¿Qué quieres encontrar?

100
Diario de malamadre: la no conciliación de Mónica de Oriol

Diario de malamadre: la no conciliación de Mónica de Oriol

CMM_quienessomos_02
* Podéis seguirla en @aleabf78 o escribirle a amelia@clubdemalasmadres.com

Estaba el jueves por la noche tranquilamente leyendo los comentarios al TIP del DIA, aquel en el que la tortilla francesa se nos quemaba, cuando una malamadre indignada nos comentaba las declaraciones que la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, había realizado. Rápidamente investigué y me encontré con lo siguiente: “…Prefiero contratar a mujeres menores de 25 y mayores de 45 para evitar embarazos…”, afirmaba tajantemente. En vez de luchar por políticas de conciliación y defender a las mujeres y madres como trabajadoras de pleno derecho, se posicionó del lado de los empresarios, entendiendo que contratar mujeres que se pueden quedar embarazadas hace que estén blindadas durante 11 meses. Un período durante el cual no se les puede echar y en el que la productividad de la empresa disminuye. Al día siguiente aseguró que sus palabras habían sido malinterpretadas y declaró que “…si no se contrata es por la existencia de barreras que, establecidas con la buena intención de facilitar la contratación, consiguen sin embargo el efecto contrario…”. A mí esta aclaración sigue sin convencerme. Podéis leer la noticia completa aquí: http://www.elmundo.es/cataluna/2014/10/03/542ed85d22601d37248b4587.html.

España será uno de los países más envejecidos del mundo en 2050, con una tasa de personas mayores de 60 años del 40,5 por ciento según un informe realizado por HelpAge Internacional dentro del Índice Global de Envejecimiento 2014. A día de hoy esa cifra es del 23,4 por ciento. Si a eso le unimos la alta tasa de paro juvenil no es arriesgado pensar que no tendremos quién pague nuestras pensiones. La natalidad, según el INE (Instituto Nacional de Estadística) cae por quinto año consecutivo y desde 2008 el descenso es del 18 por ciento, lo que según esta radiografía poblacional no se producen los suficientes nacimientos para que se haga posible el relevo generacional que ayude a sostener el sistema.

Todos estos datos deberían servir para que los gobiernos se pusieran manos a la obra y trabajaran en políticas efectivas para hacer realidad la conciliación de las mujeres trabajadoras que quieren ser madres. La incursión de la mujer en el panorama laboral, las exigencias derivadas de las maratonianas jornadas laborales y la crisis por la que está aún atravesando el país está retrasando la edad para ser madres. En muchos casos el postergar este momento tiene como consecuencia que muchas mujeres renuncien a la maternidad porque ya no es posible.

El problema sigue sin atajarse: se asegura que existe el mismo trato a las trabajadoras que han sido madres, que sus funciones no varían, así como que las reducciones de jornada son recibidas sin ningún problema, del mismo modo que lo contrario forma parte de la excepcionalidad. Todo muy de color de rosa, muy bonito de cara a la galería, pero creo que la situación es totalmente contraria. Cierto es que hay empresas en las que no existe este problema pero aún sigue siendo una minoría. Se critica a la mujer, siempre cae el dedo acusador sobre la mujer como si el hombre no fuera padre o a él no le afectara si un día su hijo se pone enfermo y tiene que salir corriendo a recogerlo al colegio. Que si la mujer no rinde como antes, que si baja su productividad después de ser madre y un largo etcétera contra el que tenemos que luchar siempre con la necesidad de demostrar que el trabajo sigue siendo el mismo que el que realizábamos antes.

El hecho de que la mujer después de ser madre está blindada me hace un poco de gracia, conozco mil y un casos de madres trabajadoras a las que no se les ha echado. Pero se les han quitado responsabilidades, se les ha aislado, se les ha presionado tanto psicológicamente que al final han sido ellas las que han tenido que dejar su trabajo para emprender otro camino; es una realidad no de todas, pero sí de muchas. Ante tal panorama: ¿cuál es la solución? ¿elegir entre ser madre o seguir trabajando? Me parece una barbaridad, pero tal y como están las cosas parece que estamos abocadas a ello. Puedo decir que me quedé embarazada y trabajaba, un puesto de trabajo en el que se exigía un esfuerzo físico, os puedo asegurar que aunque teniendo cuidado mi nivel de rendimiento no bajó incluso era superior al de muchas compañeras que no estaban en mi situación, intentando siempre demostrar que era igual de eficiente, y lo era. Lo que cambiaba era la forma en la que me veía el entorno (completamente femenino), sintiendo continuamente que pasaba un examen. La mujer, nuestro peor enemigo.

¿Qué haría yo?

  1. Ayudar al pequeño empresario, al autónomo. Las pymes son un sector muy importante en España y no recibe las ayudas necesarias. Son las grandes olvidadas. La actuales ayudas a la contratación en 2014 se centran en menores de 25 años y mayores de 45 que me parece que es un sector al que se le debe ayudar, por supuesto, pero echo en falta un empuje a la contratación en general sin grupos específicos. En este sentido existe el contrato de interinidad según nos ha comentado una malamadre esta mañana y que se puede consultar en el Ministerio de Empleo y la Seguridad Social, por el que se producen bonificaciones a nuevas contrataciones que suplan por ejemplo la baja de una trabajadora por maternidad.
  2. Menos ‘presentismo’ laboral. Largas jornadas de trabajo y cuando llega tu hora y decides irte te miran de reojo. La madre trabajadora que cumple escrupulosamente su horario y deja su trabajo realizado no es bien mirada. Se sigue creyendo que calentar la silla y echar horas extras, que nunca son remuneradas, es un signo de prestigio laboral. Con este pensamiento tan anticuado, así estamos, sin avanzar, metidos en arenas movedizas.
  3. Unión de todas las mujeres y sacudirnos el miedo a la hora de pedir los derechos que tenemos.
  4. Teletrabajo. Posibilidad de realizar tu trabajo desde casa. De acuerdo que hay muchos puestos de trabajo que exigen la presencia física, pero hay muchos otros en los que se podría optar por esta posibilidad.
  5. Bajas maternales más largas y en las que se pudieran alternar el padre o la madre como sucede en algunos países europeos.

El tema de la conciliación es un tema importante que sigue estando escondido en el fondo del armario, quizá las mujeres no nos dejamos oír lo suficiente o no hay un interés por cambiar la situación. En este aspecto me quiero acordar también de las familias monoparentales. Un estudio realizado por la Fundación Adecco (‘Mujeres con responsabilidades familiares no compartidas’) asegura que el 71 por ciento de las desempleadas que encabezan familias monoparentales lleva más de un año sin encontrar empleo. Según el Director General de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, “las mujeres con responsabilidades familiares no compartidas necesitan un empleo más que nadie, pues ellas solas tienen que sacar adelante a su familia”. Sin embargo, se produce la paradoja de que tardan más en encontrarlo, en muchas ocasiones por prejuicios relacionados con un temor a las bajas o a la conciliación”, aunque desde la fundación afirman que estas mujeres desarrollan “una alta fidelidad al proyecto al que se vinculan y ven incrementados valores como la búsqueda de la estabilidad, lo que reduce la rotación y el absentismo”. Puedes leer el informe completo aquí:

http://www.fundacionadecco.es/data/SalaPrensa/Estudios/pdf/299.pdf

¿Has tenido algún problema cuando os habéis quedado embarazadas? ¿te has sentido desplazada de tus funciones? Lo hemos preguntado en otras ocasiones ¿pero cómo vives la conciliación? ¿qué harías tú para poder cambiar esta situación?. Si tu experiencia, por el contrario, es buena cuentánoslo también. Necesitamos ver que hay esperanza en todo esto.

Han comentado...

  1. Cuando leí las declaraciones me enfadé. Primero porque lo dijese una mujer, pero después porque la realidad que reflejan es eso, real. Es una situación que existe, por más que nos neguemos y gritemos que es injusto. Porque sí, es injusto pero real.
    Las soluciones no sé cuáles serían , las que propones me parecen un buen comienzo. He leido a varias personas que sugieren equiparar “la parte mala” de ser madre (auasencias, bajas, etc) para el hombre. De esta forma la discriminación positiva que parece que tiene un efecto negativo en las mujeres sería aplicable también a los padres.
    Quizá este sería un buen comienzo, aunque creo que el problema de fondo es el de siempre: debemos ser conscientes como sociedad de que estar embarazada no es estar enferma, y que ser madre/padre es algo natural que debe ser asumido laboralmente de otra forma, permitiendo el desarrollo profesional de la mujer.
    Porque al final, ¿ qué es si no ser malamadre? Pues para mí, eso es: no olvidar que eres mujer y persona, y que eso te hace mejor madre.

    Besos Amelia.

    1. Hola Paula, ya sabes que pienso exactamente igual que tú, y que el comienzo bien podría ser el que tu apuntas en tu comentario, hay que empezar por algún lado para poder llegar a una situación mucho más favorable. Un besado y buena semana!

  2. Tengo una hija de dos años y tras la baja por maternidad pedí reducción de jornada. Ahora estoy embarazada de nuevo. El resultado? Desde la empresa no saben qué hacerme para que me aburra y me vaya. Siempre he sido buena en mi trabajo, nunca he tenido problemas, pero se ve que ser sólo por ser madre y tener jornada reducida, ya no lo eres. Nunca he tenido que ausentarme por causa de la niña, pero eso tampoco cuenta para ellos. Sólo me queda pelear en una batalla que siento perdida de antemano. Necesitamos que se legisle para que ésto no ocurra, tenemos derecho a trabajar y a cuidar de nuestros hijos.

    1. Tu situación es más común de lo que parece, y aunque no te pueden echar intentan aburrirte. Todo mi ánimo desde aquí, y no decaigas. Un beso.

  3. El principal problema que tenemos las malasmadres para conciliar es que los buenospadres no concilian nada (no porque ellos no quieran ojo!!). Si siempre eres tú la que pide permiso para la revisión del pediatra, la que va a las tutorías, la que sale zumbando cuando llaman del cole… pues muy equilibrado no está el tema. Pero ay del buenpadre como le diga a su jefe “me voy a llevar al niño al médico”. Esto es un problemón, que hace que las mujeres carguemos con un gran peso de la vida familiar y esto es real.
    Para mí la solución es la FLEXIBILIDAD,

    1. Totalmente de acuerdo, los padres a veces quieren conciliar también y encima en muchos casos no está bien visto. Empezar a igualar es el camino, menos desigualdad llevará a una mayor conciliación. Besos.

  4. Os cuento dos casos, reales, trabajo en el sector de la construcción, en una asistencia técnica de obra. Horario de 8-14 y 16-18, con 2 horas para comer
    Yo: ingeniero de caminos, hija de 3 años, reducción de jornada de 8-15. Mi marido la lleva al colegio, yo la recojo y paso la tarde con ella, aún la considero pequeña para extraescolares así que imaginaos como acabo el día.
    Mi compañero: ingeniero de caminos, dos hijos pequeños, llega a las 9:30 por dejarles en el colegio y por tanto sale a las 19:30, o más, que ya sabemos cómo es esto de quedarse más horas para agradar al jefe.
    Hacemos casi las mismas horas… ¿Adivináis a quién llaman, incluso por las mañanas, que estamos los dos, para que resuelva las cosas? Habéis acertado, a él, y no les culpo, hay negocios como este en el que todo explota por las tardes, mis 3 primeras horas de trabajo todos los días no llama nadie, no recibes correos, etc. Es decir, cuando hace falta alguien la triste realidad es que yo no estoy, y él sí. Él se está llevando toda la fama y yo cardo la lana igual que él.
    Este problema es de difícil solución mientras sigamos con estos horarios (2 h para comer un tupper!) y mientras los hombres sigan saliendo de los trabajos a las mil, cosa lógica, ya nos encargamos nosotras de la prole. Yo he llegado a oír “en la empresa fulano son todo mujeres, vas listo si llamas por la tarde, no hay nadie”. Se identifica mujeres=madres= van unas horitas y se largan. Si los hombres siguen ocupando las empresas por las tardes hasta las 9 de la noche siempre parecerá que hacen más que nosotras.
    Y otra reflexión (perdonad por la extensión), ¿habéis observado que los hombre que llevan a los niños al colegio (mi marido y mi compañero por ejemplo) ya no vuelven a ocuparse de ellos en todo el día? ¿Conocéis alguno que haya reducido la jornada? ¿Conocéis alguna mujer que los deje a las 9 y no vuelva a casa hasta la noche? Las mujeres que conozco que les llevan da la casualidad que también los recogen! eso las condena a trabajar 4-5 míseras horas, digo míseras por el sueldo que les queda, y sobre todo porque de ese modo la empresa no cuenta contigo para nada, porque para ellos “no estás”.
    Me considero no obstante privilegiada, trabajo de lo mío, he reducido poco la jornada y el sueldo, y veo crecer a mi hija, pero… Para la empresa soy un cero a la izquierda, alguien a quien en cuanto puedan sustituirán por alguno como mi compañero, que a pesar de ser padre, siempre está ahí cuando el jefe de turno lo requiere.
    Un saludo

    1. La solución pienso que sería adecuar los horarios como dices, en vez de jornada continua con dos horas de comida, y así todo el mundo sabría que hay un horario de llamadas, el trabajo seguiría saliendo del mismo modo, o es que en otros países con el horario continuo no hay productividad? Ay que dificil cambiar la mentalidad española. Gracias por pasarte a contarnos tu experiencia 😉

      1. Es así, es la mentalidad española, imposible cambiarla de hoy para mañana. La construcción es particularmente complicada, las obras están llenas de hombres, acostumbrados a llamarse, escribirse, exigir que alguien vaya corriendo porque ha ocurrido alguna cosa… A las 7 de la tarde. ¿Y quién va? ¿Yo, que tengo que ocuparme de una niña? Pues va otro hombre, que a lo mejor tiene 4 hijos, pero no se le nota, porque están pasando la tarde con su madre, que a su vez tampoco pinta nada en su trabajo por el mismo motivo… Es una rueda, en la que solo participan ellos.
        Siento ser negativa pero veo poca solución a corto plazo, espero que mi hija encuentre otra situación, y tendré que morderme la lengua si quiere hacer una carrera técnica, porque es un mundo de hombres. En las universidades somos la mitad del alumnado, en las empresas a las 7 de la tarde no quedamos ni una.

