logo

¿Por qué me has engañado mamá?

CMM_quienessomos_01

– No te preocupes, hija mía, las contracciones son como dolores fuertes de regla o un poquito más.

Y así, ilusa de mí, llegué al día D. Esa creencia aprehendida durante años me llevó a pisar urgencias de maternidad antes de tiempo. Y eso que el dolor era ya mucho más intenso que un dolor de regla.

– Es muy pronto, solo está dilatada de 1 centímetro.

llorar

Yo tenía muy claro que iba a parir sin epidural. Recordad que era madre primeriza, hace casi 5 años, que me creía ‘Madre Alfa’ (por lo menos) y que no tenía ni idea del sentimiento de Malamadre. Por mi naturaleza fuerte creía que iba a llevar muy bien el dolor y quizás también por las palabras de mi madre y todo lo que había leído y visto sobre la maternidad.

Pero comenzó la fiesta. No creía que fuera real lo que estaba sintiendo. Eran las 2 de la madrugada, habíamos ido por segunda vez al hospital, de nuevo, T-O-D-O-S: el futuro padre, el futuro buenaabuelo y la futura buenaabuela, con una futura Malamadre pensando “ahora sí que sí”, pero nada. De vuelta a casa. Todos durmiendo y yo en el baño retorciéndome, agarrada al toallero y maldiciendo mis creencias sobre el parto y sobre la maternidad.

Mamá, ¿por qué me has engañado? 

“¡Esto no son como dolores de regla! Esto es inhumano, creo que me voy a morir…” – susurraba con un hilo de voz que se escapaba entrecortado de mi interior.

escarlata

Había olvidado todas las clases preparto en un segundo, ni respirar ni leches, tan sólo podía centrarme en sobrevivir de la manera más digna a este dolor y en que si finalmente sobrevivía para contarlo: “por supuesto, ¡uno y no más! ¿Escuchas mamá? ¡Solo una nieta por mi parte!”.

La lactancia materna, toda una experiencia

Esto no es lo único que aprendí en mi estreno atropellado como madre. También aprendí que la lactancia materna es dura, pese a ser una de las experiencias más impresionantes de mi vida, también aprendí a perder la vergüenza y que no me importara tener a toda la familia echándome el aliento mientras intentaba dar de mamar, también aprendí el miedo de pensar que mi bebé dejaba de respirar cada noche, también aprendí a amar como nunca imaginé, también aprendí que la maternidad era un techo de cristal profesional, también aprendí que no tenía ni idea de cómo bañar a un bebé, también aprendí que ya nunca más me sentiría sola y con ello llegue a la creencia de que me habían engañado, de que la maternidad era “la gran mentira” y que yo, por supuesto, no iba a ser la madre perfecta que me creía.

¡Vaya chasco!

tristeza

Reconocerlo me costó un tiempo, pero luego comencé a vivir la maternidad en libertad, alejada de prejuicios y creencias absurdas, disfrutando de mis fallos, de mis caídas y hasta de la culpa constante. Aprendí a ser más condescendiente conmigo misma, menos dura y mucho menos crítica. Y la maternidad me ayudó a creer más en mí, a quererme más y a ser más fuerte, a reírme de la vida, de mí misma y de las mentiras diarias de la sociedad.

– Pero ahora que eres madre y sabes todo lo que conlleva la maternidad, ¿tú se lo contarías a tus hijas?

Me preguntaba Bei de Tigriteando hace una semanas en una charla genial que compartimos.

– Por supuesto que sí. Porque no lo veo como algo negativo, sino todo lo contrario, muy positivo. Además no es que se lo cuente es que ellas ya lo están viviendo conmigo. Vivir la maternidad real, educarlas en normalizarla y dotarla de todas sus cosas buenas pero sin ocultar las malas no les perjudicará, sino todo lo contrario, les permitirá vivirla con libertad, con verdad y con amor.

Así lo veo yo y por lo pronto la buenahija1 dice bien orgullosa: “mamá, yo también soy Malamadre”.

¿Y vosotras qué pensáis? ¿Habéis pasado por una experiencia similar? Contadnos vuestras historias abajo en los comentarios.

Maternidad-Real



62 respuestas a “¿Por qué me has engañado mamá?”

  1. Tere dice:

    Ja, ja, lo de las contracciones es cierto, te engañan como a un chino, y luego llegas tú y ¡madre mía, que me ha tocado ser de las que les duele muuuuucho! Pero como no idealices un poco, no te metes en el fregado de la maternidad ni aunque te paguen. Para lo demás como miembro de familia numerosa ya llegué preparada porque había visto a mi madre y lo de correr, preocupaciones, nervios, lidiar con imprevistos… ya lo tenía asumido. Excepto el imprevisto de criar sola, pero no hay mejor motor que querer lo mejor para los tuyos y para tí, y en tanto ese motor siga girando, podemos con todo y un poco más, para algo somos mujeres y estamos genéticamente preparadas.

