¿Qué quieres encontrar?

18
Ellas opinan: ser mamá, la odisea

Ellas opinan: ser mamá, la odisea

Ser madre no es un camino fácil para muchas mujeres. A veces, se convierte en todo lo contrario. Hoy Yolanda Baudet, malamadre de dos buenashijas, ha querido hacernos llegar su historia para “dar esperanzas a tantas y tantas mujeres que luchan contra viento y marea para lograr el sueño de la maternidad”. Os dejamos con su relato. ¡Feliz domingo!

05_ellashablan_yolandabaudet_ficha

Para mí, llegar a ser madre ha sido una carrera de fondo. Ser madre es algo que deseaba muchísimo, lo que no imaginaba es que el camino que tendría que recorrer sería largo y duro. Pero os aseguro que he luchado como una leona para conseguirlo y no me arrepentiré nunca, lograrlo fue mi mayor regalo.

Llega un momento en tu vida de pareja en que te planteas tener un hijo. Es algo que nos apetecía mucho a los dos. Así que nos ponemos manos a la obra. Fui a ver a mi doctora, empecé a tomar acido fólico y dejé las anticonceptivas. ¡Y a buscar!

Pues no es tan fácil como yo me creía…. Cada mes, cuando se acercaba la fecha de regla rezaba para que no viniera. Pero la jodida allí estaba, puntual como un reloj británico. Eso conllevaba mis lloros y mis comidas de cabeza.

Eternas preguntas

¿Porque no me quedo?

¿Y si no puedo tener hijos?

¿Porque esa si y yo no?…

Supongo que son preguntas que a muchas se nos han pasado por la cabeza en momentos de búsqueda. Finalmente, casi nueves meses después de empezar a buscar, me quedo embarazada. Os podéis imaginar mi alegría. Pero algo no iba bien, tenia dolores bastante fuertes y una mañana empecé a sangrar. Me fui a urgencias y tras mirarme vieron que no avanzaba, lo había perdido. No puedo explicar exactamente como me sentí en ese momento, era una mezcla de rabia, dolor y fustración. Lo que no sabia yo era que eso no hacía más que empezar.

Nacimiento de mi hija mayor

Tras la cuarentena nos dicen que adelante otra vez. Nos vamos de vacaciones, nos lo pasamos en grande, y ya en el pueblo, donde íbamos a pasar unos días de relax, me doy cuenta que tras la perdida no me ha bajado la regla. Decido hacerme un test, positivo.

Ese embarazo llegó a termino. Fue un buen embarazo, sin complicaciones, sin encontrarme demasiado mal, en general todo fue muy bien. Me puse de parto a las 38,5 semanas y tras un parto estupendo y rápido nació mi hija mayor. Pasa el tiempo y decidimos tener otro hijo.

Empieza mi cruel batalla

Cada vez que me quedo embarazada, lo pierdo. Tres veces después de nacer mi hija tuve que pasar por ello, en total cuatro. Sentirte feliz, porque estas llevando acabo tu sueño de ser mamá otra vez, y que de golpe, sobre la semana 8-10 te digan: se ha parado…

En esos momentos siento que me falta el aire, y un dolor inmenso me atraviesa por dentro. Y por mucho que lloro no logro sacar mi dolor y mi fustración. Sólo hago que preguntarme: ¿por qué?.

La mujer que ha tenido la dicha de no pasar por ello, no sabe lo que se siente en esos momentos. La pena por la pérdida de “algo” tuyo tan deseado, la rabia por no haber podido hacer nada… Son momentos difíciles de llevar. Mi gran suerte ha sido mi pareja que me ha cogido de la mano en todos estos momentos, me ha secado las lágrimas, me ha abrazado en silencio cuando sabia que ninguna palabra mitigaría mi dolor.

He de decir que siempre he sido atendida en la seguridad social, y me han tratado de maravilla. Una doctora me animo a hacernos pruebas, para ver porque pasaba. Yo, agotada psicológicamente después de tanto batallar, no sabia que hacer. Pero me dije: has llegado hasta aquí, no tires la toalla ahora. Así que accedí. Y después de varias pruebas nos dan los resultados: estamos perfectos los dos. No saben el porque de mis perdidas, ya que ya he sido madre una vez. Hay una teoría que la ginecóloga me insinuó, con cierta precaución, y que nosotros ya habíamos pensado en ella antes, y es que podría ser que sean niños, y mi cuerpo, por algún motivo, los expulsa.

Volver a intentarlo

Después de las pruebas, las palabras de mi ginecóloga fueron: ¿te atreves a volver a intentarlo? Decisión difícil, muy difícil… estaba muerta de miedo de que me volviera a pasar. Pero claro, después de todo el camino recorrido, cómo me plantaba allí. Pues no, no iba a plantarme.

Así que volvemos a la carga otra vez. Y vuelvo a quedarme embarazada. Desde el primer día me llevaron el embarazo en el hospital como de riesgo. Pinchándome heparina cada noche y tomando progesterona cada día. Levantándome todas las mañanas con naúseas, el malestar más bonito del mundo. Lo viví con muchos nervios, cada semana que pasaba era un alivio. Mi cabeza necesitaba que pasaran las semanas 8, la 10…. Significaba que todo iba bien.

Mi ginecóloga me dijo: hay que ser siempre prudente, pero esto pinta muy bien. No sabéis lo feliz que me hicieron esas palabras. Pero yo necesitaba más. Quería que todo avanzara rápidamente. Por las noches en la cama, sola a oscuras, meditaba, me comunicaba con mi bebe y le aseguraba que nada malo le iba a pasar. Lo visualizaba cogiéndolo en mis brazos y protegiéndolo ante todo. Me sentía bien así.

Tuve un par de sustos, fruto de mi obsesión de que todo tenia que ir bien, me daba la sensación que se me rompía la bolsa. Y una noche, en que estaba sola con mi hija, hice correr a mis suegros para llevarme a urgencias. Todo estaba bien, por supuesto.

También se me disparo el azúcar, tuve que pincharme insulina los últimos meses de embarazo, pero no importaba, porque mi bebe crecía sana y fuerte. Si, era otra niña, algo que corroboraba nuestra teoría de que no puedo hacer niños.

Fue un embarazo duro para mi, psicológicamente agotador. Me parecía que tenia que ir sorteando piedras del camino, pero las sortee todas y cada una de ellas con fuerza y valentía, y con la inestimable ayuda de mi genial compañero de vida.

Vino una última traba. Mi padre fallecía estando yo de seis meses y medio. Eso me provocó ansiedad y contracciones. La comadrona me dijo que por mi padre ya no podía hacer nada, así que debía concentrarme en mi niña.

Así que eso es lo que me tocó, tragarme mi dolor y cuidarme al máximo para que mi hija no naciera antes de tiempo. Me comunique mucho con ella, le hablé de mi dolor, pero también de mi inmensa felicidad ante su llegada a nuestras vidas. Debido a mi diabetes gestacional decidieron adelantarme el parto y me lo provocaron a las 37,5 semanas. Lo recuerdo como un parto duro y  difícil aunque reconozco que no extremadamente largo. Pero no quiero quedarme con eso.

Por fin, mi segunda hija

Me quedo con el momento en que mi hija pequeña vio la luz. Ese momento mágico en que nace y la ponendesnuda sobre mi pecho. Ese momento en que siento su cuerpecito contra el mío, y lloro, lloro mucho, de emoción, de felicidad. Lloro por mi padre que no llegó a conocerla, lloro por todo el dolor que he tenido que retener para que ella llegara a este mundo en su momento justo. Fue un día maravilloso.

La guinda al pastel fue abrazar a mi hija mayor que, feliz y emocionada me besaba y miraba a su hermanita embelesada. Ha sido una dura batalla. Cada perdida, un luto que superar. Cada nuevo intento, una pizca de valentía para tirarme de cabeza a la piscina. Luchar tanto por ello ha valido la pena.

Conozco mujeres que, como yo, han luchado duramente para conseguir ser madres. Unas por no llegar el embarazo, otras por no cuajar tras varias inseminaciones, otras por motivos iguales o parecidos a los míos, y os aseguro que esta guerra librada nos ha hecho más fuertes.

Hay que tener esperanza, y luchar por lo que uno quiere y desea. Sé que no siempre llega, pero hay que intentarlo con fuerza, con valentía. Vale la pena. Miro a mis hijas y sé que volveria a pasar por todo mil veces con tal de tenerlas en mi vida.

¿Y vosotras habéis pasado por una experiencia similar? Si queréis contar la vuestra o dejarle un comentario a Yolanda, os esperamos.

05_ellashablan_yolandabaudet

Antes de irnos…

Más de 60 historias en nuestra sección de ‘Ellas Opinan’, historias tristes, alegres, de esperanza, de malasmadres y buenoshijos luchadores, historias que nos han llegado al alma y que comparto hoy con vosotras. Si tienes algo que quieras contarnos, compartir con nosotros no dejes de escribirnos a hola@clubdemalasmadres.com. ¡TE ESCUCHAMOS!

Puedes leer todas las historias aquí.

16_ellas_opinan-02

Han comentado...

  1. Madre mía!!!! Se me han saltado las lagrimas al leerte eres una campeona, claro que vale la pena, un hijo es lo más grande que te puede dar la vida y quiero animar a todas esas futuras madres a no tirar la toalla y a que como tú tuvieron fe y siguieron en su empeño para conseguirlo, enhorabuena por esas dos niñas, yo tengo una de dos añitos y medio y empiezo ya el camino de ir a por otro y otra,espero tener suerte.

  2. Tengo una niña de 8 años y dos abortos que no llegaron a las 8 semanas,una por un hematoma que no se reabsorbió y tras una semana en reposo no hubo latido y otro un embarazo ectopico con dolores que no le deseo a mi peor enemigo y resultado de ello operación y una trompa menos,me quitaron el tiroides y ahora a los 43 años llevo un año y medio intentándolo,tratandome con una fusión uroginecologica pero de momento nada,la edad ,el stress que causa que llegue otra regla y la presión de tener que decir ya soy mayor y hasta aquí he llegado.
    Gracias o el post

    1. Anya se lo duro que es todo esto, y lo injusto de pasar por algo así. Aun así te mando mucha fuerza y te animo a seguir luchando por tu sueño. Un abrazo

  3. Con ilusión y tenacidad todo se consigue. En mi caso tengo 38 años y mi primer hijo nació por fecundación un vitro. Tras un primer intento fallido y un aborto estando ya se 12 semanas. Fue duro. Después me quedé embarazada sin ayuda y también lo perdí. Y después sorpresaaaa otro embarazo espontáneo y aquí está mi segundo hijo. Cada mujer lo vive de una manera pero las pérdidas son muy duras y difícil explicar lo q se siente salvo para la q lo ha experimentado. Quiero trasmitir esperanza para todas pq hoy día gracias a la Ciencia conseguir el sueño de ser padres es más fácil. No exento de obstáculos pero posible. Ánimo!!

  4. La vida misma! Que bonito lo has contado Yolanda… es la valentía más bella que podemos tener: un intento más, un aguante más, un paso más…por ell@s, nuestros hijos.
    Un beso

  5. A veces la vida nos pone duras pruebas, yo perdí a mi segunda hija a las 38 semanas, se le paró el corazón y el mundo se nos cayó encima. Y aunque sabiamos que iba a ser muy duro, lo volvimos a intentar y aquí está mi pequeña de 15 meses, que con su hermano de 6 años hacen que el sol vuelva a brillar en nuestras vidas.

  6. Hoy me ha vuelto a bajar la regla otra vez. Otra vez desde hace no se el tiempo. El BH tiene 3años y medio pero el segundo no hay forma de que llegue.
    He visitado ginecologos, endocrinos (mis hormonas estan desmadradas tooodo el tiempo) y especialistas en fecundación.
    Lo “divertido” es q los meses en los q no hay posibilidad de embarazo la regla baja puntual, cuando hay posibilidades se retrasa dando esperanzas.
    Seguiremos intentandolo, aunque psicologicamente te destroza.

  7. Hola,
    Yo tengo la suerte de que me quedo embarazada muy fácilmente, ahora lo de llevarlos a buen término no es tan fácil. Mi primer embarazo fue perfecto, nos quedamos embarazados al primer intento y 41 semana después nació la buenahija. Cuando la peque tenía 18 meses decidimos darle un hermanin. Y al segundo mes me quedé de nuevo embarazada, pero a las 7 semanas lo perdí. Después de tres meses volvimos a intentarlo y volví a quedarme. En esa ocasión todo parecía que iba viento en popa. A las 12 semanas el tocólogo me dijo que todo iba bien, el latido era fuerte y se movía un montón. Cuatro días después me hicieron la ecografía y ahí se me vino el mundo encima cuando vi la cara de la ecógrafa, que por cierto estaba embarazadisima, y llamó a una colega que al verme me dijo lo siento no hay latido y es muy reciente, y tanto que lo era!! Cuatro días antes estaba perfecto. Pues nada ahí a citarme para el día siguiente para un legrado y pasar por un infierno emocional.
    Pero como no soy de las que se rinden, después de dejar pasar una regla volví a quedarme embarazada y así estoy, ahora de 26 semanas sintiendo las patadas del buenhijo. Eso sí, acojonadita durante mucho tiempo, me compré un Doppler para escuchar su corazoncito cada vez que me despertaba de madrugada con una horrible pesadilla, llorando en las ecos cada vez que me decían que iba bien y no queriendo dar la noticia con miedo a hacerme ilusiones hasta que me dijeron que es un niño.
    Ahora mis miedos son menores, pero alguno todavía me queda, aunque cada vez que lo siento moverse me tranquilizo.
    Ánimo a todas las que habéis pasado por esto, y aquellas que lo estáis intentando no perdáis nunca la esperanza. Besos

  8. Ole por las mamás q no se rinden y ole por las q hemos pasado por esto y lo superamos!!! En mi caso fue un ectópico. Como dice mi buenpadre acompañarte, con 28 años mi reloj biológico se puso en modo “sueno cada 5 minutos”, así q nos lanzamos a por el embarazo. Tres meses después de empezar a intentarlo la prueba da positivo. Fue un lunes en el trabajo, así q todas mis compañeras se enteraron enseguida. Pedí cita al médico y me la dieron para el lunes siguiente. Cuando fui no fue para pedir cita con la matrona y la ginecóloga, fue para pedir la baja. El viernes empecé con dolores en el costado izquierdo, como dolores de regla pero más punzantes. No le dí mucha importancia y me fui a trabajar. El sábado por la mañana, después de una noche revuelta, empecé a sangrar. El buenpadre estaba en el trabajo, así q llame a mi padre para q me llevara a urgencias. En el hospital me hicieron una ecografía vaginal y me soltaron la bomba: el útero estaba vacío. Al contarle a la ginecóloga los dolores del lado izquierdo, inspeccionó la zona y allí estaba. Un embrión de unas 6-8 semanas justo en la unión del ovario y la trompa. A todo esto, para confirmar q era un embrión me tuvieron 3 horas por una analítica para confirmar el embarazo, parece ser q los tres test q me había hecho y dado positivo no la convencían. Yo no soy tonta y durante ese tiempo q especulaban si era o no un embrión, me iba haciendo a la idea q no iba ha haber bebé. Por eso la primera pregunta q me salió cuando me lo confirmaron fue “como lo vais a eliminar?”. Por nada del mundo me apetecía perder, a parte de mi bebé, una trompa y un ovario. La ginecóloga se quedó tan descolocada q me preguntó varias veces si entendía lo q me estaba contando. Creo q estaba esperando llantos y ruegos por mi parte. Como era muy arriba donde se había implantado el embrión el legrado no era una opción, así q me ingresaron, me inyectaron metotrexato y a las 24 horas a mi casa a “parir” mi embrión muerto. Y digo bien lo de parir pq lo dolores son horribles, además de q te prohíben hacer ningún tipo de esfuerzo para evitar la rotura de la trompa. Fue duro pero pase el duelo lo mejor q pude y además el buenpadre decidió q era un buen momento para distraer mi mente y me pidió matrimonio, así q ocupe mi tiempo en organizar mi boda y no en pensar q había mal en mi para q me ocurriera esto. Después de esto me dijeron q debía esperar 6 meses para volver a intentarlo, pero como tenía la boda por enmedio, pasó un año casi justo y en las mismas fechas en las q me enteré de mi primer embarazo tuve la confirmación del segundo. Y ahí sí q empezó un calvario horroroso. Visité a la ginecóloga y le pedí encarecidamente q me hiciera una ecografía para confirmar q el embrión estaba bien colocado, pero se negó. Así q fui a una clínica privada y tb se negaron!!! La primera eco sería a las 12 semanas y el histerismo reinaba en mi. Afectó a mi trabajo, a mi relación y a mi salud. Cuando faltaban 8 dias para la ansiada ecografía, volví a sentir los dolores del lado izquierdo. Me hundí pensando q se iba a repetir la historia y, gracias a mi jefa q es maravillosa, corrí a urgencias. El buenpadre apareció poco después y cogidos de la mano entramos en la consulta. Cuando nos dijeron q estaba todo bien y q los dolores eran debido al estrés no podíamos parar de llorar. Creo q el ginecólogo pensó q estábamos un poco locos. Escribo esto con mi peque de tres meses en brazos y mi buenahija de 4 años al lado. No hubo más sustos, solo lo normal del embarazo, vómitos hasta los 5 meses con la buenahija y diabetes gestacional con el buenhijo. Ánimo a quien esté en una situación parecida!!

  9. Justo ahora me encuentro en el mismo camino. Una bella niña de 24 meses y dos abortos espontáneos. El hecho de ser madre impide que me manden a fecundación y me piden que pase por un tercer aborto para hacerme las pruebas. Estoy tan reciente, que el jueves pasado la beta seguía positiva a pesar de que la regla me había bajado. Sin embargo, las ecos muestran un útero perfecto y receptivo y los médicos me han animado a que este mes lo intente de nuevo. Con vitaminas para reforzar la calidad de los óvulos, y empezar con adiro en cuanto tenga mi ansiado positivo. Estoy muerta de miedo, pero a la vez pienso que está vez será la buena. En estos meses me he sentido muy sola, porque solo aquellos que lo han sufrido sabe lo que duele que te digan que lo has perdido. Para el resto no es nada, solo un retraso, solo células… Y sin embargo en mi corazon tengo dos niños muertos y esa pena no se me irá nunca.

  10. Enhorabuena!! Entiendo muy bien de qué hablas y creo que has sido muy valiente… Seguro que tu padre, desde donde esté, se siente orgullosísimo de ti!!

  11. Leeros me hace revivir lo que yo pasé. Con mi buenhijo1 fue todo de maravilla. Cuando decidimos ir a por segundo me quedé embarazada a los siete meses de empezar a intentarlo. Primera eco perfecta. Con 9 semanas fui a la seguridad social y me dijeron q no había latido. Se me vino el mundo abajo. Me bajaron a urgencias y ahí me plantearon… legrado o una pastilla nueva q manchabas como una regla y era menos invasivo que el legrado. Error, elegí la pastilla. Fue HORRIBLE. No se lo recomiendo a nadie. Suena duro pero aborté literal en la taza del water… y sangré bastante… cuando volví al hospital no estaba limpia y me volvieron a dar la pastilla. Más días sangrando. Llegó un momento que estaba tan cansada que no podía ir de la cama al sofá. Fui a urgencias y estaba anémica perdida. Ingreso. Transfusión y finalmente legrado. Fue horrible. A la pérdida se le unió unas complicaciones tremendas. Echa polvo física y anímicamente… Cuando superé el trauma, muchos meses después, lo volvimos a intentar y no llegó. Me di de plazo seis meses hasta q cumplí los 41. La edad… el miedo… no quise más. Creo q hice lo correcto aunque tengo la espinita clavada y me hubiera gustado haber dado un hermanit@ a mi hijo. Felicidades a las que lo seguís intentando una y otra vez. Sois unas valientes. Os admiro

  12. Un hijo que llega a la primera con embarazo dulce y bueno. Un parto sencillo y un bebé sano. Magnífico.
    A los dos años buscamos el hermanito, tres veces. Paradas de latido en la semana 8-10 todas las veces. Legrado instrumental, legrado medicinal.
    Como ya teníamos un hijo la SS no puede ayudarte, así que casi 15Mil€ después y un embarazo bueno en lo físico pero malísimo en lo emocional nacen mis mellizos preciosos. Familia numerosa, familia feliz.
    La FIV fue buenísima porque desde que nos informamos hasta que los implantaron pasaron 5 meses escasos. Plazos mínimos que no minaron más mi moral.
    Pero ese embarazo, del que me mantuve ajena como si esa barriga no fuera mía. Esa falta de apego hacia mi interior, por no querer encariñarme por si los perdía… fue un acto de defensa imagino, pero sólo me creí de verdad que volvía a ser madre cuando los tenía en brazos, a los dos, llorando y pensando: siempre os he querido.
    Ánimo a todas las luchadoras

  13. En mi caso también fue una odisea pero por suerte, no tengo mal recuerdo… mis peques compensan con creces todo lo pasado!
    Mi primer embarazo no llegaba, un año después de intentarlo nos pusimos en manos de profesionales y tras 2 ciclos de IA me quedé embarazada. A las 16 semanas vieron por ecografia que el bebé venia con una malformación importante y que el embarazo se tenía que interrumpir. Se paró el mundo… con lo que nos había costado… Tras un parto largo, doloroso y agotador, a las 18 semanas perdí a mi primera hija… Pasada la cuarentena empecé a manchar y pensando que me venía la regla no le di importancia. Días después, me enteré que volvía a estar embarazada. No me lo podía creer! El miedo y la ilusión a partes iguales nos invadieron. Tuve pérdidas importantes todo el primer trimestre pero el embarazo fue bien y a las 41 semanas nació nuestra pequeña. 4 años después me quedé embarazada de nuevo sin buscarlo, en la primera ecografia a las 8 semanas detectaron que no había latido… Que pena, que tristeza y que desilusión… volvimos a pasar por todo el proceso de nuevo… No sabíamos si volver a intentarlo o no por miedo a que pasara lo mismo pero al final nos decidimos y un año después, me volvía a quedar embarazada. Todo fue bien y a las 40 semanas nació nuestro peque! Tenemos una parejita preciosa que nos alegran la vida y hace que todo lo malo que pasamos, se olvide sólo con mirarlos! Mucho ánimo a todas las súper valientes que luchan por ser mamás!!!!

  14. Gracias Yolanda,y a todas las q estais comentando,buena hija de 3 años con total normalidad,al año nos ponemos y tras dos abortos y mil pruebas(por la privada,en la SS ni me miraron a la cara teniendo una hija)
    Ahora ta nos han derivado a Fertilidad y no todo estaba tan bien como nos decian,problemas por ambos lados,la IA imposible y FIV aun no saben.
    Un jarrazo de agua fria pero aun asi me niego a no aeguir luchando cueste lo q cueste.
    Lo peor el q la sociedad te ponga aun mas trabas diciendote que no tienes derecho a quejart eporque tienes una,que xq tanto sufrimiento y ya tienes un hijo etc…
    Solo lo entiende el q lo pasa,asi q mil gracias por vuestros testimonios de corazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más