    2. Hola,
      Nosotros somos un buen ejemplo de ello. Mi marido lleva a los niños al cole y no vuelve a casa hasta las 20-21h. Yo salgo de trabajar a las 15.30-16h y puedo ir a recoger a los niños y paso el resto del día con ellos. Hasta ahí, todo bien.

      Lo que me molesta de esto es que mi hijo mayor (de solo 8 años), cree que su padre trabaja más que yo (pobre papá) y que lo que yo hago después de trabajar no tiene ningún valor (niños, casa, súper, recados varios, extraescolares, etc), y no se como hacerle entender que tiene tanto o más valor que un trabajo remunerado.

      Para conseguir que algún día la conciliación sea una realidad, creo que habría que empezar desde ahí, enseñándoles desde pequeños…

      Saludos

      Iolanda

  5. Totalmente de acuerdo, Trimadre. Yo teletrabajo casi todos los días en semana, por otras cuestiones, aún así mi jornada es de ocho horas y al buenhijo le veo a partir de las 7 que es cuando término. Le planteé al buen padre repartirnos la bajá maternal, o que se pidiese él la reducción de jornada, pero el pobre fue tajante: ¿Cómo le voy a decir yo eso a mi jefe? Para ël obviamente resultaba imposible, y sobre todo y algo que me pareció cruel, pero real, es que me decía que sí se lo decía se iba a reír.
    Que simplemente estemos hablando de esto, me da pena y pavor, cuando por todos es bien sabido que en los países nórdicos la conciliación es una realidad, un beneficio, algo normal. Nadie se ríe porque un hombre pida una reducción de jornada para cuidar de sus hijos, nadie cuestiona si una mujer embarazada puede suponer un problema para la empresa…¡Cuánto deberíamos aprender de nuestros vecino! (Y paro que me enciendo,,, jeje)

    1. Sí! No sé si es machismo o feminismo, o simplemente sexismo, pero… En mi empresa pasó, un compañero pidió reducción de jornada y la cara del jefe (y de algunos compañeros, no nos engañemos) era un poema! Se oían bromitas como “qué calzonazos, seguro que su mujer cobra una pasta y le ha puesto a pringar con los niños”. Que nosotras reduzcamos la jornada, nos perjudica pero al menos es algo esperado por la empresa. Tan esperado que algunas directamente ni nos contratan. Pero en el caso del hombre es una sorpresa total, y a ese pobre le quedan dos telediarios en la empresa. Y por desgracia algo de real había en las bromitas, su esposa tenía un trabajo mejor y cobraba más que él. Así que el hombre ni siquiera era un avanzado a su tiempo, o un revolucionario, lo que le pasaba era algo a lo que nosotras estamos acostumbradas, que a igualdad de formación cobramos menos, así que a la hora de reducir, hay poco que pensar.

    2. Realmente lo que cuentas es lo que sucede, parece que que un hombre pida una reducción de jornada es irrisorio, tenemos que avanzar mucho para ponernos a la altura de otro países.

  6. El tema de la conciliación laboral, o la NO conciliación laboral (creo que deberíamos decir), da para escribir un libro bien gordo. Es un tema que hace que afloren mis emociones: me enfado, me frustro…
    Menos mal que la maternidad también me ha hecho sentir emociones mucho más agradables.
    Con la llegada de un bebé a la familia comienza una etapa muy intensa en nuestra vida. Son años llenos de emociones y sentimientos que necesitamos compartir.
    Para poder expresarnos libremente en compañía, hemos creado unos talleres en Vitoria (Alava). Conoce toda la información en nuestra página Facebook. Buscanos como Osoa Acción Integral. ¡Animate a participar!

  7. Ayyyyy que se me ha quedado a medias!! Me refiero a la flexibilidad de ambos padres. Mientras dejemos fuera de la ecuación a los padres, siempre será un problema de las mujeres, cuando los verdaderos perjudicados son los hijos.
    Flexibilidad para trabajar desde casa, para mí es fundamental.

    Gracias Amelia por el artículo.

  8. Hola,

    Gracias por arrojar luz sobre este asunto. La señora Mónica de Oriol debería pensar en porqué las bajas maternales largas y la política de conciliación funcionan tan bien en países tan poco lejanos como Suecia.
    Durante años dirigí una empresa con el 98% de mujeres en la plantilla y mi jefe llegó a decirme “que hiciera algo para evitar que se quedaran embarazadas”. Bonito, ¿no?
    Desde mi posición actual de embarazada en el paro reiniciando su vida y haciendo borrón y cuenta nueva quiero decir dos cosas:
    1-Desde que es evidente que estoy embarazada es evidente que no paso de la primera entrevista laboral
    2-Como futura madre de gemelos me hace mucha gracia tener 18 semanas de permiso en vez de 16. Dos hijos, 16+16=18.
    ¿Será este problema matemático básico lo que falla en este país?

    Anita
    http://gemelosinvasores.wordpress.com/

  9. Mi caso debe ser una de las excepciones. Seré madre en enero (malamadre en ciernes), pero desde el momento en que comenté en mi empresa que estaba embarazada (lo comuniqué casi inmediatamente debido al trabajo que realizo),no hubo ningún tipo de “vacío ” ni por parte de los jefes y mucho menos,por parte de los compañeros. Al contrario.
    Sé que en muchas, muchísimas empresas,te hacen la vida imposible porque creen que estar embarazada o ser madre,te resta productividad y que en tu cabeza te han instalado el chip,de que, a partir del momento en que te enteras de la noticia,ya no puedes pensar en nada más.
    El problema es que lo que dijo esta señora,es lo que la mayor parte de los empresarios piensan y si no se dan soluciones para que tanto el padre como,sobretodo, la madre(que en este caso es la perjudicada)puedan conciliar maternidad (paternidad) con los horarios de trabajo sin que se tome ningún tipo de “medida” en contra de ellos,lo tenemos crudo.

  10. En mi caso, tengo mucha suerte. Trabajo en una empresa pública donde nadie me mira mal por tener reducción de jornada. Por otro lado, el buenpadre es autónomo, y desde que me he quedado embarazada de nuevo se ha implicado mucho más en el cuidado del buenhijo mayor: llévandole a la escuela cuando no viaja, dejándome hacer una siesta la mayoría de días y un día de yoga a la semana! Y con el nuevo churumbel me pediré excedencia hasta su primer año, para no llevarle tan peque a la guarde. Mejor sería que la baja fuese cobrando, como en los países nórdicos, pero la verdad no me quejo para nada de nuestra situación actual.

    1. Que bien, ya me lo decía mi madre que me sacara unas oposiciones cuando aun era posible hace ya muchos años. Me alegra saber que algunas malasmadres tienen las opciones que teneis, es lo deseable 🙂

  11. Me quede embarazada de mi hijo de 2 años y medio, cuando se enteraron en la empresa la jefa me dijo: “que era muy joven, que me lo pensará bien” no se me olvidarán en la vida sus palabras. A los 15 días de la noticia tenía un burofax, diciendo que me daban otros 15 días y que a la calle.

    Por consiguiente llevo 3 años en paro en los cuales he aprovechado y he ten ido otra hija más.

    El viernes fui a una entrevista de trabajo y me hicieron la pregunta dela millón. ¿Por qué llevas sin trabajar desde 2011?

    Y le dije que tenia dos hijos. Y que estaba trabajando en una empresa cuando me queda embarazada y que ya no encajaba en su perfil. Pensé para mi:” Sandra, ya la has cagado, nunca vas a encontrar trabajo diciendo que eres madre y no de uno si no de 2!!”
    He decir que ahora a las 12 voy a la segunda entrevista!!! Y que ojalá me cojan, por que es un puesto indefinido, de 9.30 a 15.30. Más conciliador imposible.
    De todas formas si es que no, el mero hecho de que no me haya tirado del proceso de selección por ser madre, me hace sentirme fuerte.

    1. muchísima suerte hoy, Sandra!!! ojalá te den el trabajo!!! ese horario es fantástico!

  12. Conciliar…si viajas por trabajo ir y volver varias veces entre ciudades para dormir con los niños en casa y llevarlos al cole… Separada y con 3 hijos haces todavía más equilibrios para conciliar y dar lo mejor de ti en cada ámbito de tu vida. La semana pasada fui de Barcelona a Madrid el viernes 26 con el primer AVE, vuelta a última hora de la tarde, fin de semana con los niños, lunes de vuelta a Madrid, volver a dormir, martes de nuevo a Madrid, vuelta a dormir a casa y miércoles por 3a vez…reuniones de una compañía internacional, los compañeros/as se quedaron tranquilamente en la capital (procedentes de diferentes ciudades europeas). El jueves mis ojeras llegaban hasta el suelo … quizás los niños lo recuerden cuando sean padres y madres trabajadores. ¡Un abrazo a todas!

    1. Hola Iris, me parece que eres toda una heroína y tus hijos se darán cuenta seguro de todo lo que haces al fin y al cabo por ellos. Besos.

  13. Tu artículo tiene múltiples incorrecciones y errores legales. Uno. Propones “que se ahorraran gran parte de los seguros sociales a la hora de suplir a la mujer que está de baja maternal”. Esto ya existe. El contrato de interinidad (para suplir a la trabajadora de baja maternal) está bonificado (el 100% de la cuota empresarial del interino y el 100% de la cuota de la trabajadora de baja por maternidad).
    2. Es falso (una mentira, no por repetirla 1.000 veces se convierte en verdad) que no se pueda echar a una trabajadora en reducción de jornada por guarda legal o embarazada. El despido será declarado procedente o nulo(no cabe la improcedente) pero si hay causa es posible el despido. Lo dice la Ley (ET) y lo avalan los tribunales en sus sentencias.
    Un poco más de rigor al abordar cuestiones legales no vendría mal. Por lo demás, las declaraciones de la señor Oriol son lamentables (aparte de inciertas).

  14. Desde que volví de la maternidad, siento como que por muchas horas más que haga, por muchas mejoras que incluya en mis procesos de trabajo, por mucha excelencia en mi trabajo esté logrando…soy TRANSPARENTE. Y eso que mi cargo es de responsabilidad.
    Esto me ha llevado a un bajón bastante fuerte…hasta hace poco trabajaba más horas que antes muchos días para que no se me reconociera el trabajo igualmente, encima me sentía super malamadre por abusar de mis padres que iban a recoger a mi Buenhijo cada tarde, de ver pocas horas a mi peque…uf!! Muy duro todo…
    Total…que he sentido que tocaba fondo y ahora mismo estoy haciendo incluso menos horas de las que me toca, mi trabajo sale igual…pero bueno, ya que no se me compensa en absoluto en el trabajo, disfruto de mi peque, y él me ve contenta, con lo que nuestras tardes son alegres y nos cunden un montón!
    Nuestro sistema, por mucho que digan…sigue siendo MUY machista…los jefes te apartan cuando eres madre, aunque de cara a la galería sigas siendo “alguien”…la realidad es otra muy distinta.

  15. Lo triste es que “prefieren mujeres que no se queden embarazadas”, pero si tienes 42 años y ademas tienes hijos (y no piensas tener más), tampoco te quieren, porque eres “mayor”.
    Decidme, ¿vosotras o sentís mayores con 40 años?