  2. Súper de acuerdo! Me ha encantado leer el párrafo dónde explicas lo que aprendiste porque yo también siento que esté aprendiendo todo eso cada día y me he sentido muy reflejada.
    Yo estoy segura que nuestros hijos serán otra generación y tenemos que poner de nuestra parte en enseñarles que podemos enfadarnos, no amar el parque o querer tener nuestro espacio tanto de trabajo como de ocio y que seguimos siendo madres, que atienden sus necesidades e incluso más felices que las que no tienen esos espacios.
    Un besito fuerte

  3. Ana dice:

    Madre mía.., lo de las contracciones es de traca…, yo bimalamadre lo viví con El Segundo embarazo, ya que el buenhijo1 no quiso darse la vuelta y llegó con una cesárea.., con lo cual el dolor es incluso mayor..jajaja! Después de 14 meses de sufrirlas ya se me ha olvidado y el resto de las cosas con las que hay q lidiar me parecen pecata minuta…los buenos hijos compensan todo.., pero q bien viven las q no son madres y no tienen q preocuparse más q del trabajo y la casa como
    Mucho…jajaja! A veces las envidio un poquito…, luego veo a mis retoños y se me olvida todo…;)

  4. Vero dice:

    Uf…me identifico por completo con todo lo que has escrito. Cuando tuve a mi hijo me sentía estafada por el falso mito de la maternidad que la sociedad nos vende…Y mira que mi madre siempre me decía ‘hija, tú primero ten el primero y ya me dirás si quieres tener más…’ (yo soy hija única y nunca me cansé de pedir un hermano…). Ahora entiendo a mi madre y entiendo su decisión de no tener más hijos.
    Yo no miento a las futuras madres….y quedo como la aguafiestas cuando les cuento mi experiencia. Me miran con cara rara…pero sé que me darán la razón en un futuro. Eso le pasó a mi cuñada, q tuvo a mi sobrino un año después que yo a mi hijo y me miraba con cara de vaca viendo pasar a un tren cuando yo le decía en mi ”depresión” postparto que me sentía como una ”mierda”…
    ”Cuánta razón tenías Vero…” me dijo un día…
    Y por último….ODIO ir al parque..y sufrir a los crios maleducadas y sus padres maleducados…
    Feliz Miércoles!

  5. bea dice:

    Mi madre no me engañó con el parto, me dijo que se puede aguantar, que es horroroso, pero que cuando crees que vas a morir, cuando no puedes más, ése es el momento en que nace el bebé. Es como si murieras tú un poquito para que pueda nacer él. Así dicho suena hasta bonito. Muy trascendente, muere la niña, pero con ella nacen el bebé y la madre. Precioso si ese morirse fuese cosa de un ratito, pero yo me pegué como 20 horas de parto y al menos las últimas seis eran de estar creyendo que cada minuto era el último…

    • malasmadres dice:

      Jajajaja, me he tenido que reír porque es tan doloroso

      • Marisol dice:

        jajajajajaja tal cual! No estaba engañada… Y llegué hasta 8 de dilatacion sin dolor. Me preguntaron: analgesia? Cuanto falta, pregunté. Una hora, hora y media..No no, dije. Vamos que es un rato…Horrorosa hora y media…Para acabar con 10 de dilatación, miles de pujos,maniobras y cesarea porque el niño estaba enredadisimo con el cordon. Me acuerdo y aun me da bronca.

  6. CRISTINA dice:

    Hola,tengo que reconocer que siempre me he considerado una “madrastrona”,es decir,yo nunca he sabido el nombre del medicamento que me recetaba el médico, alguna que otra vez han cenado lo que tenían de comida al dia siguiente en el comedor…cosas así y sobre todo nunca he dado consejos por lo que tampoco he escuchado los que me daban a mí. ….y sabéis que?mola más descubrirlo todo por una misma y además NO PASA NADA. Un besito,chao☺.

  7. Silvia dice:

    Hola, has contado mi historia como madre
    Un continuo estrellar mis expectativas contra realidad y salir herida
    Creo que no hay nada que no haya tenido que reaprender pues nada es como te dicen
    Y también soy de las que van contando el lado oscuro de la maternidad a quien me quiera escuchar, para que paren de vender historias de unicornios
    Tras 8 años le he pillado el puntillo y empiezo a disfrutar de ser malamadre, lo único bueno es que para la niña siempre soy la mejor

  8. Aida dice:

    Cariño, corto y pego todo lo que has dicho en el post. Creo que la única verdad que te cuentan es que al final, cuando tienes al pequeño/a en brazos, todo se olvida. A ver si no como te explicas que repitamos experiencia 😉
    (Mamá de dos y quería 3, pero el insomnio y que solo uno trabaje hace que ni lo planteemos)

    Besos! Genial post!

  9. Marta G dice:

    hola, yo no llegué engañada al parto, mi madre fue realista al contarmelo y pedí epidural nada más entrar por la puerta, pero todo lo demás totalmente identificada.
    Yo no pude dar lactancia materna más que un mes y medio, y no sabéis lo que fue soportar (con mis dos hijos) las miradas y comentariosde las madres alfa cuando sacaba mi biberón… No sé sabe hasta que no se pasa. Así que asumí muy pronto mi papel de “malamadre” y ahora empiezo a disfrutar la maternidad intentando no sentirme culpable a cada momento. Gracias a todo el club por la labor tan importante que estais realizando. Besos.

