yoga, que tanto bien me hizo en el embarazo. Estoy desbordada, estresada, lloro… Desesía tanto descansar… Además luego me siento culpable y peor por pensar todo esto.Si saben de ayuda en Tenerife, lo agradecería

  4. Hola, estoy embarazada de 8 meses y tengo mucho miedo del postparto, por todo lo que leo. Me siento ya bastante sola, no tengo muchas amistades, ni un trabajo al que volver, no vamos bien de dinero y eso me agobia y además vivo en una zona alejada que hay que coger el coche para todo… se que mi marido estará aquí durante la baja pero a después le tengo terror… ¿debería hablar con un profesional para prepararme o primero probar a ver cómo transcurre todo? Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más