    1. Voy a cumplir 36 años este mes y me imagino que me sentiré con 40 más o menos igual, somos jóvenes y aunque no lo fuéramos porque no vamos a ser válidas, Hoy estoy alucinada leyendo todos vuestros mensajes. Besos 🙂

  16. Soy periodista, trabajo en un departamento de comunicación online. He tenido ‘suerte’ (que manda narices que haya que decirlo) . No tengo reducción de jornada, pero sí que la he podido flexibilizar. Esto es: entro a las 7:30 y salgo a las 4:30. El buenpadre, deja a nuestro buenhijo en la guarde a las 8:30 y yo le recojo a las 5. El buenpadre, eso sí, sale a las 7:30 de la tarde, el día que tenemos suerte. Hoy, por ejemplo, el buenhijo estaba con fiebre y se ha quedado él en casa. Nuestro hijo encantado de la vida y el buenpadre, que cuando llega a casa el cachorro está medio dormido, también, más feliz que nadie.
    Parece idílico… y sin embargo me muero de la pena en pensar que no me he podido quedar yo también con nuestro bebé. Es absurdo que tengas que pedirte el día libre para quedarte con tu hijo enfermo en casa (mi marido tiene muchos días de vacaciones por convenio). Que ni siquiera puedas compatibilizar con teletrabajo.
    Es absurdo que un hijo se un obstáculo para crecer profesionalmente; es absurdo que se siga pensando así; es absurdo apuntar las trabas que supone ser mamá/papá, en vez de las ‘habilidades’ que desarrollas cuando lo eres (hay cosas que antes jamás pensaba que podría hacer). Es absurdo que tener un hijo sea un problema para cualquier cosa.
    Señora Oriol, usted es absurda

    1. Muy de acuerdo contigo, si tienes hijos a un lado quedas, y sí desde que soy madre soy capaz de organizarme mejor y hacer mil cosas más 🙂

  17. Pues en la empresa de mi marido han decidido NO contratar a más mujeres, porque no les interesa. De las 20 mujeres que trabajan allí, 17 tienen reducción de jornada porque son madres. Del resto de trabajadores, son unos 80, ningún hombre tiene reducción en su jornada…

    Yo llevo casi dos años en paro, estoy en ese grupo que ni menor de 25 ni mayor de 45, no he hecho ni una entrevista en todo este tiempo y siento que, estar precisamente en esa franja de edad, es una de las razones para ello.

    No puedo dejar de sentirme frustrada, no es que sea muy ambiciosa laboralmente hablando. Solo quiero sentirme útil y que no vayamos tan justitos todos los meses.

    Este mes es el último que cobro el paro. Cuando escuché las declaraciones de esta mujer (no se merece llamarle señora), me sentí aludida directamente. Y muy triste.

  18. Hombre, esta tipa ya dijo que se debería eliminar el salario mínimo para jóvenes, porque hay algunos que no valen para nada http://www.eldiario.es/economia/Amp-Circulo-Empresarios-inferiores-SMI_0_253024981.html Ósea que estas declaraciones sobre las embarazadas van en su línea y poco pueden sorprender lamentablemente.
    Es evidente que la que no vale para nada y a la que habría que echar (al igual que muchos otros y otras a los que sufrimos) es a ella y mira, ahí la tenemos. #asívaEspaña

    1. Ah y además de lo añadido arriba, la gran empresaria Mónica de Oriol , ostenta el gran honor de ser la dueña de Seguriber, la empresa encargada de la seguridad en el Madrid Arena, con su consabida intachable gestión de los hechos. Lo dicho, una empresaria y mujer ejemplar.

  19. Yo tenía la jornada reducida (1:30 hora menos), y al quedarme de nuevo embarazada surgieron los problemas, no me podían echar, pero sí hacerme la vida imposible en la oficina, hasta que me fui. Ahora con 42 años y con niños es difícil encontrar trabajo. No se cual es la mejor edad para trabajar, si antes de tener niños no por la baja y cuando los tienes porque los tienes. En fin, que o eres funcionaria o mejor no tengas niños, porque la empresa privada no concilia nada.

  20. Hola¡¡

    Pues yo sí concilio, y nunca he tenido presiones en el trabajo sino todo lo contrario. Soy madre de familia numerosa y abogada (trabajo en una empresa de telecomunicaciones) y me gusta mucho mi trabajo. Además, también tengo un blog y una pequeña empresa de knitting & crocheting. Cuando queráis os cuento mi historia.

    De todas formas, estoy totalmente de acuerdo en que debería haber más ayudas a la maternidad y una conciliación mucho más real de la vida familiar y laboral.

    Un abrazo,

    Sandra
    http://www.poleomentatejiendo.com

  21. Dificil tema es que nos preocupa y ocupa hoy. Desde mi punto de vista y de acuerdo con muchas de vosotras, el cambio legislativo si no va de la mano de un profundo cambio social, no serviría de nada. Me horrorizan todos esos comentarios que se escuchan por ahi sobre una mujer embarazada y/o con hijos. Cuando me quede embarazada me quedaba un mes de contrato, el cual ya sabia que no me iban a renovar. Para mi congoja y enojo todos a mi alrededor convinieron que lo mejor era que no buscara trabajo hasta despues de ser madre, porque total con la que nos está cayendo y además embarazada ¿dónde vas a buscar algo? Asi es q yo muy obediente me dediqué a cultivar mis aficiones y a “estar embarazada”. Hoy 4,5 meses después de nacer la bienahija y tras estudiar un poco el tema de la conciliacion me planteo: ¿dónde voy a buscar trabajo? ¿Qué hago con la buenahija? Dificiles respuestas en una sociedad como la nuestra. Yo abogo por la lucha y la reivindicacion, si no ¿qué nos queda?

  22. Es evidente que el tema se las trae, ya solamente por el número de respuestas y el tono.
    Yo creo que la conciliación laboral es inexistente. Hay poca alternativa para las mujeres hoy en día….
    – Si quieres triunfar en el ámbito profesional, tienes pocas oportunidades de ejercer una maternidad activa. No he dicho ninguna, pero pocas. Además, si tienes ganas de ejercer de madre, te encuentras de bruces con malos horarios y con pocas facilidades.
    – Las empresas tienen horarios draconianos, en muchos casos. Las escuelas, van con los horarios al revés que el de los papás y mamás.
    – Dejamos a los niños en acogidas y “post”cogidas, o en manos de los abuelos, o canguros, según podemos.
    – Reducir la jornada sigue siendo una lacra en muchas ocasiones, a mi un compañero me dijo “y entonces, cómo quedarías en tu trabajo!!!???” – Bueno, bueno, bueno…

    Trabajo de 9 a 6 – con una hora para comer. En una multinacional que es “flexible” y tengo la suerte de que mi suegra nos ayuda en todo y mi marido llega a las 5.30 a recoger a la peque. Más pronto? Imposible. El año que viene cuando haga P3 y acabe el colegio a las 4.30 – o sigo “tirando de suegra” o considero la reducción de jornada. No me importa mucho lo que piensen de mi… lo que es evidente, es que en el 90% de los casos quedas señalada.
    No. El sistema no es justo. Estamos reduciendo la natalidad por la conciliación y porque algunos no pueden pagar la escolarización de dos niños en los tiempos que corren…..
    Muy triste.

  23. Durante casi siete años me he estado dejando la piel en mi trabajo para demostrar que hago las cosas exactamente igual de bien que mis compañeros, los cuales además de ser hombres en su mayoría, me sacan 20 años y cobran más. Mi jefe ya puso el grito en el cielo cuando me cogí la baja a los ocho meses y medio de embarazo y estuvo subiéndose por las paredes durante la baja maternal. Desde que tengo la reducción de jornada (75%) ya no cuentan igual conmigo ni me tratan de la misma forma, a pesar de que soy la única en que no levanta el culo de la silla ni para tomar un triste café.
    Cuando llego disgustada a casa o hablo con amigos, todos me preguntan que por qué no busco otro trabajo y yo siempre respondo lo mismo: ¿y dónde me van a contratar con una niña y reducción de jornada? La única forma de poder ver crecer a mi hija es siguiendo con un trabajo en el que no me tratan bien, pero con esto de la crisis y la mentalidad de los empresarios o te haces emprendedora o no puedes elegir.
    Qué injusto! A mi marido nadie le trata diferente por ser padre!
    Besos y animos a todas

    Sara

  24. La Sra Oriol miente, a conciencia además:
    No es cierto eso del “blindaje”, el despido sería improcedente, lo que pasa es que pocos empresarios quieren o pueden pagar las indemnizaciones correspondientes.
    También miente cuando generaliza de esa manera tan escandalosa haciendo ese paralelismo estúpido y superficial: Madre = trabajador menos productivo.
    Eso es como decir que un hombre cuando se casa pasa a ser menos productivo o que los mayores de 43 son más guapos. Es absurdo.
    Hay un problema evidente para las empresas pequeñas y medianas, ocasionado por los “derechos”, pues ellos tienen la percepción de perder rentabilidad, cuando en realidad no es así: una madre reciente trabaja igual que una mujer que no lo es, a priori, sin profundizar en cada caso, incluso es probable que en caso de reducción de jornada haga el mismo trabajo en menos horas cobrando menos. La seguridad social paga bajas, prestaciones, etc., pero sólo por el hecho de por unos meses contratar a una persona a veces los empresarios pierden el sentido.
    La maternidad debe estar protegida, no creo que tenga nada que ver con el concepto de “discriminación positiva” que nunca es positiva. Se trata de proteger el futuro y la familia, en España nos hemos vuelto tan locos que no vemos lo evidente, sin niños no hay futuro.
    Es un problema global del cual la Sra Oriol se ha quedado en la superficie y en el benefício inmediato, muy triste para una mujer, madre de 6 hijos, escandaloso cuando probablemente presuma de triunfar en un mundo de hombres, cuando la realidad será que ha heredado el puesto por vía familiar o de apellido.
    Digo que el problema es global porque ni siquiera los colegios o guarderías se adaptan a los mínimos horarios laborales (8h), con horarios de 5 o incluso menos horas, convirtiendo en imposible tener hijos si no se es funcionaria o maestra.
    Y aquí hay debate para aburrir, pero las propias mujeres nos machacamos mutuamente en cualquier caso: que una mujer está de baja pronto, lo criticamos, que trabaja hasta el último día, lo criticamos, que coge reducción de jornada, lo criticamos, que no la coge, la criticamos,…. y así.
    Lo de los padres también es generalizar, quien dice que los hombres no se implican, no es consciente del cambio generacional, en 1 sóla generación! que estamos viviendo, con padres completamente implicados y compartiendo la crianza. La que conozca situaciones que no sean así, debe plantearse qué tipo de acuerdo tiene esa pareja, porque estas cosas, ahora, se acuerdan y hablan, pues si los dos trabajan no hay más solución. Otra cosa es nuestra actitud como mujeres a la hora de llevarlo a cabo, ellos no sienten ningún sentimiento de culpa cuando hacen actividades en solitario, mientras que nosotras seguimos sintiéndonos mal sólo por ir a trabajar, sabed que vuestros hijos no os lo reprochan, y que para que ellos estén bien, las que tenéis que estar bien sois vosotras.

    Oyes, qué a gusto se queda una
    Saludos malasmadres y buena semana!

    1. Rebeca, no es cierto lo que dices. Legalmente, el despido de una trabajadora con reducción de jornada por guarda legal no puede ser nunca declarado improcedente. Sólo puede ser declarado nulo o procedente (si existe causa para el despido). Si es procedente, no hay indemnización. Si es nulo, la trabajadora elige si quiere ser indemnizada o quiere reincorporarse a la empresa (aparte de tener derecho a percibir los salarios de tramitación).

  25. Hola!!

    Yo la verdad es que tengo mucha suerte, pues me permiten conciliar. También es cierto que trabajo en una empresa pública, y esto es lo que marca la diferencia, pues la gran mayoría de las privadas no tienen medidas de conciliación.

    Cuando me quedé embarazada, no tuve problema y nadie me hizo el vacío ni me miró mal. Cuando entré en el tercer trimestre, hablé con mi jefe y él en todo momento fue comprensivo conmigo, y me quitó las tareas que requerían viajar (me toca moverme mucho en coche por la provincia en la que vivo, aunque la mayor parte de mi trabajo es de oficina) porque ya la barriga me empezaba a molestar para conducir. También tengo que decir que tuve un embarazo estupendo y estuve trabajando hasta el día antes de dar a luz porque me encontraba fenomenal… que muchas veces somos nosotras mismas las que nos tiramos piedras sobre nuestro tejado buscando baja ficticia a la semana 20… y no me estoy refiriendo a bajas justificadas por trabajos de riesgo, que requieren esfuerzo o por embarazos molestos y complicados que también los hay… que una compañera mía que estaba embarazada a la vez que yo y estando estupendamente ya quería pillar baja y aún no se le notaba ni la barriga.

    Referente a las medidas de conciliación, tengo flexibilidad horaria y lo que estoy haciendo es entrar antes (así el buenpadre arregla al buen hijo y lo deja en la guarde, en ese sentido también tengo suerte porque los dos somos un equipo y aunque yo pase las tardes con el buenhijo, compartimos todo casi casi al 50 %) para poder irme antes. Con ello, puedo recoger al buenhijo de la guarde y pasar la tarde con él. Y por último, me han concedido teletrabajar todos los viernes (así ese día puedo llevar yo al buenhijo a la guarde y no hacerle madrugar tanto), y si por lo que sea el viernes ponemos una cita con el pediatra, lo único que me ha pedido mi jefe es que si veo que me hace falta, recupere ese tiempo en otro momento (durante el finde o una tarde). Básicamente lo que me ha pedido es que mi productividad no disminuya (cosa lógica a mi modo de entender), pero ni me ha quitado responsabilidades ni mis compañeros me miran mal por nada de esto (al contrario, algunos me animaron a que pidiera el teletrabajo porque yo no terminaba de verlo claro).