  10. Luisa dice:

    Una frase que me dijeron una vez, y que comparto, es: La maternidad es una estafa! Nadie te dice de verdad en qué consiste. Pero yo no volvería atrás. De hecho, creo que tener un segundo hijo es un acto de auténtica generosidad. El primero lo tienes por ti, porque quieres ser madre. El segundo lo tienes para darle un hermanito al primero.
    Recuerdo que mientras la anestesista me ponía la epidural de mi primer parto, me preguntÓ. ¿Es el primero? Y yo le contesté: ¡¡¡Y el último!!! Fue tal el alivio que sentí al notarme los efectos de la epidural que me tapé con una manta (era agosto!!) y dije: Por fin tengo frío. Y me quedé dormida. Y cuando nació mi hijo, después de 12 horas de parto, pensé, ILUSA de mí, que iba a poder recuperarme durmiendo toda la noche a pierna suelta… ¿Os suena?

  11. Verónica dice:

    Yo recuerdo salir del parto ya protestando, jeje. Me habían dicho hasta la saciedad que el momento en el que la niña naciera sería el momento más bonito de mi vida. Que una vez saliera la cabecita, todo lo demás salía sólo y esa sensación sería la mejor. Mentira cochina!!! Momentos bonitos hay muchos, pero desde luego ese no lo fue. Lo único que sentía era que me iba a morir y que eso no tenía fin. Encima salió la cabeza y el resto del cuerpo no porque venía con el cordón re liado en el hombro, por lo que tardaron bastante en conseguir que saliera. Así que me dedico a ir por la vida contando que el embarazo es una lata, sobretodo el primer trimestre de náuseas y vomitos. Que el parto NO es bonito y que la lactancia es de las cosas más sacrificadas que he hecho en mi vida. Pero que bueno, que todo se olvida, 16 meses después estoy esperando al segundo. Porque una vez que los tienes, todo merece la pena. Eso es lo que tenemos que contar! Y no idealizar tanto las cosas creo yo.

  12. Begoña dice:

    Mi buenhijo1 tiene ya diez años y NO EXISTÍA ESTE CLUB!!!!!!. Era la rarita del parque, la rarita de la guarde, de la pediatra, del cole y hasta de la familia!!!! Y eso que daba el pecho y reduje jornada!!!!!
    Ni te imaginas las veces que te he echado de menos mala madre reina!!!!!!!!

  13. Sandra dice:

    Bueno, como siempre, creo que se pueden resaltar también los aspectos positivos y que no queden en estos registros solo las cosas duras (que las hay y muchas). Vamos, que tampoco lo pongamos tan malo como para desanimar a las siguientes (que ya la tasa de natalidad que tenemos no da ni para el mínimo natural 2:2!).
    A mi qué me pasó: me ví de repente pensando : “Cómo es que tantas mujeres a mi alrededor pasan por esto cada día y ninguna me explicó lo duro que es?”. Pero de inmediato pensé: “si ya me costó convencerme de querer hacerlo, si alguien me llega a explicar todo esto igual no me animo y llego a los 50 sola y acompañada de dos gatos”. Eso si, cada noche, en medio de las dificultades del día me acostaba haciendo un balance de las dificultades y los momentos buenos. Todo lo bueno ganaba con creces, y así, dando las gracias por las bondades y pidiendo fortaleza por las dificultades lograba descansar tranquila (entre toma y toma de la peque) y levantarme con el ánimo arriba y pensando “venga, hoy vamos a avanzar y será un día un poquito mejor”.
    Creo que más que resaltar todo lo difícil (que además para cada una es una cosa diferente) lo que podríamos hacer para aportar a las futuras mamás es ponerle un toque de realidad informada. Ejemplo: Yo tenía pánico al parto desde los 12 años (horror!). Qué hice para 10 meses después haber pasado por 20 horas de parto natural, sin anestesia, y amando todo lo que tiene que ver con la crianza natural? Informarme. Si, hay muchos recursos, solo que no nos da tiempo o no tenemos acceso a ellos. De verdad… el miedo al parto (o mejor decir, el pánico) se puede superar, y una vez entiendes lo que te llena de miedo y lo enfrentas, la transformación es increíble y puedes vivir la experiencia con la plenitud que merece.
    La lactancia: mi gran karma. Esto si que fue para mi un shock. Por qué? Porque lo asumí chupao (nunca mejor dicho!), como que todo era instituto y el bebé sabría que hacer mientras yo yo dejaba a la naturaleza hacer lo suyo. Qué podría haber hecho mejor? Informarme, leer más, ir a grupos de lactancia para ver en vivo y en directo los problemas que se presentan y cómo detectarlos y buscar solucionarlos.
    Mi conclusión (para cortar el ladrillo que si no no llegareis al final), hay dificultades: si, es una experiencia dura: si, podemos darle una perspectiva de realidad constructiva con un toque de optimismo para no desanimar al personal: definitivamente. La maternidad es la experiencia más maravillosa (y dura también) que he vivido, no desanimemos a quienes se lo piensan que es algo que aunque difícil, vale la pena vivir y te acerca más (mucho más) a la fibra humana y la misión trascendental que tenemos.

