¿Qué quieres encontrar?

63
Diario de malamadre: De ‘no madre’ convencida a ‘mala madre’ en potencia

Diario de malamadre: De ‘no madre’ convencida a ‘mala madre’ en potencia

CMM_quienessomos_02
* Podéis seguirla en @aleabf78 o escribirle a amelia@clubdemalasmadres.com

Coger las zapatillas e irme a correr, además de darme ese momento de paz y relax en el que me reencuentro con mi persona en soledad, me sirve para reflexionar y mucho. Llevo unos días que cada vez que me quedo conmigo misma me da por repasar momentos de mi vida, de cómo el destino (sí creo en él, qué le vamos a hacer) actúa a veces de manera caprichosa y de cómo vamos evolucionando con el paso de los años. La treintena, sin duda, está siendo para mí la más sorpresiva y emocionante de todas las décadas vividas. Quizás la vivo con más tranquilidad, seguridad en mí misma. Así que andaba ensimismada en mis pensamientos cuando me di cuenta de que mañana cumplo 36 años, claro, por eso estaba con mi momento existencialista tan acentuado.

El cambio de año que a muchos les inspira para darle al coco de todo lo que ha hecho en los últimos 365 días a mí me ocurre previo al 28 de octubre, fecha en la que nací. Así que este recorrido quiero hacerlo hoy con todas vosotras malasmadres ¿Por qué este año con más fuerza? Porque he sido madre y ha sido el acontecimiento que más ha dado un giro total en mi vida. En 3 años he pasado de ser una Nomadre convencida, convencidísima, en parte porque no había encontrado al buenpadre. Pero el buenpadre apareció, lo hizo cuando más desencantada estaba con el mundanal ruido, en especial el mundanal ruido masculino, en ese momento llegó y entonces tuve que darle la razón a todos los que me decían: “Llegará cuando menos te lo esperes”. Como se dice en mi tierra “que coraje me daba”, pero era así.

Desde que lo conocí, desde que tuvimos la suerte de encontrarnos todo fue a la velocidad del rayo, con la edad que teníamos y que estábamos muy seguros no nos íbamos a poner a trabas si lo que queríamos era estar juntos. A los 7 meses me pidió que nos casáramos, al año me fui de mi ciudad, Málaga y me instalé en Madrid, me casé, me quedé embarazada en la noche de bodas y a día de hoy y a punto de cumplir los 36 años tengo un bebé de 8 meses gordinflón y risueño y un buenpadre a mi lado que hace todo lo posible porque sea la malamadre que soy. Nunca fui de las mujeres que tuvieron un instinto maternal exacerbado, no como la malamadre jefa que quería tener 6 hijos -eso decía de pequeña; igual lo tenía escondido-. Vino el buenpadre y me lo sacó fuera porque él por llevar la contraria sí que tenía su instinto paternal por las nubes.

Después de una luna de miel en Estambul donde me pasé el viaje más cansada que nunca, con náuseas por los olores especiados de la ciudad y a la vez con un hambre de caballo, en el que un día me zampé un plato enterito de dulces turcos y al día siguiente los detestaba, ya me olía y nunca mejor dicho que algo había en mi interior ‘raro’. A la vuelta a Madrid tardé una semana en hacerme el predictor porque pensaba que mi menstruación vendría a visitarme, pero las hormonas locunas y el olfato atroz que había desarrollado me llevaron a hacerme una prueba de embarazo que marcó muy rositas ellas las dos líneas que daban la buena nueva. Alegría y alboroto, el primo sin nombre venía en camino y yo con estos pelos. Me pasé un estado de buena esperanza con náuseas hasta que di a luz, y con la noticia de que volvía a mi ciudad, mi Málaga querida: con la alegría de volver y la tristeza de dejar a mi hermana, la NSN y al buentío.

Por estas fechas estaba ya de unos seis meses y un barrigón de impresión y sin ese sentimiento de ‘ohhh, voy a ser madre’. De hecho como no soy una madre al uso le había puesto unos cuantos sobrenombres y apodos al futuro buenhijo, asi que el pequeño Francisco fue concebido en Málaga, creció en Madrid y vino a nacer a Málaga a donde volvimos. Nació el 25 de febrero de este año a las 18.00 horas con mis 35 años bien cumpliditos, por parto inducido, no me hizo efecto la epidural, no lloré cuando nació y no porque lo quisiera menos, yo soy así. El primero en cogerlo fue el buenpadre que tampoco lloró, cuando me lo pusieron encima, la sensación fue extraña porque no le vi parecido a nadie, pensé ¿este niño de quién es? Y en esas estaba cuando entraron al paritorio los buenosabuelos de parte y parte, mis tías, mis primos y dos de mis mejores amigos. Y aquello más que un paritorio pasó a ser el famoso camarote de los Hermanos Marx, todos haciendo bromas y contentos de ver que ya había pasado todo el dolor y el buenhijo estaba perfecto. Lo primero que pregunté una vez parida y cosida era si podía cenar.

No había comido nada en 24 horas y estaba muerta, me comí toda la cena sosa como ella sola del hospital y mandé al buenpadre a por unas galletas que me zampé de una tacada sin dejarle ni olerlas. También me bebí 3 litros de agua, cambiamos mil meconios en esa noche y en 36 horas volvimos a casa. Ahí empezó de verdad la aventura: miedos al bañarlo, visita a urgencias porque tenía mocos (primerizos de libro), fracaso de la lactancia, llantos, juegos, risas, otro poco de llanto, aprendizaje, sueño, mucho sueño, espalda hecha un ocho, cansancio en numerosas ocasiones, ganas de irte al Caribe o a sentarte en el banco del parque pero sola, y a la vez una explosión de sentimientos nunca antes sentidos, todo un proceso de apego diario y de amor del bueno in crescendo y la esperanza de que tenga una infancia tan feliz como la que la jefa y yo hemos vivido .

