logo

Dibujos animados: ¿son tan malos como los pintan?

Que dé un paso al frente la malamadre que no haya tenido a los dibujos animados como su gran aliado en más de un momento de locura y desquicie de los buenoshijos. Si. lo sé, en grandes cantidades no es lo mejor pero una pequeña dosis de ellos que bien viene cuando tienes que depilarte la otra pierna que te quedaba, hacer alguna tarea pendiente o simplemente por el simple hecho de saborear unos minutos de silencio, ese bien tan preciado. Lo reconozco, soy una pecadora. Hoy nuestra colaboradora Alejandra Melús por petición de muchas de vosotras analizará cómo, cuando y en qué cantidad deben ver ‘dibujitos’ los buenoshijos.

Malasmadres_Alejandra* Podéis seguirla en @melusalejandra y en su BLOG. Puedes leer todos sus post AQUÍ.

El tema de los dibujos daría para varios post sin duda. Es algo que me hace debatirme entre lo que debo recomendar como profesional y lo que hago realmente como humana y malamadre. Este tema me hace sentirme más malamadre que ninguno, ya que yo también era de las que decía: “yo nunca le pondré los dibujos a la buenahija y menos aún para comer o cenar”. No os cuento lo que sucede ahora porque si no pierdo toda mi credibilidad profesional.

Pero a lo que vamos, ¿a quién no le han salvado los dibujos de muchas comidas fuera de casa?, ¿a quién no le han ayudado a conciliar y poder trabajar un rato más mientras el buenhijo está tan feliz frente a la tele o el iPad?, ¿quién no necesita un rato de relax tras un día agotador?

Entonces, ¿se los prohibo hasta que se independice o le dejo verlos sin límite? Pues es aquí donde yo intervengo y os doy mis consejos reales, siendo consciente de los horarios y la vida que llevamos en general ahora, no de los ideales que al final resultan casi imposibles de alcanzar.

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA?

  1. Lo primero de todo hay que definir dónde van a ver los dibujos: tablet, movil, televisión… Ya que para la vista no es lo mismo ver la televisión a un metro y pico de distancia que el móvil a 15 cm de la cara. Hay que ser conscientes de lo que es mejor para el niño y tratar de ofrecérselo. La televisión además debe controlarse con el mando y podemos limitar más lo que ven, ya que las tablets y móviles son táctiles y aprenden a manejarlos casi sin que nos demos cuenta, y esto facilita que accedan a mayor contenido en menos tiempo, algo que puede jugarnos una mala pasada o incluso puede ser un sobre estímulo para él. Además la tele no es portátil y el resto de aparatos sí. Lo importante en definitiva es poner unos límites dentro del uso, ya sea en el móvil, la televisión o la tablet y explicándole al niño la distancia entre él y el aparato.

foto2

  1. Contenido, debemos tener claro que si queremos sentirnos menos malamadre debemos preseleccionarlo previamente. Depende mucho del criterio de cada uno y de la educación que queramos dar, pero sobre todo es importante escoger contenido adaptado a cada edad, ya que no es lo mismo ofrecer dibujos a un niño de 2 años que a uno de 7. Por lo tanto, nuestra selección debe centrarse en la edad del niño y en el contenido que estos ofrecen. Debemos buscar contenido no violento, ya que hay dibujos muy agresivos o irrespetuosos aún estando enfocados para niños pequeños; también hay contenido dramático o que fomenta ciertas conductas que quizás no nos satisfagan si las repiten nuestros hijos. Por lo tanto, lo mejor antes de rechazar o escoger unos dibujos es verlo junto a ellos durante un rato para poder seleccionar los más adecuados para nuestros hijos. Por eso mismo es positivo que los niños no vean dibujos solos, ya que el contenido puede que no sea de nuestro agrado. Es decir, pueden ver dibujos escogidos por los adultos y con supervisión de los adultos.
  1. Tiempo recomendado, lo mejor es marcar una franja horaria, con principio y fin, es decir, podremos dejarle ver los dibujos tras llegar del colegio durante 20 minutos, por ejemplo. Es un rato en el que el niño está viendo dibujos y nosotros podemos aprovechar a hacer algo dentro del mismo espacio. Es importante destacar que ver la televisión, el iPad o el móvil tiende a excitar a los niños, por lo tanto no debe ofrecerse antes de ir a la cama o después de cenar, ya que les costará tranquilizarse y relajarse para dormir.
  1. No ofrecerlos mientras comen. Es otro de los puntos a tener en cuenta, que los dibujos no deben verse a la vez que el peque se alimenta, ya que según los especialistas en nutrición, ver la televisión y comer a la vez hace que los niños no sean conscientes del momento de la comida, de las sensaciones que produce, del disfrute de los alimentos, su identificación, la sensación de saciedad, etc., por todo ello, se desaconseja totalmente.