  14. Silvia G dice:

    Totalmente identificada!! Cuando otras madres ideales hacen una piñata de cumpleaños que han visto en Pinterest de los Angry Birds y se han tirado 2 noches pegando papel hasta las 03:00 AM y yo lo único que pienso es : “cuando se dormirá esta niña para que me pueda poner a ver la serie..” Si, Malamadre Total.. pero tengo claro que amo a mi hija igual que todas las madres..

  15. Chusa dice:

    jajajaja la has clavao con lo del parto: yo también fui cual caperucita roja al bosque laralalilara y flipé. descubrí que parto no viene de parir, viene de partir. y me acordé de mi madre y de mi suegra: ¿como no me avisaron? la lactancia en mi caso fue GENIAL (sacrificada pero preciosa). ser madre para mi es ser MALAMADRE o eres una replicante. gracias por las risas y por escribir verdades como puños

  16. Ana dice:

    Hola como me he sentido identificada con tu post!! Jajaja. Soy malamadre de dosbuenoshijos (uno de 3 años y otro de 4 meses) y sí, yo era de las que iba a tener al primero sin epidural, pero con la primera contraccion TODO lo aprendido para controlar el dolor en clases de yoga se fue al traste!!! Ya con el segundo ni yoga ni leches nada mas entrar al hospital pedí la epidural 😆, y es que las contracciones son lo peor!!! Y los entuertos ni te digo, de esos nadie me comentó de su existencia, es como volver a parir pero sin hijo!!! al parecer la maternidad tiene sus triquiñuelas para que olvides rápido el dolor 😄 y siempre o en la mayoría de veces quieres repetir!!! Jaja, y que decir de la lactancia, OS contaron de las grietas y los dolores cuando por alguna razón no se vacían totalmente los pechos!!! Jaja me río de las torturas medievales!!! Ahh y las veladas nocturnas que? Que ahora quiere comer, que se ha cagado y lo tienes que cambiar para no dejarlo asi toda la noche, que ahora me acerco a ver si respira…etc etc etc vamos sin dormir toda la noche jeje en fin que te voy a contar que no sepas!!!viva la maternidad y las malasmadres
    😀

  17. Neus dice:

    La maternidad perfecta es un mito, y el mito se esfuma cuando te conviertes en madre! Yo soy una madre histerica, no puedo evitarlo, con 2 terremotos de 5 años. La mejor y mas dura experiencia. Enhorabuena malasmadres por decir la verdad! Que la fuerza os acompañe!

  18. Rosa G dice:

    Desde luego que lo has clavado todo. En mi experiencia fue fundamental la realidad de las buenasamigas que también son malasmadres como yo, que me dijeron todo lo que duele y lo pronto que se olvida cuando tienes a tu pequeña en brazos. Ellas fueron sinceras y me encomendaron a Santa Epidural desde el primer minuto, cosa que yo acaté sin rechistar y agradecí después. Y aunque mi parto fue muy doloroso al final porque decidieron no meterme más epidural, es cierto que al salir la pequeña todo el dolor se fue de pronto.
    Otro mito es ese de que te ponen a tu hija encima y sientes el amor más grande del universo. Error, yo sí sentí amor pero cargado de unas altísimas dosis de responsabilidad que me hicieron temblar de pánico. Aún así, cada día siento miedo por todo, justo me meto en la cama y me imagino que a mi hija le sucede lo peor y bufff la abrazo y pienso que tengo convertirme en superheroína para salvala de tantos peligros. Eso es algo que también me enseñaron mis amigas, que el miedo ya forma parte de tí el resto de tu vida desde que tienes en brazos a tu hijo.
    Y lo de la lactancia….mejor ni hablar. Una experiencia preciosa pero en mi caso muy dolorosa, con dos mastitis que me hacía llorar cada vez que daba el pecho, pero no quise rendirme a la primera de cambio y ni mastitis ni santas pezoneras me hicieron abandonar, así que aguantamos hasta los 13 meses que mi hija dijo basta.
    Pero la pequeña crece y en cada etapa estoy descubriendo cosas nuevas, peligros, desafíos, retos, ufff esto es superarse cada día a una misma, descubrir que tienes más capacidad de lo que pensabas.
    Pero sí, yo también estoy deseando que buenpadre se llevé a la peque a dormir y tirarme en el sofá a ver series antes de caer rendida.

  19. Elisa dice:

    Hola,
    En mi caso, el primer parto fue doloroso no, ¡¡¡ dolorisisimo !!!, también olvidé todo lo que había aprendido con las clases de preparación al parto y todo lo que leí. No le curé el ombligo, se congeló de frio en el primer baño… vamos un auténtico desastre. Pero con los mellis… la cosa fue ¡alucinante! Parto gemelar vaginal y llegué con 7 centímetros de dilatación sin enterarme, me lo provocaron con su oxitocina y todo, y yo no hacía más que preguntar… ¿tengo ahora una contracción?, solo notaba algo dura la tripa, mi marido miraba la maquinita preguntándose si eso estaba funcionando bien…
    En el caso de la lactancia, lo mismo, mi buenahija1 no cogió el pecho, y fue una experiencia horrible el mes que estuvimos intentándolo hasta que decidí ser malamadre de biberón. El buenhijomelli se enganchó nada más salir, y la buenahijamelli le siguió al día siguiente, así 9 meses de lactancia materna gemelar…
    Lo único que puedo decir de mi experiencia, es que cada embarazo, cada parto, cada lactancia es totalmente distinta, son tan diferentes como cada buenhijo, y que NUNCA cumplen las expectativas que te hayas podido hacer.

  20. jajaja, otro mito que de viene abajo y que todas y toso defienden como maravilloso para que caigamos en el club… me siento muy identificada… bonito artículo.. besos

  21. Pues si! Es asi!!! Me senti igual

    Por eso durante años tuve un blog de maternidad, mucho antes de que llegará el boom de las mamás en la red.Lo dejé más o menos cuanto empezaba LNSN 🙂

    Ahora lo imprimi y será un legado para mis hijos.Espero que lo lean cuando vayan a ser padre/madre.

    A mi nadie me contó a penas nada. Y nunca había tenido un bebé cerca así que…. la revolución estaba servida 🙂

  22. Ay, qué buenamadre era antes de ser madre. Menos mal que yo también decidí empezar a desdramatizar el asunto y os conocí.
    Ahora me río de los desastres del día a día, y aunque mis hijas sigan diciendo “tú no eres mala, mamá” cuando me pongo la camiseta golden, yo estoy orgullosa de ser malamadre e intentar educar a mis hijas para que no lleguen engañadas si deciden tener hijos.

  23. Yo no sé si nos engañan a conciencia o es que con el tiempo se les ha difuminado el recuerdo. La mía decía que el parto dolía menos que una infección de orina (antes de preñarme tuve algunas muy recurrentes y dolorosas). Y una semana antes de parir ¡me dice que ella me tuvo con anestesia general! Porque era lo que se estilaba en su clínica. ¡Ole y ole!

  24. weysa dice:

    Es asi totalmente, y yo no soy madre pero estoy cansada de oir madres a mi alrededor, que no se quejan por nada, que la lactancia es una maravilla, y si otra dice que no quiere dar el pecho, fulminarla con la mirada, las buenas madres o madres nazis como yo lo llamo, creo que cada uno tiene derecho a sentir la maternidad como quiera sin someterse a unas reglas escritas.

    Yo soy futura- malamadre por conviccion porque la mia jamas me ha inculcado los topicazos de la sociedad y he visto la maternidad de forma real sin mentiras, y de hecho mi madre es una malamadre mas y le encanto cuando le hable del club y que por fin se desmitifique la maternidad.

  25. Maria Jose dice:

    Yo lo de la epidural lo tenia claro pq amigas mias parieron antes y me lo “comentaron”. Pero si q pense q tardaria a ponermela, pense q aguantaria hasta mas avanzado la etapa d dilatacion. Pero no, ne indujeron y al ppio bien pero entonces me rompieron la bolsa y las contracciones se volvieron insoportables, asi q cogi el boton y lo toqe sin parar como si jugara con la videoconsola y drogas al canto!
    El BH2 nacio sin epidural muy a mi pesar pq fue tan rapido q ni tiempo a ponermela…. Dolor maximo pero en poco tiempo, menos mal jajaja
    A mis amigas preñadas les digo las cosas como son, y me reclaman ” no me asustes!!” y siempre les digo q cada parto es un mundo, pero q doler, duele, pero q se pasa y se te medio olvida.
    Saludos!

  26. Eva dice:

    Yo solo quiero felicitar al club de malas madres, de verdad que me río muchísimo y me siento identificada con muchas cosas, qué bien sienta desdramatizar, reirse de nosotras mismas y de la situación y un secreto: a veces hay que escaquearse un poquito y disimular, lo aprendí con el buenhijo2 🙂

  27. Cien por cien identifcada, porque además de ser madre también soy mujer y me siento como tal. Hay que ser sinceras y decirlo sin tapujos y sin que importe lo que digan y piensen los demás, yo también lo dije en este artículo http://mamimolona.com/ser-madre-mujer/ pero el vuestro mucho mejor.

  28. MARÍA PILAR MARTÍN RIAL dice:

    Yo soy de las cuento la cruda realidad a mis amigas. De hecho en mi grupo somos 3 mamás, 2 madres alfa y yo de mala madre. Cuando les cuento mi experiencia a las no madres se parten de risa y yo creo q lo agradecen

  29. Carla dice:

    Yo les digo a mis hijos que los amo, que es lo más lindo tenerles pero que deben saber que el parto es lo más feo del mundo y el embarazo también .
    Mi madre se preocupó por darme consejos del afeitado vaginal, de la “dieta” del mes posterior pero nunca me habló del dolor, de la epidural, de como queda mi vagina después …..
    A mi hija le digo que sí decide tener hijos piense siempre en la epidural y a mi hijo que sea el apoyo de su esposa.
    Mi novio dice que pensaba que el día del parto es el día más lindo de toda mujer, el día que más recuerdan como aquel momento de felicidad inexplicable. Mentira ! Ya lo he bajado de esa nube y le he dicho que es el peor día donde las mujeres pensamos que nos vamos a morir!

  30. ml dice:

    El articulo no puede ser más acertado 😀 Deberían escribir algo sobre la proliferación de madres en instagram haciendo negocio con la imagen de sus vidas y de sus pequeños haciendo pequeñas industrias creativas y visibilizando la vida de sus hijos en pro del lucro. Creando esa imagen de madre que todo lo puede; creativa, buena madre, con cosas bonitas hecha por otras madresmolonas, exhibiendo a sus pequeños como parte del juego. ¿que opinan de esto?

    • Sandra dice:

      Yo creo que lo importante es la autenticidad y el respeto. Si a ellas les va y es real, me quito el sombrero. Tenemos que respetar que todas somos diferentes, y tenemos sueños y capacidades distintas. No tenemos que estar todas en el mismo bote cuando cada una se plantea la maternidad como mejor puede.

      • ml dice:

        Es verdad que hay gente que hace cosas desde como dices la autenticidad, pero como todo se extiende como la pólvora me da un poco de repelus cuando veo patrones repetidos. Sobre todo por que implica en el pastel a niños que no conscientes del uso que se hace de su imagen. Me da un poco de cosa que se instaure a las madres como dice el articulo en ese arquetipo, creo que hay muchas madres aspirando a ser y ganar dinero con su imagen de madre. Buenas malas intenciones tendrán todas pero se me antoja un poco siniestro como panorama donde enmarcarnos como madres.

  31. Nuryss dice:

    Yo creo que no se trata de una mentira,es que depende del caso.A mí mi madre me dijo que las contracciones son como dolores de regla y tenía toda la razón!!Las dos tenemos las reglas muy fuertes y precisamente es un dolor que tengo tan tan interiorizado que no supe identificar que estaba de parto prematuro con mis 25+6 semanas y cuando llegué al hospital me preguntaron si tenía contracciones y dije que no lo sabía porque era primeriza y me dijeron:pues si no lo sabes es que no lo son porque las contracciones de parto son muy dolorosas…pues esa fue para mí la gran mentira porque sì eran contracciones y las he tenido mucho peores en algunas reglas y en hospital no le dieron. importancia y me tuvieron esperando y esperando y cuando me vieron por primera vez estaba dilatada de 5 cm así que mi madre no me contó ninguna mentira,sino una verdad como una catedral y si mi hija tiene las reglas fuertes ya me aseguraré yo de advirtirla para que no le pase como a mí..No se trata de mentiras en la maternidad,sólo de que cada caso,cada situación,cada mamá y cada familia es un mundo y no tenemos que ser todas iguales,sólo hacerlo lo mejor que sabemos y ser felices haciéndolo,nos tiene que dar igual lo que hace otra mamá del cole o la vecina del Quinto.Esa es mi opinión de madre,sin apellido,ni mala ni buena 😉

  32. Gema dice:

    Hola chicas. Ahí va un poco de mi historia: Yo soy la cuarta de cuatro hijas (nací con 4,700 y sola. Ya tenia el camino hecho, jaja) y mi madre siempre me ha dicho que si tengo un hij@ no tenga más, que dan mucho trabajo y que estamos solas en y para todo(sobre todo después del aborto que tuve). Mi segundo embarazo fue complicado y el parto aún más, 3 pinchazos de epidural para que al final no me la pusieran y dar a luz como “Dios manda”. 12 horas interminables pero afortunadamente me acuerdo que dolía pero no del dolor en si. Aún así me tengo que pensar en buscarle un herman@ a Triana. Y yo también pensaba que ser madre era coser y cantar y todo lo contrario, por desgracia he dejado un trabajo de 9 años por no poder compaginar las dos cosas y por no entenderme con el jefe (pero eso es otra historia) así que a veces todo me supera y me pregunto que tanto sufrimiento para esto. Pero al ver la cara de mi hija se que es la felicidad y que al fin y al cabo no me importa ser una mala madre.

  33. Nohemí dice:

    Yo no sé si me engañaron, porque la verdad es que mis padres son de los que me lo contaban todo muy negro y por eso ellos solo habían tenido una hija… Pero la verdad es que yo sí que me había autoengañado y pensaba que mi hija era de las que iba q dormir toda la noche del tirón desde el principio jajajajaja!!!

    A mí, al menos, todo me ha salido al revés de cómo me esperaba, pero con todas las dificultades creo que tengo una maternidad maravillosa y no le cambiaría nada, ahora que me he adaptado a mi hija, que no al revés, y ese fue el truco 😜

    Con lo que no estoy nada conforme es con que siempre me tengan que hacer sentir mala madre por no seguir las normas convencionales o ponerme histérica por cada cosa que le pasa a mi hija. Pero ya les digo que para eso les tengo a ellos y que yo soy la madre molona!

  34. Carmen dice:

    Pues mi madre no me engañó, ella me dijo: hija mía, tú pide la epidural que es lo más maravilloso del mundo y le hice caso… aguante lo que pude, y cuando empezaba a sufrir más que disfrutar, chute de epidural y un recuerdo maravilloso de mis dos partos. Sin cansancio, sin dolor y eufórica al ver a mis pequeños. Para mí nada traumático, eso sí… todo lo que viene después ya es harina de otro costal… pero que sería de nosotras malasmadres sin los imprevistos, las carreras mañaneras, las rabietas y las noches sin dormir?

  35. Maria dice:

    Pues yo al contrario que la mayoría me pintaron tan mal la maternidad, tan duros los primeros meses que me han parecido estupendos, cansados si pero eso es obvio, por el resto increíble. El parto largo en mi caso peto ni tan mal, aunque si,yo fui de las que grite que uno y no más santo tomas, al dia siguiente olvidado. Y lo de ponerte al bebé por primera vez encima sin duda el mejor momento de vida, es algo increíble que no se puede explicar hay que vivir, se me pone la piel de gallina solo de recordarlo. La lactancia estupenda, cierto es no me obsesione con la teta que se puede perfecto que lo pasó muy mal se acabo y a la leche artificial y no hizo falta. Y así llevo 4 meses, disfrutando de cada minuto con la enana, viviendo esto como lo mejor del mundo y desde luego mucho mejor d lo que me habian pintado.eso si sigo queriendo tener vida propía, me apetece salir de juerga con mis amigas, irme a cenar con mi marido o leer un libro en el sofá con la manta, es eso ser malamadre? Pués aquí tenéis una más

  36. Isabel dice:

    El artículo no está mal… la ilustración no me gusta nada… no me va mucho lo de juzgar pero tampoco la “apología de la mala madre”… no sé, no me gusta…yo sí intenté hacerle una bonita fiesta de cumple cada año (el primero con el tren chocolate que estaba muy de moda aquellos días, cuántas lo hicimos, jaja!!!), siempre me ha gustado llevarle al parque y me lo he pasado muy bien allí con otras madres, hemos hecho muchas risas…Y considero que TODO cambia cuando eres madre… unas cosas te gustan más otras menos, pero es indudable que TODO cambia….Y me fui de marcha cuando mi hijo dejó de necesitarme a su lado para dormir, volví al cine de adultos años después de tenerle y dormía la siesta a su lado si podía… Lo que me parece absurdo es que decidas tener hijos y luego te estorben… claro que te cambia la vida!!!!

  37. Susana dice:

    Es que hay cosas de las que apenas se hablan en los cursos de preparación al parto, o que nadie te cuenta.

    Yo lo pase falta con los entuertos, que ni sabían que existían, y cuando le preguntas a la matrona que te pasa, resulta que es lo más normal del mundo.

    Mi hija cogió el pecho a la primera, era la mamá más feliz del mundo, hasta que menos de 24h después vienen las grietas, el dolor cuando el peque pilla el pecho, pero oye, te dan una crema porque es lo más normal del mundo.

    La subida de la leche, que cada vez que te sube te entra un dolor de pecho que oye, resulta que es lo más normal del mundo.

    Y todo es lo más normal del mundo, pero a mi nadie me dijo nada.

    Así que yo cuando veo a alguna cercana embarazada se lo advierto, que no le pille por sorpresa como a mí, que no todo es tan idílico.

  38. Veo la infografía y creo que todas llevamos de ambas madres dentro. A veces hacemos cosas geniales y otras veces pues somos humanas 😉

  39. Patricia dice:

    M siento totalmente identificada al leer este artículo. Mi madre también me dijo que los dolores de parto eran como los de la regla pero un poquito más fuertes y el día D a las cinco de la mañana y con siete cm dilatados le pedí a mi marido que me abriera la ventana de la habitación que me tiraba porque no podía soportar más el dolor.
    Para mi la maternidad está siendo una de las aventuras más apasionantes de mi vida, con sus cosas buenas y malas, pero hubiera agradecido que alguien me hubiera puesto los pies en la tierra, porque era algo que tenía totalmente idealizado.

  40. Laura dice:

    Ufff que bien sienta saber que no eres la única que así lo ha sentido y como vivido. En mi caso pasé de 11:45 a 7:45 la peor noche de mi vida. Contracción tras contracción, acojonada como jamás crei que pudiera estarlo por el momento que se me avecinaba a pasos agigantados. También me acordaba de la frase de mi madre “es un poco más que un dolor de regla”. MENTIRA!!
    Muchas gracias por darle forma sobre el papel a ese cúmulo de sensaciones y sentimientos.

  41. gloria dice:

    Hay muchas cosas que no se nos cuentan, y otras que ni siquiera te las esperas. Ser malamadre de mellizos es tan duro como bonito y nunca dejas de pensar en si lo estarás haciendo bien, de cómo empezar la educación que quieres darles si a ti te han educado de otra forma, quieres seguir unos principios de no perder los papeles y los pierdes… Y a tu alrededor todo va muy deprisa y te sientes que no lo estás haciendo bien. Y mil cosas más que cómo malamadre te planteas todos los días, cómo crianza con apego, premios y castigos, vida laboral, vida No personal…. Bueno Enhorabuena por ésta creación, es genial

  42. Marisa dice:

    Ser malamadre es muy bonito y muy duro a la vez. A mi mas que engañarme nadie me dijo lo duro que era el embarazo, el parto y luego la crianza del buenhijo. Con mi primer embarazo me tire los nueve meses vomitando y con unos cambios hormonales tremendos, el parto -que en principio iba a ser natural y sin epidural- acabo en cesarea de emergencia despues de que la epidural saliera mal y mi buena hija no ha dormido mas de dos horas seguidas hasta pasado el año. Aun asi, volvi a escuchar esas voces que me decian que habia tenido mala suerte y a finales de año nace mi segundo buenhij@. Esta vez solo estuve vomitando hasta los seis meses y he perdido la cuenta de los virus e infecciones por los que he pasado pero ya tengo mi cesarea programada (con ligadura de trompas incluida porque yo no paso por lo mismo otra vez mas) y espero haber aprendido algo de mi buenahija para poder aplicarlo al segundo.

  43. Ana dice:

    Laura, no puedes describir mejor los “engaños de la maternidad”. Gracias por ver que no estamos solas.

  44. paz dice:

    Muy cierto,nadie te cuenta la verdad parece que hay un acuerdo tácito entre todas las madres y nadie nos cuenta la verdad. Yo tengo un precioso bebe de tres meses del que digo sin tapujos que empiezo a disfrutar ahora,los dos primeros meses fueron casi una peli de terror llenos de llantos,cólicos, pezones agrietados y unas ojeras de las q ya nunca me recuperaré.Por no hablar de lo complicado que es una tercera persona en tu pareja!!! Jaja Lo que de verdad nadie nos cuenta es como podemos ser capaces de aguantar todo eso y querer a ese enano cabron más que a nosotras mismas!! Fijaos si lo pasé mal que estoy pensando en repetir!!! Me declaro una buena malamadre u un poco muy incosciente!!!!

  45. Magda dice:

    Gracias por existir al Club y a todas las madres que lo hacéis posible. Sois un gran alivio en momentos y días difíciles. Hoy es uno de ellos y por eso me he decidido a escribir. Para mí lo de menos fue el parto sinceramente pero entiendo a todas las que lo pasaron mal. Yo antes de pasarlo tenía un miedo horrible por eso quizá luego no me pareció tan mal.
    Pero mi buen hijo salió tetero y digo eso porque le tenía a la teta más de una hora cada toma y ahora con un año todavía se pone pesadete a veces… tampoco es un gran dormilón y menos comedor cuando parece que nos estabilizamos en algo vuelta para atrás. Y es que ni yo soy una madre ideal no el un hijo perfecto deseos que no hacen caca!!! Jajajaja ya me entendéis. Eso sí creo que su sonrisa y una mirada suya no lo cambiaría por nada en el mundo. Todavía dudo de que esa personitabla haya podido dar vida yo y más aún cuidarla hasta ahora. A veces nos frustramos por pequeñas cosas pero es que creo que algunas nos exigimos demasiado y nos culpabilizamos más. mucho más. Mucho ánimo y a seguir adelante con nuestros corazones.

  46. Maria dice:

    Yo siempre he querido ser madre, desde que tengo uso de razón. vivi un embarazo muy bueno y el parto fue por inducción y al final una cesárea de urgencia porque me dejaron demasiadas horas para nada. Siempre creí que iba a vivir la maternidad con felicidad y que iba a sentir por mi hijo un amor inmenso desde el principio.. Nada más lejos de la realidad… Además de la falta de sueño, los pezones agrietados y las hormonas subiendo y bajando vivo en un permanente estado de duelo, de sensación de pérdida.. y mi hijo ya tiene 8 meses…Es un niño precioso, simpático, adorable. Come bien pero duerme mal y bueno aunque intento disfrutar al máximo de él y ver todo lo positivo no puedo evitar sentirme frustrada, limitada, agotada…Me cuesta vivir en el constante desorden, mi vida en pareja es casi nula,no puedo evitar echar de menos la espontaneidad de la vida y me culpo por no estar disfrutando más de mi hijo, por no ver más cosas buenas que malas… Siempre pensé que la maternidad iba a llenarme de felicidad y siempre escuché que aunque duro tiene siempre su compensación..No sabéis las ganas que tengo de sentir esa compensación,necesito ver algo de luz… Quiero a mi hijo por supuesto pero es todo tan duro…

  47. Veronica dice:

    Estoy con vosotras, contracciones, lactancia, comentarios de las mamas perfectas… No nos enseñan todo eso. En mi caso creo que el momento mas bonito del embarazo es cuando crece dentro de ti, desde que empieza la primera contraccion todo son dolores!! Jaja. Contracciones, un intento por sobrevivir a esos dolores, luego la imposibilidad de sentarte porque estas super dolorida con los puntos, y llega el momento lactancia, que bonito al principio y cuando ya coge el pecho, madre mia! Nadie me hablo de que veria las estrellas, y llegan las noches sin dormir… Pero adorando a esa cosita extraña que tienes en brazos, que sabes que es tuyo y que tienes que quererlo, porque creo que es otro mito el que tu amas a tu hijo desde el primer momento. En mi caso fue un proceso y nadie me entendia, ¿pero como no vas a quererlo?( la buena abuela). Yo, malamadre, no es que no lo quiera, solo que es un sentimiento que creo que surge con el paso de los dias, no se me sentia rara.
    Creo que desde que somos madres sufrimos,pero lo llevamos adelante, nada importa con tal de ver a tu buenhijo feliz. Por no hablar del no derecho de ponerte enferma!jiji.
    Espero no ser la unica.
    Quiero daros las gracias por todo lo que compartis y por hacerme ver que soy malamadre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *