¿Qué quieres encontrar?

21
El postparto existe

El postparto existe

El postparto existe, y ha venido para quedarse.

En el post de hoy vamos a tratar un tema del que muy pocas veces hablamos, pero que obviamente no por ello deja de existir: el POSTPARTO. Es como el epílogo de un libro que nadie se lee, o como las instrucciones de un electrodoméstico, que da muchísima pereza leer aunque en el fondo sabes que si te las leyeras todo funcionaría mejor.

Pues sí, chicas, el postparto existe, y se quedará con vosotras un mínimo de seis semanas después del maratoniano día de vuestro parto. Llega así, de golpe, sin avisar, y mientras todo vuestro entorno está contemplando a vuestro hermoso bebé, a vosotras os va a tocar recomponeros del esfuerzo bastante solitas, y encima, se supone que tendréis que estar súper felices porque os habéis convertido en madres. En fin, un lío de sentimientos y emociones, de molestias físicas y de despertar de amor de madre, una etapa de vuestra vida que no va a ser tan preciosa como os imaginabais pero que sin embargo, luego recordaréis con tremendo cariño.

Manual básico de supervivencia al postparto (modo súper resumido)

Los primeros quince días son de ‘agárrate y no te menees’, así que mejor ir ya preparada, no sirve de nada pensar “no, a mí no me va a pasar esto que cuentan por ahí..”. ¿Y por qué son intensos?

  1. El dolor. Te duele el cuerpo, sí, has dado a luz a un bebé, y ya sea vía vaginal o por cesárea tu cuerpo estará dolorido los primeros días. Cuídate y pide ayuda, no te hagas la valiente. No dejes que el dolor te colapse, no sirve de nada lo de “aguanto un poco más y luego, ya si eso, pido un calmante”. Estando en el hospital tómate todos los analgésicos que te prescriban, en serio, y en casa lo más probable es que la primera semana necesites tomar alguno también.
  2. El cambio en tu cuerpo. Te ves extraña en tu cuerpo: te miras al espejo y ves esa barriga como de embarazo de seis meses, esas compresas tipo pañal, la braga un poco de abuela y tus pechos hinchados, doloridos, por no contar tu cara de mapache con ojeras permanentes. ¿Mi consejo? No te analices demasiado, pero tampoco te pongas palos en las ruedas, es decir, mucho mejor una braguita de algodón que te apriete algo, que no una de esas de papel que parece que las compresas y todo se vaya a caer al suelo en cualquier momento. Píntate un poco si te ves cara de zombie, ponte unos pendientes, un pijama o camisón mono, una bata bonita y verás como todo mejorará un poquito, no del todo, de acuerdo, pero un poquito sí.
  3. La lactancia. La lactancia materna no te está funcionando de forma fluida y empiezan los sentimientos de culpa: ¿estaré haciendo algo mal? ¿Mi bebé pasa hambre por mi culpa? Pues no. La lactancia materna cuesta siempre, esa imagen pinterest que te imaginabas de tu bebé plácidamente dormidito tras una toma y tu con un sujetador de lactancia ideal no es real. Lo normal es que tardes 10 días en tener una lactancia bien establecida, con la subida inicial ya superada y con tu bebé mamando en la postura correcta. Pero eso no quiere decir que igualmente no puedan surgir problemas: las grietas en el pezón son muy frecuentes en los primeros días y las mastitis son más probables en las primeras ocho semanas de lactancia. ¿Mi consejo? Asesórate bien, por tu entorno más íntimo, por tu pediatra, tu ginecólogo, un grupo de soporte a la lactancia…, pero no tires la toalla a la primera de cambio ni pretendas superar tu sola todos los escollos que pueden aparecer.
  4. Labilidad emocional. Encima aparece ese estado de labilidad emocional permanente, con el llanto asomando cada dos por tres y el agobio y el estrés sobrevolando vuestro hogar: se llama baby blues, y puede durar unos quince días. Debido al desbarajuste hormonal que supone el dar a luz, la falta de sueño, el cansancio, el torrente de sentimientos nuevos y los miedos de no saber hacerlo bien, es muy normal entrar en un estado de semi-lloro permanente, mezclado con momentos de alegría infinita y felicidad máxima. No intentes racionalizar, poco a poco irá pasando, te irás encontrando más “tú”, menos sensible y más organizada. Si pasadas un par de semanas ves que te sigue costando mucho afrontar el día a día con serenidad y sin ganas de llorar, deberías consultar con tu ginecólogo, pues la frontera entre el baby-blues y la depresión postparto es más sutil de lo que podrías imaginar (y hasta un 10% de las mujeres que han dado a luz sufren depresión postparto).

Después de esos días iniciales de descoloque verás que todo vuelve poco a poco a su sitio, que tu bebé encuentra su espacio en vuestra vida y que tú te acostumbras a esto de ser madre, pero aún faltan cosas por vivir, mujer, que esto del postparto es mucho más complejo de lo que podrías imaginar. Te cuento algunas de esas cosas a tener en cuenta.

  1. Visitas al ginecólogo. Hacia las seis semanas de haber dado a luz tendrás una visita con tu ginecólogo, la visita de la “cuarentena”, en la que revisará que tu útero haya recuperado su tamaño, que si te pusieron puntos todo haya cicatrizado bien y que valorará cómo se encuentra tu suelo pélvico. El suelo pélvico, sí, no te olvides de él, y si notas que tu médico no insiste demasiado en el tema, pregunta tú. Lo ideal es que hagas varias sesiones de recuperación del suelo pélvico una vez haya pasado ese mes y medio desde el parto,  y es más que recomendable que realices algún taller de abdominales hipopresivas y ejercicios de kegel para ayudar a coger tono muscular de nuevo.
  2. Deporte. Cada vez te irás viendo mejor en tu cuerpo, pero para estar al 100% cuenta que como mínimo son unos nueve meses desde la fecha del parto, así que no quieras correr más de la cuenta. El deporte de impacto y de alta intensidad apárcalo hasta que tu peque tenga unos seis meses, pero desde que tu ginecólogo te de el alta puedes empezar con ejercicio aeróbico que no perjudique a tu suelo pélvico, como la natación, la bici o la máquina elíptica. Aprovecha también esta época para caminar mucho, date largos paseos a buen ritmo con tu bebé, coge fondo poco a poco para cuando ya puedas empezar a practicar deporte de forma normal.
  3. Ayudas para tu cuerpo. La lactancia irá mejorando, seguro, pero a pesar de eso, es normal que sigas con dudas, momentos de bajón y posibles molestias. Asesórate bien, aprende con tu bebé y encuentra vuestra fórmula. Hay ayudas que no deberías dejar pasar, como toda la información que te puede facilitar tu pediatra, el soporte que puedes encontrar en tu grupo de apoyo a la lactancia o temas más físicos como el sacaleches, las pezoneras, los probióticos, los parches para los pezones o las cremas para las grietas. ¡Aprovéchalos todos!
  4. La reincorporación al trabajo. Conforme vayas viendo que tu reincorporación al trabajo se acerca, es normal que te replantees muchas cosas, claro que sí. Escúchate, háblalo con tu pareja, traza un plan de vuelta al trabajo. Puede ser que te apetezca pedir unos meses de excedencia, o que quieras una reducción de jornada, o bien que te apetezca reincorporarte al 100%. También puede ser que aproveches esta etapa para plantearte un cambio profesional, para emprender un negocio propio o para formarte en algo que siempre te había apetecido. Atrévete a plantearte cosas, tanto a nivel profesional como personal, escucha tu instinto, hazle caso. Pero sobretodo, una cosa, si decides emprender o dar un cambio importante a nivel profesional, hazlo después de haber trazado bien un camino, después de haberte formado: ¡no te lances al vacío sin red!
  5. Eres mujer. Por último,  no lo olvides: además de madre eres Mujer. Y eso implica muchas cosas,  implica que retomarás tu vida sexual y que por tanto tendrás que hablar con tu pareja sobre qué método anticonceptivo os planteáis utilizar, implica que volverás a tener ganas de verte bien en tu cuerpo: haz deporte y una dieta saludable, maquíllate, ve a la pelu y vístete mona; implica que poco a poco querrás volver a tener tu espacio personal, tus momentos. Búscalos, queda con tus amigas para comer, sin tu bebé, desconecta un rato sin sentirte mal, malamadrea un poco ¡que ya verás lo bien que sienta! No te olvides de tu relación de pareja, haced un esfuerzo para encontrar momentos para dos, sin hablar permanentemente de vuestro bebé, buscad la intimidad, no la aparquéis, porque es un aspecto muy importante en una pareja y hay que cuidarlo. Es cierto que las relaciones sexuales al principio pueden ser distintas, vas con miedo sobre si van a doler, estáis muy cansados y cuesta ponerse en situación, pero si lo vais dejando cada vez costará más, en serio. Así que manos a la obra, poned los dos de vuestra parte y cuidad ese aspecto tan importante de la pareja.

postparto-maternidad

Y hasta aquí el post de hoy hablando sobre el postparto, haciéndolo real. Recuerda lo que he dicho al inicio, es una época brutal, en todos los sentidos, y a pesar de que es más dura de lo que podrías haber imaginado en el fondo, luego, la recordarás con melancolía y cariño. Disfrútala al máximo y grábate a fuego esta frase “tú eres la mejor madre que tu bebé podría tener”.

*Podéis seguir a Sofía Fournier en FacebookTwitterInstagram y en su Blog  . Sofía es autora del libro ‘Voy a ser mamá ¿y ahora qué?’.

Y vosotras Malasmadres, ¿cuánto conocíais sobre el postparto? ¿Estáis al tanto de todo lo que sucede una vez que das a luz? 

directo-completo-hacer-compra

Han comentado...

  1. Ay! Yo a veces pienso en esas mujeres de antes que parian en casa y tenían 8/10 hijos! Qué duro no? Y nosotras, con lavadoras y todos los artefactos, seguimos sintiendo esa etapa como un período muy duro. No quiero imaginar cómo sería antes… yo he pasado por 4 y dos abortos y la verdad es que lo aborrezco. Yo además tardo en recuperarme un año al menos. Me siento fatal. Pero de repente todo cambia y es maravilloso y ha terminado!!!! Y entonces disfrutas de tu bebé y del resto de hermanos y merece todo la pena 😍

  2. No se puede haber explicado mejor. Yo estaba loca por ser madre y, al dar a luz, todo se volvió oscuro. Solo lloraba, me sentía mal, fea, gorda y no sabía muy bien si estaba haciendo las cosas bien con mi bebé. Sin darme cuenta esos 15 días de lloros e inestabilidad se alargaron y acabé con una depresión posparto que duró casi un año. Es muy importante estar preparada para este momento y afrontar lo que viene de manera sensata. Sabiendo que es duro pero dejándote ayudar y teniendo una comunicación fluida con tu pareja y con las personas de tu alrededor. La culpa lo es todo! No os sintáis culpables! Hoy ,por hoy y después de casi 4 años todavía no sé lidiar con ella y me produce momentos de tristeza y frustración. Somos mujeres, hijas, amigas, pareja..y no debemos aparcar todo eso por el hecho de ser madres. Porque dejamos de ser nosotras, nos despersonalizamos. Hay que volver a recuperar la esencia y dejarnos cuidar a la vez que cuidamos de nuestro bebé.

  3. Ufffff, no voy a decir que fue la peor época de mi vida, porque las he tenido peores pero…. Fue una pesadilla!!! Perdí tanta sangre en el parto que casi me tienen que hacer una transfusión, me hicieron una raja que me llega hasta la mitad del muslo, que encima no cicatrizaba y estuve semanas y semanas sangrando. Eso si, de lo que no me quejo es de la lactancia, eso de 10!! Yo era una fuente humana!!! mi enano glotón estuvo saciándose hasta los 8 meses tranquilamente. Y si no fuera porque en ese momento me diagnosticaron Esclerosis Múltiple y me atiborraron a medicación, habría seguido mucho más tiempo.
    Pero Malasmadres Juntas somos más fuertes!!!! y tenemos mucho Power!!!

  4. Madre y ginecóloga a punto de parir el Segundo. Maravillosa entrada Sofía, no te falta ni una coma.
    Es verdad que hasta que no pasas por un postparto, no se hace realidad en el asesoramiento durante las consultas ( por lo menos en mi caso).
    Ánimo a todas esas madres “postparty” 😜.

  5. Y mi pregunta es… ¿Cuándo acaba el postparto? ¿cuando te baja la regla? ¿O cuando sientes que has vuelto del todo a la normalidad? En mi caso, en ambos embarazos, yo he sentido y siento que el post parto dura hasta un año… ¿Soy la única?

  6. Qué razón! Yo no llegue a la drepesion porque mi hermana Beatriz fue de gran ayuda en ese momento que se me venía todo encima. Ahi aprendí a pedir ayuda que a veces tanto nos cuesta. Gracias hermana! Te quiero!

  7. Hacía falta una entrada así de Clara y real.
    En mi caso, he tenido dos hijos, y las dos veces no he podido compartir ese sentimiento de derrotada, cansada, torpe, etc con nadie porque a cada mamá que preguntaba su respuesta era que todo iba fenomenal, todo estupendo. Como si mi hijo fuera el único que llora y tú fueras la única que vas hecha una andrajosa porque no tienes tiempo ni de mirarte al espejo.
    Con esto la inseguridad de estar haciendo algo mal, por supuesto aumenta y la tristeza, el cansancio y las ganas de salir corriendo también.
    Así que me ha parecido un post autentico, real y muy necesario.
    Saludos desde Hamburgo

  8. Qué estupenda entrada!! En general, nos preparan para afrontar el parto, pero pocas veces, el postparto. Para mí si duda, fué lo peor de todo el proceso que te convierte en mamá, y nadie me advirtió de ello…Sofía lo describe perfectamente… estoy embarazada de mi segundo bebé, y lo que más miedo me dá es la vuelta a casa del hospital. Recuperarse puede ser duro, pero si aprendemos algo, es que todo pasa, y con el mejor regalo que nos ofrece la vida, nuestr@ pequeñ@!!!

  9. En mi caso la depresión aparecio al año y medio, cuando ya por fin todo estaba encaminado y tendría que ir a mejor… me desmoroné. Reincorporarme tan pronto al trabajo (en mi caso al mes y medio pero a media jornada), intentar recuperar mi fisico realmente pronto, ser una supermami (la que lo hacia todo y se acordaba de todo), llegó un punto que exploté y no pude parar de llorar. Ocho meses despues me voy recuperando poco a poco.. es duro ser madre y trabajadora a jornada partida, ya no tenia mucho tiempo.. ahora tengo menos. Y la solución que me dan: reduce jornada.. y mi pregunta es… porque tengo que renunciar a mi trabajo? porque simplemente tengo que RENUNCIAR???? porque no mejor conciliciacion… esa palabra que a día de hoy sigo sin saber que significa en realidad.

  10. Hola a todas! He de reconocer que sabía de la existencia de este club de malasmadres por mi hermana María, pero nunca había entrado hasta ahora y ha sido porque ella me ha mandado este post… Porque justo me encuentro en esta etapa… mi bebé nació el dia 7 de diciembre y hace apenas uno que estamos en casa. Fue un parto inducido a las 37 semanas y aunque todo iba genial, el proceso fue muy muy largo y el parto finalmente instrumentalizado con espátulas porque mi bebé era muy pequeño y no empujaba con mucha fuerza… Y sin duda el posparto acaba de empezar para mí y está siendo duro, molesto y pesado.
    Me he sentido muy identificada con todo lo que se dice en el post… y me consuela saber que ya me queda menos para sentirme mejor…
    Muchas gracias!

    1. Hola. Te encuentras mejor? Yo estoy pasando por el posparto en este momento. Es mi segundo hijo y nació el 31/01. Tardé unos días en que apareciese la tristeza pero ahora me siento hundida y encima la lactancia no está ayudando. En algunos momentos hasta me arrepiento de haber decidido volver a ser madre.

  11. Hola a todas… Sabía de la existencia de este blog por mi hermana María y ha sido justo ella la que me ha mandado este post… Y me ha venido como anillo al dedo porque justo estoy en esa etapa… mi bebé nació el 7 de diciembre en la semana 37 con un parto inducido que fue bien pero muy muy largo… el proceso duró hasta la madrugada, desde las 8:30 de la mañana y finalmente fue un parto instrumentalizado con espátulas, por lo que el posparto está resultando más costoso, doloroso y pesado…
    Me he sentido muy identificada con todo lo que he leído…Afortunadamente yo también tengo la ayuda de mi madre, mi hermana y porpoque supuesto mi marido, que están volcados conmigo, y me consuela saber que pasará pronto todo esto…
    Ya me queda un día menos!
    Gracias

  12. No puedo sentirme más identificada con el post, hace 5 años que fui malamadre por primera vez nunca encontré nada parecido a esto, fueron unas semanas horribles. Sentía que mi vida ya no tiene sentido, me sentía hundida, cansada, fea. Sobretodo con mil remordimientos pensaba que era la única madre que siento todo eso, y si le sumas a eso que no tenía leche, y un largo etc. Hoy años después y con otra buenahija de 4 puedo decir que si existe La Luz al final del camino, van pasando los meses y todo se acomoda.

  13. El postparto es un periodo de adaptación a un cambio, y eso, adaptarse o morir. El cuerpo irá volviendo a su ser, obviamente lo más importante es que lo de dentro se reajuste – de ginecólogo nada, es la matrona en los Centros de Salud la que hace el seguimiento, enchufa el ecógrafo, te dice ya puedes o todavía no puedes… -. Yo creo que lo mejor es centrarse en el bienestar, tanto el nuestro como el del bebé. Dormir, dar el pecho, tumbarte en el sofá con el bebé encima, poner música, hacer pocas cosas y despacio… solo ocuparse de una misma, por una temporadita, y dejar que los demás se arreglen solos en lo máximo posible. Se justifica ser egoísta, para volver a estar a cien lo antes posible, chicas.

  14. Algo había leído y algo me habían explicado en las clases pre-parto, pero nada que ver con el huracán que supuso para mi. Me sentí muy estafada porque gente cercana que sus postpartos habían sido “maravillosos”, de repente cuando les cuentas lo horrible que es el tuyo resulta que el suyo también lo fue, pero como en muchos temas que rodean a la mujer supongo que es un tabú.
    Ahora han pasado meses y lo veo muy lejano pero lo pasé fatal, babyblues de tres semanas y dos meses para encontrarme bien del todo física y anímicamente.
    Lo peor para mi fue el agobio familiar, y las visitas constantes, la pérdida de identidad…
    Gracias a la unión con mi marido conseguí superar esa horrible temporada.
    Si repito experiencia no quiero visitas en 3 semanas!!

  15. Real como la vida misma, y más común de lo que reconocemos. Hace 18 meses, cuando nació mi hija, yo ya imaginaba que sería duro, había leído mucho, pero hay que pasarlo para saber. Las primeras dos semanas pensaba “qué he hecho con mi vida” y creía que nunca más sería dueña de mi tiempo, y aunque estaba súper feliz de tener a mi niña, no podía dejar de llorar. Después, hasta los tres meses, no me encontré realmente bien de ánimos. Ahora estoy de nuevo embarazada, ya sé a qué me voy a enfrentar y, aunque no será fácil, al menos sé que pasará y que todo volverá a la normalidad. El apoyo del buen padre fue FUNDAMENTAL.

  16. Yo a todo eso añadiría las Miles de visitas que recibimos de familiares con los que apenas hemos tenido trato pero que insisten e insisten en ir a tu casa tomarse la libertad de coger y toquetear a tus bebés (en mi caso mellizos) y a los cuales no solo les tienes que poner buena cara sino sacarles la cervecita y el aperitivo para que pasen la tarde, sin tener en cuenta que lo que realmente te apetece es estar tirada en el sofá con la que realmente es tu verdadera familia.

  17. Hacía meses que no entraba en el blog ya que durante el embarazo y a raíz de leer sólo posts y comentarios negativos sobre postparto, maternidad, etc cogí una fuerte depresión. Me pasé meses leyendo en bucle posts como este, a Laura Gutman, Mamamorfosis y otros blogs, viví los peores meses de mi vida cuando debían ser los mejores, tenía mucho miedo a todo lo que venía, de no ser buena madre, de perder mi vida, no tenía ilusión, no deseaba que llegara el parto…. pero hace 8 meses llegó el día y para mi sorpresa tuve un parto rápido, fácil, sin intervenciones y precioso, conocimos a nuestra hija pero llegaba lo que más temía, el postparto, sin embargo todo fluyó y me sentí súper feliz con mi bebe, es una niña buenísima que los primeros meses solo comía y dormía, me enamoré de ella y más si cabe de su padre y sin duda los primeros días fueron los mejores de mi vida. aún hoy estoy tan feliz que ni me lo creo, no he tenido ni un momento malo en 8 meses, la niña duerme toda la noche desde el primer día, no he dado pecho y he podido compartir la tarea con el papa, abuelas, etc, a los 20 días de parir volví a trabajar un par de horas ya que tengo mi propio despacho… sigo trabajando pocas horas pero me cunden, puedo llevarme al bebé al trabajo y el resto del tiempo disfruto con ella, al mes volví a mis clases de ioga, sigo leyendo mis libros, me he duchado, arreglado y bien vestido cada día… así que si hay alguien en mi misma situación que sepa que el postparto también puede ser maravilloso!

  18. Yo acabo de tener el 7 bebe…y estoy de bajon total…no me cuido mucho la verdad sea dicha….me siento triste y agobiada….leeros me hace pensar!!!!! Soy joven y para q esten bien tengo que estarlo yo tb…..pero n tengo ganas ……n se pq me pasa nunca fui asi

  19. Yo estoy todavía en el puerperio o cuarentena. Postparto puro y duro. Me había informado previamente. Lo que peor llevo es casi no salir de casa e ir todo el día en pijama con la camiseta sucia por la leche que se me escapa. Pero peor llevo las visitas de mi familia política. Eso es lo que realmente me afecta. Porque quiero estar sola con mi pareja y mi bebé. Nada más.

  20. Gracias por el post, es genial. A mí el post-parto de la primera me pillo desprevenida…nadie me había avisado y era la primera de mis amigas en tener un bebé. Pase un embarazo regular, con muchísimos vómitos y con una diabetes gestacional que me obligó a pincharme insulina…además de estar sólo con mi marido y trabajar hasta el último día pues no quería entrar en depresión (el vomitar todos los días fue durísimo), y….yo tenía idealizado el post-parto, no me digas porqué tal vez porque es un tema del que parece que nadie habla.
    Y claro…lo pase fatal, muchísima leche, la niña comía poco, grietas enormes, mastitis una detrás de otra, mi madre que se quiere quedar, mi marido que quiere que se vaya, los amigos vienen y se quedan a comer, visita, visita, visita…..No sabía ni dónde meterme y lloré lo que no está escrito.

    Como de todo hay que mirar el lado bueno, encontré una matrona genial que me ayudó con el proceso y, he contado mi experiencia a TODAS mis amigas y a mi hermana pequeña para que no idealizarán ese momento, y si luego es bueno pues eso que te llevas, porque luego es verdad que todas las experiencias no son iguales.

    Con la segunda lo viví todo completamente diferente, estaba hasta contenta…sabía que los dolores pasarían, que la niña comería lo que quisiera porque tenía leche de sobra y mantuve a raya a la familia y a los amigos..jejejej Con lo cual lo viví totalmente distinto…y disfruté de mis hijas de forma diferente.

    Por ello muchas gracias a este grupo porque ayuda a ser realistas, a tener confianza en nosotras mismas, a ver que que hay momentos preciosos y momentos muy dificiles…GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más