Por eso este cumpleaños es distinto y especial, mi primer cumpleaños como malamadre y con la suerte de contar con el buenpadre caminando juntos en la misma dirección. Ayudándome día a día, proporcionándome mis ratos de relax, de pintarme mis uñas, de depilarme las piernas macarianas o de simplemente tirarme en el sofá, de comprenderme también cuando las hormonas locas me vuelven más loca si cabe, y también de hacerse el sordo de noche, de vestir al buenhijo con el pantalón del pijama y una camisa para irse de paseo o de darle el biberón cada noche con una medida diferente. Este post es un homenaje al buenpadre también.

Y vosotras malasmadres, ¿qué significa para ti la maternidad? ¿cómo la has vivido? ¿cuál es tu apoyo fundamental: el buenpadre, otra malamadre, los buenosabuelos…? Cuéntanos tu historia.

Malasmadres_cumple

Y antes de irnos, os recordamos que estamos de SORTEO especial HALLOWEEN con el post DIY de Paula. Podéis participar hasta las 12 de hoy AQUÍ.

Han comentado...

  1. No te imaginas hasta que punto me siento identificada. Después de buscar durante 4 años al buenhijo sin fortuna, ya me planteó el resto de mi vida en pareja, pero de sopetón me entero de mi embarazo, toca rehacer mi mundo… tras 9 meses horrorosos de gestación, parto inducido casi igual o más de horroroso y doloroso pero la buenahija lo compensó. Como madre emprendedora, a la semana de dar a luz, con la teta al aire 24 horas, ya estaba cursando pedidos así que entre trabajo, llantos, lactancia frustrada y sensación de soledad porque el buenpadre trabaja casi 18horas fuera de casa os podéis imaginar… pero si, suerte de la buenabuela, como dice Amaral: sin ti no soy nada. Y ahora, a 2 meses de mis 36 lo que quiero es disfrutar de mi monstruito y su progenitor, es mi objetivo a corto plazo.

    1. Buenas Judit, que bien me siento que hay madres que se identifican con mi historia, yo, además, como tú, trabajo con la jefa en este maravilloso proyecto, así que lo hago desde casa y con el pequeño por aquí cerca, ahora duerme y yo aprovecho y así vamos. Unos días con más paciencia que otros y pensando que será cuando empiece a andar… Un beso y feliz semana!

  2. ¡¡¡Muchas felicidades!!! Otra de mi quinta (¡¡somos las mejores!!) La verdad es que, de todos los cambos que he vivido en mi vida, sin duda, el que más me la ha cambiado, es el de convertirme en madre.
    Mi instinto maternal, antes de quedarme embarazada, sufrió varios altibajos, pero una vez que llegó Peque ya no me imagino mi vida sin ser malamadre.
    Y tienes toda la razón, a veces te gustaría regalarlos, o desaparecer sola, pero luego les miras esas caritas de angelotes y casi, casi, casi se te olvida todo.

    1. Es una sensación continua de cansancio de no poder más que lo arreglan haciendo alguna monería, Yo cuando duerme estoy deseando que se despierte porque se despierta contento y descansado y a la media hora quiero que duerma otra vez jajajajaj. Un beso! Feliz lunes

  3. Tu cumpleaños es un día antes que el de mi hijo… que el miércoles cumple un añazo! Y vaya año el nuestro! Yo sí que siempre he tenido instinto maternal, tuve un embarazo estupendo a los 32- podía comer cosas que sin estar preñada me sentaban mal!!- y el parto también fue muy bueno. Tuve ese primer mes de subidón hormonal… pero luego todo empezó a decaer. Tengo un bebé precioso que tomaba teta cada dos horas durante los dos primeros meses (de día y de noche), que luego se llenó como un globo de gases y luego empezaron a salirle los dientes… vamos, que hasta los 9 meses no tuvimos un poco de chance… y yo lo de no dormir lo llevo MUY MUY MAL. Tuve una gran bajona porque pensaba hacer miles de cosas, de cargarme en el pañuelo al gorrión (de 10 kilos con 6 meses) e irnos monte arriba… y no, estábamos reventados y lo que queríamos era dormir…
    Pero parece que todo pasa y todo llega (que diría Serrat)- ahora lo veo muy fácil porque desde que empezó la guarde hace un par de meses duerme del tirón casi todas las noches… y gracias al buenpadre que con su paciencia INFINITA y su sentido práctico de las cosas ha conseguido que no me vuelva loca, que no desespere, que me tome todo con humor y que nuestro hijo, dentro de dos días cumpla un año con una malamadre medianamente cuerda y un buenpadre que tiene los tres biberones michelín

    1. Hola Naira,

      !0 kilos pesa el mío, y se nota en la espalda, es tal como cuentas con el paso de los meses todo se va haciendo más fácil, empiezan a dormir, empezamos todos a dormir y a vivir todos los cambios que experimentan día a día con menas inexperiencia. Muchas gracias por compartir tu historia 🙂

  4. Va a ser que el mes de octubre es de malasmadres total, yo cumplí 37 este sábado. Sin ninguna duda ser madre ha sido una de las cosas que más ha cambiado mi vida. Nunca tuve instinto maternal y, aunque le quiero con locura, sigo sin tenerlo. El buenpadre es fantástico, él tiene instinto por los dos más que de sobra, y gracias a eso puedo malamadrear de vez en cuando.