    Soy consciente de que tengo mucha suerte porque en mi empresa existen estas medidas, pero es cierto que al ser una empresa pública todo es “más fácil”. Medidas similares deberían existir en las PYMEs, pero son difíciles de implantar… ayudas como las que comentas (disminución de prestaciones para los sustitutos que se contraten durante las bajas y demás) desde luego vendrían muy bien… por supuesto, bajas más largas y que se pudiesen compartir con los buenospadres al igual que existen en otros países… y desde luego, cambio de mentalidad en cuanto a vernos a las malasmadres como las únicas que tienen que conciliar… en mi caso como digo, el buenpadre y yo somos un equipo… y él por ejemplo también tiene que entrar media horita más tarde para poder ocuparse al comienzo de la mañana del buenhijo (y por tanto, salir más tarde después…).

    Jo, vaya tostón os he dejado!!! lo siento!!! 😛

  26. Todo lo que leo aquí me da miedo pero es la triste y pobre realidad que tenemos en este país…hasta hace unos meses yo trabajaba en una multinacional extranjera, nórdica para más señas…de esas que cuando me llamaron para que me uniera a sus filas (yo alucinando porque estaba en plena baja maternal) se complacían en decirme que ellos favorecían la conciliación familiar como uno de sus puntos fuertes hacia los trabajadores y yo…feliz! Pues bien aprovechando la crisis en nuestro país y la reforma laboral alguna mente pensante se le ocurrió q prescindir de un importante porcentaje de la plantilla seria mucho mejor para sus números anuales y de un plumazo eliminaron al 30% de sus trabajadores y las primeras que salimos por la puerta fuimos TODAS las madres con reducción de jornada!!! y eso que la mayoría de las madres sólo hablamos reducido nuestra jornada en una única hora…
    Durante los cuatro años que he trabajado en la empresa con reducción he tenido que aguantar amenazas veladas de mi manager sobre mi jornada, preguntas insidiosas e incluso un día tuve que soportar un bronca bochornosa y con faltas de respeto porque el bus de la guarde se había estropeado y llegué 10 min tarde a la oficina, los gritos sin sentido de: “me la sudan tus problemas con el bus” no los olvidaré nunca!! Y si a esto le añadimos que mi jefe era plenamente consciente de que mi marido reside en el extranjero por trabajo y que yo me las apaño sola desde que mi hija tiene dos años…pues apaga y vámonos!! y os estoy hablando de un joven de treintaypocos…no os imaginéis una vieja gloria acostumbrada a tiempos pretéritos!
    Si a todo esto además le sumamos la “ayuda” de la segunda de a bordo de la oficina, una mujer madura con dos hijos talluditos que presumía de haberlo dado siempre todo por su empresa en detrimento de la familia, pues nada! tenemos el pack completo de despropósitos!
    En este país tenemos un concepto tan arcaico de la productividad y eficiencia en el trabajo, una falta de civismo tan descomunal y tan pocas ganas de querer cambiar las cosas que desgraciadamente soy poco optimista en que esto mejore…y ya con las declaraciones del personaje que nos ocupa habrá muchos frotándose las manos para que volvamos al pleistoceno…a veces pienso que no sé de qué sirvió cursar una titulación superior, master, cursos, idiomas, residir en el extranjero para que al final me hagan elegir entre sólo trabajo o sólo familia!! Yo quiero las dos cosas! por qué no me dejáis???

  27. Hola a todas, al igual que la mayoría, después de tener a mi hijo tampoco he vuelto a trabajar (16 meses ya!). He buscado trabajoy he hecho alguna que otra entrevista, pero los horarios son totalmente incompatibles con cuidar de él.
    Durante mi embarazo estuve trabajando desde casa para una empresa inglesa y aunque tuve problemas de pago con ellos y no pude continuar, pude comprobar que se podia realizar un trabajo desde casa perfectamente.

    No entiendo por qué las empresas españolas no aplican esta forma de trabajar, porque se hace lo mismo y ellos se ahorran ciertos gastos (teléfono, luz, ordenadores,…).

    Llevo bastante tiempo dándole vueltas a mi cabeza para crear alguna empresa con la que poder ayudar a madres que estén en la misma situación que yo, pero por desgracia no solo no tengo el dinero suficiente, si no que no tengo apoyo para llevar a cabo mi idea. Os la cuento por si alguien quiere hacer algo parecido. No es que sea la panacea, pero creo que podria ayudar….

    Tenia pensado crear una web de empleo solo para madres donde ellas pusieran sus horarios y su modalidad de trabajo (teletrabajo, jornada intensiva, asistencia al trabajo algunos dias o solo por la mañana,…) y tenia pensado contactar con empresas o con organizaciones públicas que apoyen a la mujer con cargas, para que ofrecieran puestos de trabajo (uno o dos por empresa, o algo asi) y yo ofreceria publicidad gratuita a dichas empresas a través de la web. De esta manera podriamos empezar a implantarlo y que se fuera viendo como algo normal.

    Bueno, espero que os sirva de algo mi idea….yo seguiré luchando para poder trabajar sin tener que “abandonar” a mi niño, y poder cuidarlo y educarlo para que un futuro sea un padre que vea totalmente normal la conciliación.

    Un abrazo y ánimo!

    1. Belén, tu idea me parece muy buena. Yo soy malamadre en paro de dos peques y ahora vuelvo a buscar trabajo así que sería una candidata ideal para tu web! Avisa si la montas que me apunto enseguida

  28. Pues yo creo que las soluciones no deberían ir tan orientadas a la mujer (aumentar su baja, fomentar su jornada reducida, teletrabajo…) que también, si no sobretodo al hombre. Mientras no se involucre al hombre las cosas seguirán igual. Por qué en las reuniones del cole el 90% de los padres que asisten son las madres, igual que al parque, al pediatra, a los cumples… Más medidas para los padres y no solo para las madres.

  29. Yo voy a hacer de abogado del diablo si me lo permitís. Soy malamadre de 2 niños y con la que está cayendo en este país, dueña de una escuela infantil,autónoma, con los supuestos “grandes beneficios”que esto conlleva. Así que además de malamadre soy mamautonoma ¡ toma ya!.
    En mi escuela/pyme somos todas mujeres en edad de casarse y tener hijos, de hecho casi todas han tenido ya alguno estando trabajando conmigo. El problema que se nos plantean a las pequeñas empresas no es el coste de la baja de maternidad, ahí si salen las cuentas más o menos. El problema se plantea con las bajas médicas que se dan antes de dar a luz pues tienes que asumir el coste de esa persona casi íntegro y el de su sustituta. En mi caso es implanteable no sustituir a esa persona, pues dejo un aula sin profe… y tengo que decir, que tengo gente estupenda que ha trabajado casi con normalidad hasta prácticamente el final de su embarazo, también me he encontrado con grandes abusos. Abusos que he tenido que asumir yo. A algunas mujeres se les olvida que estar embarazadas no es un estado de enfermedad.
    A veces hay que haber estado (como es mi caso) en los dos lados como empresa y como trabajador para entenderlo. ¿o me vais a decir que no conocéis a nadie que haya abusado de la facilidad para que te den una baja? Ese coste económico lo asume la empresa en su mayor parte. Si una mujer se da de baja en su 4° mes de embarazo, por ejemplo, ¿quién paga sus gastos y el de su sustituta durante esos 5 meses? Los paga la empresa en su mayor parte. Así que lo siento, pero yo tampoco celebro con mucha alegría cuando una de mis trabajadoras anuncia un embarazo. Sólo pienso en la que se me viene encima.
    Besos,
    Miriam

    1. Hola Miriam,

      Evidentemente, abusos los hay en todas las empresas y eso depende del trabajador claro está, puede ser por embarazo o que pidan una baja por otra causa, eso existe. Por aquí una malamadre, Estela, apunta que hay un contrato de interinidad por el que se bonifican los gastos de seguros sociales del trabajador que suple al que está de baja, en este caso por maternidad, esto es así? Es curiosidad por saber si se aplica realmente. Un beso y gracias por tu comentario.

  30. Embarazada de mi segundo hijo y como madre trabajadora, que en la actualidad se encuentra en el paro por una no renovación de contrato debido a mi situación ejem ejem aseguro que la conciliación no existe en este país, solo existe la especialidad de encaje de bolillos a la que todas nos vemos obligadas una vez convertidas en madres. Los horarios tanto de la prole como laborales son incompatibles y la crianza se hace muy cuesta arriba lo que hace replantearse las cosas, me convierto de ama de casa y me dedico a los buenos hijos? Lucho por un hueco profesional? Cual es el punto máximo de sacrificio? El problema más gordo lo encuentras entre cierto colectivo de hombres y mujeres, los cuales no quieren entender que el ser madre no está ligado a una baja productividad, que estamos en nuestro derecho a ser madres cuando nos de la real gana, que también tenemos ambiciones profesionales y personales… Acaso ante la contratación en igualdad de condiciones entre un hombre o una mujer le preguntan a el si practica algún tipo de deporte o actividad que entrañe algún riesgo que suponga una baja por enfermedad??? Porque a mi me miran bajo el dedo acusador de eres una PARIDORA? Loca? Tal vez pero CAPAZ. Solo hay que mirar a nuestros vecinos para darnos cuenta que hay mas posibilidades respecto a la conciliacion ( jornadas intensivas, tele trabajo un par de días en semana, facilidades como guarderías en los centros de trabajo, precios bajos de guarderías acorde con los salarios etc etc) en fin podría estar horas y horas hablando del tema sin ningún pudor y reparo, creo que debemos unirnos y luchar por nuestros derechos y los de las generaciones venideras, no quiero que mi hija se encuentre con estos dilemas, me parece un absurdo y además estoy harta de contestar a la pregunta de estas loca? Como te quedas embarazada del segundo con la crisis actual? Pero señores en que mundo vivimos!!!??

  31. Cuando hoy las palabras de esta señora por llamarla de alguna manera me cabree y me deprime tambien, llevo en paro desde 2012 y ahora tengo 34 años y he estado retrasando la maternidad por el tema de encontrar un trabajo antes pero es imposible no he encontrado nada en estos 2 años y ahora nos planteamos que por mi edad mompuedo retrasarlo mas y queremos ser padres en breve. Pero ahora se me plantean mil dudas y mas oyendo a esta señora debo seguir buscando trabajo sabiendo que en breve puede que este embarazada? O mas bien tengo que saber que ya hasta los 45 no a trabajar y asumir que me quedare en casa el resto de mi vida?

  32. Soy malamadre de 2 niños, de 4 años y 19 meses. En mi caso no concilio, pero porque nos hemos organizado de una forma diferente a la “habitual” (digo “habitual” porque es la realidad) Cuando me quedé embarazada de mi segundo hijo, mi marido dejó de trabajar (era autónomo) para dedicarse de pleno a los niños. Mi trabajo requiere viajes de varios días, una o varias semanas al mes, más una flexibilidad horaria para poder realizar bien mi trabajo. El buenpadre (al cuadrado en mi caso) renunció a su carrera profesional para poder atender bien a los niños, pero también para que yo pudiese desarrollarme profesionalmente en algo que me gusta. Debo de ser una de las pocas mujeres de este país a la que ascendieron durante su primera baja maternal, pero también durante mi segunda baja cedí ante ciertas presiones femeninas (y no de mi jefe directo) y caí en el error de trabajar desde casa durante ese periodo. Digo presiones femeninas porque como habéis indicado algunas de vosotros, somos nuestro peor enemigo. Fue sin embargo decisión mía, asumida, y mi jefe no ha dejado de agradecérmelo. Cuando no viajo veo a los niños un total de 2 horas al día, por eso los fines de semana intento aprovechar un máximo para estar con ellos. Un punto positivo es que la flexibilidad que doy a mi empresa es de ida y vuelta, es decir que yo también me beneficio cuando necesito y no estoy viajando.
    En resumen, yo no concilio por decisión de pareja, pero aunque hubiésemos tomado otra no podría conciliar o cogerme una reducción de jornada, por el trabajo que desempeño. Luego pienso que la posibilidad de conciliar depende mucho del responsable que se tenga y de la cultura de empresa. Por desgracia los comentarios de la Sra Oriol son ciertos en lo que se refiere a tener una pareja que se sacrifique (es mi caso), pero muy desacertada en todo lo demás. Desde que soy madre aporto otra madurez a mi trabajo, soy más práctica, más decidida, y veo las cosas con mayor distancia lo que me permite tomar decisiones con la cabeza más fría, y por lo tanto más acertadas.

