¿Qué quieres encontrar?

82
Diario de malamadre: no me gusta estar gorda

Diario de malamadre: no me gusta estar gorda

amelia

Ni soy modelo, ni mis medidas están en el absurdo canon que impone la sociedad o que trata de imponer. Uso una talla 42 y la L e, incluso, la XL son mis compañeras de probador por el también absurdo tallaje de este país. Pero me gusta cuidarme, disfruto haciendo deporte y trato de comer lo más saludable posible, sin obsesiones y dándome mis caprichos de vez en cuando. Me gusta contar con la mejor versión de mi misma, sin presiones como os digo.

Mi infancia fue la de una niña gordita, con bastantes kilos de más, que sin cometer demasiados atropellos a la alimentación, tenía dificultad para adelgazar y una enorme facilidad para engordar pese a hacer deporte. Cuando crecí, mi madre decidió que debía acudir a un médico, en este caso endocrino y con lentitud pero con seguridad me quité todos los kilos que me sobraban y aprendí a comer y a que el deporte era necesario si en un futuro no quería tener una pésima calidad de vida en cuanto a salud se refiere. Los kilos no se quieren para nada, al menos eso pienso yo, otra cosa muy distinta es vivir constantemente pendiente a ello y no darse licencias ni disfrutar de la vida. La vida, también quería matizarlo, no solo se disfruta comiendo aquello que te gusta, la vida también se disfruta de muchas maneras, cada uno a su manera.

Confieso que tras dar a luz y después de haber cogido más de 20 kilos de peso, no me gustaba mi cuerpo, ni disfrutaba de la barriga fláccida que se me había quedado, más bien todo lo contrario. Es la realidad, y aunque la felicidad es otra cosa, el premio era el buenhijo, ese sentimiento maternal también convivía con el sentimiento de querer perder ese peso que me sobraba, bastante por cierto (solo perdí 5 míseros kilos en el parto) y que no me apetecía que se instalase en mi cuerpo para siempre. Me hacía sentirme incómoda y me provocaba dolores de rodilla cuando salía a hacer deporte. No me encontraba tan saludable como antes. No quería que esa versión de mi misma postparto fuera para siempre, entre otras cosas porque antes de quedarme embarazada no estaba así. ¿Hay algo malo en ello?

Lo que me resulta curioso es que ahora cuidarse es ir en contra del modelo real de mujer, cuidarse es no aceptarte tal y como eres y querer perder los kilos que te sobran antes del verano es mostrar que te preocupa mucho lo que dirán de ti y te dejas llevar por el modelo de mujer extremadamente delgada que impone la sociedad. El término medio no existe y entonces hay que hacer una oda a los michelines, a los kilos de más y a la felicidad que reporta pasearlos por el mundo cuando uno de los problemas a nivel mundial es la obesidad. Y es que la felicidad no depende solo de eso.

Publicar un artículo hablando de hábitos de vida saludable (como el que escribió la Boticaria García aquí), hablar de que la operación bikini ha de realizarse 365 días al año y que lo idóneo es intentar tener a raya el peso porque de ello depende que tengamos una mejor calidad de vida, produce resquemor e incluso acusaciones de que en este club se alimenta un modelo de mujer que no existe (…”con la de problemas de anorexia que hay”, nos decían….). Un tsunami de sentimientos encontrados donde uno no puede confesar que le gusta estar en su peso.

Cada uno tiene sus prioridades en la vida, modelos de mujer hay muchos pero no es más real uno que otro. No es más real el modelo de mujer al que le sobran kilos que el modelo de mujer que es delgada por naturaleza, no es más real la mujer que no se cuida que la que se cuida. Mujeres reales somos todas y lo que no queremos es recibir el juicio malhumorado de los demás. Por favor, practiquemos más las palabras respeto y empatía.

Y lo digo alto y claro: a mí no me gusta estar gorda. ¿Y qué?

Y vosotras, ¿qué opináis?, ¿qué pensáis al respecto?

Malasmadres-kilosdemas

Han comentado...

  1. Has palabras exactamente a cómo me siento. Siempre he sido propensa a engordar y en el momento que pierdo de vista los buenos hábitos, y “me doy a la mala vida” alimenticia, o abandono las rutinas deportivas, la báscula empieza a subir.

    Cuando me quedé embarazada del segundo, cogí 20 kilos, a los que después de dar a luz le sumé unos cuantos más. De modo que con mi metro cincuenta y siete centímetros me encontré con 76 kilos y un reflejo en el espejo que me devolvía una imagen que no reconocía de mí misma.

    Decidí ponerle remedio. Voy a la consulta de una nutricionista que me guía en la alimentación. Hago deporte, lo que puedo, teniendo en cuenta los mil proyectos que tengo entre manos, y ya he bajado 10 kilos.

    El casoe s que tengo esa misma sensación de la que hablas. Parece que mirarse al espejo y no gustarse es un delito. Parece que mirarse en el espejo y no gustarse es juzgar a las que están más rellenitas… No, simplemente me quiero gustar YO a MÍ misma. Lo que hagan los demáse es indiferente. Luego la gente tiene la mala costumbre de mezclar este tipo de cosas con el machismo… A mí la sociedad no me impone nada. Simplemente quiero mirarme en el espejo y gustarme. Porque sólo gustándome a mí misma podré proyectar eso en los demás.

    1. Estoy completamente de acuerdo, con el artículo y con tu comentario. NO se trata de los demás, de la sociedad o de los cánones de belleza. Se trata de gustarse y estar a gusto con una misma.

  2. Trabajo en el mundo de la belleza. Tengo 41 años. Mi peso siempre ha estado por debajo de 55 kg. En cuatro años y medio he tenido 3 hijos. En los embarazos mi peso ha subido 25 kg… dificilisimos de perder.
    Ahora peso 57-58 kg, mi barriga està hinchada y flácida. Me cuido quiero perder la barriga que me queda y la gente me trata como si estuviera loca…
    No estoy obsesionada con mi cuerpo, me siento atractiva… y lo mejor que he hecho en esta vida es traer mis hijos al mundo!!!

  3. Supongo que por sentirme mejor, a mí esa moda “vivan mis chichas” me seducía pero también me chirriaba. Una cosa es tratar de vivir feliz aunque no todo sea perfecto y otra reivindicar que se puede estar mejor que nunca con 20 kilos encima. Y si, se puede ser muy atractiva y sexy con sobrepeso, pero no deja de ser un problema de salud, las cosas como son. Y lo dice una que no consigue meterse en cintura de una disciplina regular. Puedo quererme, pero mentirme, mejor no. Besotes.

    1. Sí, tienes razón, y quererse en toda circunstancia es muy importante y no incompatible con cuidarse y querer verse mejor dentro de las posibilidades de cada una.

  4. Hola,
    a mi me pasa más o menos lo mismo.

    Me dicen “con lo delgadita que estas ¿Por qué haces tanto deporte?”

    Por que si no, mi espalda moriría, mis rodillas estarían reventadas y posiblemente, ya tendría ese colesterol “hereditario” rondando por mis venas.

    Yo también fui una niña entrada en carnes, 165 de altura y 77 kilos de peso con 14 años, unido a una escoliosis lumbar hicieron que mi cadera y toda la musculatura de mi espalda se resintiera.
    Con 20 años comencé a tomar conciencia de mi problema, dolores de espalda, siempre cansada, tensión bajísima, así que me puse en manos de mi médico y comencé a ir al gym. Alcancé mi peso ideal, el cual cuesta mantener, y en el embarazo volví a los 75 kilos de los cuales perdí 8, con 67 kilos de peso y con casi 40 años, cuando perder un kilos te cuesta el triple que cuando joven me volví a poner manos a la obre. Mi objetivo volver a mi peso ideal, pufffffff, lo he conseguido después de 5 años y ahora toca mantener, y mantener. y eso es lo más complicado.

    Saludos.

  5. En serio… Tener kilos de más no es sano, y es muy lícito querer perderlos! Tener kilos de menos tampoco es sano, y no debemos alimentar ese modelo de mujer ni jugar con la salud para estar delgadas a toda costa.
    Pero sobre todo, lo que NO debemos hacer es criticar y juzgar a las demás mujeres porque su opinión o sus sentimientos son diferentes… Si dejáramos de ir en contra de nosotras mismas, podríamos centrarnos en luchar por nuestros derechos!!!
    El artículo de la boticaria fomentaba la salud… Y nada más!! Igual que éste… A tope Malasmadres!!!!

  6. Lo mismo, voy y comento “tengo el azúcar por las nubes” y dicen “¿en serio? con lo delgada que estás…”. Como si tuviera que ver lo uno con lo otro. Es decir, se sigue asociando atracarse de bollos con la obesidad, y que si estás gordita es porque comes demasiado, y si estás flaca que solo lechuga. Es necesaria mayor concienciación de la necesidad de actividad física y alimentación sana por salud, no por cuestión estética.

  7. Totalmente de acuerdo que estar delgado y sano no es una regla de tres… mi marido está delgado y aunque descuide su alimentación no engorda… resultado: tiene colesterol. Mi madre siempre ha sido muy delgada y eso que le pirran los dulces… resultado: tiene colesterol.
    Con 1,64 de altura y 60 kilos de peso, casi año y medio después de dar a luz al buenhijo2 me veo bien, estoy en mi peso (aunque con 25 añitos pesaba 57-58 kilos y estaba un poco más delgada) pero lo mío me ha costado, ya que no tengo apenas tiempo para hacer deporte como antes, así que he ido bajando muy poco a poco, porque tampoco he querido hacer dietas milagro ni estrictas, pero sí que cuido mi alimentación procurando que sea lo más equilibrada posible todos los días, teniendo en cuenta que siempre hay “excesos” puntuales (comidas familiares, cenas con amigas, cumpleaños…).Y me fastidia cuando por ejemplo, cuando un día normal después de comer en casa de mi madre me dice ¿no quieres un flan? y le digo que no, que prefiero una naranja… y me dice que estoy obsesionada… Pfffffffffff… Pues oye, lo estaré…

  8. Bravo Amelia. Estupendo artículo. Este es el espíritu de este club que tanto me gusta y tanto me engancha. Las cosas claras y el chocolate espeso 😉 Y siempre de frente, sí señora!

    Y sí, los hábitos de vida saludables son fundamentales, para vivir mejor, para cuidar mejor a nuestros hijos, para enseñarles a cuidarse.

    1. Gracias Irene, lo que dices sobre los buenoshijos es fundamental cuando hay tanto problema con el sobrepeso infantil: enseñar hábitos saludables y a quererse tal y como son.

  9. Totalmente de acuerdo con el post!!! Yo me quedé con 5 kilitos de + después de tener al buenhijo2, aún así no estabavgorda pero me sentía flácida y sedentaria, comía mal. Desde que he empezado a hacer algo de ejercicio y comer mejor he perdido un par de quilitos xo, lo que es mejor, me siento con más energía, más viva, no me duele la espalda y me encuentro mejor en general. Me gusta cuidarme, comer bien sin grandes renuncias y hacer ejercicio porqué disfruto con ello y me sie to mucho mejor!! El peso y la talla es un dato secundario para mí, si me siento en forma y bien!!! Cuidarse es quererse y quererse es bueno!!!! Lo importante es hacerlo por unos mismo y no para gustar a los demás o encajar en unos estándarea de belleza irreales!!! No hay mayor guapura que la que se desprende al sentirse a gusto co uno mismo!

  10. Estoy de acuerdo a medias. Reales somos todas, con 50 o 100 kg, eso por supuesto! Pero mira un ejemplo muy gráfico. Yo no me puedo comprar más que la camiseta vintage de malas madres porque es la única que está en XXL ( o al menos cuando yo miré)… Es eso dar sensación de que todas somos reales????
    Un beso!!

    1. Buenos días,

      Gracias por tu comentario y sugerencia, como sabes vamos muy poco a poco, somos pequeñitos en ese aspecto y poco a poco nos vamos adaptando a vuestras peticiones en la medida de nuestras posibilidades. Un abrazo, aprendemos de vuestros comentarios.

  11. Me quito el sombrero por tu post. En el de Boticaria García hice un comentario en el que recordaba la libertad de expresión. Me quedó un poco raro pero mi opinión está expresada en tu artículo. Como tú uso una 42,(44 para vestidos incluso)L y XL. Antes de tener al buenhijo usaba una 40 y lo echo de menos pero porque me limita a la hora de conseguir ropa. Perder unos kilos en la operación bikini me supondría,no verme como Adriana Lima,sino más bien perder de vista la chicha que asoma por debajo de la axila. No creo que esa “curva” de felicidad a nadie. A mí me cuesta volver a mi peso porque sé que lo tengo que hacer es mucho ejercicio y dieta y me rindo por el camino. Ayer,después de verme en un vídeo del día anterior,he empezado mi plan con los ánimos del buenpadre(le gusto feliz simplemente),los consejos de Boticaria García y ahora con la fuerza de este post con el que me he visto reflejada. Gracias

    1. Gracias a ti Carlota por tu opinión, y es así, yo adelgazando y quedándome en mi peso, el mío con mi cuerpo, talla, complexión etc es este, mi talla 42, y no soy ninguna modelo jajajaja, ahí estoy con mi celulitis y mis estrías 🙂

  12. No puedo estar más de acuerdo con este artículo! Para mí lo más importante es mirarte y estar a gusto contigo misma, reconocerte y sentirte bien. Y por supuesto, la salud. Por eso, no creo ni en las tallas ni en los kilos ideales, sino en las emociones que éstos nos producen. Que cada un@ busque su bienestar y su salud de la manera que crea conveniente, ya sea adelgazando o engordando.
    Besos!

  13. Siempre he sido muy delgada aunque siempre he comido lo que me ha dado la gana y sin hacer nada de ejercicio. Después de tener a mi hijo (hace ya dos años) sigo estando delgada (uso una talla 36) aunque me ha quedado barriga, sobre todo a última hora del día… No hago ejercicio pero si como todo lo sano que puedo, me gustaría bajar algo esa barriga pero me costaría bastante ejercicio y sacrificio que no me puedo permitir (por falta de tiempo, sobre todo). Aún así, no me importa tener que usar siempre camisas holgadas y tampoco me importa usar bikini en la playa. ¡Pero a la gente sí le importa! Ya me han felicitado/preguntado por mi segundo embarazo varias veces y respondo con una sonrisa: “es la buena vida que llevo”. Incluso una especialista médica a la que llevé a mi hijo, al verme me preguntó si me había pasado algo en el parto, porque tan delgadita con esa barriga… ¡Ai! Es que aunque no te sientas mal con tu cuerpo, a veces es muy difícil no pensar en esta barriga que me acompaña y sentir un pelín de complejo pasajero. ¿Y me pregunto qué pasará con esas mujeres que realmente si sientan complejo con su barriga de mamá? La sociedad no está preparada para los cuerpos reales, seas como seas, siempre escucharás comentarios despectivos. Querámonos nosotras tal y como somos, porque la sociedad (entre ellas, muchas madres con complejos) no lo va a hacer.

    1. Me pasa como a ti. Yo siempre he estado delgada, mido 1,65m y peso 53kg…pero tengo barriguilla, sobre todo desde que di a luz a mi hijo hace 3 años.
      Me han felicitado varias veces por mi nuevo NO embarazo…en fin, q la gente a veces es muy bocazas…
      No lo he podido remediar y he cambiado el bikini por el bañador desde hace dos años…me ha dado rabia, con la edad que tengo (38) no debería tener ese complejo absurdo…pero lo tengo…
      No sólo se juzga a las gorditas injustamente, toda la vida he tenido q oir críticas sobre mi delgadez. Nadie se corta en decirte “pero qué delgada estás chica!” con cara de pena-asco-envidia pero nadie le dice a una gordita “pero qué gorda estás!”.
      Por favor ¡que nos dejen en paz aa todas!

    2. Me pasa como a ti. Yo siempre he estado delgada, mido 1,65m y peso 53kg…pero tengo barriguilla, sobre todo desde que di a luz a mi hijo hace 3 años.
      Me han felicitado varias veces por mi nuevo NO embarazo…en fin, q la gente a veces es muy bocazas…
      No lo he podido remediar y he cambiado el bikini por el bañador desde hace dos años…me ha dado rabia, con la edad que tengo (38) no debería tener ese complejo absurdo…pero lo tengo…
      No sólo se juzga a las gorditas injustamente, toda la vida he tenido q oir críticas sobre mi delgadez. Nadie se corta en decirte “pero qué delgada estás chica!” con cara de pena-asco-envidia pero nadie le dice a una gordita “pero qué gorda estás!”.
      Por favor ¡que nos dejen en paz a todas!

  14. Totalmente de acuerdo!!!

    Yo también fui una niña gordita, bajita (1,59) con problemas de espalda de nacimiento, a la que le inculcaron en casa la pasión por el deporte y comida sana desde chiquitita (gracias mamá)…Gracias a eso, he podido hacer vida normal siempre, muy activa, pero amiga! con un gran saque no ayuda a mantener los kg a raya… (y menos una madre y hermanos que aun comiendo lo mismo que yo, siempre están delgados…)

    Así que, tras muchos complejos en la adolescencia, en la universidad me puse en manos de un endocrino que me ayudó a perder 7 kg (de 59 a 52). Mi autoestima subió como la espuma, y sí! lo confieso, yo tampoco quiero tener kg de más!!! No me gusta, y es perfectamente lícito, no?

    Desde entonces cuando subo 2 kg me pongo manos a la obra inmediatamente para que el tema no se vaya de madre…a comer de todo, pero la mitad. Y repito que tengo un buen saque…

    Ahora mismo estoy embarazada de 7 meses, y sigo haciendo ejercicio. Como mucho, pero sano. Llevo más de 10 kg encima y mi tripa llama la atención por lo grande…pero me siento fenomenal, y eso es lo importante! Veremos cómo me quedo después… 😉

    A disfrutar de la vida, como dice Amalia, que tiene mil cosas más allá de la comida. Y que viva el ejercicio físico que te ayuda a ser más feliz.

  15. Sabéis lo que dice mi media langosta?
    “Me encanta la cabeza que se te pone cuando vas al gimnasio”.Pues eso, mi cuerpo va y viene, pero se me está poniendo cachas el karma, y eso es impagable!!

  16. Como me alegro de leerte!! Yo estoy convencida de que esto de las gorditas sexies es una estrategia de la industria de la moda para captar una clientela, la de las gordas, que antes se le escapaba. Ahora, aunque estés gorda, también tienes que emperifollarte y echarte todos nuestros carisimos productos. Para cuando alguien que nos enseñe que se puede ser muy feliz sin ser sexy? Puedes ser delgada o gorda, guapa o fea, pero hoy en dia lo que no se puede es renunciar a ser un reclamo sexual.

    Como antigua niña obesa y adolescente anoréxica, creo que puedo hablar sobre percepcion corporal.

    He perdido los kilos de mis tres embarazos y me veo estupenda con mis 66 kgs y 1.74 metros, pero efectivamente, los embarazos y los 40 no perdonan, y la barriga ahi esta. No voy a dejar de ponerme bikinis por eso, pero hago todos los hipopresivos que puedo 🙂

    1. Gracias María por tu comentario que me ha hecho recordar un reportaje de modelos curvys que confesaban que también estaban a dieta para mantener el peso curvy y no engordar más,se echaban productos anticelulíticos etc… Va a colación de lo que dices de reclamo sexual.

      1. Yo tengo una teoría si queréis algo simplista pero en una industria no precisamente dominada por amantes de cuerpos femeninos ¿ a quien le van a interesar unas curvas? Y ¡ojo! digo curvas femeninas (no michelines).
        Lo de la moda curvi parece que nos viene de USA donde un porcentaje bastante alto de la población padece de sobrepeso y claro, ya que se tienen que vestir, que sea con el glamour que da tener modelos de tallas grandes pasadas de kilos pero muy guapas. ¡Y todos contentos!

  17. Ya lo dijo Almódovar en “Todo sobre mi madre”: Una mujer es más ella misma cuanto más se parece a lo que siempre ha querido ser.

  18. ¡Genial post!
    Yo creo que el principal problema es esa costumbre de opinar y juzgar siempre y en cada aspecto la vida, el físico, las creencias, los actos, … de los demás. Ahí residen casi todos los males.
    Ahora yo estoy “gordita”; nunca he sido extremadamente delgada, pero sí he estado mucho mejor de lo que me veo ahora. Tengo problemas de tiroides que “entorpecen” la pérdida de peso y, además creo que anímicamente no estoy en el mejor momento para empezar una dieta estricta; llevo una alimentación sana y mi salud, salvo la “glándula del demonio” está genial.
    Me parece que cada opción (excepto las extremas que llevan a la enfermedad, tanto de un lado como de otro) es respetable, que hay distintos tipos de cuerpos, que psicológicamente a lo largo de la vida hay momentos más y menos propicios para llevar un determinado modo de vida y de alimentación.
    Si no nos sintiésemos tan observadas y juzgadas seguramente seríamos más felices con nuestros cuerpos, nuestro estilo, nuestra vida.. Ahí lo dejo.

    1. Totalmente, y estoy muy de acuerdo con lo de momentos menos propicios, yo después del postparto opté por alimentación sana y caminar hasta que pude correr, sin prisa pero sin pausa pero nada de dietas restrictivas porque me hubiera vuelto loca con lo de ser primeriza…

  19. Bravo! Y Gracias. Porque mujeres reales somos TODAS. Yo siempre he sido extremadamente delgada y por más que me esfuerzo no consigo engordar. Ahora lo que me importa es estar sana y mis análisis dicen que lo estoy. Pero es duro que después del parto y con la lactancia me haya quedado por debajo del peso de antes de quedarme embarazada (pero con la barriga flácida y el culo plano) y tener que escuchar “estas peor que antes”. Pues muchas gracias por el comentario. Ya está bien de promocionar que tener curvas es más sano que no tenerlas. Cada metabolismo es como es y una persona que está bien de salud, activa y come saludable no debería de recibir comentarios de este tipo gaste una talla 34 o una 44.

  20. Yo llevo una talla 36, si lo confieso, tengo dos niños pequeños y llevo la talla S. Parece que esto es un delito y no solo eso, parece que eres una amargada y una superficial, que vive pendiente de su peso y de las calorias que consume, y que tras los embarazos se mata en el gimnasio porque lo único que le interesa es estár estupenda.

    PERDON!!! yo estoy de acuerdo en que una chica puede ser preciosa y atractiva con una talla 42/44/46 pero las que llevamos una 36 no somos unas anorexicas y tambien podemos ser atractivas y no somos unos sacos de hueso con piel ni nada asi que me he oido yo muhas cosas.

    Hay constituciones de todo tipo y creo que lo importante es estar saludable, tanto por arriba como por abajo, yo si pesara 10 kg mas no estaría bien, no solo esteticamente, si no de salud.

    Asi que por favor, respetemos a todos. Muchos besos a todas

  21. ¡Hola!
    Cada uno en su peso, para mí es lo ideal.
    Ahora se lleva lo de la mujer real y todo éso, y el riesgo que corremos es que justifiquemos los kilos de más con “es que soy una mujer real”y tengamos 10 kilos extra de los que nos corresponde por talla y estructura. No es cuestión de obsesionarse por estar como las modelos (que viven de su cuerpo), pero tampoco el “la mujer real con 10 kilos extra”.
    Y, tanto sufren las que tenemos kilos extra como las que intentan coger algún kilo de más.
    Y sí, prefiero ir a comprar ropa y poder elegir lo que me gusta y no quedarme con la ropa que me entra. Será tópico, será la educación recibida, serán arquetipos, pero es más fácil y barato vestirse si estás en tu peso que si te sobran kilos.

  22. Hola!
    Me ha encantado el artículo y suscribo todas y cada una de tus palabras.

    Yo con 42 y dos buenoshijos hace más o menos un año que he empezado a cuidarme en serio. Lo había intentado varias veces con dietas y conseguí perder seis quilos, pero aún así no me gustaba.

    Ahora con ejercicio y una alimentación equilibrada, que no una dieta, estoy empezando a ver resultados, a gustarme y a no agobiarme cuando me veo en el espejo. Y no me he adelgazado más allá de esos seis quilos, aunque lo parezca, sino que he redistribuido el peso. Y estoy encantada. A mi tampoco me gusta estar gorda!

  23. No puedo estar mas de acuerdo contigo, yo no quiero entrar en una talla XS, quiero estar bien, encontrarme bien y que no me cueste un mundo correr detras de mis hijos, me cuido, y de vez en cuando me doy el capricho. Hago deporte, pero no me obsesiono, si puedo bien si no a otra cosa. Hay un termino medio aunque nos hagan creer que no.

    Besos malasmadres!!
    Gemma

  24. Estar en nuestro peso sano és importante, no sólo por nuestra salud a corto y largo plazo, sino por nuestro bienestar diario.
    Soy coach y experta en hábitos saludables y las clientas con las que trabajo, se dan cuenta de la importancia y el efecto en tu sensación de bienestar y felicidad de tener hábitos saludables, no sólo alimentarios, si no también en ejercicio, descanso y especialmente gestionando nuestras emociones.

  25. Hay mujeres irreales?
    Ya está bien de oprimirnos con presión gramátical con expresiones de mujer real, mujer de verdad…
    Cada una como quiera y con sus gustos y prioridades. La libertad empieza por quererse uno mismo y dejar de jugar.

  26. Yo siempre he estado gorda y nunca me he visto mal. Ni fea ni me creo menos atractivas. Es cierto que el sobrepeso y al obesidad no son sanos para nadie, igual que la anorexia y la bulimia tampoco. Enfermedades todas, cada una en su estilo. Reales somos todas, las gordas, las flacas, las de pasarelas y las de andar por la calle. En mi caso, nunca he hecho dieta, pero siempre he tratado de no pasarme con lo que como. Ahora que mi hija se fija en todo, he decidido cambiar mis hábitos alimenticios, pero simplemente para comer mejor, lo que ha traído consigo una pérdida de peso. Seguro que siempre estaré gorda por una o por otra cosa, pero ahora lo que me interesa es estar sana y activa para poder ser un ejemplo de verdad para mi hija. Mona me he visto siempre (y espero seguir viéndome así). No sé, quizás tengo una percepción errónea de mi propio cuerpo, pero por más modas que haya, el cuerpo que tengo es el que tengo y más me vale estar a gusto con él porque me va a acompañar siempre.

    1. Pues estoy de acuerdo contigo, y me parece esencial lo que dices, transmitirles a nuestros buenoshijos pautas de vida saludables, debemos cundir con ejemplo.

  27. Parece q nuestras vidas han sido parecidas
    De pequeña gordita, cuando mejor estaba, embarazo más de 20kilazos . La única diferencia es q ahora mi sobrepeso no me molesta en exceso y lo peor no hago nada por evitarlo. Así q cuando me quite el duelo y me preocupé como para que afecte a mi vida me pondré manos a la obra. Mientras tanto sigo con las tapitas del bar .
    Saludos malamadredianos

    1. Claro que sí, yo los 20 kilos me los quité muy lentamenteee porque no estaba como para unas dietas muy estrictas con esto de ser madre primeriza

  28. Estoy totalmente de acuerdo contigo Amelia.A mi tampoco me gusta estar gorda. Y por eso no dejo de ser Real.Este club está lleno de mujeres reales que se cuidan más o se cuidan menos pero eso es cosa de cada una.Genil el post.

  29. Siempre he sido muy delgada y a mí madre, cuando era adolescente,le preguntaba si tenía anorexia. Usaba la talla 34 e ¡incluso la 32! Y con 25 años no pesaba ni 50 kilos pero es que ese era mi cuerpo!!
    Ahora, con 35 y dos niños tengo la talla 36 y peso 54 kilos. En los embarazos puse 8 y 10 kilos y con el primero me quedé incluso más delgada que antes pero por supuesto mi barriga no es la misma, ni mis muslos tampoco. Están más flácidos y algún que otro michelin asoma por ahí y no me gustan pero parece que no puedo decirlo porque la gente se ofende cuando digo que tengo que hacer ejercicio y cuidarme ¡que no voy a matarme de hambre ni estoy anorexia! Solo quiero sentirme mejor con mi cuerpo y dejar de tener esa barriga flácida

  30. A mi tampoco me gusta estar gorda. Cogería en el embarazo entre 12-15 kilos,y perdería 4-5 en el parto. Cuidándome, porque sabía del anterior, que luego cuesta perderlos. YO siempre he sido rellenita de niña y adolescente, ya de mayor se me ha ido afinando el cuerpo, también que me controlo mucho,eso sí,cuando se tercia me tomo mis cervecitas con su buena tapa, que si no, no luce. Ahora estoy en plena operación bikini, el buen padre dice que no me hace falta, que estoy estupenda, pero, no me vale, porque el espejo no me dice lo mismo, y yo hago operación bikini para mí, para mirarme en el espejo y gustarme, primero, y segundo, para que en verano me tome mi pescaíto y mis cañitas el el chiringuito de turno (y quien dice pescado dice chuletón o lo que venga) sin remordimientos, y después, cuando llegue septiembre, sean dos kilillos los que haya puesto de más por la “tranquilidad de las vacaciones”, y siga viéndome bien YO a MI MISMA en el espejo, que, además, esos 2 kilillos los ponemos nosotras firmes en un plisplas…, pues no somos nadie…, que después vienen las Navidades…, jaja

  31. Yo estoy a punto de salir de cuentas de mi tercer embarazo. He engordado 17 kilazos y sé que tardaré en volver a mi peso porque quiero dar el pecho y hasta que no lo deje, el cuerpo sigue bastante hinchado ( eso sí no engordo más). El tema no me preocupa en exceso porque siempre he tenido fuerza de voluntad, pero esta vez me gustaría adelgazar caminando mucho, sin hacer una dieta demasiado estricta.
    Lo que veo más difícil es encontrar ropa con la que pueda dar el pecho y que me quede bien con un culo y unas caderas con unos cuantos kilos de más.(no estaría mal un post al respecto). Me parece increíble que las tiendas más globalizadas lleguen solo hasta la talla 44, y según el modelo.
    Creo que lo importante es llevar ropa acorde con tu talla y que te siente bien.
    Cuando estoy en mi peso uso la 40 (mido 170). Cuando dé a luz, fácilmente tendré la 46. Solo podré usar ropa de abuela?