    1. Wow, eso que has escrito es como UnA epifanía! Yo jamás tuve tampoco instinto maternal, es más,casi que al contrario y aunque hijo es una bendición y lo amo con el alma ese fulano instinto es una incertidumbre, y creo que en mi adn esa programación no se registro!
      Que alivio saber que hay muchas mujeres que tengan la honestidad de hablar que la maternidad no es el lugar común perfecto y rosado.
      Saludos

  5. Totalmente identificada,a excepción de la boda y el viaje a Estambul, se asimila bastante. Tras un noviazgo de toda la vida, de la noche a la mañana todo se fue al traste. Y en medio de esa locura “de abrir los ojos” apareció el, y con el volví a centrarme, a terminar cosas, a coger la maleta y venirme a Madrid,y a decir: porque no tenemos un bebe? Y yoque había oído a todas mis amigas que había tardado un año, pues manos a la obra! Hala! A la segunda.(ya decía mi amiga que yo sería jaca fértil).
    El embarazo genial, el parto largo y con ayuda final, y yo tampoco llore, inclusoy las enfermeras me dijeron:pero dale un beso a tu hijo. Estaba en shock, y también tenía hambre. Yo quería un macdonalds con helado de postre!
    Al llegar a casa dolor, bebe llorando y abuela porculera. Menos mal que la abuela se fue y el dolor se fue. Ahora el porculera es el bebe.
    Como estoy sola solísima en Madrid, pues el bebe es para mi 24horas, el buenpadre ayuda, pero se pasa el día liadisimo en la ofi, así que es más su hijo los findes.
    El buenhijo…no para. Es nervioso por mi y por todos mis compañeros. Si no son los dientes es los gases brazos hambre ovete tu a saber, el casoes que quiere libertad de movimientos pero a la vez estar en brazos…y dormir?? Jajajaja.
    Que si lo quiero? Con toda mi alma, pero también quisiera dormir 3 horas seguidas. Últimamente cuando voy a ver a los abuelos y la familia estoy en modo paria, no me relaciono salvo para comer, dejo que se encarguen del bebe y me voy a dormir.
    Es que ya no hago nada sola! Y este niño demanda mucha atención. El consuelo que me queda es que es un niño alegre y simpático y da mucha vida a la casa. Pero por favor!!! Duerme la noche 5 horas seguidas!!
    Por cierto felicidades y que te preparen una tarta grande con muchas velas! Biieeeennn!!

    1. Jajajaja, Lorena me ha encantado tu historia, es que es así llenan de alegría la casa y nos deja con un sueño de muerte :-). Muchas gracias por pasarte y contarnos. Besos.

  6. Enhorabuena a todas!!!
    Yo tb cumplí en octubre, pero 44 tacos ya… Mi hijo ya tiene 18 años y nunca he tenido a un buen padre a mi vera,mejor buena pareja pues buen padre para con su hijo sí lo es y buen amigo conmigo tb. No lo niego.
    Pero esa faceta me la he perdido. Me he emocionado y todo al leer sus comentarios…
    A cambio he gozado de buenos padres-abuelos. La vida siempre compensa de algún modo …
    Pero pese a todo … No planeé mi embarazo, llegó en mal momento en la relación y tampoco tengo instinto maternal…Mi hijo es…lo más… Hemos crecido juntos…A veces pienso haberme quedado anclada en mi juventud y que él madura más deprisa…
    Mi parto fue natural, sin epidural…las agujas las temo y el dolor aunque insoportable pude controlarlo bien…
    Claro que mi vida ha cambiado desde entonces, pero me educaron bien y es lo que procuro, no siempre con acierto, trasmitirle…
    Ahora ya es mayor pero seguimos siendo cómplices, con altibajos claro qué relación es perfecta???

    Saludos a todas y un beso fuerte a mi Marioneta. TQxx.-

    1. Que suerte de haber tenido a los buenosabuelos, yo tengo la suerte desde que volví de Madrid que puedo disfrutar de ellos, son una gran ayuda para mi, ahora a la que echamos de menos es a mi hermana… Me parece que has sido muy valiente, te admiro por ello 🙂

  7. Una de las lecciones que te va mostrando la maternidad es que la historia ya no se puede planificar de manera cuadriculada como hasta ahora lo hacíamos las que más o menos tenemos el mismo perfil. Y la verdad es que relaja saber que habrá sorpresas diarias. Yo vivo más intensamente el presente, porque quizás mañana haya virus, o mocos o simplemente no pueda tirar de mi cuerpo.
    Mi apoyo en la vida en general es el buenpadre. Del cual, una vez superada la ansiedad de sus ganas de trabajar compulsivas en los 8 primeros meses, se ha convertido en una persona totalmente responsable hacia su PUNCHI CHICA como él la nombra (yo soy punchi grande, claro). Y el segundo gran apoyo, mi hermana. vive a 400 kmtros, pero para mí vive en el piso de arriba.
    También tenemos la suerte de que ahora está de moda la ropa casual y deportiva. Ir con zapatillas de deporte y botas planas es “in”. Ya no tenemos depresión por abandonar los zapatos de salón. Bueno, yo es que además, no quepo en mis zapatos anteriores
    felicidades.

    1. Muchas gracias, qué cierto lo que dices, ya todo es una sorpresa, a veces planificas algo y de pronto sale al revés… Y es verdad que bien que se lleven las zapatillas y los tacones solo para grandes ocasiones, es lo más cómodo jajajaja 🙂 Gracias por pasarte. Besos.

  8. Felicidades dobles por tu cumpleaños y por tu sinceridad embriagadora!
    Creo que el mundo está lleno de malas madres que no se pasan el embarazo llorando de felicidad ni se desmayan de emoción al ver al pequeñ@ por primera vez.
    Yo estoy todavía en proceso gestante, vamos por los seis meses y medio de proceso gemelar, que eso sí, vale por dos.
    Tengo miedo a ratos y siento alegría otros pero estoy muy lejos de sentir que todo esto es mágico, como alguna de mis amigas buenas madres recitan sin parar.
    Sea como fuere, muchas felicidades en este primer año de aventura y que vengan muchos más. ¿Niños? noooo, años!
    Anita
    http://gemelosinvasores.wordpress.com/

    1. Muchisimas gracias Anita, es realmente lo que sentía, y me apeteció contarlo así, muchas veces no es más madre quien más lo dice o parece que lo siente, hay muchas maneras de ser madre y la mía es distinta, es malamadrosa jajajaja. Un abrazo!

  9. Felicidades Amelía! Al igual que tú, nunca tuve instinto maternal. Se despertó un poquito cuando mi hermana tuvo a mi sobrino y la relación tan especial que establecí con él.
    El buenpadre llevaba 4 años pidiendo un@ hereder@ y yo posponiéndolo, me aterrorizaba. En una noche de locura me dejé llevar y zas, a la primera. No me lo podía creer y así pasé todo el embarazo. Yo quería ser mamá pero tenía miedo a hacerlo mal y pensaba que mi falta de instinto maternal era la señal para no tenerlos.
    Cuando nació el buenhijo sentí un Cocktail de emociones del que me ha costado mucho salir.
    Ahora soy feliz y quiero a mi buenhijo con locura pero los altos niveles de autoexigencia como madre no me dejan malamadrear mucho y eso pesa… Un beso y feliz semana!

    1. Hola Nika,

      Es que es una sensación extraña cuando eres primeriza todo el proceso y cuando tienes al bebé se desatan los miedos de no saber si lo harás bien o no, al principio me daba miedo a veces quedarme sola con él por si no sabia hacerlo bien, ahora pasados 8 meses veo que es una tontería, se aprende. Besos 😉

  10. Pues yo debo de ser de las raritas que tenía claro desde pequeña q quería ser mamá… No sé lo que hubiera sido de mí si no hubiera encontrado buenpadre pero ha sido siempre un instinto presente en mí, así que aquí estoy, con 32 años, a un mes de dar a luz a mi tercer hijo. Y tendría más, pero no me van a dejar,jajaja… De cualquier forma, el hecho de haber tenido instinto no me convierte para nada en madre ñoña, lo primero q pensé y dije en alto al nacer el segundo fue: pero si el otro es más guapo! Y sinceramente, confieso q grito, riño, me invade la locura casi a diario….

    1. Entonces como la jefa, que desde pequeña quería tener muchos hijos, le encantaban y encantan aunque no la veo con 5 o 6 churumbeles jajajaja. Gracias por pasarte y contarnos tu visión 🙂

  11. Lo primero de todo todito, muchas felicidades!
    Yo me siento identificada en muchas cosas, en otras no, pero igualmente te entiendo al cien por cien. Mi gran apoyo es el buen padre, pero también los buenos abuelos por ambos lados. Sin ellos, es que no seria posible. Su dedicación, su amor incondicional, el darme un respiro de vez en cuanto para que tome aire y vuelva a la carga. La maternidad es duro, pero ellos la hacen sencilla. Desde aquí aprovecho también para darles las gracias.

    Espero que mañana disfrutes de tu día y sobre todo, del resto de tu vida.un besote!

    1. Hola!!! Gracias por pasarte y contarnos tu experiencia. Yo además del buenpadre los buenosabuelos nos ayudan muchísimo, están para lo que nos haga falta, no puedo pedir más a la vida 🙂

  12. No sabes hasta que punto me he sentido reflejada por tus palabras (excepto por lo del instinto maternal, reconozco que sí lo tenía activado). Para mí ser madre ha supuesto un antes y un después en mi vida. Con momentos de mucha alegría, pero también muchos lloros (muchos muchos, aún hoy que mi peque tiene 21 meses y estamos a un mes de la llegada de la buenahija). Para mí el fracaso en la lactancia materna supuso un mazazo enorme, un sentimiento de frustración increíble y un sentimiento de malamadre (pero de las malas) brutal. Cuando nació el buenhijo, me sentía como tú. Si lloré cuando lo cogí, pero no sé si fue por puro agotamiento o por una mezcla de sentimientos y hormonas tremendo. Al ver su carita sabía que era mi hijo, pero no le conocía, no tenía hacia él el apego que a día de hoy tengo (a mi peque que no me lo toque nadie). En mi caso, el amor y la unión no fueron cosa de magia tras el nacimiento. Ha sido el fruto de un trabajo muy duro día a día, y hoy me siento la madre más afortunada del mundo y quiero al buenhijo con locura. Además tengo la suerte de contar con el buenpadre que me deja mis momentos de soledad… En fin, que la maternidad es muy bonita pero también muy sacrificada, y hay que trabajarla día a día, no es un cuento de hadas. Al menos ésa es mi experiencia.

    1. Pilar lo que cuentas del nacimiento es lo que yo experimenté, lo tenía a mi lado pero no era eso de verlo y sentir amor profundo, los quieres desde que nacen y se te despierta un sentimiento de protección tremendo hacia él, y poco a poco vas creando esa unión tan especial. Gracias por pasarte. Un abrazo!

  13. FELICIDADES!!!!!!!!
    Mi vida no puede ser mas distinta. Mi instinto maternal creo que me salió nada mas nacer, con 5 añitos cuidaba de todos los hijos de los amigos de mis padres y me adoraban(papás y niños, jajajajajaja!) Siempre quise ser mamá, y supongo que eso es lo que me ha ayudado a “tirar p’alante” durante los últimos 7 añitos, porque esto es duro, no, lo siguiente. Yo tampoco era de apegos ni sentimentaloide, al primero le llamaba cacahuete, y no supe su nombre hasta el dia que nació, que lo único q dije fue que era muuuuuu feo. Pero despues de tanto tiempo con embarazos, lactancias y las hormonas por las nubes, lloro cada vez que veo el anuncio de calcedonia de Julia Roberts. . .
    Cambian tu vida, jo-do! Cómo la cambian!! Nunca estaremos preparadas suficientemente para esto (llevemos años esperándolo o nos venga de sopetón) mas que nada porque nosotras mismas nos automachacamos con la culpa. Por lo menos ahora tenemos un lugar en el que encontrarnos agusto gracias a vosotras.

    1. Muy cierto todo lo que dices Su, cuando en el paritario salió el pequeño recuerdo que el buenpadre que fue el primero en cogerlo tampoco lloró, después nos miramos los dos y pensamos que éramos raros por no llorar, y que tendrá que ver eso con querer, en fin… Que cada uno reacciona de una manera y como dice el club uno es la mejor madre que puede ser para su hijo y en ello estamos. Un beso!

  14. La verdad es q me alegro de ser una madre honesta y si eso me convierte en malamadre pues q así sea. Soy malamadre en el límite, porque mi hija nació y yo ya tenía 40 años. He tenido q contestar miles de veces a la frasecita:”pensé q no podíais, como lleváis tanto juntos” Pues no, no había ningún problema, me quede embarazada a la primera, tuve un embarazo estupendo en el que podía hacer muchas más cosas q las q hago ahora q la buenahija está aquí y estoy muy contenta de no haberla tenido antes porque he vivido como quería y también he renunciado a ello muy conscientemente. Me aterraba ser una de esas madres abnegadas y sufridoras q intentan vivir a través de sus hijos lo q ellas no han vivido y se convierten en un lastre para su desarrollo. Adoro a la buenahija y adoro q sea ya una personita con carácter, a pesar de que eso nos cuesta más de un disgusto a veces. Menos mal q el buenpadre está siempre ahí cuando ve que se avecina un choque de titanes entre sus chicas y que esas vacaciones en el pueblo de las que tanto renegaba antes, me dan el oxígeno para poder respirar los meses q estamos solos en Madrid.

    1. Cuando no conocía al buenpadre nunca sentí la necesidad de ser madre ni lo hubiera sido sola porque no era mi esquema de vida ni necesitaba la maternidad para nada en ese momento. He sido practica, no tenia un buenmarido, buenapareja pues no quería hijos. El buenpadre llegó en el momento justo porque nunca lo he buscado, he sido feliz, he desarrollado mi vida profesional y he viajado, disfrutado de mis aficiones tal y como tu me cuentas. El momento justo era ahora y así lo estoy experimentando. Muchas gracias por tu sinceridad, porque parece que hablar a veces de aspectos que no son los que nos venden suena mal. 😉

  15. ¡Me encanta leeros! Yo nunca fui muy niñera, ni lo soy ahora. No soy de las que encuentro monísimos a todos los bebés, ni tiene que cogerlos en brazos ni besarlos, pero por supuesto que adoro a mis dos pekes, de 5 y casi 3. Sí que quería ser madre y como me costó mucho quedarme embarazada, 3 años y con tratamiento, lo pasé fatal. Los embarazos y los partos, se ve que por compensar, fueron fantásticos, y habría tenido un tercero, pero el segundo lo tuve casi con 40 y ya me he plantado. En fin, que hasta que os he encontrado me sentía mala madre pero de verdad, porque veía que no cumplía los estandares que se supone que hay que cumplir, pero ahora estoy encantada y cada vez me reivindico más en mi papel. Como leí una vez no sé dónde: “para tus hijos eres la mejor madre”. Y es así. Ellos están felices, tan mal no lo estaré haciendo, a pesar de esos días en los que todo te supera, terminas gritando y luego te arrepientes enormemente…
    Un beso enorme para todas

    1. Mal, por supuesto, que no, que igual que somos diferentes en carácter, personalidad, gustos, las personas transmitimos el cariño de una manera distinta. Lo importante es que los hijos crezcan felices, y con un buen ejemplo en casa. Muchas gracias por contarnos tu historia, 😉

  16. parece mentira lo que “te cambia la vida”, por millones de veces que te lo hayan dicho, cuando te pasa a ti, es sencillamente ¡diferente!
    Yo conocí al malpadre también tarde, ya eramos grandecitos, y yo no quería ni casarme… a los tres meses vivíamos juntos y 5 años después de la boda, somos 4 en nuestra pequeña familia! la peque tiene 5 meses y creo que ya podemos decir que hemos encontrado de nuevo el equilibrio en el hogar, hasta ahora ha sido como una montaña rusa, con subidas, bajadas, saltos y todo lo que podáis imaginar. Creo que lo único que teníamos claro es que nos habíamos casado para la bueno y para lo malo, y ¡aprendiendo estamos!
    el grande, que tiene dos años, está ahora para comérselo, habla por los codos y todos los días nos hace reir con alguna ocurrencia nueva. Ahora los momentos más divertidos del día son cuando nos escondemos para contarnos lo que nos acaba de decir, sin que el buenhijo se entere. Parece mentira que a los 40 nos diviertan estas cosas ;), y sobre todo, ver como cada día se quieren más los hermanos, ello hace que todo lo demás valga la pena.
    En todo este proceso no quiero olvidarme a los buenosabuelos, con los que logramos tener algún momento para nosotros, aunque sea para tirarnos en el sofa en pijama como dos vagos. Y en especial de mi Madre, porque ya dicen que la confianza da asco, y le pides todos aquellos favores que en la vida te hubieras podido imaginar, y ahí está, siempre para ayudarte (aunque me recuerde cada día que no le doy ni las gracias :))
    besos a todas

    1. Yo también tengo que agradecerle muchos a los buenosabuelos, a mi madre y mi padre que está ahí siempre y que con su ayuda todo es más llevadero aunque sea descolgar el teléfono para que me aclare alguna duda 🙂

  17. Yo era de las que quería tener 5 hijos pero en torno a los 24 años se me pasaron las ganas de maternidad de golpe y porrazo. Creo que lo de vivir de mi mierda-beca con esa jefa del demonio que ya preveía que me dejaría en la calle si me preñaba tuvo mucho que ver. Por suerte, el papá de mi bichilla y mi madre se encargaron de hacerme ver que la vida era algo más que el estar sometida durante los 365 días del año a un proyecto de investigación. Y así nos lanzamos a la búsqueda de mi churumbelita y aquí estamos ahora, a puntito de que cumpla su primer año. Fui mami primeriza a los 31 y creo que no debería haber retrasado ese momento tanto, pero mira, la vida vino de esta manera y tampoco me arrepiento de que las cosas hayan salido así. Respecto al instinto maternal ¡aún lo estoy buscando!

    1. Hola Lucia, las cosas parecen muchas veces que no han elegido un buen momento pero en mi caso al final siempre le digo al buenpadre que quedarme embarazada tan pronto, quiero decir tan rápido, a la primera, me trajo solo cosas buenas, entre ellas volver a Málaga y tener al churumbel! Un beso y gracias por contarnos. PD. Yo también pienso que estar sometida 365 a una malajefa que después te obligo en cierto modo a irte no es vida. Enhorabuena por saber decidir

  18. Me he sentido muy identificada con lo que ha contado, además mi peque nació dos días antes de mi cumpleaños por cesárea ya que fracasó la inducción. En 4 meses ha cambiado un montón mi vida y si no llega a ser por el buenpadre, no creo que se me hubiera despertado el sentimiento de malamadre

    1. Felicidades por al familia que has montado, y sí los buenospadres son tan necesarios… Qué haríamos sin ellos? Un beso y gracias por pasarte!

  19. Jajajajaja, ME ENCANTA! Cuando he llegado a leer el momento “parto” pensaba que estabas contando el mío! La única diferencia es que mi buenhijo decidió cagarse en todos nuestros muertos antes de salir porque decía que a ver qué es eso de que nosotros digamos cuándo tiene que nacer. En fin, yo llevo solo dos meses y medio siendo malamadre y me siento muy identificada contigo, jaja, me alegra mucho saber que no soy la única que piensa que el instinto maternal no se nace, se hace (y no todo el tiempo) Ya he invitado a dos amigas malasmadres y a otra futura a que te sigan, espero que les guste tanto como a mí.

    1. Hola María, muchas gracias por tu comentario, para mi el instinto como os digo se ha ido haciendo con el paso de los días, ahora que tiene 8 meses y ya se ríe, interactúa empiezas a disfrutar desde otra perspectiva! Un beso enorme!

  20. Ay señor!! mi cumpleaños también es mañana… el tercero de malamadre! y, nos os voy a engañar, de subidas y bajadas… qué remedio! trabajando y viviendo lejos de los buenos abuelos no queda más remedio que tirar ‘palante’!! el buenpadre y yo, con el buen hijo, a por todas!! y feliz cumple para nosotras!! jejeje

  21. Tuve a mi buenahija 6 días antes de cumplir 38 añazos, después de un embarazo un poco tortuoso, y un parto espectacular (la gine me decía que era “una paridora”). Durante 30 meses le he dado el pecho a mi hija, y eso me ha encantado, pero ella decidió que ya no quería más, y yo la respeté.
    Trabajo como enfermera, a turnos, y lo más duro fue incorporarme cuando la nena tenía 5 meses, y trabajar por las noches, por el padecimiento de dejarla, y porque al día siguiente sabía que hasta que no llegara la noche no iba a poder dormir. Todavía recuerdo esa primera noche de septiembre que trabajé y como iba al día siguiente, empujando el carro por la calle y arrastrando los pies.
    En marzo cumplimos dos años, como buenahija, buenpadre y malamadre respectivamente, y aunque yo no había tenido nunca un instito maternal muy acusado, cuando el reloj biológico se encendió, el buenpadre y yo lo conseguimos a la segunda (y eso que ya éramos padre “añosos”). La gente no se cansa de preguntar, ¿para cuándo el segundo? Y yo que soy de las que piensa que para muestra un botón, respondo que con los 40 cumplidos, yo ya no me meto en más berenjenales, porque mi buenahija me llena completamente de felicidad, y no necesito más. Además, por suerte, el buenpadre es de la misma opinión.

    1. Yo por ahora tampoco me planteo un segundo, no sé si cuando tenga un par de añitos me entre la locura y decida tener otro por darle un hermanito, entonces lo tendría con 39 y de pensarlo me da pereza jajajajaj. Enhorabuena por esa familia tan fantástica 🙂

  22. Nos hacemos mayores, pero ahora de manera distinta. Yo también celebré este año mi primer cumple como malamadre, y fue distinto, claro que lo fue! Para bien y para mal, porque ese día hacía un calor de mil demonios, tenía el jardín de casa lleno de gente que chillaba y gritaba con alegría, los perros histéricos porque todo el mundo les daba chuches y LB estaba horriblemente agotada. Así que no fue la celebración que yo pensaba que sería, con mi casa decorada como si un tablero de Pinterest se tratase y todo el mundo riendo y hablando (pero bajito), y dos mucamas que recogiesen toda la mierda que dejan 15 personas en tu casa cuando se van.
    Pero son especiales, porque ahora me importa más si cabe cumplir años. Y no, yo tampoco he tenido instinto maternal, me han gustado los niños pero en su justa medida, porque se me hacían (hacen) pesados, y ahora mira, seguro que LB será la más cansina del mundo.

    Mi historia es parecida a la tuya en cuanto a velocidad. Sólo hacía dos meses que había roto con mi anterior pareja (después de más de 7 años) y apareció Malamadre2, y en menos de dos meses vivíamos juntas, y antes de llevar un año de relación me pidió que nos casáramos, y nos mudamos, y luego vinieron más perros y luego al fin llego LB para terminar de llenar esta gran familia que formamos.
    Por supuesto malamadre2 es mi apoyo incondicional, sin ella nada de esto habría ocurrido, es ella la que aporta paciencia infinita, la que, cuando yo digo “mi paciencia está en -100” aparece y se lleva a LB para que pueda irme a caminar con los perros o a darme una ducha con la puerta cerrada.
    Hemos pasado una racha tan mala que, sinceramente, si nuestra relación no fuese tan fuerte como he comprobado que es, se habría ido todo al carajo.

    Creo que conforme cumplimos años al lado de nuestras parejas, si miras atrás, nos sorprenden las chorradas que valorábamos antes como “importantes y necesarias” y ahora, somos felices con otro tipo de detalles y cosas. Y ojo, no creo que sea conformismo, creo que se llama evolución, al fin y al cabo, es la VIDA que elegimos.

    Un beso amiga

    1. Hola amiga, cuanta razón en tus palabras, la verdad es que es evolucionar hacia otro tipo de vida al que se le saca jugo de otra manera. Como malamadre2 el buenpadre es la santa paciencia personificada, creo que si por el fuera nunca discutiriamos, yo soy un poco más locuna, las hormonas a veces me desquician jajajaja. Gracias a él vuelvo a la cordura, tengo mucha suerte de haberle conocido ;-). Un beso muy fuerte consuegra!

  23. Primero que todo, muchas felicidades Amelia!!!

    Al igual que tú, para mí este va a ser un cumpleaños distinto y muy, muy especial.

    El próximo 31 de Octubre cumpliré 36 años, al lado del buenpadre con el que la semana pasada celebré 6 años de matrimonio, con el que tengo dos buenos hijos, uno de 3 años y otra de 6 meses. Al lado también de mi buenamadre, a quién tengo mucho, mucho, que agradecer. A ella más que a nadie, le debo estos 36 años y quien sin su ayuda diaria, no sé qué sería de mí. Ellos, mis amores, mi vida, son los que “A VECES”, mi inspiran para que quiera cruzar el atlántico “sola”, e irme a esa pequeña isla donde el mar se ve en siete colores.

    Pero como va a ser un cumpleaños especial y no voy a estar pensando en irme “sola”, porque sería una egoísta, malaesposa, malamadre y malahija, lo voy a celebrar con lo más bonito y hermoso que tengo…mi esposo, mis hijos y mi madre, que son la compensación a mi cansancio diario para siga medianamente cuerda.

    Ya sacaré otro momento para reflexionar y ponerme las zapatillas para salir corriendo.

    Un beso y feliz semana!

  24. Felicidades Amelia!! Qué bonito post, me dio mucho gusto leerlo. Aunque mi historia es un poco diferente. Siempre me gustaron los niños, pero los ajenos, nunca me había visto con hijos o por lo menos no a corto plazo. Tuve un muy buen embarazo y parto y todavía dando teta de a raticos al buenhijo. Malamadre de 35 años con peque de año y 9 meses, agotada, cansadísima, resignada a las infintitas ojeras, pero feliz. Mi soporte, el buenpadre que me ha aguantado esos sube y baja de genio y los mil cambios que ha dejado la maternidad. Esa frase: ni con ellos ni sin ellos lo resume muy bien, son una alegria incansable 😀

    1. Tu lo has dicho una alegría incansable jajajaja, muchas gracias por tus palabras, ha sido fácil escribirlo porque es mi propia experiencia. Un beso enorme 🙂

  25. Lo primero de todo felicidades!! Para mi tambien ha sido hace poco mi primer cumple como malamadre solo que he cumplido un año mas aue tu.Me ha encantado leerte porque para mi ha sido como poner voz a mi propia historia. Mi embarazo fue muy bueno y el parto tambien nunca pense que seria asi de rapido y que iria tambien pero como ha dicho lorena un poco mas arriba a mi tambien me dijeron las enfermeras !dale un besito a tu niña! Que raro se me hacia todo… despues vino el fracaso de la lactancia debido a una intolerancia del bebe a la proteina de la leche,cosa que no supimos hasta casi los cuatro meses !imaginaros que pesadilla!!todo lo que yo pensaba que hacia un bebe el mio no lo hacia: ni comia,ni dormia,ni queria ir en su carrito..en fin ahora ya tiene casi ocho meses y estamos un poquito mas acopladas aun asi no del todo pero cuando sientes que ya no puedes mas con una sonrisita que te da vuelves a cargar la pilas para muchas horas mas. Eso y los brazos del buenpadre que muchas noches son mi salvavidas. Gracias a todas vosotras tambien porque a traves del club vemos que no estamos solas.Sois un apoyo importante.

    1. Hola Ana, me imagino los primeros cuatro meses que pasaríais, muchas veces no sabemos que les ocurre y en tu caso tenia una razón. Me alegro que todo vaya a mejor, mi buenhijo también tiene 8 meses y la verdad que ahora es más emocionante, interactúan y agotan más pero son tan monos. Nos iremos preparando para cuando anden 🙂

  26. Felicidades Amelia!! Seguro que es super especial este primer cumple como malamadre!! Disfrútalo mucho con tus dos chicos! 😉

  27. Felicidades x los 36. Te entiendo porque no tuve ningún instinto maternal hasta que me llego de golpe y decidimos ponernos a buscar, a los dos meses ya el buenhijo venía en camino y sí es lo mejor que nos ha sucedido, pasas de tener instinto maternal cero a querer a todos los bebés del mundo, es brutal el cambio que experimentamos como mujer y sobretodo como persona ya que nos hacemos más humanas. De todos modos soy una #malamadre muy orgullosa y agradezco al buenpadre porque gracias a el puedo seguir teniendo momentos de escape tan importantes y que hace que sea una mejor #malamadre cada día

    1. Es verdad lo que dices de no querer ninguno a tener uno y plantearte un segundo? Esta que locura es jajajajajaj. Besos y gracias por contarnos tu experiencia!

  28. Yo estaba deseosa de se malamadre joven (tengo 30 ahora) y me desesperaba buscando al buenhijo, tardé un año, q lo sé, no es mucho, pero para mí eterno. Por fin tuve a mi buenhijo, un encanto, buenisimo, comida bien, dormía fenomenal… Total q Quería darle hermanos pronto a si q fuimos a por la parejita con tiempo, por si tardabamos… Y eso me vino: La parejita, pero la parejita de dos niños!!y a la primera!! Total, q en menos de dos años me he juntado con tres buenoshijos y mi vida… No os podéis imaginar lo q es mi vida. No era lo q tenía pensado y muchas veces pienso en fugarme o en echarme a llorar, pero eso, q me doy cuenta q soy la malamadre y se me pasa Jejeje. Ser malamadre es muy duro, pero al final compensa. O eso dicen….

    1. Vaya, siempre le digo al buenpadre que muchas de vosotras contáis casos como el tuyo, que buscáis un segundo y vienen dos, la vida te cambia irremediablemente . Eres una de mis heroínas, Un abrazo enorme y felicidades por esa estupenda familia!

  29. Pues que bien, no soy la única que tuvo depresión post-parto del primero (del segundo no tuve tiempo)… a mí me salió el instinto maternal justo cuando lo ví en la cunita. Embarazo regular, malpadre asustadísimo de la responsabilidad que se le venía…en fín un número. Pero ahora es el mejor malpadre y yo sigo intentando ser buena malamadre…

  30. Pues yo no queria hijos, era una feliz Nomadre pero el buenpadre si estaba conmigo, 10 años cumplimos este verano y a los 34 la madre naturaleza llamo a mi puerta y se quedo ahi hasta que le abri, o sea que ahora tengo 35 y estoy de 7 meses, reconozco que empieza a acojonarme un poco el parto, pero supongo que es normal.
    Me ha gustado lo de las emociones nunca vividas una vez en casa con el bebe, todo el mundo cuenta las dos primeras semanas como una historia de terror, yo creo que estare a la altura de malamadre sobradamente y el convencido buenpadre sera el mejor del mundo…
    Ah! y pienso volver a correr en cuanto me dejen. jajaajajaja!

  31. ME HAS EMOCIONADO!!! Qué tonta, que manera de llorar. Uff. Gracias por poner sobre blanco todo lo que yo he sentido.

  32. Soy malamadre veterana y con más galones que un teniente coronel. Camino a los 50, llevo 28 de malamadre y por triplicado. El primero es un buenhijo de manual (para tener una docena, salvo por el malparto). No se ponía nunca enfermo, comía de todo, no me dio una mala noche, y sigue sin darla. El segundo buenhijo, todo lo contrario, en todo hasta en el parto. Y con el tercero, muy próxima a ser cuarentañera, me toco el ‘gordo’.
    Tras dejar mi tierra (Alicante) y marchar a África (Ceuta) no se me ocurrió otra genialidad que trabajando en un medio de comunicación, embarcarme en la aventura, otra vez, de ser malamadre (a ver si sonaba la flauta y llegaba una buenahija, pero ni modo).
    Más sola que la una, sólo con el apoyo del buenpadre, llegó mi último (y refinitivo) buenhijo. El bendito no quería otra cosa que pecho, ni chupetes.
    Horror. ¡Qué rápidas pasan las 16 semanas! ¿Qué hacer? Probé a sacarme la leche, pero el cabezón quería el pezón, no la tetina. Un drama. No había posibilidad de ir cada dos horas a la guardería a darle el pecho, no lo podía llevar a la redacción. Una de las peores tesituras en la que me ha puesto un buenhijo. Tras mucho insistir (con gritos, lágrimas y mucha desesperación) conseguí que, con tres meses, el gachó comiera papilla de cereales (pese a la resistencia inicial y la oposición del pediatra). Nueve años después, el africanito es reacio a los cambios en la alimentación, pero con empeño, todo llega.

  33. Me siento totalmente identificada con tu historia! Tuve a Numero1 con 38 y a Numero2 con 40, hace apenas 7 meses.
    Como tu, no tenía un instinto maternal nada desarrollado y las primeras 6 semanas de vida de Numero1 las recuerdo con horror: agotamiento, inseguridad y sobre todo esa sensación de no poder tener ni el más mínimo atisbo de control sobre la situación, y de que esa situación me sobrepasaba (cosa a la que llevaba muchos años sin enfrentarme).
    Obviamente la cosa mejora y en un momento durante la baja de maternidad me di cuenta que llevaba media hora mirando a Numero1 dormir y asumí que ya estaba totalmente colada por el!
    Con Numero2 todo fue mucho más fácil, porque la inseguridad desapareció y porque asumí que no llegaba a todo y contraté ayuda!

    Gracias a la maternidad he descubierto que con enganchar 4 horas seguidas de sueño, mi cuerpo se repone y es capaz de funcionar en el trabajo a un ritmo más que aceptable.
    También he descubierto que el mejor ruido del mundo son los pasos de Numero1 corriendo por el pasillo llamándome a gritos cuando llego del trabajo, y las carcajadas de Numero2 cuando ve a su hermano corretear como un loco.
    Otra cosa que me ha enseñado la maternidad es que tengo una capacidad de querer que jamás pensé que tuviera y que eso me hace ser más feliz de lo que he sido nunca.
    Si no hubiera tenido buenoshijos seguramente habría sido feliz, pero la maternidad es simplemente otro nivel de existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más