  33. Lo primero, lo que dice Mónica Oriol es MENTIRA ; en España se despiden mujeres embarazadas, durante la baja maternal, y con jornada reducida, sin importar los costes( que suelen ser mayores que contratar a otra persona para suplir la baja, ya que está suvbencionado al 100%).
    Yo es que igual que tú, no veo solución a corto plazo. Me veo impotente para cambiar la mentalidad del #buenpadre, la #buenaabuela o la #mejorsuegra…. asi que como para cambiar la de los empresarios ESPAÑOLES, el gobierno o la sociedad en general. Porque este no es un problema de ayudas económicas, es un problema de educación en el que la #malamadre se ocupe de los niños es lo NORMAL, que el #buenpadre haga horas extras y jornadas de 12h, cobrando mal de solo 8h es lo CORRECTO para no quedarse sin trabajo, o que los grandes empresarios lloren que quieren mas ayudas y llegue el gobierno y se las dé, en vez de ayudar a las pequeñas y medianas empresas y los emprendedores que son los que componen realmente el tejido empresarial y está tirando del país para salir de la m…. de crisis esta que tenemos encima.
    EDUCACIÓN!!! Como dicen en una cuña de radio5, “haz un gesto, los pequeños gestos hacen conciencia”. Cuando los #buenoshijos dicen el color rosa es de niñas, les pregunto, ¿por qué? Y ademas de hacer hincapiè en algo ilógico, les enseño a que se cuestionen todo. Cuando piden una cocinita para su cumple y el #buenpadre dice que eso es de niñas…pues le corrijo delante de ellos, y luego les compro dosssss!!!!
    Hay que hacer conciencia, y eso lo podemos hacer nosotras con nuestros hijos, y no esperar y desear que tengan un mundo mejor. Empezarlo a construir desde ya, porque eso si lo podemos hacer desde ahora, porque como diría Will Smith, “we have the power!!!!!”. Es la única solución práctica, barata y accesible que se me ocurre!!!!!!

  34. este tema me calentó mucho.. mucho muchísimo, solo pude contestar a esta mujer con un comentario en FB, os dejo el enlace, (https://www.facebook.com/maria.lozano.14661261/posts/10154685115090383)
    pero además es que lo que no se dan cuenta los empresarios, directivos y demás jefecillos, es que a costa del sacrificio de esa “Ttrabajadora/madre/esposa” ellos pueden seguir empujando sus carreras profesionales, porque si no fuésemos nosotras las que gestamos, parimos y amamantamos a sus criaturas (porque así la naturaleza lo ha decidido), desde luego ellos no llegaría donde están llegando.. porque se convertirían en otro problema como hoy lo somos las mujeres en edad fértil. VERGONZOSO!!

  35. A mi sí me han echado… Me llevo por delante un Ere, de mi departamento salimos 3 y dos, éramos mamás con jornada reducida (casualidad?) a otra compañera, de otro departamento, la echaron embarazada de seis meses de gemelos estando de baja por embarazo de riesgo. Es una vergüenza, que tengas que elegir entre ser madre o profesional, entre intentar llegar a fin de mes o no llegar y ahora con la reforma laboral, más fácil todavía para salir por la puerta. Que ascazo de país!

  36. Qué rabia me dio la pájara de Oriol, que diga lo que dice y que sea una mujer además.
    Yo ahora estoy de baja por maternidad de mi segundo hijo. Los dos embarazos y las dos bajas han sido en dos empresas diferentes y no tengo queja, así comoblas empresas no la pueden tener de mí, di el callo hasta la semana 39 en los dos casos y asumiendo el mismo trabajo que antes del embarazo. Pero vamos, porque yo tengo embarazos de película, pero la que necesite por salud coger la baja antes no debe ser señalada, que por algo hay un profesional detrás que prescribe la baja, y total, ¿por cuántos embarazos pasa una mujer a lo largo de su vida laboral? Venga, hombre, no fastidies Sra. Oriol!

  37. Un caso más, para poner cara a las estadísticas y a las palmaditas en las espaldas de tantos cuando hablan de conciliación.

    Al igual que señala Amelia, mientras estaba embarazada trabajaba como la que más (además de hacer mi trabajo era consciente del “perjuicio” que le ocasionaba mi baja a la empresa, así que decidí ponérselo lo más fácil posible: organizando mi trabajo, elaborando fichas con información para que hubiera una orientación y seguimiento del trabajo mientras yo no estuviera, …y dándome de baja en la semana 39, a punto de explotar y casi sin poder moverme).
    Quince días después de dar a luz (y una semana después de operarme por complicaciones posteriores al parto) estaba en la oficina solucionando cuellos de botella.
    La contestación de la empresa cuando volví de la baja: que no me había preocupado de mi trabajo, dedicándome a pasear con mi bebé en lugar de ir cada quince días por mi puesto… me quitaron responsabilidades, me trataron mal no, lo siguiente y presionaron hasta que un día acabamos a gritos y llorando (porque pedir la reducción de cuidado de hijos. La empresa pretendía, en lugar de la reducción, cambiarme el contrato de jornada completa a media jornada).
    Aquí sigo, aguantando e intentando criar mi hijo con una sonrisa todos los días, porque él se lo merece (y yo también).
    Declaraciones como las que aquí comentamos poco o nada ayudan. ¿Conciliación? Madres blindadas? Dónde??
    Mi grano de arena – solución, para que no se diga que sólo nos quejamos, es igualar las bajas maternales y derechos a todos: padres y madres.
    Y sobretodo, que todos exijamos ese derecho, que lo defendamos, porque a muchas de nosotras nos ha costado sangre, sudor y lágrimas hacerlo valer y no nos merecemos que ahora intenten echarlo por la borda.

  38. En mi empresa se piensa que las madres venimos a pasar el rato mientras los niños están en el cole, así de simple.

    A Número 1 le tuve en la guardería 10 horas, todos los días de la semana. Cuando llegó Número 2 y coincidiendo con una minisubida de sueldo de mi marido, decidimos que me reduciría la jornada sólo 1 hora (que añadida a la hora de la comida, significa que salgo a 2 horas antes).
    No me pusieron ningún problema, pero significó que desde entonces hago otras tareas, que soy el ultimísimo mono y que no se cuenta conmigo para nada,. Y por supuesto, desde hace 7 años, ni una subida de sueldo y siempre bajadas en el bonus. ¿por qué? “porque no estás por las tardes”. Lo cual demuestra que en mi empresa (como en otras) se premia el calentamiento de sillas y no la efectividad en el trabajo (hago mis tareas en 7 horas y no en 8, y por supuesto no tengo back up). También se me ha retirado el acceso a los cursos de formación que ofertan desde Recursos Humanos.
    Llevo ya 6 años en esta situación y a veces lo llevo fatal, me vengo abajo…. y la situación me lleva a hacer exclusivamente mi trabajo, y si puedo salir un poco antes de mi hora, me escapo. Quizás en mi caso entonces es verdad que soy menos productiva, pero es que -y no creo que sea la única- desde la reducción, recibo cero motivación por todas partes.
    ¿cambiarme? pues no se puede. A ver dónde vas llegando nueva (y con la “obligación” implícita de calentar la silla) pidiendo la jornada reducida o, como poco, cumplir el horario.

    Vamos que estamos todas haciendo malabarismos para que venga otra que seguramente tiene muchísima ayuda en casa a decir que es mejor no contratarnos. Venga ya!

  39. Hola:

    No me puedo quejar. Trabajo en un Ayuntamiento y puedo conciliar el trabajo y la atención de los niños (tengo 2), ya que disfruto de flexibilidad en la jornada (puedo entrar desde las 7:30 hasta las 9:30 y salir desde las 15:00 hasta las 17:00 horas). Hay días que tengo que traerme la comida para poder estar a las 16:30 en la puerta del cole, además disponemos de tiempo para ir al médico así como a las reuniones del cole.
    Pero la conciliación, no es solo los horarios de trabajo también es que las escuelas infantiles, sobre todo las públicas, estén mejor adaptadas a los horarios laborales, que su acceso sea mucho más fácil, ayudas económicas por tener hijos, bajas maternales más largas (como en el resto de los socios miembros de la Unión Europea), y que el empresario español tenga una visión mucho más amplia de lo que es un trabajador y que la productividad no es la presencia física en el puesto de trabajo sino que el trabajo salga en tiempo y además bien hecho. Hay que cambiar “el chip” y para eso falta mucho tiempo… No nos podemos rendir y tenemos que seguir luchando para que cambien las tornas, porque la maternidad no es solo cosa de la mujer sino también del hombre.

  40. Creo que es un tema serio, que en el escenario actual del país se torna aún más dramático. Tengo 34 años y soy madre de 2 niñas (de 7 y 2). En mi búsqueda de empleo me he topado con una ETT que me dijo claramente: “Llevas casi tres años sin trabajar” (cabe mencionar que ésos tres años estuve estudiando) “Las empresas ahora no contratan mujeres que hayan estado tanto tiempo fuera del mercado laboral”. Lo cual demuestra, nuevamente, que hay una serie de normas no escritas que nos dejan fuera. Las declaraciones de ésta señora sólo vienen a confirmarlo, como ya lo habéis dicho.
    Así que entre las propuestas de cambio hay que incluir una plataforma de “madres afectadas por la maternidad”, suena irónico y gracioso, pero tenemos que movilizarnos!! Y encauzar esa vergüenza e impotencia para conseguir el primer objetivo: exigir la dimisión de Mónica de Oriol!

  41. Os leo y es un reflejo de la realidad, la que dice que ya no eres nada más que madre, que no puedes ser una buena profesional (salvo casos excepcionales) y la única salida es renunciar a la proyección personal.
    Queridas que pensáis que estando embarazadas, de baja o con reducción de jornada tenéis algo: son cuestiones circunstanciales y temporales, que no blindan nada, el despido es posible siempre y ya no existen los salarios de tramitación; en cualquier caso es temporal, hay que pensar de dónde vamos a buscar las lentejas cuando no estemos de baja o demandando a las empresas por mala práctica. La queja no sirve.
    La cuestión principal es que ninguna empresa contrata a madres si puede contratar mujeres que no lo son, precisamente para que no exijan derechos que están basados en la protección de la familia y que se pueda criar a los hijos y no someterlos a una vida sin sus padres.
    La ridícula creencia del calentamiento de silla es penosa, y así va el país, con personas (ni hombres ni mujeres ni madres ni ná) que echan jornadas interminables delante del Facebook o cualquier tontá en una oficina en lugar de terminar sus tareas y estar en su casa atendiendo a su familia o a su perro o a hacer deporte, lo que sea.
    Todos conocemos casos de abuso, de bajas de maternidad o de no pagar impuestos, pero no significa que esté bien, y la mala práctica de algunos/as, no puede significar que el resto pierda un derecho, qué insisto es dónde se queda nuestra insigne empresaria y madre además de presidenta de un club de empresarios, Mónica Oriol.
    Las mujeres debemos reclamar nuestro espacio y respetarnos, a nosotras mismas y después entre nosotras, la que quiera currar sólo, que curre, la que quiera ser madre sólo, que lo sea, pero ya está bien de maltratarnos y juzgarnos entre nosotras ante una discriminación real.
    Yo no le deseo ningún mal a los jefes que no te valoran por ser madres, sólo que el karma les devuelva ese comportamiento hacia, por ejemplo, sus hijas, como aprendizaje no estaría mal.
    La palabra conciliación está viciada, ya no significa nada, comenzando porque nadie, madre o no, debería trabajar más de su jornada diaria, se pague o no (que suele ser no). Si no podemos trabajar para vivir, cómo vamos a tener hijos? qué les vamos a enseñar a los hijos? que sólo existe el trabajo?
    Somos mayoría en las universidades y en el paro, y eso es muy muy raro. Cada vez mujeres más preparadas para aceptar peores salarios y peores condiciones, y encima nos empeñamos en seguir cargando con la familia nosotras solas…

  42. Hola a tod@s!

    Yo os tengo que contar todo lo contrario!
    Desde qué me quede embarazada, baja por embarazo de riego, después 5 meses de lactancia más 4 de maternidad y los 2 meses de vacaciones no disfrutadas durante el embarazo y la maternidad.
    Me reincorporo a los 11 meses de tener a mi hijo reducida al máximo, y convocan promoción interna.Me presento porque no quiero perder la oportunidad y obtengo el puesto.
    Como voy al trabajo? Encantada no, lo siguiente. Me permiten disfrutar de mi familia y desarrollarme en mi trabajo.
    Importante, trabajo para una empresa privada española.
    Todavía quedan algunas en las que sí puedes conciliar

  43. Pues no estaría nada mal que algún gobernante influyente se pasara por aquí, y recogiese algunas de las ideas que habéis aportado, me parece que hay material suficiente para intentar cambiar las cosas.

  44. A mí después de 3 años en Tuenti y de pasarme medio embarazo currando desde casa, tras pedirle a mi médico el alta voluntaria, con un resultado que pudo ser un drama para mí y mi bebé, me despidieron por teléfono un viernes. El lunes me incorporaba, después de mi baja y dos meses extra que Leo estuvo en la UCI (me negaron disfrutar las vacaciones que tenía del año anterior -casi todas por cierto- con la excusa de que necesitaban que volviera cuánto antes, que había mucho trabajo!!)
    Ah! Y había pedido reducción de jornada porque por prescripción médica Leo no podía ir a la guarde…
    Total, muy bien todo, Telefónica.

  45. Habiendo “mujeres”, por llamarle algo, nunca conseguiremos mejorar a mejor, porque tenemos el enemigo en casa!!!

    Por eso creé mi tienda online, para poder pasar más tiempo con mi hijo, porque cuando trabajaba por cuenta ajena, y no tenía vistas de ser mamá, llegaba mi hora, y me piraba, pues me miraban mal!!!! Cuando llegaba antes que nadie, hacía mi trabajo y me iba, y lo dejé muy claro: mi tiempo libre no tiene precio.

    Pensé mucho en cómo lo llevaría cuando tuviera familia, y al poco, me despidieron así que genial!!! Más tarde me quedé embarazada, monté la tienda y genial!! Pero sí es cierto que el buenhijo ve poco a su padre y piensa que quién trabaja es él y no yo, pero con el tiempo se irá dando cuenta 😉

    Me parece genial las soluciones que aportas, sobre todo la ayuda a los autónomos, que pagamos una pasta tengamos o no beneficios, y también me parece genial el teletrabajo: vas 2 días a la oficina y ya, si total estás sentada en tu sitio sin casi hablar son nadie.

    ¡¡Juntas lo conseguiremos!! 😉

  46. Pues efectivamente eso es asi!! Yo lo he vivido!! Despues de tener a mi hija mayor y posterior despido al año, tuve un segundo hijo y al decidir volver a incorporarme al mercado laboral …en las entrevistas que pasaba la pregunta de rigor era..¿tienes hijos? ¿que edad? y posteriormente el gesto de ” ni de coñas…con dos niños pequeños”. No te dan la oportunidad de demostrar que ante todo eres profesional y eficiente, no una calienta sillas que se queda horas extras mientras mira la venta por catalogo del mail. Por lo que decidí junto a dos mujeres en la misma situación crear nuestro propio autoempleo y ayudar en la promoción de mujeres que también hacen malabares para criar a sus hijos y ser profesionales. (www.mujeresconarte.com)
    Todo esto cambiara, cuando en realidad TODAS tengamos la misma forma de reaccionar ante el trabajo y la maternidad….pero esto es tan complicado…. que nos tocara seguir nadando contracorriente y demostrando que lo que valemos.
    Enhorabuena por vuestra página.

  47. Os cuanto mi caso.
    Trabajaba en el sector de la informática. Profesional muy apreciada por los clientes y con muy buenas referencias. Nunca había faltado al trabajo mas de lo habitual y todos mis compañeros, casi todos hombres, hablaban maravillas de mi.
    Casualidades de ka vida tres o cuatro días antes de comunicar mi embarazo en una reunión con los jefes todo eran alabanzas hacia mi trabajo y mi profesionalidad. Pues bien, en cuanto comunique el embarazo la cosa cambió de modo radical.
    Me sacaron del proyecto en el que estaba y me aseguraron por activa y por pasiva que me colocarían en otro cliente que no habría problema etc.
    Al segundo día de comunicar el embrazo me mandan a una entrevista con un cliente y que casualidad que nada mas volver de la misma me piden que devuelva el portátil (mi herramienta de trabajo por otra parte) y que al día siguiente vaya a otra entrevista.
    Fue llegar a casa y comprobar el correo electrónico y encontrarme con un email con la carta de despido pidiéndome que pasase a firmar el finiquito.

    Su motivo era que ningún cliente me quería. Que no servia para realizar el trabajo que había estado haciendo todo ese tiempo. Tal cual lo leéis, sin paños calientes, en dos o tres días había pasado de ser una profesional super valorada a ser un cero a la izquierda por el simple echo de estar embarazada.

    He de decir que para esa fecha estaba embarazada de casi 6 meses, se notaba bastante pero nunca considere que tuviese que comunicarlo antes ya que podía realizar mi trabajo perfectamente. Fue algo que nunca oculte y que todo el mundo podía ver.
    Bueno pues alguno de mis compañeros me presiono para que no denunciase la situación advirtiéndome incluso con que si lo hacia no volvería a tener trabajo en ramo.
    Ni que decir tiene que lo denuncie y ni que decir tiene que actualmente casi 4 años después mi compañero resulto tener razón y no he vuelto a trabajar en el ramo.
    Ahora por motivos personales me he trasladado de país y espero aquí poder volver a trabajar ya que aquí si suelen respetar un poco mas el tema de la conciliación o al menos eso me han contado….

  48. yo lo veo muy negro…ahora estoy embarazada y entre que estuve sangrando en el primer trimestre por amenaza de aborto y reposo y luego con la amniocentesis,vamos,porque he tenido la “suerte” de estar embarazada y en paro,sino,hubiese cogido la baja con 6/7 semanas de embarazo y evidentemente no me hubiesen renovado el contrato,yo lo que hice fué “aprovechar” que terminó mi contrato para buscar el embarazo,porque sabía que era temporal…mi mayor preocupacion ahora es que haré con mi buenahija cuando tenga que reincorporarme al mercado laboral (si es que encuentro trabajo tras año y pico entre embarazo y demás) porque la verdad es que me hace muy poca gracia dejarla con nadie que no sea el padre…por “suerte” hoy en día,lo más que te ofrecen son trabajos de media jornada,así que dudo bastante que la niña se quede todo el día sola la verdad…mi marido pobre echa mas horas que un reloj y en fin…sabemos perfectamente el cachondeo que supone que un padre pida baja paternal,así es la vida….de machistas no salimos y lo más triste es que las primeras machistas son las mujeres,conozco a muchas,muchisimas que han mirado por encima del hombro a sus compañeras embarazadas porque fisicamente no pueden hacer determinadas funciones,como levantar un mueble de 100 kilos para que lo cargue un cliente en una tienda por ejemplo,y en el fondo hay algo que sí que es cierto; las mujeres nunca seremos igual que los hombres porque tenemos la capacidad de ser madres,y al estar embarazadas,en ciertos trabajos fisicos, eso choca de frente con la igualdad que queremos conseguir respecto a ellos en cuanto a funciones…además siempre hay alguno que te dice “no quereis igualdad????”lo comento porque lo he vivido,y mientras me he dejado la espalda intentando levantar un mueble que no podía,tenía a mi lado un compañero lijando tranquilamente la esquina de otro mueble…eso me llega a pasar embarazada y con el riesgo que tenía de aborto y quien sabe que hubiese pasado… en fin….en lugar de protegernos esos meses nos marginan,y creo que los culpables son los que nos gobiernan,ya que ellos deberian fomentar la conciliacion quizá dando alguna ayuda por cada baja maternal como sí hacen en otros casos..no sé si esa sería la solucion…

  49. Mi caso tiene un poquito de muchos otros casos…

    Cuando me quedé embarazada todo fue alegría y buen rollito tanto con mi jefa como con mi compañera, pero al volver de la baja, de eso, nada. Allí cada una quería mantener sus horarios y sus beneficios y otra madre (yo) solo iba a querer sacarle lo que era de ellas. Por suerte o por desgracia, solo tuve que convivir con eso menos de un año porque cuando mi peque tenía solo un añito, hicieron un ERE y yo fui una de las perjudicadas…

    Después vino el buscar trabajo y pasarse toooooodo el 2012 sin hacer ni una triste entrevista para terminar casi al límite de agotar el paro trabajando de algo que no es lo mío y a media jornada porque si quería jornada completa era horario partido y de 9 a 20.

    ¿Soluciones? Un cambio de mentalidad general, tanto en cuestiones de igualdad como de productividad, donde se prime más cómo se produce y no solo cuánto, y las personas sean más importantes que las cosas…

  50. Es cierto que la conciliación es muy difìcil, y mientras diseñen las leyes y dirijan empresas hombres o mujeres que no son madres, estamos apañadas.
    Es cierto que el rendimiento de la mujer que es madre no es el mismo, sobre todo al.principio de la maternidad, pero eso es debido a que nuestro cuerpo cambia mucho físicamente, sumado al cansancio al.que estamos sumidas. También hay que tener en cuenta que el ppsparto no solo dura lo que la cuarentena, sinó que dura al menos una año y medio, y después de este tiempo, ya nada es lo mismo, somos mujeres diferentes.
    El.problema es que esta sociedad no acepta estos cambios y se nos sigue exigiendo lo mismo que antes.
    No digo que ya no seamos capaces de trabajar, sinó que nuestra apprtación al.trabajo es diferente, apprtamos otras cosas, no que sean.pocas, sinó que son otras.
    Es importante que el mundo laboral se adapte a las necesidades que tienen las madres, y que sepa aprovechar las nuevas cosas que ahora podemos aportar.

  51. Veo que el tema está calentito… Desde luego Mónica Oriol ha saltado a la fama de la peor manera.
    Os cuento mi caso:
    Desde que soy madre y me reduje la jornada, se multiplicó mi trabajo, me cambiaron de sitio una temporada y me arrinconaron mirando a una pared, no he tenido subidas de sueldo ni bonus. Os prometo que no hubo otro cambio en mi actitud, ni dejé de hacer mi trabajo. Pero esa es la realidad y la de TODAS las madres de mi empresa, casualidad?
    Mis propuestas para la conciliación: teleteabajo y flexibilidad. Flexibilidad en empresas y colegios, que no lo ponen fácil para asistir a tutorías, funciones de Navidad, etc.
    Cumplir el horario laboral y acabar con la lacra de “calentar la silla” por que está bien visto.
    Situarnos en el huso horario que nos corresponde. Está demostrado que produciríamos más si estuviéramos en en el huso correcto.
    Cambiar el late night tanto de TV como de cines, teatros, etc.
    Todo eso nos ayudaría a conciliar, pero sobretodo APOYARNOS ENTRE MUJERES!!!

  52. Leo todos los comentarios y me invade la tristeza y también la rabia. Para responder a la pregunta, claro que he tenido problemas cuando me quedé embarazada, incluso antes de dar a luz, recuerdo una conversación con mi jefe que me preguntaba, cómo me las iba a arreglar cuando fuese madre, creo recordar que le respondí que “como todo el mundo y que ese hijo era también de mi marido”. Desde que supieron que estaba embarazada me doblaron la carga de trabajo, salía tardísimo, estaba cansada y terminé teniendo un parto prematuro. Como me “fui” antes de la baja maternal oficila (tocate los cojones, que me fui al hospital por amenaza de parto prematuro) me sacaron cantares en el trabajo, “que vaga, qué floja y mira que dejarnos en la estacada…” Esas voces no se acallaron hasta que tuve un hijo que nació prematuramente y entonces si, se callaron un ratito para volver con fuerzas renovadas cunado volví de la baja, volví y no pedí ni reducción ni ná pero aún así me metieron en un armario, me aislaron, me quitaron la parte interesante del trabajo y me obsevaron marchitarme, estar triste y llorar. Entonces, cuando estaba bien bajita de ánimo, asestaron el golpe definitivo, usted ya no es tan competente como antes, no tiene el interés de antes, su trabajo es insuficiente y si esto sigue así la tendremos que echar (es que usted con su actitud nos obliga oiga !). Reaccioné no como ellos esperaban (querían que me hundiese más y me fuera por la puerta chica con el rabo entre las piernas a pagar mi delito de ser madre) pero yo sentí un odio profundo, visceral, una rabia pura y dije “de aqui tu no me echas, por mis ovarios” Y les hice un paripé para el oscar de la mejor actriz, la más feliz, la más contenta era yo, me das un trabajo aburrido, me encanta, me cambias de oficina 3 veces en 6 meses, cada vez me gusta más mi nueva oficina, etc, etc. Este jueguito duro 2 años tras los cuales ya no podía más, estar actuando todo el día es cansadísimo y cuando estas en la vida real ya no sabes ni que sentir. Dimití y encontré un trabajo mejor y mejor pagada y me fui, no sin llevarme conmigo mucha inseguridad y el sentimiento de que no valia nada, que costó mucho abandonar.

    Eso,sí, mi segunda maternidad, nada que ver, estuve de baja casi todo el embarazo por problemas y no me pusierion ni una pega, trabaje desde casa lo que quisé y pude y me sustituyeron rapidamente. Cuando volvi todo como antes y al año, me ascendieron.

    Dos experiencias opuestas completamente.

    La maternidad siendo profesional es una TOMBOLA !