foto1

A FAVOR…

  • De los dibujos diré que son un hecho social, ya que los niños hablan de ellos en el colegio, en el parque o cuando juegan juntos. Hacen que representen a los personajes al jugar, imiten sus conductas y voces, saquen conclusiones o moralejas de ellos y es un hecho positivo.
  • También debemos tener en cuenta que si los buenoshijos observan que sus padres están unidos a los aparatos electrónicos, es de lógica que imiten y sean reflejo de nuestra conducta, interesándose por los móviles, las tablets y los ordenadores. Es un hecho real que el futuro está diseñado en torno a las nuevas tecnologías y que los buenoshijos sepan emplearlas adecuadamente es un tarea que nos corresponde desde que son pequeños.
  • Teniendo en cuenta estos consejos, como podéis ver no está prohibido poner los dibujos a los buenoshijos, ya que los dibujos bien escogidos pueden fomentar valores como la empatía, la asertividad, el compañerismo… Además ayudan a seguir una historia, fomentando la atención y la permanencia en una misma actividad y la narración de lo sucedido.
  • Podemos ofrecérselos siempre con limitación y teniendo en cuenta que son un apartado más dentro de su infancia, donde debe haber sobre todo variedad como es el juego motor, que fomenta su actividad física, el juego simbólico, el juego imaginativo, el manipulativo, creativo o cognitivo.  Todo ello es un cóctel perfecto para crear seres razonables, independientes, emocionalmente sanos, seguros y sobre todo completos.

Si volvemos a nuestra infancia, seguro que todos recordamos haber visto los dibujos en algún momento y solemos recordarlo como algo entrañable, entretenido y divertido que nos agradaba, viendo por ejemplo, los payasos de la tele, la Bola de cristal, Barrio Sésamo, Heidi, Bola de Dragón, o películas de Disney o Warner; y no estamos tan mal, ¿no?

Pues ya sabéis, todo con cabeza, límite y coherencia, está permitido.

Y tú malamadre, ¿le pones los dibujos en inglés para sentirte menos malamadre?, ¿eres de las que jurabas que jamás les pondrías los dibujos?, ¿les pusiste una mañana los dibujos y volviste a los dos días y allí seguían?

1146607_224919771019459_871136018_n

Antes de irnos…

¡Tenéis un planazo con los buenoshijos EL PRÓXIMO 21 DE FEBRERO! TELVA Niños organiza el Primer Encuentro en el Palacio Neptuno de Madrid. ¡Podéis apuntaros aquí! El club de malasmadres es colaborador de este evento. Excusa perfecta para malamadrear un rato en domingo.

Apúntate gratuitamente aquí: http://www.eventosyconferenciasue.com/eventos/i-encuentro-telva-ninos

IMAGEN SYP ROJO_730x348

 

 



44 respuestas a “Dibujos animados: ¿son tan malos como los pintan?”

  1. babel dice:

    Hola,
    Me parece muy interesante el postre de hoy. Tengo un peque de 2 años y 4 meses. Temporalmente estamos viviendo fuera de España por trabajo del buenpadre y yo estoy de excedencia cuando del peque. Los dibujos me dan la vida porque hay momentos en que no sé como entretenerlo o necesito hacer cosas. Sobretodo ahora con el mal tiempo que hace por aquí que no se puede salir mucho. El problema es que me siento súper culpable cuando se los pongo. Cuanto tiempo al día recomienda los dibujos a un peque de esta edad????
    Muchas gracias por la información y saludos a todas!

    • Mónica dice:

      A mí me pasa igual! Me siento super culpable cuando le pongo dibujos. Y al leer esto más, porque yo he puesto un tope de máximo 1 hora al día y encima sí que le dejo ver 5 minutos mientras se toma el biberón antes de irse a la cama! 🙁

    • Lo primero es intentar desterrar el sentimiento de culpa. Hay que poner en una balanza la situación personal de cada una y ver los pros y contras. Si tú pasas todo el día con tu peque en casa y jugáis 4 horas por ejemplo fiarais mínimo, porque le pongas media hora por la mamá y media por la tarde, no pasa nada. Diferente es los peques que están todo el día fuera y necesitan más tiempo de juego con sus padres. Cada caso es excepcional y no debes sentirte mal. El tiempo márcalo tu, sin que veas a tu peque obsesionado con la televisión o el iPad. Que sea un elemento más de entretenimiento. Espero que te ayude. Un abrazo

  2. Laurie dice:

    Mis buenoshijos ven los dibujos, soy muy malamadre, si que elijo los que pueden ver y los que no, lo que me resulta curioso es que les pueden poner todos los días el mismo capítulo y allí están ellos inmóviles como si mo lo hubieran visto nunca. De todas maneras lo que más les gusta no don los dibujos, es hacer fiestas el buenhijo es el DJ y la buenahija baila como una loca. ¿Los pongo limites en sus fiestas, o los dejo que disfruten de sus momentos de locura?

    • Estas fiestas que comentas son súper positivas para ellos. Es su juego particular y encima les ayuda a desfogar motrizmente, ya que es actividad física para ellos. Además es un juego suyo de los dos. Algo que les une y les hace sentirse afines y apegados el uno al otro. Es un privilegio, no lo frenes! Un abrazo

  3. Munchi dice:

    Pues yo tengo un buenhijo de un año y medio al que la tele no te interesa nada de nada, sólo le llaman la atención los videoclips de música. Y los ví el otro día con él un rato…y la tele se ha acabado!! Prefiero correr detrás de él toda la tarde a que vea semejantes escenas…seguiré intentando Pocoyó, pero no tengo mucha fe…

    • Los dibujos están ahí y existen, como muchos otros elementos, pero sí a tu buenhijo no le llaman la atención, prescinde de ellos y ofrécele lo que sí que le guste y le parezca atractivo. Con un año es más común que se sienta atraído por el juego motor, construcción y destrucción, juegos de interacción recíproca como el cucú-tras, las cosquillas o el corte que te pillo. Cada etapa tiene sus cosas. Un abrazo

  4. Paloma dice:

    El problema que voy a tener yo es que la mayor se lleva 4 años con la pequeña y claro, si filtro los dibujos para la pequeña, la mayor se queda sin ver lo que le gusta. Así que nada, creatividad y malabarismos para evitar que se pasen el día pegadas a la pantalla.

    • Ay Paloma! Es verdad, para ser sinceros o deben ver un rato juntas lo que la pequeña pueda ver o sino ver un rato por separado, es más complicado. También podéis ir al cine un día con la mayor y ser un plan especial con ella. Buscando alternativas…

  5. Lorena dice:

    Aquí los dibujos es para lo que has comentado, para poder hacer yo cosas. Por las mañanas un ratito mientras recojo, preparo la comida y poco más. Aquí tengo un niño lapa que da igual que este tendiendo que lo tengo detrás y dándome las pinzas si hace falta. Lo que sí que no hacemos es ponerle dibujos cuando come y de lo que puede que pequemos en exceso es en el coche si el viaje es de noche ya que no le mola la oscuridad y es la única manera de que no se ponga atacado, de día no, se entretiene con el camino y la música.

    • Lorena! Gracias por comentar siempre! Yo en el coche no le veo ningún problema a excedernos la verdad. Igual otro profesional dice lo contrario, pero el coche es un rato en el que inevitablemente deben ir sentados y sin poder prácticamente moverse. Si ponemos una peli que le guste y sea adecuada o una serie que les atraiga, el viaje se le hará más corto (y a nosotras) y además disfrutará de un momento en el que normalmente pocos disfrutan. A mí me parece el mejor momento para ponérselos.
      En cuanto al resto, pues te sucede como a mí, que si estás a diario muchas horas con tu peque, hay que repartir el tiempo y ofrecerle de todo, porque el día de hace muy largo,..
      Un besazo!!! Gracias!!!

  6. Alei dice:

    Me parece muy interesante lo de limitarles el tiempo. Pero lo que me preocupa es que al poco ya perciban ver dibujos como un derecho y quieran más. Aunque sea de forma regular ¿estás de acuerdo en “vendérselo” como un premio?
    Gracias

    • Hola Alei. No, no estoy de acuerdo. Que lo adquieran como un derecho forma parte de tu responsabilidad, es decir, ellos pueden acceder a lo que el adulto les permite. Yo en mi casa no hago al niño de menos, es decir, la casa es su casa y todo es también suyo, no tiene que pedirme permiso para todo pero hay ciertos elementos que necesitan permiso.
      La televisión es uno de ellos y no se lo doy como premio o se lo quito como castigo, porque mi particular manera de enseñar no es así. No me gusta el método premio/ castigo. Por eso no lo empleo.
      Si el peque puede acceder o no a los dibujos debes marcarlo tu, según la forma de crianza que tu establezcas. Es algo muy personal.
      Un abrazo!

      • Alei dice:

        Gracias Alejandra por tu opinión, pero no estoy del todo de acuerdo.No creo que tengamos los mismos derechos porque tampoco tenemos las mismas obligaciones.
        Además, si el niño se porta fatal ¿aún así le pones los dibujos?

        • No me he debido explicar bien. No hablo de los mismos derechos, sino de la posibilidad de acceder a todo con permiso. Eres tú quien debe marcar cómo lo piden y cuando lo permites. Pero no lo usaría como premio o castigo. Si un niño se comporta mal en relación a algo, le haremos entender que ese algo está mal, pero no le quitaremos todos los privilegios, sino que haremos que razone, no que actúe porque sino está castigado. Eso no es aprender. Hacer las cosas porque sino no tiene premios, no es ser maduro y responsable, es hacerlas por miedo a perder algo. No sé si me explico…

  7. Eli dice:

    Pues yo, a pesar de ser malamadre, se los he limitado al fin de semana a mi hija de 3 años. El Ipad se había convertido en adictivo y una discusión cada vez
    que se limitaba. Juega mucho más y se ha hecho a la idea. El finde se permiten pelis y un rato largo de dibujos por las mañanas. Eso sí, como tengo otra de meses, si le pongo un baby einstein o del estilo para hacer alguna cosa puntual, se aprovecha jajajaj Pero con la peque me sentía más culpable por si se alteraba mucho con tanto color y movimiento. Lo mismo le da el fútbol que Frozen. Pero bueno, por un ratito y distrayéndola de vez en cuando, que para eso su herman es genial, no pasa nada. La verdad que en casa la tele está casi siempre apagada. Y se habla más. A veces demasiado!

  8. Irene dice:

    Nosotros limitamos y filtramos….aunque como tienen edades variadas (8,5 y 3) no siempre llueve a gusto de todos. Y sí, en casa la tele sólo se ve en inglés…al menos asi practican listening ¿no? jejeje.

    Y en la cocina no hay tele porque si no sé que acabaría más de una vez con la tele puesta….aún así a veces aparece algún movil o la tablet por la mesa si la cosa se pone muy fea…..Pero oye, lo intentamos, que ya es un comienzo!

  9. Estoy totalmente de acuerdo. Los dibujos no pueden ser la ‘niñera’ de los peques, pero tampoco son el demonio.
    Yo creo que lo importante es que sean dibujos adaptados a su edad y que comprobemos el contenido.
    Gracias por el post.

  10. Jejeje, yo soy de las que se los pongo en ingles para sentirme un poco menos mal. Antes se los ponía para cenar, porque no para quieto y así era más fácil pero es verdad que me dí cuenta que luego para dormir era peor porque además siempre quiere más así que ahora un ratito por la tarde para yo aprovechar a terminar los pedidos, y bendito ratito!!

  11. María Enríquez Pérez dice:

    Sí, lo confieso, mi buenahija ve los dibujos y películas como Mary Poppins o el Mago de Oz, que le encanta. Es verdad que, cuando no tienes hijos piensas que los niños no deben ver los dibujos, pero luego te das cuenta de que es inevitable, por ellos, porque también necesitan su momento de desconexión, y por tí. Yo de lo que más renegaba es de los dibujos en el coche, tenía mi imagen idílica de todos cantando en el coche, jugando a las matrículas, etc, pero la realidad es que en los viajes, que son y se hacen muy largos, hay tiempo para todo. La buenahija no los ve demasiado en el coche, pero los ve, a veces, después de terminarse la bolsa de gusanitos, cantar mil veces todo el repertorio de canciones que nos sabemos o jugar a veo-veo, es el único recurso que queda.
    Lo único que sí me he propuesto es limitar un poco más el tiempo.

  12. Ana dice:

    Pues yo debo ser la más malamadre de todas porque mi buenhijo d tres años ve la tele desde hace tiempo y sin remordimientos ninguno. Me parece q un rato al dia es esencial para descansar yo, y él aprende cosas. Reconozco que se lo pongo todo en inglés, pero no por sentirme mejor sino por pura convicción, y ahora cuando el juega con sus juguetes en su cuarto muchas veces le oigo mezclar palabras en español y en inglés. Hasta nosotros vemos las series en versión original , aunque con subtitulos, jejejeje.
    Y lo de no ponerla a la hora de comer… A veces lo conseguimos, aunque es cierto que en mi casa comiendo se ve la tele, aunque generalmente es el telediario.
    Lo dicho, q me llevo la palma de malamadre!

    • La verdad es que yo creo que en todo debe haber límite. Y aunque tú no lo creas también lo pones y no eres peor que el resto. Para mí lo importante es que se mida el tiempo y el contenido. Los dibujos enseñan cosas y pueden ser un complemento ideal para el entretenimiento, no crees? Un abrazo

  13. Arancha dice:

    Jajaja, es como si me leyeras la mente, Alejandra. Ayer por primera vez in my life le puse los dibujos en inglés para acallar la mala conciencia… que no es que no le hubiera puesto antes dibujos, pero en inglés, ayer fue el primer día.
    Tengo que decir que funciona (lo del inglés para acallar la mala conciencia).
    😉
    Hecho de menos dibujos más molones porque ahora hay algunos terribles. Me vais a llamar viejuna pero ¿qué ha sido de Heidi, de El pequeño Cid, de la Vuelta al mundo en 80 días, de los mosqueperros, de Odisea…?

  14. EvaG dice:

    Genial el post, sobre todo de un tema tan controvertido. Yo por la educación bilingüe la tele solo en inglés, controlando los contenidos (prefiero tirar de recursos en red para seleccionar series y capítulos a la hora que elegimos nosotros que no tragarnos en Clan lo que la televisión quiera en nuestro momento.
    La niña pasó de 0 a 100 en la tele. Osea de no interesarse más de 10 minutos de Baby Einstein o Pocoyo a tragarse una película entera. Hemos pasado por etapas de adicción pura y pataletas cuando el dichoso aparato se apagaba, pero con paciencia y mucho diálogo ahora ella sabe cuales son los escasos momentos que tocan entre semana y el día que ver la tele es una de las “actividades programadas” en el día. Eso sí…..como alguna otra buenahija que he visto si tiene posibilidad de tele…no la desaprovecha jajajajaja.
    *Apunte* Totalmente de acuerdo con el razonamiento de porque la tele no puede utilizarse como premio/castigo 😉

  15. Teresa dice:

    Con los dibujos encuentro que aprenden vocabulario y situaciones que no se dan en su vida cotidiana, y para los hijos únicos que enseguida se cansan de jugar solos, porque depende de la personalidad de cada uno y los hay más gregarios y más solitarios, es un grandísimo entretenimiento. Lo de comer y ver la tele ciertamente puede convertirse en un problema porque se quedan como tontos hasta con la comida en la boca sin masticar, absortos en la historieta… El mejor método para evitar los dibujos es ¡salir de casa!

  16. leire dice:

    Me ha encantado el post. Además, ayuda a tomar decisiones a la hora de ponernos de acuerdo buen padre y yo cuando tenemos opiniones enfrentadas.
    Nuestro pequeño buen hijo acaba de descubrir a Pocoyo y es divertido ver como se rie y se mueve, nos mira para ver si estamos prestando atención nosotros también… pero bueno, también se cansa y decide el solito que no quiere mas dibus y prefiere jugar con nosotros… y la verdad, me encanta.

  17. Gemma/El Sur dice:

    Hola!
    A mi me parece muy interesante, pero te voy a apuntar por otro lado, vivo en un país de centroeuropa en el que hasta los dibujos animados van en v.o. y los nińos aprenden así otro idioma, el caso es que no es siempre en inglés, aquí se ven checos(grandes Pat y Mat), rusos, alemanes, franceses, etc…y no sólo los americanos que te proponen unos roles muy diferentes y en general, son muy violentos.

    • Pues en ese caso, igual que lo que comento en general, control de contenido y de tiempo. Si el contenido no nos gusta, debemos comprar contenido que nos guste en dvd u online. El caso es buscar lo que se adapte más a nosotros. Un abrazo

  18. Marietta dice:

    A mi me parece un horror que haya canales con di b u j os 24h! Yo he llegado incluso a esconder el mando de la tele! Pero ya os anuncio que el siguiente paso han sido las partidas on line con los compañeros del colegio!
    Hay muchas cosas a su alcance y es complicado mantener a los niños a raya!

    • A mí que haya 24 horas si me parece bien. A veces cuando hemos tenido que ir a urgencias a las 4 de la mañana al menos en la sala de espera hay dibujos en la televisión. O por ejemplo para peques ingresados o que están malitos en casa, si podemos ayudarles a distraerse..
      El resto debemos controlar el horario si nuestros peques siguen un ritmo normal.
      Los siguientes pasos de juegos online, internet y demás no quiero ni pensarlo… Animo! Un abrazo

  19. Monica dice:

    Aparte de que los dibujos me han dado muchos ratos de tranquilidad, de poder terminar de preparar la cena, recoger los trastos, o tener una conversación por teléfono, también ayudó a mi hija a perder el miedo al agua, y gracias a la motivación de querer chapotear como George Pig, logramos que se metiera en la piscina e incluso que flotase sola sin estar enganchada a mí como una garrapata! acercarla al agua era una tortura para ella, y su padre y yo nos sentíamos muy frustrados…. Pero mira tú qué ese capítulo de george va a la piscina consiguió lo que para nosotros nos parecía imposible!!

  20. Como todo…en exceso no, pero en su justa medida sí. Así que hay que controlar un poco el tiempo porque si fuera por ellos…:-)
    También es cierto que hay que ser un poco critico…En casa hemos vetado a Bob Esponja por ejemplo. Y hemos desintonizado Boing.

  21. El problema, no es el uso, sino el abuso. Como también lo es, que vean dibujos que no son adecuados para su edad, o con una velocidad de secuencias excesiva.

    Lo ideal es verlos con ellos, para ir reconduciendo y comentando lo que ven,de forma que podamos dirigir su aprendizaje. Si no va a ser posible, debemos ser exquisitas en la elección, y no exponerles a publicidad sin supervisión. Un saludo!!

  22. Isa dice:

    Pues yo, lo siento, voy a ser la voz de malamadre Pepita Grilla. Entiendo y he compartido vuestras dudas y soluciones (mis niños ya son mayores) Y he pasado, creedme, por casi todo lo que comentáis. En estos años de crianza he ido formándome y aprendiendo casi a posteriori, es lo que tiene criar cuando nunca se pensó criar… y he comprobado las diferencias que marca el que las criaturas estén o no sometidas al influjo de la tv, las tablets, … Ya en mí misma comprobé lo adictivas que son las pantallas, y era grandecica, cuanto más no lo es en las personillas que están formando sus sentidos, cerebro, su personalidad, carácter… A edades tempranas no es nada conveniente exponer a laos niñoas a las pantallas, a ninguna por poco tiempo que sea, es perjudicial. Recomiedo el libro, ya antiguo “4 razones para eliminar la TV” ó 2Por una infancia en libertad” Hay mucho estudio, cada vez más, al respecto sobre las consecuencias físicas y psicosociales que tienen a corto y largo plazo (estrés, dependencia, hiperactividad, tendencia al sedentarismo, al consumismo, patrones sexistas… un sin fin de estereotipos) Así, aunque sin talibanismos, porque las teles son omnipresentes, y siempre se nos cruzará alguna, cuanto más alejemos a nuestros bebés y niñoas de ellas mejor.

    Con esto no quiero hacer sentir mal a nadie, pero sí compartir, que igual que no le damos alcohol o cualquier otra droga,debemos protegerlos de ésta, que no es una adición menor. Es más engorroso a veces, pero mi experiencia es que cuando les alejas de las pantallas, se vuelven más creativos, y pronto llenan su tiempo de juegos, de dibujos y ocurrencias, experiencias vitales que sí les ayudan a crecer desde dentro.

    Mucho ánimo a las que estáis criando peques en estos tiempos rápidos y deshumanizados, cuando miréis atrás recordaréis con cariño a pesar de todo, las trastadas, las criaturas pegadas a vuestras piernas, y no el que hayan estado frente a una pantalla.

    Gracias por intentar hacer una crianza más humana y apegada. Siento haberme extendido tanto, es un tema tan importante! Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *