¿Qué quieres encontrar?

21
Cómo estirar el tiempo y ser más productiva desde casa

Cómo estirar el tiempo y ser más productiva desde casa

A las Malasmadres nos faltan horas en el día, ahora más porque estamos confinadas y en muchas ocasiones teletrabajando desde casa. “No tengo tiempo”, puede ser una de las frases más repetidas estos días y que aprovechar las horas que tenemos disponibles se hace más necesario que nunca. Con este objetivo trabajaremos este año junto con Aneto: administrar nuestro tiempo para ser más eficaces y no tener esa sensación de que perdemos el tiempo.

Os daremos herramientas y consejos para poder sobrellevar la situación excepcional que estamos atravesando donde tomarse las cosas con calma y bajar la autoexigencia es fundamental. El teletrabajo no tiene el escenario idóneo pero podemos darle la vuelta para tratar de mejorar nuestra productividad diaria.

Cuáles son las claves para planificar bien tu tiempo

El post de Laia Arcones

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es laia-arcones.png

En días de coronavirus y confinamiento, el tiempo juega un papel aún más relevante. Cuando parece que es algo que abunda, a las malasmadres no nos da la vida en nuestra casa, entre el teletrabajo, el homeschooling, el cuidado de los buenoshijo/as y las tareas del hogar, el día nos pasa volando y solo deseamos que llegue el ansiado ratito para nosotras en el que podamos distraer un rato la mente y Malamadrear.

El tiempo es un término líquido, tan pronto pasa volando cuando estamos encerradas en el baño con el móvil, como pasa muy lento cuando esperamos que nuestros hijo/as nos hagan caso a lo que les pedimos.

¿Te ha pasado también?

Lo cierto es que para poder  tener el control de nuestra vida es necesaria una buena gestión del tiempo y no ir como “pollos sin cabeza” desperdiciando las horas y los días. Nuestro tiempo, es solo nuestro y nosotras somos las máximas responsables de gestionarlo bien. Podemos sacarle provecho, ya que es un regalo diario y sobretodo en estos días, podemos apreciar especialmente tener salud y vitalidad cada día y por lo tanto tiempo para compartir con los nuestros.

Aquí van 7 propuestas SIN aditivos, 100% prácticas para cambiar algunas de las acciones que frenan nuestra productividad en casa:

1. SIN ton ni son

Dejarse llevar por las prisas diarias y el ritmo frenético es fácil y te impide estarte centrando en aquello que realmente te importa. Tomar conciencia de lo que valoras y poder dedicar tiempo a ello, es una forma de gestionar tu vida según tus decisiones y no dejarse arrastrar por las prioridades de otros. Recuerda cada día hacer algo dedicado a ti.

100% auténtica. Para asegurarte que estás dedicando tiempo a lo que realmente te importa, puedes hacer el ejercicio de la manita de tus prioridades e incluso hacerlo con tu hijo:

  • Pon tu mano encima de una hoja y resigue su contorno
  • En la punta de cada dedo escribe una área importante de tu vida. Por ejemplo, hijos, pareja, salud, trabajo, crecimiento personal, finanzas, amigos, contribución social… Elige solo 5 áreas que sean las más prioritarias por tus valores de vida. (5 dedos, 5 áreas, ya que menos es más).
  • Luego decide de cada área una acción que vas a hacer cada día para cuidar esa área tan importante y escríbelo encima de cada dedo. Puede ser algo rápido, pero significativo. Como realizar una actividad con tu hijo, leer un capítulo de un libro, ducharte con tu música favorita, llamar a una amiga…
  • Inclúyelo en tus hábitos diarios y así te aseguras que cada día estarás dedicando tiempo a eso que para ti es importante

2. SIN improvisaciones

Evita ir a salto de mata. Ser productiva no implica hacer muchas cosas, si no hacerlas con propósito. Solo tenemos 24 horas al día. Deja de apagar fuegos y detente a analizar lo que estás haciendo, ya que habitualmente como dice la ley de Pareto, el 80% de tus resultados proviene del 20% de tus acciones. ¿Qué tareas son realmente importantes y más efectivas en tu caso?

100% estratega. Usa la matriz Eisenhower para diferenciar “lo importante vs lo urgente” y así ponerle cabeza a las actividades en las que inviertes tu tiempo.

Dibuja la matriz y clasifica las tareas que realizas habitualmente según si son importantes y urgentes o no:

  • Lo importante y urgente es lo primero que deberíamos terminar. Lo que más estrés suele ocasionar no son las tareas agendadas, si no las que no están terminadas.
  • Lo importante y no urgente, lo podemos agendar y planificar. No las dejes en el olvido ya que si son importantes es porque te acercan a tus objetivos.
  • Lo no importante y urgente, puedes tratar de reducirlo, delegarlo o simplificarlo.
  • Lo no importante y no urgente, bórralo de tu mente. Es necesario soltar trivialidades, saber decir que “no” y tener tiempo para lo que sí queremos.

Extra tip: ¿Y las tareas que no nos gustan pero son importantes?

Puedes realizar simultáneamente tareas que requieren de poca concentración y mézclalas con alguna actividad que te guste para así pasarlo de la mejor manera.

Por ejemplo, limpiar la casa y escuchar tu podcast favorito o hablar con una amiga mientras pliegas la ropa. Si te sirve, puedes usar algunas de estas tareas para evadirte mentalmente un rato.

3. SIN interminables listas de tareas

Ya lo dice el refrán, quién mucho abarca, poco aprieta. Cuando apuntas todo lo que tienes que hacer en una lista sin fin, tienes la sensación de vaciar tu mente, pero a la vez la llenas de sentimiento de culpa y autoexigencia generando estrés con falsas expectativas. Una lista demasiado larga que no es realista, solo te lleva a procrastinar y castigarte.

100% planificada. En vez de apuntarlo todo en una lista, recuerda el mantra: Si no lo agendas, no existe.

  • Cada vez que vayas a hacer una tarea anótala en tu agenda bloqueado el momento que la llevarás a cabo. Además tener un horario definido para finalizar la actividad, te ayudará a terminarla a tiempo.
  • También te ayudará estos días de confinamiento tener unas rutinas de horarios con tu hijos. Crear juntos el programa de actividades del día, ya que tanto para ello como para ti te facilitará la organización del día a día y sabrán a qué atenerse.

4. SIN multitasking

Siento comunicar que el mito de que las mujeres podemos hacer dos cosas a la vez, es falso para actividades que requieren de cierta concentración. Está demostrado que nuestro celebro no puede tener dos pensamientos a la vez. Para tareas complejas, es mejor evitar las distracciones y solo centrarnos en esa actividad, ya que si haces varias cosas a la vez nuestro rendimiento baja y vas mareando tu foco de atención.

100% focalizada. Usa la técnica del tomate concentrado más famoso en Italia, la técnica pomodoro, para trabajar por periodos temporales de 25 minutos que se ha demostrado es el tiempo óptimo que podemos estar concentrados.

  • Silencia los teléfonos, cierra el correo electrónico, túrnate con tu pareja para que se quede con los niños, enciérrate en una habitación sin ruido…
  • Crea un clima de concentración para ser muy eficiente con la tarea y usa una alarma para que te avise pasados 25 minutos en los que puedes trabajar absorta en ese asunto. Verás lo rápido que avanzas.
  • También hay aplicaciones móviles que sirven para aplicar esta técnica.

5. SIN estar lista a primera hora

Nos han dicho que lo primero que hay que hacer es ducharse, vestirse y desayunar para ponerse en marcha, pero las malasmadres podemos reservar ese tiempo cuando los niños duermes para avanzar sin interrupciones.

100% despierta. Encuentra tu hora feliz.  Si es por la mañana, levántate bien temprano y sigilosamente ponte en marcha.

  • Aprovecha ese ratito de silencio en el hogar para trabajar cuando el resto aún duerme en aquello que es más importante para ese día.
  • Detecta tus propios ladrones del tiempo habituales (tentaciones a visitar la nevera, whatsapp pendientes de leer, redes cargaditas de contenido esperándote,…), todo eso puede esperar. Tú tienes el poder de decidir donde dedicar tu atención.
  • Levantarse e inmediatamente centrarse en esa tarea clave que es importante para ti es tu primera victoria matinal. Esa victoria de empezar el día ya con uno de tus objetivos clave terminados te va a dar una sensación de desahogo para afrontar el día con optimismo. Haz primero, lo primero.

6. SIN perfeccionismo

Intentar hacerlo todo perfecto es el enemigo número uno de la productividad. Primero porque nuestros niveles de exigencia son muy altos y nunca terminamos porque tenemos la sensación que podríamos hacerlo mejor y después porque puede ser que al entregarlo, no encaje y tengamos que empezar de nuevo, habiendo perdido el doble del tiempo.

100% comunicativa. No hace falta tener acaba una tarea para poderla compartir. Puedes hacerlo a medida que avanzas.

Divide las grandes tareas y trabajarla por bloques más pequeños para compartirlos.

Al mismo tiempo, cuando compartes y pides feedback desde el inicio de aquello que estás haciendo es mucho más fácil acabarlo mejor y más rápido. Cada vez que vayas avanzando en tu proyecto, lo puedes ir compartiendo para ir confirmando que vas por el buen camino y mejorándolo con los comentarios que recibes.

7. SIN largas jornadas

No por trabajar muchas horas, trabajas mucho. Ni por estar muy ocupada, eres muy productiva. 

100% presente. Nada te dará más productividad que realizar descansos y “desinfoxicarte”.

  • Apagar tu celebro de toda la avalancha de información que recibimos para desconectar.
  • Deja momentos de respiro entre actividad y actividad para volver con más energía.
  • Planifica tiempos para atender los imprevistos.
  • Disfruta de descansar y cuidarte para seguir siendo productiva.

Y sobre todo sé flexible y actúa en función de lo que puedas. Que tu meta no sea hacer más cosas, si no tener menos cosas que hacer y más tiempo para malamadrear.

Y vosotras malasmadres, ¿cómo hacéis para estirar el tiempo?

Cuéntanos y llévate un año de caldos con Aneto

¿Cómo participar?

  1. Tienes que dejar un comentario en nuestro canal de Instagram AQUÍ en las publicaciones que hacemos hoy 20 de abril y la que haremos el próximo jueves 23 de abril.
  2. Y seguir a Aneto en su canal de Instagram AQUÍ.
  3. Puedes participar hasta el 25 de abril a las 23.59 horas.
  4. Consulta las bases legales AQUÍ.

Han comentado...

  1. Muy importante enfocarnos ahora en ser lo mas productivas, aveces nos quedamos solo pensando pero no encendemos los motores, yo ahora me encuentro desarrollando ideas y aprendiendo desde el hogar.

    Animo

    1. Hola,
      Exacto! Evitar la parálisis por análisis. Muchas veces soñamos, pensamos y le damos vueltas sin actuar… La acción en si misma es un aprendizaje! ; )

  2. Mil gracias por el post! O empezamos a ser productivos o no se que vamos a poder hacer! Han sido días muy duros con muchas tareas. Los primeros días fueron muy duros! Ánimo a todas las Malasmadres!

    1. Cierto Joana! Por suerte, cada día tenemos la oportunidad de intentar hacerlo mejor y eso marcará la diferencia. ; )

  3. Qué necesario ser organizadas y tener una buena rutina en este momento.
    ¡Gran post! Ganas de ver el directo 🙂

  4. Hola!!! Muy interesante para detectar lo que estamos haciendo mal. En mi caso, falta concentración y “centración” (creo que me la acabo de inventar). Deseando ese directo…Gracias

    1. Si, Mercedes. La falta de foco y dificultad para concentrarnos nos pasa a todas, especialmente estos días. Ser consciente es el primer paso para cambiarlo. ¡Nos vemos en el directo!

  5. Me ayuda mucho este post para poner orden a mi vida CAOS que tengo ahora mismo. ¡Gracias!
    Con mis hijos de 6 y 3 años las interrupciones son continuas, no puedo empezar una tarea y acabarla sin que haya interrupción. Al final del día tengo la sensación de no haber hecho nada. En fin… ¡Gracias!

    1. María, con los niños tan pequeños es difícil. Ellos hacen de niños y no podemos pedir que actuen como adultos. Espero que te funcionen algunos de los consejos del post! : )

  6. La verdad que solo pienso en superar el día a día porque si pienso que esta situación de teletrabajo, casa, niños se alarga hasta septiembre me agobio y siento que me paralizo, ¿es normal? Muchas gracias por este post tan necesario.

    1. Es normal el agobio, ya que tenemos mucho más estrés del habitual. Por eso Yo te diría que igual que vivimos con los servicios esenciales, en casa también hagamos lo mínimo y nos lo simplifiquemos al máximo: cocina sencilla, no planchar, comprar por internet,… Es importante buscar el tiempo de descanso y algún momento para ti cada día para desconectar. Pensar en positivo, en el sentido que tiene lo que estamos haciendo para salvar vidas, a mi me da fuerzas!

  7. ¿Qué hacemos Laia cuando vivimos la maternidad en soledad? Se me hacen cuesta arriba estos días con todo… Os veré en el directo. Gracias

    1. Eres una heroína! Valora todo lo que has conseguido tú sola. Yo os admiro mucho! ; )
      Intenta hablar con otras personas diariamente para seguir optimista. La ayuda para el cuidado de menores está permitida, así que si te sientes muy apurada pide a alguien que acuda a ayudarte (una vecina, amiga cercana,…) También hay muchas iniciativas de grupos de madres por teléfono o videoconferencia que te arroparán. En casa piensa en el día a día, acuérdate de cuidarte para cuidar y descansa cuando tu hijo duerma. ¡Nos vemos en el directo!

  8. Muchas gracias, muy interesante pero me parece poco realista en los días que vivimos, tengo la suerte de que mi hijo tiene casi 10 años y es muy independiente y además el telecolegio está funcionando bastante bien y le obliga a estar “ocupado” en horario lectivo, pero aun así no puedo llegar a todo, teletrabajando y me resultas imposible no tener jornadas infinitas porque durante mi horario tengo interrupciones y mi actitud es algo más relajada que en la oficina y por tanto menos productiva y tengo que sacar el trabajo y tengo jornadas infinitas. Además me tengo que preocupar de la comida, y del mantenimiento del hogar, por mucha corresponsabilidad que tengamos son tareas que antes no le dedicaba tiempo y ahora también suman. Lo dicho, a mi no me da tiempo a nada de nada, y además tengo la sensación que cuando salgamos de esta seré la única que no habré avanzado 3 niveles en las clases de inglés, que no tendré nociones básicas de otros idiomas, que no seguiré sin saber cocinar, mis armarios seguirán desordenados y además no habré visto las cuatro temporadas de La Casa de Papel. En fin, ya me he desahogado. GRACIAS POR TODO ♥

    1. Paloma, que verdad lo que dices!! Tenemos mucha presión, la de la sociedad y la nuestra, que es mucho mayor. Esa sensación de no estar tachando todo lo que nos gustaría de nuestra lista de “To Dos” y que parece que los que no son padres tienen tiempo infinito… Creo que nos pasa a todas sentirnos tan agobiadas. A mi lo que mejor me ha funcionado es aceptar que nuestra situación es muy complicada y lo será temporalmente, pensar en que es realmente importante para mi y aplicar el método kaizen, un solo paso cada día. Solo tener un único objetivo al día para sacarnos presión.
      Espero que te ayude a ti también! De esta saldremos reforzadas, o como mínimo teniendo mucho más claras nuestras prioridades. ; )

  9. Hola,

    la verdad es que ahora más que nunca hay que tener una buena planificación, paciencia y nervios de acero, porque como tengas peques, llevar los deberes, comidas, casa, trabajo, etc.. podemos morir..

    No me pierdo el directo, por cierto los caldos anetos están muy buenos, tienen un sabor super natural, se nota que son de calidad!

    Besos!

    Anabel

  10. Exacto Anabel, planificación realista!
    Los caldos Aneto tienen el vistobueno de boticaria, así que vamos bien… jeje
    Nos vemos en el directo ; )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más