    1. madre mia se me han puesto los pelos de punta al leer tu historia….tela marinera

  53. Aburrida me tiene el tema. La señora de Oriol ésta no es más que una de las tantas empresarias que a pleno pulmón dicen lo que piensan, y lo que piensan es lo más rentable para ellas y su sector, obviamente. Claro está que la situación política, social y laboral del momento les hace adoptar esa postura que ya no es que sea machista,es que es casi tercermundista.
    Trabajo en la administración pública, en políticas de igualdad precisamente. Ámbito en el que estamos sufriendo unos recortes de cagarnos y ámbito que mucho me temo que si esto va por el camino que va, acabará desapareciendo. Porque a ojos de los demás no es necesario el ámbito de igualdad, ni el de la educación ni el de la sanidad…etc.
    En fin, que esto es un despropósito lo mires por donde lo mires, atenta a los derechos más básicos de la mujer, de la reproducción y si nos ponemos ya radicales del todo, hasta de la raza humana.
    Os contaré mi caso. Me quedé embarazada y lo comuniqué a las 15 semanas. Todo el mundo se puso las manos en la cabeza porque tal y como estamos, quién iba a sustituirme?? No se pensó en si cargaba o no cargaba peso, en si necesitaba soporte… De hecho, no lo necesité porque tuve un embarazo perfecto rindiendo igual o más que antes del embarazo y encima asustada por si en el trabajo iban a mirar mejor a mi sustituta que a mi… que esa es otra, estamos en un momento tan precario que una sustituta se vuelve un ave rapaz que viene a aprovechar que estás embarazada para quitarte el puesto… Cogí la baja a los 8 meses y una semana de embarazo con 22 kilos de más en mi cuerpo y acabando las noches (yo salgo a las 21.30h) con las piernas elefante, que me costaba pisar el accelerador al volver a casa… tortuga en carretera. Tuve a mi peque, hice mi baja laboral y mi compactación de lactancia y tuve que incorporarme al trabajo cuando el niño tenia 5 meses con las hormonas todavía revueltas, un sentimiento de culpa enorme y con miedo de que mi vuelta no fuese muy aceptada. Afortunadamente todo fue cuestión de tiempo. Pero ahora estoy pidiendo flexibilidad horaria (que no significa hacer menos horas ni descuidar mi puesto de trabajo) para poder llevar al niño a la guarde y se me hacen los locos, con lo que deduzco que mientras he estado callada y pasando por el aro era una gran trabajadora y ahora que pido algo para mí y mi pequeño, ya les estoy empezando a fallar… así que no sé si me lo concederán o tendré que verme obligada a cogerme una reducción de jornada para poder conciliar guarde, casa, niño y trabajo…

  54. Soy malamadre (con denominación de origen) de familia monoparental y orgullosa de serlo cada vez que tengo que renunciar a algo (el mes pasado en concreto a tres trabajos en los que daba el perfil pero que son del todo incompatibles con un tiempo y atención que son de mi hija). Pero para poder sacarla adelante necesito trabajar así que os pido dos cosas: 1.- si alguna de vosotras sabe de alguna oferta de trabajo en horario de mañana o puede / quiere ayudarme a promover mi CV que por favor me escriba a pilar1502@yahoo.com ; 2.- vamos a crear una plataforma que no sólo defienda nuestros derechos sino que impulse valores que provoquen un cambio social y de mentalidad en este país.

  55. Me quedé embarazada a los 26 años con dos carreras, un máster, nueve años de noviazgo, ocho años de experiencia en distintos campos relacionados con mis estudios (casi siempre como becaria, a modo de prácticas y sin alta en la seguridad social) y un trabajo precario de teleoperadora a media jornada al que accedí después de dos semanas de formación y criba de candidatos (trabajando sin cobrar durante dos semanas, de 20 solo nos contrataron a 2 personas, 3000 candidatos para un trabajo de menos de 500 euros al mes a media jornada). No sabía que estaba embarazada durante el proceso de selección, pero a las tres semanas de empezar a trabajar me enteré de que esperaba un bebé. En ese tiempo despidieron a dos compañeros por no cumplir objetivos. Acto seguido tuve una amenaza de aborto e intenté disfrutar la baja de dos semanas que me había dado mi doctora. Mi sorpresa fue que, al no haber cotizado lo suficiente en los ultimos dos años, no tenía derecho a esa baja y la Seguridad Social no se hacía cargo de ella. Lo siguiente que supe fue que me habían por medio de un burofax. Estaba en periodo de prueba (de tres meses) y no podía hacer nada al respecto… Como ya no podía ser beneficiaria de nadie y no me había casado aún tuve que declararme “sin recursos” y hacer una tarjeta de la SS especial para poder disfrutar de atención médica pública y gratuita. Si no hacía este trámite (del que me enteré por casualidad) podían cobrarme por el seguimiento del embarazo y el parto en la sanidad pública.

    Di a luz hace año y medio y continúo buscando trabajo desde entonces, pero con una niña a cuestas es muy difícil. Solicité plaza en guarderías y casas de niños públicas para tener unas horas al día para dedicarme a la difícil tarea de reconducir mi vida profesional, pero me la denegaron al no reunir puntos suficientes por no estar trabajando. Nunca he cobrado prestación por desempleo y por suerte mi ahora marido gana lo suficiente para ir tirando con bastante dignidad y nuestras familias nos ayudan con algunos gastos. He intentado trabajar en casa, pero me ha resultado imposible pasándome el día sola con una bebé que aun a día de hoy mama muy a menudo, demanda mi atención constantemente y se despierta cuatro y cinco veces cada noche. El buenpadre la ve muy poco porque le toca trabajar a destajo.

    Hoy, haciendo un esfuerzo titánico para poder pagarla, la buenahija ha ido por primera vez a la guardería, una privada que por suerte nos ha becado. He aprovechado sus dos primeras horas de guardería para trabajar a destajo desde la cafetería de al laso…

    Tenía (y tengo) un plan, estaba armada hasta los dientes para hacerme con mi tan ansiado trabajo, fuera cual fuere, preparando cosas en solitario, buscando proyectos como freelance para tirar… La semana pasada esta mujer me desarmó, me pisoteó sin saberlo, me hizo creer que iba a pasar de ser una joven licenciada sin empleo a una treintañera parada de larga duración. Pero no podrán conmigo, estot dispuesta a demostrar que lo que he peleado durante todos estos años no ha sido en vano, en este mundo loco en el que incluso las madres en paro tenemos problemas de conciliación, en el que no vemos posibilidad de futuro, en el que parece que nadie piensa en nosotras ni nuestras escasas (casi nulas) posibilidades de incorporarnos al mundl laboral… Me encanta ser madre, es lo mejor que he hecho en mi vida, pero eso no me hace menos válida, menos capaz. No pude esperar a tener una mejor situación laboral porque las cosas sucedieron así, pero lo más triste es que creo que con hija o sin ella, el panorama sería bien parecido en mi caso…
    Qué asco, qué rabia y qué imporencia!

  56. Lo que dijo la señora Oriol, aunque políticamente incorrecto, es lo que nos pasa por la mente a todos las pymes..sin perjuicio de que, si en la entrevista, tienes la sensación de que estás ante un diamante en bruto, la contrates..porque mantener una empresa a flote es caro y quieres minimizar los riesgos.. Sólo aceptas uno que te resulte rentable..y de trabajador@s mediocres, sean o no madres, está el país lleno.. Y si lo que quiso decir es que cuanto más blindan a las mujeres, en la práctica más difícil les están poniendo encontrar un puesto de trabajo, también es verdad..

  57. Como madre de dos niños y trabajadora en un sector como es el comercio se de buena tinta que las mujeres somos discriminadas por ser madres. Por norma general se contrata a mujeres jovenes es un sector mayoritariamente femenino , mal remunerado y que en el despertar de la mujer en el mercado laboral era un complemento al sueldo del marido. Ahora en cambio es mayoritariamente un sueldo con el que vivir o sobrevivir si estas sola. A pesar de emplear a mujeres la conciliacion laboral es practicamente inexistente con horarios totalmente incompatibles con las tareas basicas de una madre, normalmente entras a trabajar a las 7.30 ( ya no puedes llevar a tu hijo al cole ) y sales a las 15.00 en el mejor de los casos ( tampoco llegas a recogerlo ) y de tardes sales a las 10.30 asi que cuando llegas a casa ya estan dormidos. No hablemos si haces turno partido. Salir a tu hora es ser tachada de mala compañera, tener hijos no es una excusa, arreglate. Pedir reduccion de jornada es ser la apestada y normalmente tienes que recurrir a los tribunales para que se te reconozca ese derecho y despues que te cuelguen el san benito. Cuando oigo declaraciones por parte de gente como esa señora me resulta facil comprender que si ganas el sueldazo que tienen ellos es muy facil conciliar la vida familiar co la laboral, sencillamente tengo dinero suficiente para alquilar una falsa mama que haga mi trabajo familiar por mi, que recoja a los niños, les de de come y cenar, les lleve a las actividades extraescolares y asi no ser incordio en el mercado laboral. Lastima que haya tantisimos que piensen como ella.

  58. Yo hoy mismo. La semana pasada en pleno virus me llamaron para formar parte de un gabinete de prensa electoral. Me las apańé para no parecer embarazada y no sé cómo lo conseguí. Entré. Hoy mi barriga gigante no me ha dejado opción y he tenido que lucirla. Me han mirado y preguntado de todo. No es más que una colaboración pero era como un extraterrestre. Mi nueva compi me dijo que qué pena que ya no pudiera seguir mucho más tiempo con ellos (????) Como si tuviera la peste!!! No estoy asegurada así que no me daré de baja. Pretendo teletrabajar cuando nazca la nueva pero no sé. . Creo que ellos no O.o una pena…

  59. En mi caso tengo la suerte de poder conciliar trabajo y maternidad a base de pagar: por miedo a que se pongan malos, por tranquilidad durante las vacaciones y por mil ventajas más, nuestra solución está en pagar y tener una persona que nos ayuda. Se me va casi todo el suelo en ello, pero está siendo la única manera de no tener que pedir “favores” (modo ironía ON)en la oficina.

  60. Este fin de semana tuve un debate sobre este tema con un pequeño empresario y su propuesta para solucionar el tema de las bajas de maternidad era esta:
    Por qué el gobierno en lugar de sacar leyes absurdas que no benefician ni a las mujeres ni a los pequeños empresarios (no olvidemos que siempre son los que pagan el pato ya que los grandes no tienen esos problemas) no destinan una parte del suelto de todos, hombres y mujeres, para sufragar las bajas de maternidad. Nos quitan una parte para hacienda, otra para la seguridad social, etc. porque no pueden quitar otra parte destinada a pagar la seguridad social de la persona, da igual que sea el padre o la madre, que coja la baja. Según él el hecho de no tener que pagar la seguridad social durante los meses de la baja supondría una gran ayuda y de esa forma ya no habría tantos miramientos a la hora de contratar.
    Ya sé que ahora entramos en el debate de si todo lo tiene que pagar papá estado y que sería un impuesto más pero creo lo pagaríamos todos con gusto porque los hijos de los dos no solo de las madres (bueno siempre habrá algún retrogrado que dirá que nos lo tendrían que quitar solo de la nómina de las mujeres, pero espero que sean los menos).
    ¿Qué os parece esta propuesta? ¿Creéis que sería factible?

    1. Yo creo que no. La gente que no quiere/puede tener hijos probablemente diría que por qué tiene que subvencionar ese tipo de baja, que no es baja, sino PERMISO DE MATERNIDAD.No es mi opinión para nada, ¿eh? yo soy de la opinión de que se pagan impuestos para algo, para este tipo de cosas, por ejemplo.

      Yo estoy totalmente de acuerdo con el comentario 28:

      “Marisa dice:
      6 octubre, 2014 a las 10:55 am
      Pues yo creo que las soluciones no deberían ir tan orientadas a la mujer (aumentar su baja, fomentar su jornada reducida, teletrabajo…) que también, si no sobretodo al hombre. Mientras no se involucre al hombre las cosas seguirán igual. Por qué en las reuniones del cole el 90% de los padres que asisten son las madres, igual que al parque, al pediatra, a los cumples… Más medidas para los padres y no solo para las madres.”

      Mismamente este blog: ¿existen este tipo de blogs de padres? Hay muchísimos blogs sobre el tema bebés, embarazo, hijos, crianza, porteo… Y todos los que he visto son de mujeres ¿y los padres? Nunca he leído ningún comentario en ningún foro de un papá diciendo que se siente culpable por mandar a su bebé a la guardería, o que llega tarde al trabajo porque tiene fiebre o que no puede “conciliar”; en este país se da por hecho que eso son “cosas de mujeres” y mientras eso no cambie, vamos a tener un lastre tremendo.

      En Islandia, el permiso de maternidad es de 9 meses, a repartir como quieran entre el padre o la madre. De este modo, en una entrevista de trabajo, siendo mujer u hombre, no sabrían quién va a disfrutar qué cantidad de ese permiso.

      Me parece que la sra. Oriol ha hecho un comentario desafortunado pero es la pura verdad. Y no creo que sea machista, es simplemente económico: si un hombre va a una entrevista de trabajo y pide por delante la reducción de jornada, o dice que tiene una enfermedad o una minusvalía o cualquier tipo de problema que previsiblemente le lleve a coger una baja ¿le llamarían para la siguiente entrevista?

  61. Tras una traumática reincoporación de mi baja maternal, confiaba en, esta temporada sí, poder conciliar mi vida familiar y laboral.

    Estaba trabajando de 8.30 a 16.30, cumplía mi horario, 38 horas a la semana, y mis funciones. Yo estaba contenta, mis compañeros también y, yo diría, que también mi jefe. Estoy conectada al teléfono toda la tarde y si tengo que hacer llamadas o gestiones desde casa las hago.

    Pero… Hace una semana mi jefe me comunicó que no podía seguir en ese horario, que tenía que hacer jornada partida y salir más tarde.

    Pufft

    Mi bebé ya tiene un año. Desde que volvimos de las vacaciones lo dejaba su padre en la guarde a las ocho y yo lo recogía, corriendo! A las cinco.
    El año pasado su padre pidió salir una hora antes del trabajo, a las cinco, y lo recogía a las seis, pagando una hora extra en la guardería… Este año es imposible que él salga antes.

    En el trabajo me piden que, además de la hora extra de guarde, busque una canguro.

    Yo también estoy muy lejos de Tierra Santa. Por desgracia, no tengo quien me ayude.

