¿Qué quieres encontrar?

33
Teletrabajo, ¿una vía más hacia la conciliación?

Teletrabajo, ¿una vía más hacia la conciliación?

“Teletrabajar“ fue una de las opciones por la que más os decantabais las Malasmadres cuando os preguntamos sobre las medidas que mejorarían la conciliación familiar, laboral y personal en la encuesta concilia13F. Y es verdad que fomentar la flexibilidad espacial y temporal puede aliviarnos el hecho de ir corriendo de un lado para otro para poder llegar a todo, sobre todo cuando las facilidades tecnológicas nos lo están poniendo en bandeja.

Sin embargo, en estos cuatro años que llevamos trabajando en el problema social que supone la conciliación, nos hemos dado cuenta que tanto el teletrabajo como cualquier otra medida de conciliación que se ponga sobre la mesa puede resultar una trampa si no se basan en dos planteamientos principales:

  1. En primer lugar, siempre deben plantearse desde la perspectiva de género. Es decir, hay que analizar ¿quién va a utilizar esta medida y por qué?, ¿son las mujeres las que ven más beneficios por el teletrabajo?, ¿y los hombres, ven las mismas ventajas a esta opción de trabajo flexible y no presencial?
  2. Estas medidas, por tanto, siempre deben dirigirse a toda la plantilla, seas hombre, mujer, tengas hijos/as o no. Los y las jóvenes que entran en el mercado laboral están cuestionando cada vez más la rigidez de las jornadas. No tendría sentido que el teletrabajo se redujera a una opción para “cuidar a los hijos/as” cuando también hay personas que necesitan esa flexibilidad basada en la confianza para poder más tiempo personal.

En definitiva, si seguimos dando por supuesto que las medidas de conciliación son para las mujeres madres, seguiremos perpetuando los roles tradicionales de género, creando dos segmentos en las organizaciones: aquellas personas que cumplen con el presencialismo, que se sigue imponiendo como la “mejor” manera de trabajar y las personas que escogen teletrabajar y que, por tanto, no están presentes en la organización.

Igual que ocurre con la reducción de jornada, a la que se acoge un 25% de las madres frente a un 4% de los padres (según un estudio de la UNED), la medida del teletrabajo mal planteada pueden acabar siendo una trampa que nos aleja de la igualdad y seguirá penalizando a la mujer en el mercado laboral.

Hoy queremos hablar sobre el teletrabajo, una medida que en otros países se está imponiendo como opción para favorecer no solo la flexibilidad temporal, sino también espacial pero que, sin embargo, en nuestro país todavía vemos empresas reticentes a ofrecer esta opción a los empleados y empleadas ya que para ello se requiere un cambio de cultura empresarial al que todavía no hemos llegado. Hoy queremos compartir con vosotras la entrevista que hemos hecho a Roberto Martínez, director de la Fundación Más Familia para conocer de cerca esta medida de conciliación.

La opinión de Roberto Martínez, director de la Fundación Más Familia

ficha-roberto-martinez

1. El teletrabajo todavía no acaba de entrar con fuerza en nuestro país y esta flexibilidad espacial (y también horaria) se confunde con el “no hacer nada” o “estar en casa”, ¿cuáles son los grandes mitos del teletrabajo?  

En el año 2012 elaboramos una primera edición de nuestro Libro Blanco del Teletrabajo motivados por dar un impulso a nuevas formas de trabajo en España. Ahora, en 2019, presentamos esta reedición porque, aunque se han visto algunos avances en materia legal y, sobre todo, en el ámbito tecnológico, todavía no existe ninguna razón objetiva y poderosa para que el teletrabajo no se desarrolle más y mejor en nuestras empresas. Desde nuestra Fundación creemos que el gran desafío está en la parte cultural y en el liderazgo de las compañías. Los empleadores siguen valorando más que en otros países la presencia física de los equipos frente a un desempeño por objetivos en el que prime la eficiencia y la meritocracia, sin olvidar la parte más personal de nuestros profesionales.

2. ¿Cuáles son los beneficios del teletrabajo?, ¿hay resultados que lo demuestren?

