¿Qué quieres encontrar?

28
Cómo fue mi excedencia por cuidado de hijos

Cómo fue mi excedencia por cuidado de hijos

Muchas mujeres optan por coger la excedencia por cuidado de hijos, es una medida de ‘conciliación’ a la que muchas familias llegan siendo 9 de cada 10 mujeres las que la solicitan y es una de las consultas estrellas de ‘El Telefóno Amarillo de la Conciliación’ que estrena nuevo servicio. Nuevamente se asocia conciliar con mujer. Irene es una Malamadre que ha querido contarnos qué supuso para ella tanto a nivel personal como profesional. Ella afirma que “debería ser una obligación y un derecho verlos crecer y no un privilegio que se castiga con la falta de ingresos y de estima”.

utopia-conciliacion-dato

La historia de Irene

A mi me crió mi madre, que dejó sus estudios y su trabajo para dedicarse a cuidarme a mí y a mis hermanos. Y yo siempre dije que quería ser testigo de los primeros meses de vida de mis hijos. Todo el mundo habla de las madres trabajadoras y cómo se apañan para atender a sus hijos a la vez, pero pocas veces de habla de las madres y padres que renunciamos a nuestro trabajo pidiendo una excedencia para cuidar a nuestros pequeños.

En mi caso, como buena Malamadre, pedí ocho meses de excedencia en el trabajo y el coste personal, profesional y psicológico ha sido más caro de lo que te cuentan y de lo que pensaba.

En primer lugar, he de decir que disfrutar de mi pequeña y verla crecer en su primer año de vida ha sido algo maravilloso que todos y todas deberíamos poder atesorar y vivir sin que el coste fuera tanto.

Cómo afectó mi decisión

A nivel profesional

En mi caso, la empresa ha cambiado tanto que cuando me incorpore es como si fuera nueva otra vez, tendré que empezar a aprender el funcionamiento.

A nivel personal

El coste ha sido aún mayor. Porque…

  1. En primer lugar, tienes que ocuparte de todas las tareas de casa, como no trabajas…
  2. En segundo lugar, la economía se resiente porque el Estado no te paga ni un duro y las empresas ya no digamos, así que toca tirar de ahorros o convertirte en una mantenida de tu marido, si lo tienes. Es decir, en mi caso, después de llevar toda la vida viviendo de lo que yo ganaba independientemente de mi pareja, de pronto, debo pedirle que me de dinero para hacer la compra. No digamos ya de comprar cosas no esenciales, nada de ropa, nada de peluquería, nada de nada que no sea básico para la casa. Por que sobre todo, me persigue un sentimiento de vergüenza, de tener que depender de alguien…
  3. Y el coste psicológico, es el peor. Porque en mi entorno ya no consideran que sea una persona ocupada, sino que tengo todo el tiempo porque, como no trabajo… El hecho de no trabajar directamente te degrada, te limita la toma de decisiones y de acciones.

Si quieres quedar con tus amigas, debes adaptarte a sus horarios porque tu no trabajas. Si hay una reunión familiar a la que no quieres ir, no tienes excusas porque tú no trabajas. Si tienes visita no puedes negarte porque no trabajas y te pasas el día en casa. Y lo peor de todo es que como no trabajas, estás todo el día vagueando sin hacer nada.

tip-utopia-conciliacion

Una excedencia no significa que no trabaje

No señores, una excedencia para cuidar de mi pequeña no significa que no trabaje, significa que mi hija es lo primero para mí, que a ella dedico mi tiempo y mi energía, que no paro un segundo de hacer cosas con ella y por ella y no tengo tiempo para más.

Una excedencia significa que mi trabajo es el de ser madre, que es el más importante de todos, aunque por ello no metas dinero en casa, no ganes un jornal, no seas recompensada, no seas valorada y no se te agradezca el esfuerzo.

Ahora llega el final de mi excedencia

Queridas malasmadres, estoy a punto de terminar mi excedencia y volverme a incorporar al mercado laboral, a la vida social, a, lo que se supone, la normalidad. Qué pena que la mayoría de la gente tenga que dejar a sus bebés en las guarderías con solo cuatro meses que es lo que deja la baja por maternidad y perderse tantas cosas de sus pequeños, pero más triste es que los que decidimos dedicarnos a la crianza de nuestros hijos e hijas seamos humilladas de esta manera solo por el hecho de no querer perderse nada de sus primeros meses.

Debería ser una obligación y un derecho verlos crecer y no un privilegio que se castiga con la falta de ingresos y de estima.

Queridas malasmadres, si alguien está pensando en pedirse una excedencia para dedicarse a su familia, tened en cuenta estas vivencias que os he relatado para ayudaros con vuestra decisión.

Ojalá alguien me lo hubiera explicado a mí en su momento, la decisión habría sido la misma pero habría estado preparada. Mucha fuerza y ánimo para los que la toméis y más aún para aquellos que no la hagáis y tengáis que dejar demasiado pronto a vuestros pequeños en las guarderías o con los abuelos.

Y vosotras Malasmadres, ¿habéis tenido una experiencia parecida?

utopia-conciliacion-telefono

Han comentado...

  1. Mis tres excedencias fueron estupendas, una parte más de la crianza, es decir, no todo es perfectos. No me sentí una mantenida porque la excedencia entra dentro del plan familiar y principalmebre creo que fue un regalo para los bebés. Vivían con horarios más tranquilos (sus horarios), no se pusieron apenas malitos, yo no era una madre tan estresada… A mi me parecía el estado ideal, y realmente si te organizas puedes hacer cosas por el hecho de estar de excedencia…no se puede negar. Hacer la compra x la mañana y pasar la tarde tranquila con los otros hijos, ir a comer con tu marido o con amigas (bebe incluido, claro), pasear con sol,… Hay que disfrutar de lo bueno de cada momento. Fue lo mejor en mi caso!!!

  2. Me siento totalmente identificada con lo que cuentas. Yo he cogido un año se excedencia para cuidar a mi bebé, llevo solo 4 de estos meses disfrutados.
    A mi en el trabajo no me pusieron ninguna pega, y a día de hoy no creo que haya ningún problema a la vuelta.
    Pero a nivel emocional esta siendo duro, como cuentas el peso de las tareas de casa caen en ti, por muy apañado que sea el padre.
    Y económicamente, después de muchos años con tus ingresos e independencia económica cuesta no aportar nada. No es que mi pareja no lo haga con gusto, soy yo misma la que se siente mal y como una mantenida.
    Con todo estoy feliz con mi decision es la mejor experiencia.

  3. Yo tb solicite excedencia, en mi caso de 10 meses y diré k lo volvería ha hacer con los ojos cerrados, está claro k los ahorros se resienten pero es un proyecto de familia y en cada momento cada uno aporta en función de sus posibilidades. En mi caso mi empresa no me puso un solo problema fueron LAS COMPAÑERAS quienes no entendían k “con la que tenemos encima cojas excedencia igual a tu vuelta no tienes sitio” mi respuesta siempre era la misma son riesgos k hay k asumir, mis prioridades han cambiado, a mi vuelta me he dado cuenta k mis jefes lo entendieron perfectamente y valoraron mis decisiones y a mi por mis 10 años k llevaba xq me dieron un ascenso.

  4. Con los 3 he decidido coger excedencia hasta que cumplían el primer año en el que ya te parecen que son un poquito más mayores para afrontar otra etapa como la de la guardería.
    Tengo que decir que fue el período donde me sentí más Malamadre. Solo quería volver al trabajo. Vas a otro ritmo del resto, no hablas de otra cosa que no sean pañales, percentiles, leches y destetes. Tan pronto quería incorporarme al trabajo porque me subía por las paredes en casa como quería seguir viendo crecer a mis vástagos.
    Esto de la maternidad señores y señoras es la pera limonera. No hay quien te entienda. Un saludo para ti Laura. Ánimo😘

  5. Buenas tardes, me ha parecido muy interesante el artículo, pero no estoy de acuerdo en algun punto .claro esta, que la maternidad y la familia cada uno lo vive a su forma …pero creo que hay formas que son muy limitantes .
    Porque sentir vergüenza de coger dinero para peluqueria o ropa ? .Se supone que una familia es un equipo donde cada uno aporta lo que puede en cada momento .
    Los equipos no se llevan las cuentas de lo mucho o poco que hace el otro ,los equipos reman a la par ,aportando todo su esfuerzo
    Porque nos tachamos de mantenidas ??

    Nunca he entendido porque este grupo se llama “malas madres ” …si nunca nos quitamos los clichés, nunca será posible avanzar …si aunque sea una frase hecha no nos deja en buen lugar …
    Yo prefiero creer que soy una excelente mujer y madre ,donde siempre aporto todo mi tesón al igual que mi compañero de viaje …

  6. Estoy totalmente de acuerdo, cuando tomas una decisión así te expones a todo tipo de comentarios que te afectan y nunca sabes cómo acertar.
    Yo cogí 6 meses de excedencia porque no quería dejar a mi peque en la guarde tan pronto y quería disfrutar más de ella y mucha gente me decía que genial que estaría de vacaciones. La diferencia es que no son pagadas y no estás haciendo cosas para ti, sino para cuidar a una personita que te demanda sin parar.
    Pero creo que lo que más me molestó es que cuando acabó la excedencia y tuve que dejar a la niña en la guarde la gente me preguntaba que si no me daba pena dejarla tan pequeña….
    En fin claro que me daba pena, por eso había estado de excedencia pero la hipoteca hay que pagarla. Eso si, nadie planteó la posibilidad de que el buenpadre pidiera excedencia para que la niña continuará sin guarde.
    He de decir que en mi caso yo cobraba más que el buenpadre por lo que todavía habría tenido más sentido.
    Y ahora con mi segundo embarazo lo que he hecho ha sido tirarme a la piscina, apuntarme al ERE de mi empresa y preparar una oposición con los dos años de paro y cuidar así al nuevo peque.
    Con bombo de 6 meses, en una academia y estudiando pero la gente ya tiene el chip de que estoy ver vacaciones…en fin esta es nuestra sociedad y así valoran nuestras renuncias y sacrificios

  7. Hola, vivo en el extranjero y aqui las guarderias son muy caras, muchísimo. Trabajaba en algo pequeño que no se correspondia con mi formacióin y que no compensaba mantener para gastarse más del sueldo mensual en la guarderia. asi que despues de la baja maternal de mi primera hija deje el trabajo. Entiendo lo que dices pero creo que el problema está en nosotras. En absoluto me he sentido nunca una mantenida de mi marido, faltaría más!!! Somos un equipo, él trabajaba fuera de casa y yo dentro. Siempre consideré que mi sueldo era el dineral que nos ahorrabamos en guarderias (mis hijos sellevan 18 meses). Tenemos cuenta conjunta de siempre y no tengo que pedirle a nadie dinero para comprar nada, tengo mi tarjeta. de hecho, desde siempre he sido la administradora en la familia, yo me encargo del banco, recibos, seguro medico etc Ahora que mis hijos han crecido un poco, saco horas de donde no las tengo para levantar un proyecto de lo mio como autonoma, y mi marido sale antes del trabajo para q yo me pueda ir a hacer mis cosas cuando necesito. Entiendo que el quedarse en casa es una decisión de familia y en ningún caso tiene que significar que hay miembros de primera o de segunda.
    A nivel social aquí es más fácil porque lo normal es que las mujeres no trabajen mientras los ninos son pequenos, de hecho lo que está mal visto es lo contrario. Y como familia aquí no tenemos, pues entre las amigas nos ayudamos. un saludo y animo con el regreso

  8. lo de depender del dinero de la pareja yo creo que es más un tema mental, porque se supone que al mantenimiento familiar contribyen todos, como un grupo. Si ella está en casa con el hijo, obviamente él tendrá que poner el dinero, pero es dinero conjunto para la unidad familiar que se ha creado. No creo que deba dar vergüenza pedirlo, y sino que ella tenga acceso a esa cta y tenga tarjeta para pagar lo necesrio. En mi casa el dinero de cada uno es de los dos, y se paga lo que haga falta
    Por otro lado, me parece normal tener que adaptarse un poco más al horario de trabajo de las amigas, lo que no significa que no estés ocupada sino que posiblemente tengas más flexibilidad para adaptarte que una persona que depende de un jefe

    1. no te había leído pero he expuesto mi caso explicando exactamente eso. Totalmente de acuerdo

  9. Pues yo estoy de acuerdo con el artículo, pero con ciertos matices.

    Por supuesto, hay que respetar quien decide cogerse una excedencia y dedicarse a sus hijos. El no tener trabajo fuera de casa no significa que te estés rascando la barriga ni mucho menos.
    Respeto a tope.

    Tampoco eres una mantenida. La decisión de coger una excedencia se toma en común y se “reparte” la carga de la familia y el trabajo entre los dos. Tampoco es una mantenida una mujer que está en el paro o que cobra mucho menos que su marido. Fuera esa culpa!!!

    Pero con lo que no estoy de acuerdo es que “debería ser una obligación estar con tus hijos” o que te coges la excedencia porque tus hijos son lo primero.
    Hay mujeres que se sienten realizadas en su trabajo, que tienen ganas de volver a trabajar aunque se les parta el alma por no estar con sus peques.
    No podemos imponer obligaciones a los demás, ni juzgar sus opciones desde nuestro punto de vista.

    Respeto también a las madres que no se cogen excedencia y no por eso quieren menos a sus hijos.

    1. Estoy de acuerdo. Yo he tenido la suerte de disfrutar mucho todo el tiempo con mi hija pero tengo un trabajo muy intenso y para el que me he preparado muchos años. A los 4 meses ni niña fue a la guardería y está muy feliz allí. La quiero como a la nada en el mundo pero prefiero trabajar también y tener esas dos partes de persona como profesional y como madre. Es agotador pero con todo el amor lo hago y me siento mejor así. Además aprovecho cada minuto con la niña al máximo ya que no tengo tanto.

  10. Me siento totalmente identificada con el artículo. Soy madre pero también soy profesional y es verdad lo que dice Isabel sobre los comentarios de otros diciendo que que suerte tienes, o incluso comentarios indirectos de ser mujer florero. Y digo yo una mujer florero no hace tareas del hogar, cuida de sus hijos, se encarga de economía familiar… Vamos, que no somos la Preysler. Y realmente lo que me sienta mal es el poco apoyo que nos damos entre nosotras. Cuando realmente nos apoyemos y nos dejemos de criticar llegaremos a algo. ¿Por qué nosotras somos nuestros propios verdugos? Nunca lo entenderé. En mi caso no ha sido por excedencia, me despidieron estando embarazada. Si se que no se puede, pero al final ha sido mejor así por mi bien y el de mi bebe. Así que eso me ha dado la oportunidad de dedicarme en cuerpo y alma a mis hijos. Pero necesito recuperarme a mi misma, luchar por eso que quiero, volver a ser la profesional que fui. Porque la gente te infravalora, y asume que por estar en casa tienes que estar dispuesta a todo, la gente y tu propia familia. Ahora entiendo como se sentían nuestras madres, o al menos la mía. En mi caso, no me siento una mantenida, pero siempre ronda por ahí el ronroneo del….”si tu no trabajas”. Como si el trabajo de limpiar, hacer comida, cuidar a niños (baño, pañales, estudio…), no fuera trabajo. Solo pensad cuánto costaría pagar a una persona que hiciera todo eso. Al menos estoy disfrutando de verles crecer, que no es poco. Aunque no debería ser un privilegio. Pronto volveré a trabajar (espero) a ver como me tratan en las entrevistas después de mi “tiempo de descanso”. Espero que cuando mis hijos crezcan haya más igualdad y sobre todo conciencia social, que todavía nos falta a muchos y a muchas.

  11. Yo empiezo la semana que viene la vuelta al trabajo. Me pedí 5 meses de excedencia y ahora una reducción de jornada. Mi sensación en este momento… es de tristeza. Me pediría más meses pero mi economía ya se ha resentido bastante por lo que tengo que volver. No es justo que no podamos estar con nuestros hijos. Entrar ta la guardería tan chicos no es de mi agrado pero mi situación no me lo permite. Al reducirme ahora el coste de ganar menos dinero pero mi hija con 10 meses no debe estar sin su madre 9 horas. Una vez más pagamos las familias en vez de buscar un estado de bienestar. A la vez siento como si estuviera haciendo algo malo a nivel laboral. Esperando a ver la situación que me voy a encontrar. Estamos entre dos aguas la familiar y la laboral. Y eso no es justo.

    1. Hola Mercedes y a todas, me siento identificada totalmente pero sobretodo contigo. Tengo 2 hijos y con los dos cogí excedencia de 6 meses después de la baja, pero la vuelta al trabajo después de mi segundo hijo fue como tú lo cuentas: tristeza. Es muy duro y no lo superé. Lo intenté con reducción de jornada, pero no sirve de nada, lo que quieres es estar con tus niños. Así que después de poco más de un año tuve que coger de nuevo una excedencia para poder estar con mis peques (y mi padre mayor que está en casa). El coste psicológico es inmenso. Mercedes, si puedes no volver, no lo hagas. Es mi consejo porque más adelante todo lo que se reprime, resurge! Ánimo y luchemos por estar con nuestros peques!

  12. Yo llevo 3 meses de excedencia y aún me quedan otros 6. Estoy feliz de la vida, es verdad que no desconectas nunca: si llora por la noche, voy yo; la comida, la preparo yo aunque sea finde y el buenpadre no trabaje… pero me compensa estar siempre con ella. Yo le insistí al buenpadre en que cogiera él excedencia pues trabaja a jornada partida, mientras que yo soy funcionaria y trabajo menos horas diarias, pero no quiso. Se negó en rotundo. Nuestra calidad de vida hubiera sido mejor, ya que el sueldo es el mismo pero estaríamos más tiempo juntos. Entonces no tiene nada que reprocharme, hay determinadas cosas domésticas que no lhago para que no se acomode, ya que cuando vuelva a trabajar mi miedo es el no poder con todo: niña, lavadoras, comida, trabajo…
    pero estamos muy contentos.
    A nivel económico es verdad que hay que contenerse mucho, pero para 4 caprichos que tengo (peluquería y algo de ropa) tiro de ahorros.
    Cuando vuelva al trabajo, me costará mucho, pero esa será otra andanza más en la vida.

  13. Yo pensaba pedirme una reducción de jornada y desde que aparecí en la empresa con esa idea, empezaron las complicaciones. Al final me decidí por la excedencia y cuando pensaba reincorporarme me ofrecieron el horario que tendría (todo de tarde). A sabiendas de que me hijo salía de la guarde a las 3 y de qué me tendría que coordinar con el buen padre. Porque no podemos contar con abuelos ni tíos… así que ojalá que las medidas de la conciliación sean reales y nos veamos por fin amparadas. Porque al final me fui del trabajo por orgullo, estoy preparando unas oposiciones. Pero en ningún momento fue ese mi plan, yo quería retomar mi trabajo y ver crecer a mi hijo.

  14. Buenos días malas madres, tengo un bebé de 12 semanas y estoy sopesando la opción de cogerme una excedencia. No puedo pensar en dejar a mi niño con 4 meses es la guardia…. Valoro muchísimo el trabajo de estos profesionales, pero en mi caso veo a mi niño, y veo injusto el no poder continuar con mi lactancia y con él. Espero que me la aprueben y que ese tiempo de excedencia nos haga más fuertes!!!
    Un gran abrazo a todas

  15. Hola Irene
    Tenemos mucha manía de juzgar lo que hay en casa de los demás . A mi también me crio mi madre y durante unos años renunció a trabajar para criar a sus 3 hijas pero entonces estaba bien visto . En estos momentos se ve mal todo , si trabajas porque trabajas , si dejas de trabajar porque dejas , si no coges reducción porque no la coges … en fin . Que pasa que las madres tenemos que hacer un referéndum en nuestro entorno para ver que les parece nuestra decisión ? Criar a tus hijos también es un trabajo. Lo que no entiendo te sientas dependiente porque no trabajes , si tu pareja y tu habéis quedado en que te coges ese tipo de permiso es decisión de los 2 y no tendrías porque sentirte mal . Lo de empezar de nuevo te entiendo perfectamente, yo me incorporo después de una baja por embarazo de riesgo y permiso de maternidad y también ha cambiado todo pero como no hay una ley que nos proteja … te mando un abrazo y mucha fuerza

  16. Acabo de pedir una excedencia, de 8 meses también, por cuidado de un menor de 3 años, lo hecho pensándolo y sin pensar, no sé…. en este caso el buenpadre tendrá que ser el que cargue con la economía familiar, creo que le parece bien que me la haya cogido, pero a veces veo que me dice mejor la cogería yo, él es autónomo, mi contestación si yo ganara lo que tú, el caso seria al reves, y si le pudiera dar el pecho…. la verdad es que me ha costado tanto tiempo tener a mi pequeña, que no quiero perderme nada de sus primeros meses de vida se que va a ser duro, muy duro, pero con mirarla ya va a compensar todo. Con el buenpadre será una de las cosas más duras que pasaremos, por nuestros genios y maneras de ser, nos unirá o nos separará lo tengo bastante claro, pero mientras disfrutaré de mi pequeña guerrera, y seré una muy muy malamadre, que me encanta. Te doy las gracias por este escrito, me has dado más fuerza….. me encantais malasmadres!!!!!!!!

  17. Este post me llega al alma, me encuentro inmersa en la misma situación, llevo 6 meses en excedencia por cuidado de hijos y jamás pensé ni valoré el coste tan alto que tendría , en mi caso el aspecto psicológico es el más duro, el económico está ahí pero no me preocupa tanto, es verdad que se renuncia a todo lo que no sea básico para casa pero en fin, ya vendrá otros tiempos.

  18. Hola! Yo me cogí la excedencia máxima de 3 años y no podré incorporarse a mi empresa porque por motivos laborales de mi marido nos trasladamos a su ciudad natal. Me tocó renunciar a mí porque yo estaba de maternidad,
    ahora casi finalizada mi excedencia tendré que buscar otro trabajo, mi preocupación es encontrar algo con lo que poder conciliar, mi sector es el de la construcción…creéis que lo encontraré, siendo madre mujer y con 37 años??
    De hecho a mi no me quedó más remedio que coger la excedencia porque nos cambiamos de ciudad y a mi hija no tenía plaza en guardería pública y no nos podemos permitir una privada…
    Desde mi maternidad no he dejado de formarme para estar actualizada, espero tener suerte… y sino me tocará reinventar me…!
    Está siendo la experiencia más bonita y dura a la vez, es muy difícil encontrar un momento para ti, no desconectas de la maternidad durante las 24horas, yo no he tenido una ‘tribu’ cerca con lo que es más difícil todavía, los amigos están trabajando…
    Pero es una experiencia maravillosa, desde luego no me arrepiento de haberme cogido la excedencia completa porque he podido disfrutar los primeros años de mi hija con ella, sus primeros ‘todo’.
    Vivimos en una sociedad que en vez de ayudar a maternidad la penaliza, se ha avanzado en algunas cosas pero falta mucho por hacer, como iba a incorporar me al mercado laboral si no tenía facilidades para que mi hija entrara en la guarde porque mi estado de excedencia por guarda legal es un limbo no cuenta…? Y otro asunto es el gente que te dice, no trabajas? Ya me gustaría a mi estar como tú…? Pues si y no… Porfavor, no nos juzguemos las unas a las otras sin escuchar nuestras experiencias primero, porque muchas de las ‘críticas’ o ‘comentarios’ muchas veces vienen de mujeres, y yo creo que nos hace flaco favor y que deberíamos apoyarnos más entre nosotras.
    Estoy segura de que poquito a poquito se irán consiguiendo nuevos logros, sigamos reclamando y exigiendo cambios en materia de conciliación. Gracias a vosotras Malasmadres por vuestra labor.
    Un sistema saludo

  19. Totalmente de acuerdo en el contenido del artículo, excepto en la parte de ser una mantenida. Creo que si un miembro de la pareja se coge una excedencia, es un proyecto de vida de la pareja y hay que romper con el roll de que el que se queda en casa es el mantenido.
    Yo dejé de trabajar hace años y ahora que he vuelto yo al mercado laboral, ha dejado de trabajar mi marido. Es cierto que la economía se reduce y hay que ajustar gastos… pero los ingresos son de los dos y los gastos los decidimos los dos.
    Hay que romper con esos estereotipos!!!

    1. Totalmente de acuerdo. Es un proyecto en común, en el que cada uno aporta lo que quiere y puede. Cada pareja decidirá quien se toma la excedencia, por la cuantía del sueldo, por a lo que puedes llegar a renunciar laboralmente, por la facilidad o dificultad que tendrías de volver después a tu puesto de trabajo…Una decisión tomada en pareja, con el objetivo del bienestar de tu familia. Veo un error verlo desde el punto de vista, que el que se queda en casa es un mantenido. Si nosotros mismos nos echamos tierra encima, apaga y vámonos. Ánimo a todos los que estén de excedencia o tengan intención de solicitarla. Para mi fue muy buena experiencia con mis tres hijos.

    2. Totalmente de acuerdo contigo, yo estoy en mitad de mi excedencia actualmente y fue una decisión conjunta, en casa no tenemos el sueldo de uno y el sueldo del otro, somos una familia y los ingresos son para la familia. Es cierto que la carga mental por no estar trabajando y ganado dinero es complicada de gestionar, pero no por el hecho de sentirte un o una mantenido/a.

      1. Me sumoa dejar mi opinión, cómo algunas relataron arriba. En mi experiencia, de común acuerdo quedamos con mi compañero que él sería quien trabajara en la etapa inicial de la crianza de nuestra pequeña ya que contaba con el sueldo más seguro y alto. Ambos lo planteamos como es.. el cuidado es un trabajo no remunerado importantísimo porque habilita que el compañero pueda trabajar. Si no estuviese ese cuidado por parte de la madre (o el padre) se debería pagar a una persona o a una entidad que lo realice. Así que dejemos de desvalorizar el cuidado de personas que también es parte fundamental en la economía social. Es un trabajo y es sumamente necesario. Si tu como mamá o papá tienes la posibilidad de realizarlo considerate importante porque lo eres. Eres una pieza fundamental sobre todo para tus hijos con quiénes tendrás un vínculo muy consolidado. Abrazo a todas!

    3. Muy de acuerdo con todas, aunque yo dejé de trabajar “ fuera de casa” y me siento muy valorada y también los ingresos de mi pareja son ingresos familiares, vamos de los 4 que formamos esta familia. Es verdad que a veces me desbordo un poco y me siento un poco rara entre mis amigas que todas trabajan fuera De casa. Pero lo hemos decidido así y creo que soy una privilegiada por ser feliz sin trabajar fuera de casa… mantenida nunca me he sentido.

  20. Yo me cogí una excedencia de casi un año para cuidar de mi segundo hijo: la mayor iba a guardería, solo tenía dos años y medio, y si volvía a trabajar, mi sueldo sería íntegro para pagar la guardería de los dos, así que decidimos que lo mejor era cogerme la excedencia.
    Me pasó parecido, pase de pagarme yo mis cosas con mi sueldo a depender de alguien, a ser mi responsabilidad absolutamente todo lo relacionado con la casa y los niños. Disfrute muchísimo de ese tiempo con mis hijos, y no lo cambio por nada, pero el precio está siendo muy alto.
    Me reincorporé dos meses antes por que necesitaba sentirme útil y tener ingresos, por que el apoyo en casa por parte de mi pareja era casi nulo, por que la mochila emocional empezaba a desbordarse. La excedencia en mi caso ha servido para darme cuenta de lo que no quiero en mi vida, de ordenar mis prioridades y poner rumbo a ellas, además de darme cuenta de que me ha demostrado como será el resto de mi vida.
    La excedencia me ha servido para darme cuenta de que quiero separarme, y añadir eso a la carga emocional con dos niños pequeños en común es muy duro.
    Al final de todo se sale, pero tomar la decisión de irme con mis hijos es difícil (sin hablar de que estoy a media jornada…).

    1. aún no empezado mi excedencia, y creo que me va a pasar lo mismo…. estando ahora con la maternidad y la baja, es todo para mi, y yo siempre tengo tiempo de todo, y estoy todos dias fuera, según mi marido, asi que o me va a unir o me va a separar….. va a ser muy duro, difícil y complicado. Tengo mucho miedo…pero me tiro a la piscina…. suerte malamadre, siempre hay una ventana abierta….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más