Side Area

El síndrome de la mujer perfecta

El síndrome de la mujer perfecta

Seguro que muchas de nosotras hemos pasado por el proceso de creernos súperwoman y de poder con todo. Sin embargo, la vida te ofrece situaciones que te enseñan que la perfección no existe y lo mejor que podemos hacer es aceptarlo y a partir de ahí construir. Hoy nuestra coach Leonor Cabrera inspirada por un vídeo que compartimos en facebook hace semanas analiza lo que hay en torno al síndrome de la mujer perfecta que da título al post. Os dejamos con él y con el vídeo para que podáis entender mejor el post.

malasmadres_quienessomos_Leonor

* Podéis seguirla en @Leonor_Cabrera  y en su BLOG.

Hay vídeos que remueven el alma. Éste que incluyo en el post lo vi hace unos días, durante un curso en el que estábamos cerca de 130 personas. Para mí lo más sorprendente fue que a la mayoría de las mujeres que estábamos allí nos conmovió porque, de una u otra manera, nos vimos representadas en ese afán por ser perfectas.

Buenas madres, buenas hijas, buenas profesionales, buenas amantes, efectivas, bellas y sin tiempo para nada, sólo para trabajar y para tener éxito en todos los ámbitos en los que se mueven. ¿Te suena esta descripción?

Por mi gabinete de coaching aparecen muchas mujeres aquejadas de estos, podríamos llamar, síntomas. Y no digo que el querer tener éxito sea algo malo, ni mucho menos, lo que estoy diciendo es que ese afán por ser perfecta, por brillar a través de lo que se hace, puede acabar robando la vida, al igual que les sucede a las mujeres del vídeo.

El nexo común entre estas mujeres es que buscan ser reconocidas por lo que hacen. Aprendieron desde pequeñas que eran valoradas precisamente por eso, por ser buenas estudiantes, por ser buenas hijas, por ser efectivas y por hacer todo bien. El ser contaba poco ahí.

Y poco a poco durante su infancia giraron la mirada hacia conseguir esa efectividad en todos los ámbitos, convirtiéndose en profesionales reconocidas por sus compañeros y por sus jefes, en mujeres indispensables para sus parejas y para sus hijos a pesar de tener la sensación de que la vida es una multitarea continua en la que no se puede parar ni siquiera para ver una película tumbada en el sofá ya de noche, cuando toda la vorágine del día ha acabado.

La vida se convierte para ellas en una carrera continua, donde lo que cuenta es resolver de forma rápida y efectiva los problemas propios y los de las personas que las rodean. Para ello, es necesario detectar pronto lo que los demás esperan y necesitan de ellas. Ésta es la mejor manera de especializarse, de ser vista, de ser admirada y de conseguir ese éxito que, al fin y al cabo, se convierte en motor de vida, en un objetivo en sí mismo, no en una consecuencia del trabajo bien hecho.

Una de esas clientes me contaba hace unos días que se estaba dando cuenta de la factura que le estaba pasando vivir de este modo y que la factura era no saber quién es en realidad, qué desea o qué quiere. Me contó que se había dado cuenta de que estaba tan volcada en dar una imagen segura y de éxito ante los demás que se había olvidado de lo que hay detrás de esa imagen, de su ser

¿Cómo cambiar esto?, ¿cómo saber qué hay debajo?

La única manera que conozco es parar, relativizar el hacer y dejar una especie de vacío para que surja el ser. En el movimiento continuo, en la carrera, es muy difícil pararnos a mirar quiénes somos en realidad, qué queremos, qué deseamos. Ahí sólo somos capaces de seguir con la inercia, la inercia de ser perfectas.

Así que el mejor antídoto que conozco para el síndrome de la mujer perfecta es abandonar por unos días esa carrera, echarse a un lado del camino y observar qué sucede, qué se mueve, qué queremos, qué no queremos, qué nos lleva a no poder parar… Quizás esa sea una de las pocas maneras de llegar a la vejez sin tener la sensación de que en realidad no hemos vivido y sin demasiados arrepentimientos.

¿Te consideras una mujer perfecta?, ¿cómo lo llevas?, ¿qué factura te está pasando?, ¿eres feliz viviendo así? Me encantaría escucharte ahí abajo, en los comentarios.

Malasmadres-mujer-perfecta

Antes de irnos…

Queremos celebrar que SOMOS 150.000 en FACEBOOK con envíos gratis en la tienda del club hasta el LUNES 7 DE MARZO. YEAH!!!!

gratis

 

  • Ana Sloane Street

    4 Marzo, 2016 a 8:05 am Responder

    Como madre, con el tiempo aprendí a priorizar y a delegar. Una buena organización es la base para poder “llegar a todo” y si se nos cae una pieza del puzzle no tenemos que frustrarnos por ello. Ésa es otra de las cosas que he aprendido desde que soy madre. #yonosoysuperwoman #niquieroserlo

  • Marietta

    4 Marzo, 2016 a 8:16 am Responder

    Hace bastante que aprendí que dejar una montaña de ropa sin planchar no es el fin del mundo!
    Chicas hay que organizarse y centrarse en lo prioritario. Al fin y al cabo, si cierras el cuarto de la plancha no se ve y puedes tumbarte en el sofá a ver una peli con tu familia!

    • Rosa

      4 Marzo, 2016 a 11:20 am Responder

      Os voy leyendo, como hay que aceptar que no pasa nada si la ropa se queda sin planchar, etc, etc y se sobreentiende que lo que no planchemos hoy, lo plancharemos mañana o pasado (multiplicado por 3). Y me pregunto porqué todas entendemos y aceptamos que planchar la ropa es nuestra responsabilidad

      • Estitxu

        4 Marzo, 2016 a 12:07 pm Responder

        Yo, directamente, he dejado de planchar.
        Plancho mis camisas y vestidos si es necesario, aunque cada vez aprecio más las prendas que son fáciles de mantener.
        Y mi pareja se plancha las suyas.
        Todo lo demás, simplemente no llegamos. En plural.

        • Mónica

          4 Marzo, 2016 a 12:36 pm Responder

          Totamente deacuerdo. En casa no se plancha, única y exclusivamente lo que es estrictamente necesario para no parecer que has dormido con la prenda en cuestión. Mi pareja mientras que yo estoy con el peque plancha (que no ME PLANCHA) si ese día él o yo necesitamos ponernos alguna prenda planchable por necesidad y a la inversa. ¡La arruga es bella! 😉

      • Leonor

        4 Marzo, 2016 a 3:00 pm Responder

        Muy bueno

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 2:59 pm Responder

      Pues sí, Marietta.

  • Melissa

    4 Marzo, 2016 a 8:27 am Responder

    Leyendo este post se me saltan las lagrimas.. Me doy cuenta de que esto me esta sucediendo a mi y lo peor de todo es que no lo sabia hasta ahora, por falta tiempo, seguro.
    Me siento desbordada y aun así, intento que todo y todos estén bien. Pero, y yo? Pues no, yo no estoy bien.
    Paro y veo pasar la vida por delante de mis ojos como si yo no estuviera en ella, como si de una película se tratara.. Rutinas, obligaciones, trabajo.. Te queda 0 tiempo para descansar y ser tu..

    • Babel

      4 Marzo, 2016 a 9:54 am Responder

      Hola Melissa! Al leer tus palabras me he sentido identificada contigo. Yo estuve en esa situación hace justo un año. Al final me pasó factura y tuve varios ataques de ansiedad. No digo que vaya a ser tu situación pero tienes que pensar en tí. Para mí, todo estaba antes que cuidarme yo y al final no pude aguantar.
      Tú eres lo primero, tenlo claro. Si tú no estás bien, tu familia tampoco estará bien, ni la gente que te rodea. Hay que parar y pensar que si no se llega a todo no se acaba el mundo. Mucho ánimo!!! Es muy importante darse cuenta de la situación y ese paso ya lo has dado.

      • Melissa

        4 Marzo, 2016 a 10:52 am Responder

        Muchas gracias Babel, gracias por tus palabras. La verdad es que encontrar madres en tu situación y que han sabido salir adelante y ver la vida con otros ojos me anima mucho.
        Enhorabuena por tu ‘nueva vida’ y sigue disfrutándola.
        Nos la merecemos!
        Un abrazo!

    • Tita

      4 Marzo, 2016 a 10:03 am Responder

      Melissa, a mi me pasaba exactamente lo mismo y al final peté. Física y psiquicamente. Un día me puse malisima en el trabajo y tuve que coger una baja. Entonces te das cuenta de que la vida es algo más y que está ahi para vivirla, no para sufrir. Y esto fue antes de tener a mi hija. Ahora, te puedo decir que hay muchas tardes que ni me doy cuenta del movil del trabajo (el personal sí lo suelo tener a mano por si acaso, no hay remedio). Y a veces estoy agobiada y deprimida pero sinceramente, estoy aprovechando mejor mi vida. De repente me di cuenta que tenia 37 años y que no tenia hijos ni proyecto de ellos y quizas eso también me cambió el chip.
      Ahora estoy mejor y te animo a que veas que la vida es un tiempo efímero que hay que disfrutar porque los dias no se repiten, simplemente caducan a las 12 de la noche
      Un abrazo

      • Melissa

        4 Marzo, 2016 a 10:49 am Responder

        Muchas Gracias Tita, me has emocionado y tienes toda la razón.
        Gracias por tus palabras.
        Ho es un de esos días… y cuesta mucho ver las cosas con claridad y con positividad.
        Un abrazo!

    • Paula I

      4 Marzo, 2016 a 11:33 am Responder

      Guau!! Me has dejado helada, es como una a una de tus palabras las hubiera escrito yo.
      Estar al límite de todo, sentir que ya no puedes más y aún así no has llegado a las expectativas.
      Y no es q yo busque reconocimiento o alabanzas, que no, que prefiero pasar desapercibida, son las “obligaciones” q la sociedad nos impone x el mero hecho de ser mujeres.
      Si la casa esta sucia y desordenada, no es a ellos a quien les sueltan la pullita, si los niños no comen o son trastos, es cosa de la madre q no los educa bien, y así un suma y sigue x desgracia.
      Yo quiero dejar la ropa sin planchar, las pelusas vagando x la casa, la cocina sin recoger,pero… ¿A quien le tocara hacerlo al final? Entonces, ¿para que demorarlo y q se acumule y luego sea peor?

      • Eva

        4 Marzo, 2016 a 12:37 pm Responder

        Totalmente reflejada, tanto con el post como con vuestras palabras.
        Todo el día con la sensación de no llegar, corriendo para llegar y encima con la sensación continua de no ser una buena madre, una buena hija, una buena… y por supuesto, si en algún momento (suele ocurrir en el coche mientras voy corriendo a algún sitio o justo antes de caer en coma por la noche) soy consciente de lo que quiero, sé que no me va a dar tiempo porque no soy mi prioridad.
        Al escribirlo acabo de ser plenamente consciente: no soy mi prioridad! pero no es que no sea la primera, ni la segunda… es que no entro en mis prioridades!!
        ¿cómo se para?

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 3:04 pm Responder

      Melissa, como te había dicho en uno de los comentarios es necesario que tú estés bien para que los tuyos estén bien. Igual planteártelo así te ayuda.

  • Rocio

    4 Marzo, 2016 a 8:32 am Responder

    La pregunta es: Cómo parar? Cómo hacerse a un lado del camino? Somos lo que otros esperan y no lo que nosotras queremos, es cierto, pero cómo retomar nuestra vida? Vivo con la sensación de no llegar a nada y no cumplir espectativas en nada, empujada por la corriente y no por mis motivaciones. Me gustaría que no fuese así, pero no quiero engañarme.

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:16 pm Responder

      Pues dando un paso al lado y saliendo de él por unos instantes. Puedes probar a intentar cogerte algún tiempo libre, sólo para ti. Ya sé que es complicado, pero te garantizo que merece la pena.

  • Greta

    4 Marzo, 2016 a 8:35 am Responder

    Otra que se ve reflejada 100%, aunque soy consciente de ello. Pero cómo parar? Qué haces para parar? Me hace falta el trabajo para comer y pagar las facturas, y con las chicas qué hago? Trabajo por las mañanas, y me ocupo de ellas y de mi casa por las tarde porque mi marido llega tardísimo a casa casi todos los días.

    Leonor, cómo se puede echar el freno?

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:18 pm Responder

      Greta, muchas veces ese freno es más mental que físico. Hay veces que la cabeza va acelerada, pasada de revoluciones. La meditación te puede ayudar. Y si la palabra meditación te suena muy grande, pues intentar respirar cinco minutos al día con los ojos cerrados y ya está. Se trata de parar la cabeza y hacer así que pare también el cuerpo.

      • Greta

        7 Marzo, 2016 a 8:33 am Responder

        Me parece bien tu propuesta. Ya lo he intentado y no me ha ido mal (aunque tengo que decir que la primera vez que fue guiada, estaba tan acelerada, que lo pasé fatal estando quieta tanto tiempo!)
        Muchas gracias!

  • Carmen

    4 Marzo, 2016 a 8:49 am Responder

    Pues si encima tienes un marido que no para de viajar ya ni te cuento, y piensas busco ayuda, pero los niños necesitan tener un padre de los dos de referencia en casa para que las cosas funcionen, entonces yo renuncio a mi tiempo libre y a mis hobbies, me parece que hasta que no cumplan los dieciocho…

  • Michelle

    4 Marzo, 2016 a 9:02 am Responder

    Sin duda es un post que toda madre debe leer. Nosotras mismas nos presionamos para llegar a todo y luego, cuando decidimos parar o delegar, nos damos cuenta de que nadie se muere ni nada se acaba.

    Prefiero mirar a otro lado cuando llego del trabajo para estar con mi marido y mi hijo… es priorizar. Luego plancharé la ropa.

  • Isabel

    4 Marzo, 2016 a 9:11 am Responder

    Buenos días, pues si, tristemente estamos estigmatizadas para poder con todo, si no das la talla de cara a la sociedad, eres una fracasada.

    Feliz fin de semana.-

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:21 pm Responder

      Lo importante es ser consciente de que la sociedad no es lo importante: lo importante somos nosotras y también cuidarnos.

  • Lorena

    4 Marzo, 2016 a 9:14 am Responder

    Y lo que sucedió cuando paré es que el mundo seguió girando, un poco más desorganizado y menos “ideal” si tu quieres, pero siguió avanzando a su ritmo aun sin mi tirando de el con la lengua fuera. Y eso me dolió un poco, lo reconozco. Pero superada la “sorpresa” inicial fue lo mejor que pude hacer. Pude respirar, pensar i tomar conciencia de mi y mi entorno y decidir conscientemente y no por inercia.

  • Sonia López

    4 Marzo, 2016 a 9:17 am Responder

    Genial post Leonor me ha encantado, ahora toca aplicarlo

  • Rebeca de Torres

    4 Marzo, 2016 a 9:18 am Responder

    Creo que más que parar hay que tirarse en marcha, porque si no, tampoco encontranos el momento.
    La verdad es que hay días que no llego ni a sentarme en el sofá, que el día pasa por encima de mí. Y eso con montaña de plancha y juguetes por el salón.
    Tendré que saltar 🙂

  • charico

    4 Marzo, 2016 a 9:19 am Responder

    Yo Bi-malamadre con un niño discapacitado he vivido en una carrera contínua. Me sirvió irme 8 días sola al Camino de Santiago, para comprender que sólo soy un ser humano. No un HACER humano. Que mis chicos pueden sobrevivir sin mí, y su padre incluido. Alejarse de la propia vida para apreciar y valorar, y reubicarse una misma.

  • Laura

    4 Marzo, 2016 a 9:26 am Responder

    Me he criado en un ambiente en el que tenía que destacar… Porque t supuestamente yo podía y yo valía.
    Si me caía o tropezaba me costaba levantarme porque había fallado.
    Ahora como madre de dos hijos, me sigue pasando. Me involucro al 200% en su crianza y en todo lo que alrededor conlleva (extraescolares, grupos del colegio, AMPA, consejos escolares…) a parte de mi trabajo, mi hogar…. He llegado a ese punto también de fallar y de no llegar y de autoinculparme… De pensar que todo lo hago mal o de que no hago lo suficiente… Y si, hay que parar, hay que salir de ese bucle porque al final no se disfruta, sino todo lo contrario.
    Gracias por este artículo

  • CarMen

    4 Marzo, 2016 a 9:43 am Responder

    Cuando el exito profesional no llega, la familia te desborda y no paras de querer hacer para sentir que algo de lo que haces tiene sentido, tiene consecuencias…estas perdida. Pararse, volver la mirada hacia dentro y reflexionar sobre quién eres, qué tienes y qué quieres. Sin pretensiones, intentando ser realista. Asi la vida cobra sentido. Qué dificil pero qué necesario.
    Gracias por el post.

  • Brujuleando (con peques)

    4 Marzo, 2016 a 9:52 am Responder

    A mi si me ha pasado factura….Y estoy intentando “arreglarlo”.
    Si, el querer llegar a todo, no fallar en el trabajo, no fallar a los hijos, agradar a todos, ponerse una misma en el último lugar…
    Crees que es lo mejor, hasta que un dia descrubres que no es sano, que tú también eres importante. No es fácil.

  • Leticia

    4 Marzo, 2016 a 10:10 am Responder

    Parar, observar y decidir. Que sea fácil, pues no. Que es necesario y justo, en mi opinión sí. Darse cuenta es el primer paso, ahí andamos.
    Genial post, Leonor. Me encanta tu manera de expresar las cosas, me llegan siempre. Gracias!

    Buen fin de semana a tod@s.

  • stefania

    4 Marzo, 2016 a 10:29 am Responder

    Aquí va otra que se ve reflejada y a la que el cuerpo le acaba de decir que hasta aquí hemos llegado…. El problema es que se entra en un circulo vicioso y es muy complicado parar, a mi alrededor me dicen: “tomate unos días, descansa” y claro si lo hago, a la vuelta, qué me voy a encontrar? En eso estoy, mentabilizandome que si algo se deja por el camino no pasa nada. A ver si lo consigo!

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:28 pm Responder

      Confía en que la vida se mueve aunque no estés tú, que no es necesario ir empujándola. Da mucha calma.

  • Laurie

    4 Marzo, 2016 a 10:31 am Responder

    Yo en casa no intento ser la mujer perfecta, el poco tiempo libre que tengo lo aprovecho en estar con los buenoshijos y el buenpadre, la ropa para planchar se acumula en una silla hasta que llega mi día libre y lo plancho, pero eso ocurre un dia a la semana y la limpieza general lo mismo, los demás días se limpia lo que ve la suegra, afortunadamente el buenpadre hace de todo y compartimos tareas, hasta plancha mejor que yo. El problema es el trabajo yo tampoco quiero ser la mujer perfecta ahí, pero la situación económica, hace que tengas que trabajar mucho más por mucho menos dinero y ningún agradecimiento por parte de los que te pagan el sueldo y es lo que me está robando la infancia de mis buenoshijos y mi vida, son demasiadas horas por un sueldo miserable. Esta situación me ha costado estar de baja unas semanas porque he tenido un esguince cervical espontáneo, por lo visto por acumulación de estrés. ¿Cómo se lucha contra eso?

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:31 pm Responder

      Asumiendo la parte de responsabilidad que tú tienes en esa situación. ¿Qué es lo que pones de tu parte para que el estrés se incremente en ti? Ten en cuenta que si sigues haciendo lo mismos, el nivel de estrés va a seguir siendo el mismo.

  • Raque

    4 Marzo, 2016 a 10:33 am Responder

    En ese momento de la vida estoy yo. Otra vez! Y ya son unas cuantas. Unas cuantas veces que me doy cuenta que vivo en una rueda que ya me ha pasado por encima. Estoy de acuerdo que lo principal es darse cuenta de parar pero, para mí, el problema está en la toma de decisiones. Una y otra vez me pregunto en qué he fallado para que no se produzcan los cambios y vuelva a las situaciones que me han conducido a esto?

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:34 pm Responder

      ¿Qué puedes hacer diferente a lo que has hecho hasta ahora? ¿Qué has puesto de tu parte para que la situación siga así? Un análisis honesto por tu parte te puede ayudar a cambiar esas situaciones.

  • María Enríquez Pérez

    4 Marzo, 2016 a 10:50 am Responder

    Yo soy el perfecto ejemplo de mujer que, si sigo así, voy a salir en este vídeo dentro de unos años.
    La carrera continua, incesable e IMPOSIBLE de ser perfecta en todos los aspectos de mi vida me está pasando ya mucha factura. Ahora mismo estoy absolutamente desconectada de mí misma, no se quién soy YO en realidad, además de esposa, madre, jefa, hija, hermana, amiga…pero, ¿quién es María?, al menos ya hace unos meses que soy consciente de la pérdida de mí misma y estoy intentando volver a conecta.
    Muchísimas gracias por este vídeo, me ha hecho llorar en el trabajo..y, creéme, me hace falta. Gracias

    • Melissa

      4 Marzo, 2016 a 11:02 am Responder

      Animo María! Te entiendo y es tan injusto.
      Imagino que debemos aprender a delegar y decir NO.. solo así tendremos más tiempo para ser nosotras.
      Un abrazo!

    • Evaymar

      4 Marzo, 2016 a 2:06 pm Responder

      Mucho ánimo!
      Yo viví esa situación el año pasado: un horario infernal, buenpadre autónomo y trabajando mil horas, deberes, la casa… y he acabado con ataques de ansiedad, una leve depresión, ganas de llorar continuamente,…
      Gracias a Dios he tenido una mejora laboral (en el horario) y esto me está permitiendo sacar algunos ratitos para mí.
      Intento hacer deporte al menos dos días a la semana (he encontrado un gimnasio con ludoteca donde puedo dejar a mi hija un rato mientras yo hago pilates o nado) y también intento comer con mis amigas un día al mes. No sé si es mucho o poco pero me está sirviendo bastante.
      En mi caso también ayuda que mi buenahija tiene 6 años y ya no es tan dependiente, duerme de maravilla, come y se viste sola,…
      Mucha suerte y mucho ánimo a todas. Aunque cuesta se puede salir.

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:35 pm Responder

      Dejarte llorar y sentir es un primera paso para saber quién eres en realidad. Mucho ánimo.

  • Montse

    4 Marzo, 2016 a 11:11 am Responder

    Y cómo se para??? Me siento totalmente identificada, yo personalmente lo que peor llevo es los comentarios de los familiares cercanos, claro es que abarcas mucho, vaya está semana no has limpiado el polvo……
    Procuro ignorar pero a veces y según el momento anímico me supera. A pesar de todo intento relativizar un poco y estar a gusto con mi marido y mis hijos que son los que verdaderamente me valoran.

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:37 pm Responder

      Una buena manera de salirte del camino y de parar es concentrarte en lo que de verdad tiene importancia para ti y si eso que tiene importancia es vivir el día a día a con tus hijos y con tu marido, priorízalo.

  • Cristina

    4 Marzo, 2016 a 11:11 am Responder

    Hoy por hoy si me considero una ” mujer perfecta” ojo,q no es que lo sea… Yo sola a lo largo de los años me he ido poniendo responsabilidades para q todo este en orden, y cuando termina el día estoy tan agotada, entre casa,niños,trabajo, lo q tengo q hacer los días posteriores.. Que no tengo ni diez min.para mi pq me quedo durmiendo. Y así días tras día. La verdad es q necesito parar y salir de este bucle pero a día de hoy todavía no lo he conseguido. Gracias por este post, realmente te abre los ojos, pero la tarea no es fácil así q por lo menos lo intentaré.

  • Brujuleando (con peques)

    4 Marzo, 2016 a 11:12 am Responder

    Pues si eres consciente de verdad de todo eso…es un grado, te lo aseguro. Pon remedio ahora, será más fácil que después.
    Piensa que te gusta hacer,o qué te gustaría hacer. Y hazlo. Un ratito. No hoy, no es cuestión de ponerse a hacer más cosas que nos estresn más aún, pero empieza a madurar la idea. Intentalo.
    Y si no encuentras nada con la que llenar tu lista de cosas que te gustaría hacer poque como dices no sabes ya quien eres TU…no es buena señal. Asi que manos a la obra cuanto antes!

  • Águeda

    4 Marzo, 2016 a 11:17 am Responder

    Buenos días. Me identifico totalmente con el texto y sufro del síndrome de querer ser perfecta en todo desde pequeña.
    La vida me ha puesto por delante situaciones con las que no he podido lidiar y eso me ha hecho sentirme muy fracasada y tocar fondo. Gracias a ello he buscado dentro de mí para ver realmente de donde viene ese afán por querer hacerlo todo y todo bien, y el origen es una falta de afecto enorme que arrastro desde la infancia.
    Desde pequeña he sido siempre muy exigente conmigo misma y creo que es porque pensaba que si era la hija perfecta, la alumna perfecta, la amiga perfecta,…, todos me iban a querer más.

    Ahora me he dado cuenta de que arrastro un patrón de “perfección” para compensar una falta de amor.

    Por eso, como malamadre, le digo a mi buena hija todos los días, que no es necesario que haga las cosas bien, ni que saque las mejores notas de la clase, ni que haga la vuelta lateral perfecta, ni que toque la flauta fantásticamente…. mamá siempre la va a querer, cada día más, y ese amor, es GRATIS!!

    Gratis, incondicional, ese es el amor que intento dar a mi hija y el que recibes cuando te paras y ves que la gente que te rodea, te ama porque sí, sin necesidad de que seamos perfectas.

    No sé Leonor, qué te parecen estás reflexiones?

    • Mariel

      4 Marzo, 2016 a 5:08 pm Responder

      Gracias Agueda por tus palabras. Creo que en mi caso la clave esta en lo que dices, asociamos que hacer las cosas “perfectas” son requeridas para ganar el cariño o aprobación de los demás; aunque a veces signifique fallarnos a nosotras mismas.
      Al igual que tu amo a mi hija de GRATIS y se lo hago saber a cada instante. Solo tratare de extender esa oferta para mi también para quererme a pesar de no hacer lo que lo demás esperan de mi.

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:41 pm Responder

      Pues muy buenas, Águeda. La mayoría de las heridas que tenemos son de amor y vienen de la infancia y si tú te has dado cuenta, ¡olé! Me alegro mucho por ti porque darte cuenta de estas ‘tragedias’ es lo que nos acaba liberando.

  • Rosa

    4 Marzo, 2016 a 11:25 am Responder

    Me veo reflejada en este artículo.
    Este párrafo: La vida se convierte para ellas en una carrera continua, donde lo que cuenta es resolver de forma rápida y efectiva los problemas propios y los de las personas que las rodean. Para ello, es necesario detectar pronto lo que los demás esperan y necesitan de ellas. Ésta es la mejor manera de especializarse, de ser vista, de ser admirada y de conseguir ese éxito que, al fin y al cabo, se convierte en motor de vida, en un objetivo en sí mismo, no en una consecuencia del trabajo bien hecho.
    Y cuantas veces he parado un poco, solo un poco y me he dado cuenta de que no sé quien soy, de la pesada carga, es una losa y de como llegas a adquirir responsabilidades que no dependen de ti, que ni te corresponden.
    Y como en estos últimos años, en especial estos meses de forma más intensa, mi mayor miedo es hacerme mayor y sentir que no he vivido, que la vida se me ha pasado y ya no hay vuelta atrás, que nada en lo que me desgasté merecía la pena o era importante.
    Gracias por el artículo.

  • Saray

    4 Marzo, 2016 a 11:29 am Responder

    Hola, pues yo quiero parar…toma.e un parentesis no quiero volver a trabajar despues de la baja de tener a mis mellis y no voy a poder hay q trabajar pagar hipoteca y sobrevivir no ver a mi marido y disfrutar d los niños un ratito por la tarde!!! No quiero yo quiero vivir disfrutar despertarlos cada mañana y quejarme cuando pise sus jugetes tirados por el suelo no soy perfecta y no quiero serlo solo quiero estar cuando se me necesite pero estar de verdad no a medias…

  • Liz

    4 Marzo, 2016 a 11:50 am Responder

    Hola!!! Me veo tan identificada con este post, ahora mismo no estoy pasando por un buen momento tanto es así que me está rondando por la cabeza separarme y todo porque me siento tan infeliz, tan sola, con un marido que trabaja todo el día al igual que yo y una niña de dos añitos pues me falta tiempo hasta para respirar y a veces me ahoga la presión tanto que lo pago con los de alrededor o simplemente entró en un bucle de continúa frustración, no sé cómo salir si esto sigue así necesitaré ayuda, esto harta de que todo sea una continua competición, basta yaaaaa!!!

    • Melissa

      4 Marzo, 2016 a 12:37 pm Responder

      Hola Liz,
      Te entiendo. Yo también he pasado por esa etapa de querer terminar con todo. También pago mi frustración, cansancio y malestar con los de mi alrededor. Mi pareja también trabaja hasta muy tarde y todo el ‘peso’ de la crianza lo llevo yo sola y claro.. cuando llega a casa me descargo con él y muchas veces también con nuestro hijo de 2 añitos, sobretodo cuando empieza con las rabietas..
      Pero en este sentido hubo un día, después de una discusión con mi pareja que me hizo recapacitar.
      Realmente me hizo pensar en lo que me gusta y me enamora de él. Antes de ser padres éramos muy felices, estábamos tranquilos , teníamos nuestra libertad, viajábamos. Todo esto ha cambiado.. No se Terminado, pero si ha cambiado MUCHO. Solo hay que reenfocar nuestras vidas, adaptarnos al cambio y asumir que ahora somos uno más y que tiene sus necesidades y para cubrir las suyas, tenemos que sacrificar las nuestras.
      Cuando me vienen bajones, pienso en las personas que éramos antes e imagino que algún día volveremos a serlo.
      Un abrazo!

      • Liz

        4 Marzo, 2016 a 12:48 pm Responder

        Mil gracias Melissa!!! Siento que me entiendes perfectamente y a partir de ahora intentare usar tu táctica pensar en la pareja que éramos antes y confiar en que todo eso vuelva algún día, gracias por tus palabras me ayudan mucho.

      • Dana

        4 Marzo, 2016 a 12:53 pm Responder

        Me pasa igual que a ti con la diferencia que el nene no nos ha resultado un obstáculo para seguir haciendo cosas, sólo hemos cambiado la manera.
        En cuanto al pensar que me enamora de él, eso es lo que ya no sé, por más vueltas que le doy veo lo que no hace y me gustaría

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:43 pm Responder

      ¿Cómo llevas lo de pedir ayuda, Liz? Muchas veces es necesario decir lo que necesitamos a los otros.

  • Isabel

    4 Marzo, 2016 a 11:57 am Responder

    Que necesario es parar a veces para empezar de nuevo. Vivir despacio, necesidad vital que en nuestros días se trata de un lujo.
    Las madres de familia nos cargamos muchas veces con responsabilidades que no solo no nos corresponden, sino que además nos exigimos que se cumplan cuando y como queremos. Afán de perfección que anula por lo general el sentir, el ser, el vivir…

  • Mylene

    4 Marzo, 2016 a 12:00 pm Responder

    Dejad de planchar chicas!!! No he planchado nada en mi vida y hasta ahora no me ha pasado nada por eso… Coged reduccion de jornada y consumis menos… Trabajamos demasiado mientras tendriamos q trabajar cada vez menos con los progresos technologicos.
    La vida es corta y solo tenemos una.
    Animo pal cambio!

    • Gentzane

      4 Marzo, 2016 a 2:37 pm Responder

      ¿Y qué aconsejas cuando no planchas, ya tienes reducción de jornada, niños en la guardería, una persona para llevar al mayor al cole y trabajas menos fuera de casa? Que es mi caso. O el de otras chicas, que directamente no trabajan fuera de casa. Pero de la misma manera se sienten tristes, solas, sobrepasadas con toda la carga que tienen, que no se reconocen a sí mismas, que siempre anteponen a los demás antes que ellas… Y aunque conscientes de que tienen parte de culpa de haber llegado a esa situación, no saben cómo parar??

  • Monsheeta

    4 Marzo, 2016 a 12:37 pm Responder

    Pues chicas, igual soy muy novata. Pero simplemente no se me ocurre cómo dejar de llegar a todo. Incluso me siento culpable por no saberlo. Igual es cuestion de madurez. Pero ahora mismo no se cómo saltar de un barco, que no os cuento, porque pensaréis que soy boba

  • Dana

    4 Marzo, 2016 a 12:48 pm Responder

    Ahí estoy yo, sin ser perfecta y sin poder parar.
    El día pasa y no le doy al off ni cuando me acuesto.
    Si dejo algo sin hacer, seguirá así hoy, mañana, pasado…, hasta que me harte y lo acabe haciendo. Y él lo sabe y se aprovecha.
    El resutado: siempre mal humor, juego poquísimo con mi hijo y quien sabe si acabará con mi matrimonio
    Decirlo es fácil pero si paras y nadie sigue remando el barco se hunde.
    En cuanto a que es de mi…que es mi?
    Pd. La madre, chacha, esposa, trabajadora y hasta a veces, respondo por mi nombre.

  • magda

    4 Marzo, 2016 a 1:27 pm Responder

  • Gentzane

    4 Marzo, 2016 a 2:32 pm Responder

    Os leo y me siento tan identificada… No he hablado con nadie de esto, salvo con mi marido, y porque francamente, estoy tan desbordada, me siento tan sola, tan abandonada de mi misma y anteponiendo siempre a todos los demás frente a cualquiera de mis necesidades… que nos está pasando factura como pareja. Incluso pienso que esto podría acabar con nosotros, ahora entiendo por qué hay parejas que parecían tan enamoradas que se divorcian… entiendo cuál puede ser el comienzo del fin, el germen que desencadena el final del amor. Y me da tanto miedo que nos pase a nosotros…
    Y es que no tengo con quien hablarlo, mis amigas no tienen hijos, y yo tengo dos, y mi hermana, aunque tiene una, cuando he sacado el tema y le he comentado algo me ha dicho que soy muy complicada y me agobio demasiado. También he intentado hablar con mi madre, pero me dice que no me queje tanto y me resigne intentando tener una actitud positiva. Al menos mi marido sí me escucha, y ojalá podamos superar esta etapa y seguir juntos.

    • Liz

      4 Marzo, 2016 a 2:58 pm Responder

      Jooo solo puedo mandarte muchos ánimos y esperar que se pase y salgamos más reforzadas de esto o por lo menos esa es la fe que tengo aunque muchas veces me vengo abajo, yo tampoco tengo a nadie con quien hablarlo y si lo hablo con mi marido acabamos discutiendo, animo wapa!!!!

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:53 pm Responder

      La comunicación con la pareja es ahí muy importante. ¡Ánimo y comparte con él lo que te sucede!

  • Melissa

    4 Marzo, 2016 a 2:57 pm Responder

    Creo que hablo en nombre de todas al pedirle a Leonor Cabrera que nos de unos consejos de COMO PARAR..
    algún ‘tip’ para nuestro día a día que nos haga ver las cosas con otros ojos, con más positividad y dedicar unos minutos a nosotras mismas y reencontrar nuestro YO. Lo necesitamos..
    Veo que somos muchas las que estamos sufriendo por este tema y me da lástima. Sacrificamos mucho y recibimos poco a cambio.
    Exponer nuestra situación y preocupaciones en este grupo, #malasmadres, está muy bien pero realmente creo que necesitamos que nos guíen, que nos ayuden.

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:54 pm Responder

      Me lo apunto como tema para el próximo post 😉

  • GLORIA

    4 Marzo, 2016 a 4:22 pm Responder

    Hola mamis..por fin es viernes..ah! no..que soy mama…yo me siento todo el dia a contrarreloj, todo lo hago corriendo, y me doy cuenta de que no daoy abasto..no llego a todo y cuando me acuesto pienso…mañana ire más reljada pero aun así me pongo el despertador una hora antes para dejar la casa medianamente recogida antes de irme a trabajar, y quiero pasar tiempo con mis amigas, con mi madre, con mis hijos..y yo? caundo voy a dar un paseo sola, o sentarme a leer un libro o ver una peli???si papa colaborse un poquito….pero se lo he dicho tantas veces que me doy por vencida..es una batalla perdida..

  • Itziar

    4 Marzo, 2016 a 4:26 pm Responder

    Hace tiempo que decidí que no quería eso para mi, además no lo necesito. No tengo que demostrar nada, no quiero que se me pase la vida en la inercia sin saborearla. No quiero que llegue un momento en que mire a esa vida “perfecta” y ver que mis hijos han crecido mientras me ocupaba de la perfección, y mirar a mi pareja y no recordar cómo era una conversación relajada.

    La vida ya nos hace correr lo suficiente, horarios,… Yo me paro, juego, charlamos, miramos el cielo, y si de pronto no hemos fregado, pedimos algo, si hay mas polvo del que debería, que lo haya, los niños crecen muy rápido, y la vida se va y no vuelve, no quiero esperar a disfrutarla, lo hago ahora.

    No soy perfecta ni llego a todo porque no quiero, y así somos mucho mas felices.

  • silvia alonso

    4 Marzo, 2016 a 5:46 pm Responder

    No puedo parar de llorar después de leer el post. Me siento identificada totalmente. La vida pasa delante mío. Hago de todo y para todos. Trabajo. Tres hijos. Marido. Casa….pero tiempo para mi no existe. Claro que esto me esta pasando factura. Pero no se como parar. Se que necesito ayuda pero sinceramente no se donde buscarla. Os “escucho” pero veo tan difícil salir de esto..se que tengo que reinventarme. Algún día. Ojala

    • Leonor

      4 Marzo, 2016 a 8:48 pm Responder

      Silvia, siempre te puedes plantear pedir ayuda a un coach o terapeuta que te acompañe en ese parar. Te va a permitir ver la realidad desde otro punto de vista.

  • s.g.b.

    4 Marzo, 2016 a 10:04 pm Responder

    Pues si, yo soy de las que se siente identificada… y triste a la vez por ello, porque ahora no sé como volver a ser yo. El yo que era antes de ser perfecta y tener a todo el mundo atendido bajo mi amparo, de no delegar ni permitirme un fallo, de no perdonarme ni mis flaquezas. Mi factura está empezando a aparecer después de evitarla durante varios años de trabajo, casa, niños (3) sin parar ni para mirarme al espejo o hacer nada que se saliera de mi rutina. La factura es que estoy empezando un proceso de separación.

  • Una hija

    5 Marzo, 2016 a 1:33 am Responder

    Querida Leonor:
    Tú post me ha conmovido hasta las lágrimas. Mi madre fue así y la perdimos muy pronto, ella siempre cuidó de todos y nunca tuvo tiempo para sí misma. Murió de una enfermedad terrible que fue diagnosticada muy tarde porque siempre minimizó sus molestias y puso a los demás como prioridad. Es el único error que puedo reprocharle pero es justo el que me hizo perderla. Cuando murió yo todavía no tenía hijos y ahora que soy madre y veo que no le llego ni años talones pienso que me toca aprender de la experiencia, A mis hijos les da igual si yo hice la comida o no, si el disfraz es comprado o es hecho y así mil cosas, lo que no les da igual es que su mamá sea infeliz por no llegar a todo o que no esté sana física y mentalmente, esto sí impacta en sus vidas. Y su papá y yo somos los indicados para enseñarles que deben amarse y ver por sí mismos y esto solo se aprende con el ejemplo, así que todos los días respiro profundo y pienso en mis prioridades.
    Queridas malasmadres cuando se sientan muy agobiadas, piensen que lo más importante para sus hijos son ustedes.
    Un abrazo a todas!

  • Cristina Salafranca

    5 Marzo, 2016 a 12:34 pm Responder

    Gracias Malasmadres x hacernos ver que necesitamos mirarnos el ombligo por lo menos 1 vez sn la vida!!
    Yo como muchas soy mujer esposa mami autonoma y empresaria y no me da la vida con 2 enanos en casa.
    Nos metemos en una dinamica de querer hacer todo nosotras por que pensamos que lo hacemos mejor que nadie y llega un momento en que lo que hagan los demás no nos agrada y les quitamos de enmedio para ponernos denuevo nosotras… Y es un error!!
    Cada una tendrÁ su momento y se dara cuenta de cuando hay q parar y mirar alrededor y ver que necesitamos ayuda y nos dejemos ayudar. Es dificil … Pero pasito a pasito la mente va recuperando esos minutos que viviamos cuando no teniamos tanto peso en la mochila, y veremos y sentiremos que lo necesitamos y que es fundamental en nuestras vidas.
    Yo estoy empezando a ver el cambio y creo que poco a poco todas tenemos que sentir q es buena un poco de ayuda! Dejemos hacer a los demas y experimentemos denuevo los placeres de un rato para nosotras!
    Gracias a todas! Y ánimo… Seguro que lo conseguimos!

  • Annie

    6 Marzo, 2016 a 9:15 pm Responder

    Gracias por este post.. Desde que he vuelto al trabajo hace dos semanas siento que en el trabajo estoy oxidada, en casa tengo un desbarajuste terrible y me estoy perdiendo cosas de mi hijo.. Me ha ayudado mucho ese vídeo. Necesito dejar de exigirme tanto, pero me cuesta relajarme, me da la impresión de que no tengo ni dos minutos para mí y cuando los tengo me duermo porque estoy agotada, y luego me siento culpable por haberme dormido.. Lo peor es que sé que mi marido sufre viéndome así, he leído en uno de vuestros comentarios que lo importante es estar bien por ellos, y creo que me ha ayudado un montón, gracias de verdad..

  • Arantxa

    7 Marzo, 2016 a 12:58 am Responder

    Creo que la clave es la actitud con que mires las cosas… al menos mi experiencia es esa…os cuento… tengo una discapacidad física del 72% y soy dependiente para muchas cosas para mí misma y, por supuesto para mí hijo que acaba de cumplir 1 año. No os podéis ni imaginar lo duro que resultaba al principio no poder duchar a mi hijo, no poderle coger en brazos,… y tantas otras cosas… me consideraba, ya no una malamadre, si no una NOmadre. A esto se une que este curso trabajo media jornada y, además tengo lactancia (resultado, trabajo 2 días en semana). Mi idea inicial era suplir esa sensación de inutilidad en casa, en el trabajo, donde anteriormente era muy reconocida y valorada y me sentía CAPAZ. Pero sorpresa, tú implicación, dedicación, realización… no puede ser igual acudiendo 2 días a trabajar, que 5. Suena lógico, pero yo seguía con el látigo y, en conclusión, me sentía un 0 a la izquierda en ese área también. A esto se unía, por supuesto, que un poco porque con un hijo los tiempos “para otras cosas” se reducen drásticamente, y un poco porque con la sensación de agobio en todo lo alto, estoy a todo y a nada y las “obligaciones” se acumulaban, el estrés por no llegar a nada se disparaba, y cada vez me sentía más pequeñita, eso sí, todas las demás mujeres, en mi opinión, eran/son SUPEREMUJERES, menos yo.
    En toda esta borágine mental estaba yo, cuando decido dar un golpe en la mesa y gritar bien alto………
    Basta ya, señoras, digamos bien fuerte lo que somos… somos la bomba. Yo he decidido cambiar el chip y ahora vuelvo a disfrutar el 200% de mi hijo, de sus avances y su crecimiento. ¿Y sabéis? sigo sin poder ducharle, pero no importa porque estoy viviendo a su lado su día a día, él sabe quien soy perfectamente, le estoy dando todo mi tiempo, mi amor, mis juegos, canciones (que no mi buena entonación jaja), bailes, le he preparado su fiesta de primer cumple,… y lo estoy disfrutando muchísimo.
    Además, el haberme relajado, aparte de desaparecer las contracturas del cuello, ha hecho que este bien de nuevo en el trabajo, que sea consciente de que no puedo aportar lo mismo en 2 días que voy, que en los 5 que antes iba. Y en el tiempo que estoy aporto más porque estoy más centrada, y lo disfruto.
    Por último os diré que me he organizado mejor y me da más tiempo a hacer las “obligaciones”, bueno también es porque el peque ha empezado la guarde unas horas jeje. Pero a lo que voy,… que si hoy no me quito tarea porque estoy muerta matá y Morfeo se apodera de mí, no me cabreo, lo disfruto y mañana me “quito” la tarea. Si hoy toca peli con mi marido en el sillón, pues aún más perfecto (lo de verla entera despiertos es otra cosa jaja).
    No soy superwoman, pero para mi hijo soy la mamá más maravillosa del mundo (cuando tenga 15 no, ya lo se jeje), para mi marido la mujer más genial del mundo, y yo me voy cayendo cada vez mejor,… y eso mola!

    • Melissa

      7 Marzo, 2016 a 8:19 am Responder

      Enhorabuena Arantxa, Sigue así, esa es la actitud!
      Un abrazo!

      • Arantxa

        8 Marzo, 2016 a 4:39 pm Responder

        Gracias Melissa. Estamos en contacto.
        Besos

  • Rosa

    7 Marzo, 2016 a 3:54 pm Responder

    Hace algunos años que lucho por no ser superwoman, un día me di cuenta de que no era justo para mi ni para el resto, pues mi insatisfacción crecía y culpaba a los demás de lo que yo misma me exigía. De todos modos, sigue costando descubrir cuales son mis anhelos mas profundos. Me ayuda a descubrirlos mi compañero de vida, mi esposo, que me acepta como soy y no le importa verme vulnerable. Mi trabajo me cuesta no creáis, soy exigente con lo que creo esperan de mí. Estoy creciendo desde que mi marido y yo descubrimos un movimiento de parejas que dialogan que se llama Encuentro Matrimonial, crecemos de la mano, compartimos la vida y la responsabilidad de pareja

  • Laura

    9 Marzo, 2016 a 2:16 pm Responder

    Cuando has estado tan cerca de perderlo Todo( vida incluso) las prioridades cambian mucho. Eso sí,algunas batallitas diarias no hay manera que desaparezcan( la planificación de comidas, las agendas personales y como adaptarlas a los horarios de colegio,extraescolares,trabajo y ocio…..)
    Que os voy a contar que no sepáis. Arriba malasmadres!
    #ni soy superwoman ni lo pretendo

  • Regina

    14 Marzo, 2016 a 11:34 pm Responder

    Buenas.
    Me ha encantado leer el post. Desde hace un tiempo vivo con la duda de si quiero seguir con mi trabajo. Soy directiva intermedia en una multinacional, con jornada reducida para poder dedicar las tardes a mi hijo de 4 años. Una reducción que implica estar pegada al teléfono toda la tarde y parte de la noche. Me siento mal si estoy media hora sin ver el teléfono…

    Los últimos meses me he dado cuenta de que esta situación me genera estés. Un estrés que no es bueno para mi hijo, pero no es bueno tampoco para mi. Siento que la vida se me va y la pierdo… Es complicado explicar esto a compañeros o compañeras de trabajo. Ellos no entienden mi dilema… (Llegan a casa para acostar a los niños, no sienten la necesidad que tengo yo de estar con mi hijo), ellas… La mayoría tienen internas en casa que cuidan y educan a sus hijos… Así que no entienden que me agobie, teniendo un sueldo que me permite pagar ese servicio… Pero yo no quiero eso. Yo quiero dedicar tiempo a mi hijo, dedicarme tiempo a mi…
    Hace un mes me di cuenta de que hay una parte d emi que estaba luchando por ser perfecta… Y he decidido no alimentar ese yo, cuidarme a moño, a la “normal”, a la mami casera, a la que le gusta cocinar, jugar a la plástica con el enano…

    Seguramente en unos meses deje mi trabajo. Necesito un poco más de tiempo para tomar la decisión, pero sin duda sera una decisión que me permitirá ser mucho mas feliz.

    Gracias por hacerme reflexionar.

    Un abrazo,
    Regina

  • Jeanny

    25 Abril, 2016 a 4:25 pm Responder

    Buenos días:

    Leyendo todas las experiencias publicadas comienzo a reflexionar, desde hace más de seis meses, me siento atrapada en las obligaciones y deberes de la casa; de los niños, de mi esposo; desde hace ya algún tiempo siento que no soy yo misma, no me reconozco, entre el trabajo de la oficina y la casa no tengo tiempo para mi; ni para dedicarle tiempo de calidad a mi familia, realmente llegue al punto en que me siento asfixiada. Aunado a eso soy de Venezuela y actualmente pasamos por una situación económica, política y social que empeora cada día más y aunque tratas de que no te afecte lo hace.

    Gracias por hacer que reflexione y comenzar a seguir los consejos para llegar a hacer una mala madre.

    Saludos

    Jeanny

Comentar

X