El principal beneficio del teletrabajo es la posibilidad de compaginar tu vida personal con la laboral, sin duda. El hecho de trabajar por objetivos y tener claro lo que necesita tu empresa de ti como profesional es un comienzo para que puedas adaptar tus flujos de trabajo con tu vida personal, independientemente del lugar donde los realices. De todos modos, en esta segunda edición del libro blanco del teletrabajo también hablamos de la causa-efecto del teletrabajo con la mejora del medio ambiente y concretamente en la significativa reducción de emisiones de gases de efecto invernadero – GEI que supone, la mejora de la movilidad y la seguridad vial, entre otros.

3. Comentáis en vuestro libro blanco que los empresarios son todavía reacios a la posibilidad de que los empleados y empleadas trabajen fuera de casa. ¿Cuáles son los miedos frecuentes?

Parece como ya hemos dicho un asunto de índole cultura y de liderazgo. Creemos firmemente que todo el desarrollo, e incluso el éxito en la adopción de prácticas de flexibilidad, residirá en el hecho de que el propio Comité de Dirección esté dispuesto a asumir el mismo tipo de cambio y transformación que el resto de la organización, de lo contrario se contraería un grave riesgo.

De todos modos, existen muchos miedos alrededor del teletrabajo que debemos ir superando. La sensación de ‘escaqueo’ de los profesionales motivada por un falta de confianza, la sensación de un posible abuso, la aparente dificultad de controlar y ejercer el ejercicio de la dirección etc son preocupaciones que aparecen continuamente en las mesas de dirección cuando comenzamos un proyecto de este índole.

teletrabajo-club-malasmadres-superar

4. ¿Qué hay sobre la desconexión digital? ¿Es un problema para que los colaboradores quieran acogerse a estas medidas de trabajo flexible?

Un tema muy debatido por la opinión pública es el denominado “derecho a la desconexión digital” que se trata de reconocer y garantizar el hecho de que el empleado no tenga que responder comunicaciones electrónicas fuera de su jornada de trabajo. Francia fue el primer país en regularlo. Desde nuestro punto de vista, creemos que puede ser una buena forma para calmar a empresarios y colaboradores pero debemos tener en cuenta que, si hablamos de trabajo flexible, que sería poco coherente marcar un horario concreto de conexión y desconexión. Debemos buscar el equilibrio perfecto entre tecnología, vida personal y laboral. Y hacerlo a través de la pedagogía , la formación y en definitiva buscando un adecuado liderazgo y estilo de dirección más que protocolizando y regulando

5. ¿Qué debe hacer una empresa para comenzar a trabajar en teletrabajo?

Cuando una empresa decide flexibilizar su forma de trabajar es muy frecuente que le asalten muchas dudas, principalmente centradas en la pérdida de control. Por ello, desde nuestro libro blanco del teletrabajo, abogamos por comenzar a trabajar en esta línea con un piloto para ver avances, barreras y palancas y poder gestionar en el futuro el proyecto en toda la compañía. Un primer paso sería diseñar ese piloto con los perfiles que se desean incorporar, los objetivos o el impacto tecnológico. Una vez realizado el diagnóstico y el posterior diseño, debemos implantarlo, darle seguimiento a través de indicadores claves. Sólo así podremos ver si realmente funciona o no el teletrabajo en nuestra organización. No conocemos ninguna compañía que lo haya probado y haya dado un paso atrás.

De cualquier forma debe quedar claro que es un cambio significativo y que debe gestionarse con rigor y profesionalidad contando con expertos y huyendo de “probatinas” y ensayos sin control   que seguramente nos conducirán a resultados alejados de lo esperado.

6. ¿Veis factible a medio plazo que el teletrabajo sea una opción más para conciliar o nos queda aun años para que esto sea posible?

Existen una serie de drives que afectan globalmente y que sin duda nos conducirán a incrementar significativamente el porcentaje de teletrabajadores o trabajadores flexibles. La sostenibilidad medioambiental, la conciliación de la vida laboral y familiar, la aparición de trabajadores digitales y millennials, el nuevo formato de cliente ‘non stop’, la robotización de las compañías, la transformación digital o el envejecimiento de la población son claros ejemplos de que el mundo está cambiando. Sólo con fórmulas nuevas que no estén ancladas en la legislación del pasado podrán dar un nuevo paradigma empresarial y social más flexible.

La Malamadre Jefa asistió a la presentación del Libro Blanco del Teletrabajo

El viernes Laura, la “Malamadre jefa”, estuvo en la presentación de la segunda edición del ‘Libro Blanco del Teletrabajo’ realizado por la Fundación Más Familia, BICG y la iniciativa efr (empresa familiarmente responsable) en la que se debatió sobre los beneficios y barreras que existen para que el teletrabajo sea una realidad en este país. Si quieres profundizar más puedes leer sobre este tema aquí. Puedes leer sobre la presentación aquí.
*Descarga la II Edición del Libro Blanco del Teletrabajo aquí.

presentacion-libro-blanco
*Carmen Corbatón, Laura Baena, Valentín García y Laura Domínguez en la presentación del ‘Libro Blanco del Teletrabajo’.

>>Malamadre, si tienes alguna duda sobre conciliación entra en eltelefonoamarillodelaconciliacion.com y deja tu pregunta. ¡Pronto te responderemos!  

Han comentado...

  1. En mi empresa ya han empezado a implantar el teletrabajo, es una decisión que se tomó por falta de espacio y necesidad de contratar más personal. De momento se hace por turnos, tres días teletrabajo, dos días en la oficina, y la semana siguiente dos días teletrabajo, tres días oficina. Y mientras la silla está vacía, la ocupa una nueva contratación. La gente está muy contenta, ya que las condiciones laborales, salariales, horas extras, cheques de comida, etc., se mantienen. En general mi empresa es bastante pro en este sentido, la mayor parte de la plantilla es femenina, contratan hasta mujeres embarazadas, los horarios de las madres de niños pequeños se adecúan a la necesidad de conciliación. Yo misma he sido madre el año pasado y me pude poner horario de 7 a 15:30 para no tener que reducir jornada y poder recoger a mi niña de la guardería.

  2. Tengo mi propio negocio y teletrabajo desde hace 9 años, incluso antes de nacer mi hijo. El teletrabajo es la vía gracias a la que puedo recogerlo del cole a las 16,00 y educarlo yo sin canguros ni familiares. Puedo ir a las reuniones escolares y si el niño se pone malito, no tengo que dar cuentas a nadie. Si tengo que hacer algo personal, puedo escaparme sin rendir cuentas a nadie. Pero me levanto a las 6 de la mañana y trabajo unas horas todos los fines de semana. Teletrabajar me da libertad para distribuir mi tiempo en caso de necesidad pero supone un compromiso diario de trabajo intenso en mi jornada laboral porque hay que pagar facturas y quiero hacer crecer mi empresa.

    1. Teletrabajar también es ser responsable de tus propios objetivos y más en tu caso, que es tu propio negocio. Gracias por contarnos cómo adaptas tu jornada para poder conciliar 😉

  3. El problema del teletrabajo en España es una cuestión cultural y de desconfianza generalizada en los trabajadores y su productividad.
    Yo he tenido la posibilidad de teletrabajar, y al final he preferido acudir a la oficina y hacer mis horas a que mis jefes desconfien del trabajo que hiciera en casa o me pusieran objetivos tan altos que fuesen imposibles de lograr en las horas de mi jornada.
    Mi solución ha sido hacerme autonoma, donde también me he encontrado con un problema similar: cuando trabajo para un cliente extranjero es feliz pagandome por horas, pero cuando me viene un cliente de España desconfia siempre de los presupuestos por horas.

    1. Gracias Laura por compartir tu experiencia y las barreras con las que te has encontrado. Efectivamente, la cultura del presencialismo pesa mucho todavía, aunque se va cambiando poco a poco.

  4. Justo hoy me cogí tele trabajo de último minuto (buenos hijos con fiebre). En mi empresa es bastante habitual que se haga. Que sea como en mi caso, porque te vienen a arreglar la caldera o tienes una cita médica cerca de casa a mediodía.. o porque tienes que preparar algo que te requiere mucha concentración y en la oficina es imposible! Todo el mundo lo usa, desde los becarios hasta el director general
    Mi empresa está cada vez más “moderna” y opino que todas, cuando se pueda por supuesto, deberían formentar el tele trabajo, basado en la confianza mutua

    1. ¡Qué bien Anne! Muchas gracias por compartir aquí un caso positivo de teletrabajo. 😉

  5. Creo que el.punto que mencionas de la falta de confianza es clave. Sobre todo en las pymes.Y esa faltade confianza muchas veces está basada en el.hecho de que en la.organización no existan objetivos claros, de modo que no se pueda establecer una política transparente de “trabajo por objetivos “. A veces esos objetivos laborales se confunden con “objetivos horarios ” y volvemos al punto de partida. Debería existir en cada empresa un libro, un ideario, en el.que se establezcan las líneas y goles a conseguir en ella.

    un post estupendo.
    Gracias

    1. Así es. Una buena planificación de recursos humanos y trabajo por objetivos es clave para medir y, por tanto, confiar. Gracias, Paula.

  6. Hace 6 años, cuando nació mi hija pequeña, decidí reducirme la jornada y desde la empresa me propusieron el teletrabajo, durante 4 años estuve trabajando en casa, después tuve que volver 2 años a oficina y desde el 1 de enero de este año he vuelto al teletrabajo.
    Para mí es mucho más eficaz el teletrabajo, yo estoy sola en casa trabajando sin que nada ni nadie me moleste, acoplo mi horario para recoger a las niñas del cole, cosa que cuando estaba en oficina no podía hacer… si que no las puedo llevar al cole porque empiezo a trabajar muy temprano para tener toda la tarde para ellas.
    En mi empresa a día de hoy soy la única que teletrabaja y me lo han ofrecido como un premio, premio que me he ganado después de estar trabajando 14 años en la misma empresa y creo que se han dado cuenta que durante los años que estuve teletrabajando era mucho más efectiva que los 2 años que he vuelto a la oficina.
    Creo que todo el mundo no vale para el teletrabajo, mucha gente con la que comento mi situación me hablan de labores de casa durante mi horario laboral, para el teletrabajo debes ser muy consciente que mientras trabajas es como si no estuvieses en casa, no hay nada más que hacer que trabajar, y las horas de desplazamiento que utilizabas para ir a la oficina las dedicas a esas labores de casa…
    Para mí ha sido una manera de poder conciliar mi vida familiar, ya que la oficina donde yo trabajo está a 50 km de mi casa y el no perder 1 hora para ir y otra para volver y poder estar ese tiempo con mis hijas nos ha cambiado la vida.
    Lo único que veo, es que el padre antes, por mi situación, al estar tan lejos de casa me ayudaba con las niñas, ahora todas las tardes tiene algo que hacer y soy yo la que carga con todo el peso, es por ello por lo que empiezo yoga la semana que viene y su padre se tendrá que encargar de ellas esas 2 o 3 horas semanales donde por fin voy a tener un poco de tiempo para mí.

  7. Trabajo en una multinacional TIC y consultoría y TODOS (la mayoría honbres) hacen teletrabajo por lo menos una vez por semana. En cambio, la parte de servicios y administración, sólo podemos hacer teletrabajo puntual y excepcionalmente. Encima, pidiéndolo como un favor. No nos parece justo y queremos un cambio, pero realizarlo está costando muchisimo.

    1. No llevan razón, en mi antigua empresa precisamente la gente de servicios y administración había veces que todo lo hacía en teletrabajo porque estaban conectados al servidor, o venían solo un par de días en semana. Las únicas personas que tenía que haber alguien en la oficina eran las de recepción, y aún así para contratar viajes, etc, se turnaban las tareas y podían hacer teletrabajo de vez en cuando. Nos pusieron un teléfono por IP y el que llamaba no sabía que estaba llamando a esa persona a su casa y no a la oficina. Querer es poder.

  8. En la empresa en la que trabajo se están dando grandes pasos en la línea del teletrabajo. Podemos teletrabajar cuando nuestros hijos se ponen malos, si tenemos que cuidar de un padre, para aprovechar el tiempo antes de salir de viaje, para completar la jornada si has tenido que salir antes por motivos personales, etc.
    Esta flexibilidad que podemos tener dadas las características de nuestro trabajo (no tiene horario comercial, no es cara al público…) para mi es fundamental con 2 hijas pero otros compañeros que no son padres o madres también la aprovechan y salimos todos ganando. Si cumples con tu trabajo da igual dónde lo desempeñes.

    1. Gracias Paula por contarnos un caso tan positivo de teletrabajo. Además que está claramente planteado para todos y todas, independientemente de si tienes hijos/as o no. De esta forma no se crean diferencias entre la plantilla.

  9. Buenos días,
    Un post muy interesante, ya que dais una visión clara de las ventajas y los obstáculos del teletrabajo hoy día en la sociedad.
    Tengo dos hijos , el próximo lunes debo incorporarme a mi trabajo después de mi baja maternal. Desde hace varios meses estoy intentando obtener dos dias de teletrabajo para poder asumir mi responsabilidad de madre y ejercer mi trabajo de forma efectiva. La empresa se niega, sin dar argumentos objetivos.
    Esto implica que tendré que dejar mi trabajo por no poder hacer frente a mi nueva realidad de madre de dos hijos. Tengo que renunciar. FIN

  10. Mi empresa permite bastante el teletrabajo. En la parte donde estoy (Administración) hasta hace poco no nos dejaban pero tengo una jefa maravillosa que considera que todos somos responsables y nos lo deja cuando necesitamos. Gracias a Dios yo solo lo uso cuando algún buenhijo está enfermo o cuando viajo a tierrasanta y me permiten trabajar desde allí. Es una buena forma de fomentar la conciliación y no solo a los que somos padres, a los demás compañeros que lo necesitan también lo pueden hacer ya que también tienen una vida.

    1. Muchas gracias Conchi por contarnos tu caso positivo de conciliación. Los mandos intermedios y superiores como tu jefa son claves para fomentar una buena cultura del teletrabajo basada en la confianza.

  11. Creo firmemente que teletrabajar, al menos algunos días en semana, es muy eficiente, además de ayudar a conciliar. Pero esto debe ir unido a tener unos objetivos alcanzables. Es decir, que si tengo flexibilidad horaria y especial, pero para conseguir llegar a todo en el trabajo necesito estar trabajando 10 horas al día, eso tampoco es conciliar para mi. Porque cuando estoy en casa con mis hijos quiero estar con ellos, no estar con el ordenador o el móvil.
    Así es que estoy totalmente a favor del teletrabajo, pero siempre que los objetivos que se acuerden sean alcanzables en una jornada laboral normal.

  12. El teletrabajo es posible para ciertos puestos laborales, pero efectivamente los directivos se muestran reacios porque piensan que vas a estar viendo la tele o comprando en el súper, porque “nadie te ve”… No es fácil decidir cuánto trabajo se puede hacer en ocho horas. La desconfianza es lo que lo frena, y la costumbre de la generación anterior de que “el ojo del amo engorda al caballo” y que cuanto más estás, más rindes. Por suerte, efectivamente, las cosas cambiarán y la nueva generación adaptará el entorno laboral a sus propias querencias. Por mi parte, sigo buscando un puesto que combine presentismo y teletrabajo, hay muchas tareas que se pueden realizar desde cualquier sitio en tanto haya ordenador y luz eléctrica, para poder tener realmente una conciliación laboral-familiar, y es verdad que muchas veces es simplemente explicarlo, cómo lo harías, cómo lo organizarías, para que los directivos puedan ver que es algo factible, porque es verdad que a veces no se ofrece simplemente porque no se les ha ocurrido que podría ser.
    Claro que falta perfilar los detalles prácticos. ¿De quién es el equipo desde el que vas a trabajar en tu casa? ¿Habrá un complemento para la energía eléctrica que consumirás, porque claro, la factura de la luz viene a tu nombre y sale de tu cuenta bancaria? ¿Te reducirán el sueldo porque ya no hará falta “complemento por desplazamiento”? Si, eso se puede regular entre empresa y trabajador, pero todos sabemos que en esos casos, sin nada legislativo, el que sale perdiendo es el empleado, y en los convenios se deja siempre a criterio de la empresa si se puede o no teletrabajar. Que es como decir claramente “no hay teletrabajo, majete”.
    Yo sigo buscando un puesto donde se pueda teletrabajar, afinando mi perfil profesional hacia tareas que se puedan realizar indistintamente en una oficina a las ocho y media de la mañana (buenhijo desayunando en el cole) o en la mesa de la cocina de mi casa a las nueve de la noche (buenhijo acostado y roncando). Querer es poder, dicen. Ahí estamos, pues, esforzándonos por un futuro mejor.

  13. Leo muchos comentarios donde el tele trabajo está bastante integrado, y me alegro, pero mi experiencia ha sido completamente distinta. He trabajado en empresas donde no solamente era importante la presencia en la oficina, sino cuanto más tiempo estes allí mejor. Acabar tu jornada laboral y que nadie se mueva de su mesa por si llama el jefe y no encuentra respuesta, aunque sólo quiera saber que estás ahí.
    Hay mucho trabajo por hacer en la Pymes, la reeducación – conciliacion – igualdad!!

  14. Este post me viene al pelo y no quería dejar de compartir con vosotras mi experiencia malasmadres.
    Llevo 4 años teletrabajando para una consultora americana, primero a 300km de la sede central, donde está mi equipo, y ahora desde Europa.
    El sitio físico donde está “el mejor trabajador que una empresa pueda tener para cubrir un puesto” no debería de ser un obstáculo para contratarlo, sea hombre o mujer. En mi empresa el teletrabajo se considera una “derecho concedido por méritos”: los empleados pasan un tiempo de formación, típicamente 1-2 años dependiendo de su experiencia anterior y de lo rápido que sean capaces de aprender a realizar el trabajo de manera independiente, y una vez se demuestra que el empleado trabaja de manera eficiente sin necesidad constante de ayuda de otros, el teletrabajo se convierte en una opción para él/ella y no se piden excesivas explicaciones del porqué. Hay gente que lo pide por ciudado de hijos, pero normalmente el motivo suele ser “estar más cerca de los tuyos o tener más tiempo personal empleando menos tiempo en los desplazamientos”.
    Nuestro trabajo es claramente por objetivos y las entregas entre los distintos miembros del equipo, y finalmente a los clientes, es la mejor medida de si un empleado hace su trabajo o no. Se fomenta la auto-responsabilidad por las tareas asignadas y si alguien no cumple, se ve a leguas.
    La propia dirección de la empresa teletrabaja (dando ejemplo) y en mi equipo, dos jefes de grupo están presentes en oficina y dos estamos en remoto. En materia de desconexión digital “suspendemos”, pero es que la línea que separa tener un trabajo flexible de estar conectado a él todo el día es muy fina. Igual que se recibe, toca dar.

  15. Como madre que me es dificil la conciliacion sin ayuda familiar(abuelos, tios etc…) que empresas buscan trabajadores en este formato de teletrabajo. Gracias

  16. Hola!

    En mi empresa sí se fomenta el teletrabajo, ha costado un poco, eso es verdad. Se empezó hace ya más de 4 años, y lo usaron para compensar por qué no nos daban ni subidas salariales ni nada. Por aquel entonces yo estaba en un equipo, del que en general no se tenía ninguna confianza, por lo que nuestro jefe de entonces nos redujo el número de días de teletrabajo, y a modo de castigo podía quitartelos. Ahora, trabajo desde casa todos los días. Cierto es que mi actual jefa, es una maravilla, sabe lo que es conciliar y desde el primer día me dió la opción para trabajar en casa. Ha sido algo gradual, en un principio hacía solo las tardes, luego tuve que coger una reducción de jornada (el cliente nos obligaba a trabajar hasta las 19 y con 3 niños es imposible organizarse), y al final no voy a la oficina, solo para alguna visita, porque hasta las reuniones de objetivos y las generales las hacemos por skype. Es cierto que somos un equipo que trabaja en distintas ciudades por lo tanto estamos obligados a hablar en por télefono. He de decir que no solo las mujeres hacemos teletrabajo, ni siquiera solo los que tenemos hijos, en mi empresa todo el que lo solicita, y si su jefe está de acuerdo (ahí entiendo que entra la parte de la confianza) puede hacerlo. También hay que decir que somos una empresa de informática, lo que a priori parece que lo facilita, pero mi marido trabaja en el mismo gremio, en otra empresa y en la suya solo de manera muy puntual te lo permiten, pero todo el mundo tiene que ir a la oficina.

    Un saludo,

  17. Un tema de lo más interesante. Yo creo que sí iremos viendo cambios, pero de momento, la “mejor” opción para trabajar desde casa es emprender. Y eso España tampoco lo pone nada fácil por desgracia, y aún así muchas lo están intentando.

    En mi caso, conseguí empezar a teletrabajar en mi empresa de España, debido a llevar muchos años, buen desempeño y a una gran confianza y sólo en situaciones especiales, mientras estuve estudiando, para poder compaginar mejor los estudios y completar mi jornada laboral (seguía siendo por horas). Fue algo que costó aún así, y que no le permitían a todo el mundo en aquel momento. Luego cuando me fui del país, era la única opción, y de nuevo confiaron en mí. Y con los jefes funcionó, pero me generó problemas con mis compañeros.

    Y luego al final, he acabado trabajando por mi cuenta. Es la opción más cómoda. Así no tengo que dar explicaciones a nadie (sólo a mis clientes, que son madres también y entienden mejor mi situación). Es duro, pero a mí me vale la pena.

    Añadir también, que obvio no todos los trabajos pueden hacerse en remoto… Pero los que se pueda ¿Por qué no?

  18. Hola!
    Llevo teletrabajando hace un año y no puedo estar más contenta. No sé cómo lo haría otra vez si tuviera que volver a l oficina.
    Mi empresa nos dió la oportunidad de teletrabajar y no solo ha disminuido el absentismo, si no que todo mundo está de acuerdo en que la productividad es mayor en casa ya que la concentración también lo es.

    El tiempo que pasaba antes en los atascos ( vivo en Madrid), lo dedico ahora a estar con mis hijas.

    Por último y no menos importante, se reduciría considerablemente la contaminación en las ciudades si se diera las oportunidad del teletrabajo a más gente.

  19. Sería genial, a partir de este hilo, poder contactar con empresas que lo hayan implantado para ayudar a otras q no sabemos como empezar. Considero q es una medida absolutamente necesaria y que ayuda a darla visibilidad a aquellas personas realmente productivas

  20. Yo lo siento pero mi empresa tiene el certificado efr de esta asociacion, y ni podemos teletrabajar, ni conciliar ni nada. Es una tomadura de pelo

  21. Trabajo en una multinacional y ya llevo casi 3 años teletrabajando, es una experiencia piloto y la verdad que se nota mucho la diferencia, cuando se acaba la jornada laboral, todavía sigues siendo persona para estar con tus hijos y disfrutar de ellos, en mi caso me ahorro 1hora y 15 min de trayecto, con lo cual estoy más descansada. Eso sí el trabajo me cunde mucho más en casa que en la oficina.

  22. Mi empresa puso el teletrabajo hace unos años y ha ido aumentando puestos, hasta ahora que los ha empezado a quitar por no llegar a objetivos(a pesar que en casa, haciamos mejores números), el caso es que somos enfermeras y trabajamos como en los centros de salud, pero via telemática, por lo que si tus pacientes no acuden a la cita, no consigues tus objetivos. Segun la empresa, el teletrabajo es un premio y no una medida de conciliación, asique todos los pasos hacia delante, los han vuelto a retroceder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

La web del Club utiliza cookies para mejorar tu experiencia y hacerte ganar unos segunditos. Haz click en aceptar si estás de acuerdo. Aceptar Leer más