    En los últimos meses he tenido que hacer muchos esfuerzos… Ser madre, el primer reto. Trabajar en catalán… Siendo de Tomelloso, toma ya! (En junio y julio me pasaba la tarde con una ‘pareja linguística’ en lugar de en la piscina con mi hijo… Y hacer malabares con los gastos, puesto que ahora tengo menos ingresos que antes de dar a luz, que cobraba horas extras y viajaba habitualmente.

    Creo que tengo que estar MUUUY orgullosa, porque he superado todos los retos y piedrecitas en el camino.

    He pasado muchos momentos de depresión, de la que creía que estaba saliendo y nunca saldré. Tengo a mi hijo, que es el mejor regalo. Y sí, quiero conciliar, porque quiero disfrutar de él! Porque ni me he dado cuenta y ya tiene un año!! 13 meses!!

    Ojalá pudiera reducir la jornada, no sé si me va a compensar económicamente. Alguna me puede ayudar?

    Y no soy tan valiente como algunas de vosotras para emprender… Si me toca el Euromillón…

    Yo sólo quería ser feliz, y ahora sólo quiero que mi hijo sea feliz.

    Gracias, por hacer que no me sienta sola

  62. Soy madre y soy empresaria. Mi punto de vista desde el otro lado de la barrera es claro: se necesitan FACILIDADES No es que yo no quiera contratar a mujeres o mire la edad, es que si mi empleada se queda embarazada y tiene un embarazo de riesgo, los meses que está en casa yo tengo q pagarle su sueldo MÁS el de la persona que la sustituye. Lógica? Ninguna, pero es real. Si la ley no ayuda a las empresas para que no tengan miedo en aspectos como este, como voy a contratar a lo loco? Mi empresa es pequeña y una persona q falta implica que ese día no facturo por que tengo el personal justo y los números me salen aún más justos.
    Véase, que si mi empleada me dice que esta buscando quedarse embarazada yo rezo para que el embarazo vaya fenomenal y aguante hasta el último momento y me pasó una mañana calculadora en mano

  63. Lo de la conciliación es un cuento chino.A mi con el cuarto hijo me “invitaron a irme a casita”, después de 12 años dando a la empresa el 1000*1000.Yo aún no lo entiendo y eso que me aseguraban que en la empresa formábamos una gran familia. No lo sé, será q yo por familia entiendo otra cosa.Mi exjefe, además tiene siete hijos. Realmente hay veces que no entiendo nada del mundo laboral.

  64. Hola a todas!

    Voy en el bus que me lleva a mi trabajo en el que, como la mayoría y tras mi segundo hijo, soy un absoluto cero a la izquierda a pesar de tener un cargo de supuesta responsabilidad.

    Mi día comienza muy temprano. A las 6 estoy en pie, después de ‘colechear’ con el pequeño y, entre toma y toma, acercarme un par de veces a tapar al mayor, darle agua o consolarle porque está soñando con algo feo.

    Me acuesto tarde porque, después de los baños, la cena, el cuento, el peque que no se duerme y 5 minutos de conversación con el buenpadre por saber de su día, recojo los juguetes, limpio la casa, preparo la ropa del día siguiente, pongo una lavadora, recojo otra.. y entre tanto, contesto algún email del curro que no me dió tiempo a responder mientras empujaba al buenhijo en el columpio o preparaba la merienda.

    Me siento afortunada porque el buenpadre me ayuda todo lo que puede cuando llega, ya a la noche pero igualmente de frustrada e impotente por no llegar a todo.

    Creo que tenemos un problema de base cultural muy grande. La sociedad es machista pero nosotras también. Mi empresa tiene una plantilla mayoritariamente femenina y, sin embargo, no saben qué es conciliar, aunque lo sueltan en los comités de dirección como cuando el buenhijo aprende una palabra nueva.

    Y llego tarde otra vez. Gracias por hacer de pañuelo de lágrimas y servir de esperanza de que se pueden hacer las cosas de otra forma.

    Qué ganas de emprender algo que me permita disfrutar de mi familia y contratar a esas mujeres entre 30 y 40 con tantas ganas de hacer cosas.

    Besos!!

  65. No me puedo creer que una mujer afirme semejante cosa, el gobierno se preocupa por la tasa de natalidad, los propios empresarios quieren tener hijos, las empresas contratar a profesionales cualificadas, pero en el momento de la verdad la sociedad da la espalda a las mujeres. El capital más importante de una sociedad, de un país, del mundo, son los niños, si no facilitamos el sostenimiento de la estructura familiar qué nos queda? niños que se crían sin sus madres/padres, mujeres frustradas con sus carreras truncadas, paro, o mujeres enfermas de estrés… Opino personalmente que nos han engañado, para que luchar por una carrera profesional si te van a dar la patada por tener un proyecto vital? O nos apoyan o es preferible mil veces quedarse en casa si hay que elegir uno de los dos proyectos.

  66. Antes de nada decir que mis convicciones políticas difieren muchísimo de las de la Sra Mónica Oriol, y en segundo lugar que trabajo como abogada laboralista intentando que se cumpla al máximo posible el Estatuto de los Trabajadores. A pesar de ello tengo que reconocer que en parte, y sólo en parte esta señora lleva razón. Evidentemente considero que la mujer que desee lo que viene a llamarse conciliación de la vida familiar y laboral, se acoja a una reducción de jornada o incluso excedencia, pero no es menos cierto que lo que no se puede pretender es trabajar en jornada reducida hasta que tus hijos tengan 12 años y pretender a la vez alcanzar puestos directivos de responsabilidad que exigen en la mayoría de los casos jornadas no de 8 horas sino de 12. Lo que esta señora viene a decir con lo de casarse con un funcionario o un marido al que le gusten los niños significa ni más ni menos que o bien nos planteamos un modelo de familia en el que el padre asuma igual o incluso más responsabilidades hacia los hijos para que su mujer pueda alcanzar puestos directivos (si es lo que quieren) o si por el contrario asumimos que ese papel principal corresponde siempre y en todo caso a las mujeres debemos asumir que ese éxito profesional nos estará vetado. La llamada conciliación de la vida laboral y familiar puede estar bien pero entiendo que no puede convertirse en una trampa para evitar el avance profesional de las mujeres. Por último tengo que decir que me molesta enormemente que se identifique conciliación con mujer, ya que estamos en la mentalidad de siempre, mismo perro con distinto collar.

  67. Estoy de acuerdo con todas las propuestas que planteas para fomentar la conciliación y proteger la maternidad. pero me falta alguna que incida en una mayor implicación del varón en la crianza de l@ hij@s y también en el cuidado de las cuestiones domésticas. Reconozco que por más que me devano los sesos no se me ha ocurrido nunca cómo se puede conseguir, ni siquiera con el “buenpadre” que me acompaña y que por mucha buena voluntad que ponga sigue “ayudándome” en lugar de “compartir conmigo” las cargas domésticas. Una anécdota: el año pasado pidieron a mi hija y sus compañeros de clase, de 11 años, que dieran el teléfono móvil de su padre o su madre por si era necesario avidar para alguna emergencia. De una clase de más de 20 sólo una niña se sabía el teléfono del padre. todos los demás sólo pudieron proporcionar el de la madre ¿por qué?. Porque somos nosotras las que salimos corriendo cado se ponen malos, se rompen una pierna, las que nos sabemos todo el calendario semanal de extraescolares, el horario de las tutorías, el nombre de las otras madres de l@ amig@ de nuestr@ hij@s y hemos hecho con ellas un grupo de guasap. ¿O conoceís algún chata que esté formado sólo por “papás del cole”?

  68. Al margen de mentalidades reaccionarios como las de la Sra Oriol cuya ascendencia franquista la define bastante bien, considero que como mujer tengo que reconocer que el problema no deriva de la baja de maternidad, apenas 4 meses, sino del abuso que en muchos casos se hace de las bajas durante el embarazo. Tengo amigas que nada más conocer que están embarazadas ya me decían con precisión matemática en qué mes se cogerían la baja. Al margen de casos de verdadero riesgo en el embarazo, la mayoría de las bajas se cogen porque te duele la espalda o tienes los pies hinchados. Evidentemente yo sufrí esas molestias en mis dos embarazos, a pesar de lo cual trabajé justo hasta el día anterior a romper aguas (ya estaba con contracciones). Soy yo más valiente que el resto de embarazadas? tengo una mejor predisposición genética?. Pues no, ni yo ni el resto de mujeres autónomas que hacemos lo mismo, y lo hacemos porque no podemos (ni queremos) dejar de trabajar, ni por nuestros clientes ni de cara a subsistir con la mierda de paga que nos dan a las autónomas en las que incluso nos obligan a seguir pagando la cuota. Con esto lo que quiero decir es que si realmente queremos una igualdad en el trabajo tenemos que hacer un esfuerzo durante el embarazo que no es lo mismo que enfermedad, Después de parir debemos hacer otro esfuerzo aun mayor que es el de mentalizar a los buenospadres de que los hijos son cosa de los dos por igual, a mi no me basta que me “ayude”, eso le valdría a mi madre pero a mí NO. Que se impliquen exactamente como nosotras y de paso que se metan ellos en los fastidiosos foros de was de madres del colegio, esos foros donde madres histéricas no dejan de mandarte mensajes sea cual sea la hora del día aun cuando teóricamente están en horario laboral. Supongo que para muchas seré una mala madre pero de las de verdad, de las que no tienen “instinto”, pues sí que lo tengo, pero también tengo “instinto” de profesional, de esposa, de amiga, de hija, y en definitiva de adulta que se niega a que en una comida de matrimonios con hijos, en un lado se sienten las mujeres y los niños, hablando de “cosas de mujeres” y al otro lado los hombres, tomando el gin tonic y hablando de futbol y banalidades, sin embargo cualquier domingo esta es la escena que te encuentran en muchos locales “de familias”.

  69. Chicas, sin ánimo de juzgar (para empezar porque yo no tengo niños así que no sé de lo que hablo), lo que veo desde fuera es que algunas de vosotras habéis asumido que la reducción de jornada y el cuidado de los hijos os corresponde a vosotras y no a vuestras parejas. No podemos pedir a los empresarios que entiendan lo que nosotras mismas no exigimos en casa… No sé qué haré cuando me llegue el momento pero lo primero es exigirle más a mi marido que a mi jefe…

    1. No es mi caso, puesto que yo sigo a jornada completa, pero imagino que si te puedes permitir reducir un poco ingresos, puedes reducir un poco el horario para cuidar a tus hijos…total, para pagar canguros! Este no es mi caso, en primer lugar porque tengo horario flexible y porque en mi casa soy yo la que más cobra (algo que no debería ser raro!!). Pero entiendo perfectamente que en muchos casos se proceda así…vamos!, yo si pudiera estar más tiempo con mis hijos lo haría FIJO! , independientemente de lo que haga mi marido con ellos!! 😉

  70. Quizá es que yo me he hecho muy mayor. Cuando era joven, soltera y sin hijos tenía los mismísimos propósitos que os escucho a vosotras: no permitir que la maternidad y la vida doméstica doblegara mi vida profesional y EXIGIR a mi pareja un compromiso igualitario. Debe ser que la vida me ha pasado por encima, porque sigo pensando lo mismo, pero he sido incapaz de llevarlo a la práctica. Reconozco que he claudicado en muchas cosas, y no tengo claro que siempre haya sido de forma consciente, pero mi experiencia es que hay luchas que desgastan tanto que como se suele decir “perdonas el bollo por el coscorrón”. No estoy orgullosa de lo que estoy diciendo, pero la verdad es que ha llegado un momento que prefiero evitar broncas, ser siempre la mala de la película, pegarme con todo mi entorno y asumir determinados status quo, o ahorrarme energías para batallas que, personalmente, me merecen más la pena. Supongo que ahora en lugar de parecer una mala madre lo que parezco es una traidora a la causa porque mi postura no ayuda mucho a que las cosas avancen. Pero lo malo es que veo que esto no sólo me ha pasado a mi. Estoy rodeada de mujeres de mi generación (tengo 43 años) que crecimos con unos planteamientos que no hemos podido o sabido mantener. Soy consciente de que hay ejemplos (minoritarios) de todo lo contrario, pero mi sensación es que todavía son insuficientes las parejas en las que se comparten las cargas domésticas o, a la hora de decidir, la reducción de jornada o la excedencia se la coge él. Deseo fervientemente que quienes venís por detrás tengáis más imaginación y más coraje para luchar contra unas barreras que, por invisibles, son más difíciles de derribar. Y os lo deseo de todo corazón porque quiero para mi hija mejores posibilidades de las que he tenido yo.

  71. Desde luego el comentario es una auténtica barbaridad, pero si te pones en los zapatos del empresario, sobretodo si se trata de un pequeño autónomo, es normal, tal y como están las cosas hoy en día, que algunos piensen así.
    Las cosas cambiarían si TODOS (estado, empresarios, patronal, y ciudadanos) pensásemos que nuestros hijos son el futuro de nuestro país, y que debemos cuidarlos entre todos.
    Como dices bajas más largas, que se cojan tanto los padres como las madres, facilidades al empresario en cuestión de suplencia de bajas maternales, teletrabajo, flexibilidad horaria, …..
    Ojalá veamos pronto cambios, pero de verdad, en este sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más