  32. Me ha encantado tu post , porque yo ya me quejé en su día y en mi Twitter sobre este tema, después de una portada absurda de una revista muy famosa, creo que era ELLE, que decía: “El número de la mujer real”, y fotaza de modelo de tallas grandes con 25 kgs de más, desnuda. ¿Qué me estás contando???.
    Últimamente, hay una especie de odio mortal entre cierto tipo de mujeres sobre las que son delgadas por naturaleza o porque les apetece serlo, que me parece lamentable. Estar gordo es malo, para casi todo, y punto. Mi ginécologo, el Doctor Mallafré, un referente en la obstetricia de este país, cuando tuve a mi primer hijo me dijo: de aquí para delante solo te pido una cosa, que no engordes. Si quieres otro hijo y otro embarazo sano, si no quieres problemas en tus mamas y en tu útero, si no quieres problemas de salud en la menopausia, no engordes. Tal cual.
    Han pasado diez años y he intentado mantenerme kilo arriba, kilo abajo, siempre en el mismo peso. Cuanto más mayor te haces, más complicado es, pero simplemente porque nuestro cuerpo no necesita todo lo que le echamos dentro. Hay que escucharlo, y cuidarlo, y adaptarnos a él. Y si, por desgracia, tienes un problema hormonal y no puedes con ello, pide ayuda. Es lo mejor que podrás hacer por tí. Pero por favor, no llames anoréxicas a las que nacen delgadas y fibrosas, a las modelos que tienen la suerte de tener cuerpazos, a las que prefieren comer comida cocinada por ellas mismas en vez de precocinados de Mercadona, a las que hacen ejercicio en vez de ver la tele durante horas.
    Y para todas, delgadas y gordas, respeto. Gracias.

  33. ¡YA ERA HORA DE QUE ALGUIEN LO DIJERA! Soy delgada por naturaleza y estoy cansada del concepto mujer real mal usado, ¿acaso yo no lo soy? Bueno y de que se me acuse de pasar hambre y de matarme en el gimnasio solo porque me cuido por salud, comiendo de todo y saliendo a hacer ejercicio 3 o 4 días por semana…

  34. Solo puedo decir GRACIAS! a mi tampoco me gusta estar gorda y ahora embarazada, me muero si quedo GORDA…y no me interesa que me digan que “las estrías son hermosas marcas que dejan tus hijos en el cuerpo” A MI NO ME GUSTAN y hago lo necesario, sin sufrir de abstinencia por glotonear, para que no aparezcan….
    diste en el clavo!

  35. Yo también detesto estar gorda después del parto, he investigado mucho sobre como las mujeres han bajado de peso y cuido mucho lo que como y lo que no como, tristemente mis resultados no han sido del todo notorios, he bajado algunos kilos pero todavía tengo 13 por bajar para llegar a mi peso ideal. Lo que mas me dificulta el bajar de peso es que para hacer ejercicio necesito descansar bn, lo cual pocas veces es así, mi hijo tiene 4 meses y medio y las noches con el son siempre un reto, yo solo veo pasar el tiempo y me entre so de ver que mis resultados no son los esperados, por si fuera poco todavía tengo molestias por la herida de mi cesárea, lo cual hace mas difícil la recuperación.

  36. Toda la razón. Cada una debe tener peso con el que se sienta a gusto. No por querer bajar unos kilillos ya se convierte en una enferma anoréxica… En mi embarazo he subido unos 13 o 14 kg y afortunadamente los he perdido muy rápido, aunque los dos últimos kg han costado un poco más. Y no es que yo quiera que los demás me vean de una forma u otra, es simplemente que me encuentro más cómoda con el peso que suelo tener y creo que tengo derecho a sentirme bien conmigo misma.

  37. Vamos a ver…
    1.- Que cada una sea como le da gana, gorda, flaca, rubia o morena, etc. no se pone en discusión. Eso es un argumento falaz.
    2.- Que estamos condicionadas según patrones sociales, no lo podéis negar. La presión social ha sido y es mucha…por eso hay quien se revela. Y si hay ahora una cierta moda a no seguir esos cánones, es por intensa presión. Y vosotras lo sabéis “malamadres” si no tendríais este blog. Habrá Buenasmadres que piensen que ellas han elegido la otra vía y no entiendan vuestra postura…respeto absoluto, pero si preguntan yo les voy a decir lo que pienso.
    Y sí, hay problemas médicos asociados al exceso de peso , pero para esos problemas no se recomienda la bragafaja… eso es otra historia….

    http://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/gordos-dietas-problemas-obesidad_0_514449076.html

    3.- Si no te hubiesen amargado la vida por ser una niña gordita no tendrías necesidad de reivindicarte. No te gusta estar gorda ¿Por qué?.. Porque sufriste rechazo y te hicieron sentirte mal, verdad?. A eso me refiero…yo no quiero que sufran más niñas/os por eso …no había necesidad de que sufrieras. Que después de pensarlo, pensarlo bien, siendo sincera contigo misma, es tu propia decisión, ole tú!!.
    Un ejemplo reciente: Se acerca el fin de curso día y en una fiesta del cole, había una niña que llevaba una camiseta de su madre, le quedaba grande. Es una niña delgadita, hablo de niñas de 12 años, la madre de otra niña algo más gruesa decía: “Mira que mona va fulanita, mi hija no se puede poner eso parecería una niña gorda con una camiseta grande”. Me entristeció mucho, la niña es un encanto e inteligente pero tiene problemas de autoestima y su madre la lleva al psicólogo. No dudo del amor de su madre, para nada… es más estoy segura de que la adora, pero es muy triste por ambas, la madre se siente frustrada, y la niña…espero que lo supere.
    Y por último, desde el más absoluto de los respetos… hay diferencia entre la vida sana que como efecto secundario mantiene tu forma y tu peso, el que sea o el que quieras. Y recomendar tomar glucomanano en “cantidades industriales”, sin añadir a modo de coletilla al chiste, que puede tener efectos secundarios. Estoy segura de que no era esa la intención…pero en un medio público, como este, hay que ser algo más cuidadosas. Sin por eso dejar de hablar de lo que una quiera. Y también aceptar que te pueden contestar cosas que a lo mejor no te gusta o no pensabas que te dirían. Esa es la grandeza del debate y deberíais estar orgullosas de conseguir debatir con educación, libertad y pluralidad. Al final el temita ha dado para dos post… 😉
    Saludos cordiales.

  38. Vamos a ver…
    1.- Que cada una sea como le da gana, gorda, flaca, rubia o morena, etc. que se mate a dietas o a comer, no se pone en discusión. Eso es un argumento falaz.

    2.- Que estamos condicionadas según patrones sociales, no lo podéis negar. La presión social ha sido y es mucha…por eso hay quien se revela. Y si hay ahora una cierta moda a la no seguir esos cánones es por la intensa presión, y ampliar mercado?, seguro que también.. ….pero la presion esta y vosotras lo sabéis “malamadres” si no, no tendríais este blog. Habrá Buenasmadres que piensen que ellas han elegido igual…que hagan lo que deseen, sin duda… pero si me pregunta les voy a dar mi opinión.

    Y sí, hay problemas médicos asociados al exceso de peso pero para esos problemas no se recomienda la bragafaja… eso es otra historia….
    http://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/gordos-dietas-problemas-obesidad_0_514449076.html

    3.- Si no te hubiesen amargado la vida por ser una niña gordita no tendrías necesidad de reivindicarte. No te gusta estar gorda ¿Por qué?.. Porque sufriste rechazo y te hicieron sentirte mal, verdad?. A eso me refiero…no me gusta que sufran más niñas/os por eso …no había necesidad de que sufrieras. Por eso si después de preguntarte a ti misma y ser sincera, sigues diciendo que esos “kilos de más” te molestan…ole tú!!, hazlo que creas que debes hacer. Un ejemplo reciente: Se acerca el fin de curso día y en una fiesta del cole, había una niña que llevaba una camiseta de su madre, le quedaba grande. Es una niña delgadita, hablo de niñas de 12 años, la madre de otra niña decía: “Mira que mona va fulanita, mi hija no se puede poner eso parecería una niña gorda con una camiseta grande”. Me entristeció mucho. No dudo del amor de su madre, para nada… es más estoy segura de que la adora, pero es muy triste por ambas, la madre se siente frustrada, y la niña…espero que no le afecte.
    Y por último, desde el más absoluto de los respetos… hay diferencia entre la vida sana que como efecto secundario mantiene tu forma y tu peso, el que sea o el que quieras. Y recomendar tomar glucomanano en “cantidades industriales”, sin añadir a modo de coletilla al chiste, que puede tener efectos secundarios. Estoy segura de que no era esa la intención…pero en un medio público, como este, hay que ser algo más cuidadosas. Sin por eso dejar de hablar de lo que una quiera. Y también aceptar que te pueden contestar cosas que a lo mejor no te gusta o no pensabas que te dirían. Esa es la grandeza del debate y deberíais estar orgullosas de conseguir debatir con educación, libertad y pluralidad, o solo queréis que os den la razón?.

    Al final el temita ha dado para dos post… 😉

    Saludos cordiales.

  39. ¿Sabéis que me preocupa realmente?

    Que una talla XL sea para una persona que usa una 42 o 44.

    Soy muy alta, 1.82m y de complexión grande, y antes de mi embarazo ya utilizaba una 52 para que pudiera tener la cintura de cualquier prenda en su sitio… tras el embarazo uso una 54 o 56 por culpa de la barriga esa colgante que se me ha quedado y se niega a desaparecer aunque lo intente con todo.

    ¿Qué soy yo? ¿Una XXXXLLL?, ¿Una especie en extinción??

    No es malo querer sentirse bien con una misma pero desde luego estaréis conmigo que la sociedad y la ropa no nos lo ponen nada fácil a muchas mujeres que nacimos así, simplemente.

  40. A mí tampoco me gusta estar gorda pero además de ello, yo siempre he sido deportista y siempre me ha gustado hacer deporte. Soy deportista antes de que la moda revolucionase el deporte, aparecieran los runners y todo eso, cosa que me parece genial porque todos esos movimientos han ayudado a que las mujeres se pusieran las zapatillas y demostrasen de lo que somos capaces. En dos años y medio he tenido dos renacuajos, niño y niña y a pesar de que les dedico mi vida no he podido ni he querido renunciar a mi vida activa y saludable. Por ello, aunque evidentemente sí que se han reducidos los días y el tiempo dedicado a los entrenamientos, lo que intento es incluir a mis hijos en mi actividad deportiva y que ellos disfruten tanto como yo de mi pasión por el deporte, y vaya si lo hacen, jajajaja. #deporteesalgomas

  41. Yo jamás he sido obesa ni de niña, pero mi hermana menor toda su vida lo ha sido, mi talla oscila entre mediana y chica y a veces extra chica, y es muy muy molesto que las obesas se la pasen imítando mi arreglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más